¿Qué es la memoria? Una definición de memoria para ayudarnos a comprender

Sin memoria, no habría civilización, ni sociedad, ni futuro ”. -Elie Wiesel

'Dios nos dio un recuerdo de que podríamos tener rosas en diciembre'. -J.M. Barrie



Siempre me cuesta recordar tres cosas: rostros, nombres y ... no puedo recordar cuál es la tercera cosa. -Fred Allen



Memoria. Es un concepto simple ... y asombrosamente complejo al mismo tiempo.



Fuente: pexels.com

Contamos con él para recordar las llaves de nuestro coche y nuestra infancia. Puede salvarnos la vida o detenernos en seco con dolor. Es parte de casi todos los procesos humanos en los que participamos. Lo usamos para realizar un seguimiento de las citas, aprender idiomas y evitar experiencias dolorosas.

A menudo nos referimos a buenos y malos recuerdos. Nos compadecemos de nuestras luchas por recordar cosas y lamentamos nuestra tendencia a olvidar.



Y luego están esos momentos en los que queremos olvidar algo que nos pasó… y sin embargo no podemos.

¿Cómo puede una palabra comprender tantas cosas diferentes? ¿Qué es un recuerdo?

No es sorprendente que haya algunas formas de definir la memoria.



Según Merriam Webster, la memoria es 'el poder o proceso de reproducir o recordar lo aprendido y retenido, especialmente a través de mecanismos asociativos'. Pero la palabra también puede significar un recuerdo conmemorativo, como un monumento. Otra definición es 'un acto particular de recuerdo o recuerdo' o 'la imagen o impresión de uno que se recuerda'. Esta es la definición de memoria que estamos usando cuando hablamos de buenos o malos recuerdos de un evento pasado, como nuestra niñez.

Pero todas estas definiciones y sinónimos de memoria abren más preguntas. ¿Cómo funciona nuestra memoria? ¿Y qué pasa para hacernos perder la memoria o olvidar detalles importantes?

Entraremos en esas preguntas con más profundidad aquí.

En primer lugar, podemos aprender mucho al observar lo que hace nuestro cerebro cuando participamos en el acto de recordar.

El proceso de recordar



Nos parece que el acto de recordar es rápido y sencillo. De hecho, a menudo no sentimos que estemos haciendo ningún esfuerzo consciente para recordar. Parece que simplemente sucede.

Y a menudo no podemos predecir la forma que tomarán nuestros recuerdos. Es posible que recordemos las cosas como un todo o en pedazos. Es posible que tengamos que idear un dispositivo mnemotécnico inteligente para recordar algo, o el recuerdo puede simplemente aparecer en nuestra mente.

Pero resulta que cada vez que recordamos algo, hay tres tareas específicas que debemos hacer para que suceda.

Etapa 1: codificación

Antes de que podamos recordar un dato, es necesario convertirlo a un formato que tenga sentido para nosotros. En general, hay tres formatos diferentes que nuestro cerebro reconoce en el proceso de codificación.

Visual

Convertimos la información en una imagen en nuestra mente, una 'imagen mental'. Por ejemplo, emparejar el nombre de alguien con la apariencia de su rostro es un ejemplo de codificación visual. Otro ejemplo es recordar en qué dirección girar en una intersección recordando puntos de referencia visuales como edificios o señales de tráfico.

Acústico

También podemos convertir información en una especie de 'byte de sonido' centrándonos en lo que escuchamos o repitiéndonos una frase en voz alta. Este es el tipo de codificación que usamos cuando decimos un número de teléfono en voz alta para recordarlo mejor.

Semántico

En este tipo de codificación, convertimos la información a un formato que tiene un significado especial para nosotros. Por ejemplo, si recuerda una dirección postal asociándola con el cumpleaños de un miembro de la familia, se trata de una codificación semántica.

La codificación es algo que hacemos constantemente, casi sin darnos cuenta. Codificamos casi todos los eventos que nos suceden a lo largo del día, desde la conversación que tuvimos con un compañero de trabajo hasta el tipo de galletas que nos inscribimos para llevar a la obra de la escuela. A veces, esa codificación implica un esfuerzo consciente de nuestra parte, como repetir un número de teléfono en voz alta para recordarlo. Otras veces, simplemente sucede automáticamente.

A veces, si no nos esforzamos por codificar la información, simplemente la olvidaremos. Los nombres y números de teléfono son buenos ejemplos de cosas que requieren una atención determinada cuando queremos codificarlos. Los eventos y las conversaciones memorables se codifican automáticamente y pueden almacenarse en nuestra memoria ... al menos durante un tiempo mientras avanzamos al paso dos.

Fuente: pexels.com

Etapa 2: almacenamiento

¿Cuánto es capaz de recordar la mente humana? Bueno, hay algunas opiniones diferentes sobre esto. Algunos psicólogos creen que nuestra memoria a largo plazo puede almacenar una cantidad ilimitada de información. Otros dicen que nos sería imposible recordar todo, o nos volveríamos locos. Pero todos coinciden en que la capacidad de nuestra memoria a corto plazo es limitada; solo podemos almacenar una cantidad finita de información allí en un momento dado.

