Cómo manejar el estrés: cinco consejos para cuando estás bajo presión

Siempre que se encuentre en una situación que sea incómoda o desafiante, esto puede generar estrés fácilmente. Si el estrés continúa durante demasiado tiempo o si no se maneja adecuadamente, esto puede crear problemas. Aún así, cuando alguien está bajo presión y tiene todo tipo de pensamientos corriendo por su mente, manejar el estrés suele ser mucho más fácil de decir que de hacer. Sentirse así es normal y no significa que alguien sea una mala persona. Pasar por esta experiencia es simplemente un indicador de que alguien necesita consejos sobre cómo manejar el estrés cuando está bajo presión.



Fuente: rawpixel.com



Información importante sobre el estrés

Hay algunas cosas muy importantes que todo el mundo debería saber sobre el estrés y la forma en que afecta a los seres humanos. La comprensión del estrés no solo puede hacer que sea más fácil de manejar, sino que también puede ayudar a borrar cualquier estigma o sentimiento de vergüenza personal que estén relacionados con el estrés.

Todas las personas experimentan estrés en un momento u otro

El estrés no es un sentimiento particularmente agradable o cómodo y, sin embargo, todas las personas lo atraviesan en un momento u otro. Cada persona tiene su propio nivel de tolerancia y diferentes situaciones son más molestas que otras. Lo que es importante comprender es que el estrés suele ser un indicador de que algo anda mal y debe resolverse. Cada individuo tiene sus propias formas de manejar el estrés; algunos métodos son más saludables y apropiados que otros, por lo que todos deben saber cómo comportarse cuando están bajo presión.



El estrés continuo es peligroso

Sentir estrés periódico generalmente no es tan malo, siempre que la situación se maneje y resuelva. Sin embargo, cuando el estrés no desaparece o cuando reaparece con regularidad, esto es extremadamente problemático y peligroso por varios motivos. Las personas que habitualmente están sometidas a estrés también son muy propensas a experimentar problemas de salud emocional, física y mental. De hecho, cuando el estrés se vuelve continuo, suele ser una señal de que la raíz del problema aún no se ha abordado por completo.

Cómo manejar el estrés cuando estás bajo presión

Es fácil ser capaz de manejarse uno mismo cuando todo marcha sobre ruedas y no hay problemas. Sin embargo, esta hazaña se vuelve considerablemente más complicada cuando estás bajo presión y sientes estrés por cualquier motivo. Al final del día, no podemos controlar todo lo que sucede en nuestras vidas, pero tenemos el poder de controlarnos a nosotros mismos y la manera en que respondemos. En muchas situaciones, la forma en que una persona elige comportarse puede determinar si una situación mejora o empeora.

Mantener un locus de control interno



El valor de un locus de control interno es innegable, especialmente cuando se encuentra bajo presión en determinadas situaciones. Un locus de control interno es una mentalidad que simplemente afirma que usted tiene el control de su situación, en lugar de que su situación lo controle a usted. A veces, puede ser un desafío tener esta mentalidad, especialmente en situaciones difíciles. Muchas personas están condicionadas directa e indirectamente a creer que son víctimas o simplemente producto de sus circunstancias. Sin embargo, en la actualidad, las circunstancias y situaciones pueden cambiarse, de acuerdo con la mentalidad y las acciones de una persona. Siempre que se encuentre bajo presión, mantener un locus de control interno es más importante que nunca.

Fuente: unsplash.com



Viva un estilo de vida saludable

Lo crea o no, la calidad de su estilo de vida puede influir significativamente en lo bien que puede manejarse cuando está bajo presión. Afortunadamente, elegir un estilo de vida saludable es una decisión que puede tomar todos los días. Consumir una dieta nutritiva, descansar regularmente por la noche, hacer ejercicio con bastante regularidad y rodearse de personas positivas realmente importa. Cada una de estas medidas contribuye a su bienestar general y su salud mental en general. Una persona que se encuentra en un buen lugar mentalmente tendrá un tiempo considerablemente más fácil para manejar el estrés que alguien que está habitualmente al límite y no en un buen espacio mental.



Piense antes de actuar

El estrés y la presión tienden a sacar lo peor de ciertas personas. No es raro entrar en pánico, arremeter o comportarse de otra manera que normalmente no manejaría usted mismo cuando se enfrenta al estrés. Sin embargo, dependiendo de la situación y de lo que esté en juego, actuar precipitadamente puede tener consecuencias muy graves. Por eso es tan relevante pensar antes de actuar, especialmente cuando hay presión y estrés.



Si se encuentra en una situación en la que se siente abrumado, querrá respirar profundamente e intentar contar hasta diez en su cabeza. El objetivo de estos ejercicios es calmarse y volver a un estado de ánimo que le permita pensar con claridad. Si es apropiado para la situación dada, también puede ser útil alejarse o tomar aire fresco. El estrés y la presión tienen una forma de aumentar y agravar cuando alguien no sabe cómo manejarlos. Diferentes situaciones requieren varias aplicaciones, pero calmarse siempre será importante por el bien de autogestionarse.

Cambia tu perspectiva



Lo crea o no, la forma en que un individuo se comporta con respecto al estrés y las situaciones que generan presión marca una diferencia significativa. Durante estos tiempos difíciles, muchas personas se preguntan, 'por qué yo', 'qué hice para merecer esto', etc. Ahora, estas son reacciones instintivas y, hasta cierto punto, es perfectamente normal sentirse así, especialmente cuando ' están sujetos a algo que no es ni justo ni justo. Sin embargo, si bien esta perspectiva puede ser estándar o normal, no es la más productiva o beneficiosa.

En lugar de preguntarse, '¿por qué a mí?', Pregúntese, '¿qué es esto tratando de enseñarme? En lugar de preguntarse '¿qué hice para merecer esto?', Pregúntese, '¿qué puedo aprender de esto?'. Puede que no lo parezca al principio, pero la perspectiva que tiene sobre ciertos problemas y situaciones desafiantes realmente importa y marca la diferencia. La perspectiva determina la mentalidad que a su vez afecta la forma en que alguien se comporta y reacciona ante diversos asuntos.

Fuente: rawpixel.com

Tenga un final en mente

Siempre que esté bajo presión y se sienta estresado, conocer su objetivo final siempre es importante. Idealmente, cuando estás bajo presión, buscar difuminar la situación es siempre el mejor protocolo. Diferentes situaciones exigen diversas acciones, pero es importante saber qué es lo que quiere obtener de esto. Esto puede ayudar a evitar que se sienta abrumado por las emociones o que pierda de vista lo que debe suceder. Un final puede ser un elemento muy fundamentador y motivador, especialmente si tienes un plan para trabajar hacia él.

Saber cuándo pedir ayuda

El mundo puede ser a veces un lugar oscuro y aterrador. Los sentimientos de estrés y presión tienden a empeorar las cosas y hacen que sea más difícil superar una situación desafiante. Es por eso que saber cuándo pedir ayuda es tan importante y tan importante, especialmente en el mundo actual.

A muchas personas se les ha hecho pensar que hay algo de malo en pedir ayuda. En innumerables casos, la sociedad glamouró la independencia y el manejo de las cosas por su cuenta. Ahora, si bien no hay nada de malo en ser independiente, también es saludable saber cuándo podría beneficiarse de la ayuda de otros. Los seres humanos no fueron colocados en el planeta para sentirse aislados y solos. Cuando te abres a las personas, te das la oportunidad de aprender, crecer y adquirir nuevas perspectivas que de otro modo se habrían perdido.

Amigos, familiares y seres queridos

Algunas de las mejores personas a quienes acudir en busca de ayuda pueden ser amigos, familiares y otras personas que lo cuidan. En la mayoría de los casos, estas personas se preocupan por sus mejores intereses y quieren que le vaya bien. Siempre que se sienta estresado o abrumado debido a la presión, saber que tiene una red sólida de personas increíbles en su esquina puede hacer una gran diferencia. Abrirse a los más cercanos a usted no solo es beneficioso para usted, sino también para los que ama y cuida.

Fuente: rawpixel.com

Terapia profesional

Buscar los servicios de un terapeuta profesional es otra forma de pedir ayuda que puede resultar ventajosa. Algunas personas tienen reservas sobre trabajar con un terapeuta y eso es totalmente comprensible. En muchos casos, las preocupaciones giran en torno a abrirse a un extraño o la posibilidad de enfrentar un juicio después de divulgar detalles muy personales.

Lo que es importante recordar es que los terapeutas profesionales no están aquí para juzgarlo, sino para ayudarlo. Aquí en BetterHelp, nuestra prioridad número uno es estar allí para nuestros pacientes y servir como guía que pueda ayudarlos en su viaje hacia una vida más feliz y satisfactoria. Si está lidiando con el estrés, la presión o algún otro tipo de desafío en su vida, la terapia en línea realmente puede marcar una diferencia positiva.

En última instancia, la decisión de tomar la terapia depende de usted. Si decide que la terapia es adecuada para usted, siempre estaremos aquí para ayudarlo.