Afortunadamente, nuestro cerebro no solo tiene un sistema para almacenar nuestros recuerdos, sino también para organizarlos. Inicialmente, la información se almacena en nuestra memoria a corto plazo, donde solo puede permanecer durante unos 20 segundos aproximadamente. Sin embargo, si recuperamos y usamos esa información con suficiente frecuencia (como cuando estudiamos para un examen), el cerebro la archiva en nuestra memoria a largo plazo, donde puede permanecer indefinidamente.

Etapa 3: recuperación

Esta es la etapa de 'recordar', el acto de recordar. Para la información almacenada en la memoria a corto plazo, esto puede ser simplemente una cuestión de recordar la secuencia que usó para codificarla. Por ejemplo, si desea recordar cómo preparar un tipo de comida en particular,recordarlas instrucciones en el orden en que se las dieron porque tiene sentido. Para los eventos y la información almacenados en la memoria a largo plazo, el proceso de recuperación se activa mediante unasociación. La misma actividad neuronal que tuvo lugar en su cerebro cuando experimentó el evento vuelve a suceder, reproduciendo efectivamente el evento en su mente. Es por eso que, al buscar un objeto perdido, recordar dónde estuvo la última vez lo ayuda a recuperar el recuerdo de sus acciones que llevaron a perder el objeto.

Diferentes tipos de memoria

Hemos abordado brevemente las diferencias entre la memoria a corto y a largo plazo. Sin embargo, existen diferencias más profundas e importantes en los diversos tipos de memoria humana que usamos y experimentamos.

Memoria de corto plazo

Este tipo de memoria se usa solo para aquello en lo que estamos trabajando o prestando atención en un momento dado. La información en nuestra memoria a corto plazo no dura mucho y desaparece si no la mantenemos o ensayamos.

Memoria sensorial

Antes de que la información pase a la memoria a corto plazo, nuestra memoria sensorial la encuentra por primera vez. Esta es la impresión que dejan nuestros sentidos: información que vemos, oímos, olemos, gustamos o tocamos inmediatamente. El recuerdo de estas experiencias perdura brevemente después de que termina, dándonos la oportunidad de almacenar la información en nuestra memoria a corto plazo.

Memoria de trabajo

Usado comúnmente como sinónimo de memoria a corto plazo, esta frase enfatiza que estos recuerdos solo se usan para tareas en las que estamos trabajando inmediatamente. Las direcciones, las listas de tareas pendientes y los números de teléfono se almacenan aquí durante el período en el que los necesitamos.

Memoria a largo plazo

Estos son recuerdos que permanecen con nosotros durante mucho tiempo, posiblemente unos minutos, o tal vez incluso toda nuestra vida. En teoría, la capacidad de nuestra memoria a largo plazo es ilimitada. Pero con tantos recuerdos almacenados aquí, puede ser difícil recuperarlos y acceder a todos ellos.

Existen diferentes tipos de memoria a largo plazo.

Fuente: commons.wikimedia.org

Procesal

Estos son nuestros recuerdos de cómo hacer cosas específicas, como hablar un idioma, tocar un instrumento o andar en bicicleta. Estos recuerdos son inconscientes y automáticos. Está implícito: algo que recuerdas sin necesariamente ser consciente del recuerdo.

Semántico

Estos son recuerdos que abarcan el conocimiento común y no se extraen de la experiencia personal. Algunos ejemplos serían el sistema numérico, el alfabeto y los nombres de los presidentes estadounidenses. Adquirimos estos recuerdos a través de un sistema de codificación, almacenamiento y recuperación intencionados a lo largo de nuestras vidas.

Episódico

Estos son nuestros recuerdos de eventos específicos. Somos testigos o experimentamos estos eventos, que se vuelven parte de nuestra memoria a largo plazo a través de un complejo proceso de codificación, almacenamiento y recuperación. Para hacer las cosas aún más interesantes, su recuerdo de un evento o experiencia será único para usted. Ninguna otra persona lo recordará de la misma manera. Eso es porque nuestras emociones y nuestra interpretación posterior del evento afectan la forma en que se desarrolla en nuestra memoria.

El verdadero impacto de la memoria

La psicología de la memoria es un tema fascinante, del cual solo hemos arañado la superficie aquí.

Sigmund Freud creía que el origen de casi cualquier enfermedad mental derivaba de experiencias reprimidas en lo profundo de nuestra memoria a largo plazo. Aunque muchas de las teorías de Freud han sido desacreditadas hoy, sabemos que nuestros recuerdos influyen profundamente en nuestro comportamiento, de formas que ni siquiera somos conscientes.

sentiment de terreur

Una psicología de definición de memoria hace más que explicar por qué y cómo recordamos las cosas. Nos ayuda a comprender todos los factores que dan forma a nuestro comportamiento y experiencia. Es verdaderamente una lente a través de la cual vemos el mundo.

Fuente: pexels.com