Experimentos de psicología famosos que dieron forma a nuestra comprensión del campo

Sin experimentación, no sabríamos tanto como sabemos sobre cómo funciona la mente humana. Estos famosos experimentos de psicología, por poco éticos que puedan ser algunos en los estándares actuales, nos han enseñado mucho y, sin embargo, siguen siendo una parte importante de la historia de la disciplina. En orden cronológico, se discutirán algunos de los experimentos más influyentes de todos los tiempos y por qué se han solidificado en su posición.

1920 - El experimento Little Albert: condicionamiento clásico



El caso de Little Albert fue uno que demostró el condicionamiento clásico en humanos, y las respuestas emocionales se pueden aprender.



emplois pour les personnes souffrant d'anxiété sociale

Fuente: rawpixel.com



El Dr. John B. Watson y un estudiante graduado llamado Rosalie Rayner querían realizar un estudio para probar la existencia del condicionamiento clásico. Para llevar a cabo este experimento, un infante llamado Albert B. sería considerado el candidato perfecto para el proyecto porque no mostró miedo ni llanto. [1]

En el experimento, los dos plantearon la hipótesis de que el miedo a un animal podría estar condicionado al realizar acciones específicas.

Una rata blanca fue la mitad del estímulo, mientras que una barra de acero fue el segundo. Al principio, Albert no dudó en intentar tocar la rata blanca; sin embargo, cuando lo hacía, el Dr. Watson golpeaba la barra para crear un sonido fuerte, asustando al pequeño Albert.



Con el tiempo, sintió miedo cuando se le presentó la rata, pero luego los médicos querían saber si este miedo se podía transferir.

Después de un breve descanso, a Albert se le presentaron otros objetos y animales. Albert jugaba felizmente con bloques, lo que muestra que no se produjo una transferencia emocional con otros objetos en la habitación, pero cuando se enfrentaba a conejos y perros, así como a objetos inanimados como lana y abrigos de piel, se producía una reacción negativa. [1]

Por tanto, este famoso experimento de psicología demuestra que la mente puede ser manipulada para disfrutar y temer las cosas. En el caso de Albert, desarrolló una fobia a los objetos peludos. Incluso para los médicos, había algunas preocupaciones éticas, pero les dio una idea de por qué se pueden formar temores, especialmente los irracionales. Por el contrario, muestra que las personas también pueden recibir tratamiento por ellos (es decir, terapia cognitiva conductual). Sin embargo, supuestamente, Little Albert no fue reacondicionado por su miedo y, desafortunadamente, vivió con los efectos de este experimento.



1951 - El experimento Asch: conformidad grupal

El Experimento Asch, que lleva el nombre del Dr. Solomon Asch, mostró que cuando se enfrenta a presiones sociales, uno puede alterar sus respuestas si se alinea con los demás en un grupo, a pesar de estar seguro de que tienen la respuesta correcta.

Fuente: rawpixel.com

En Swarthmore College, Solomon Asch realizaría un estudio con 50 estudiantes varones y una prueba de la vista. Este examen incluiría tres líneas de diferentes tamaños, etiquetadas como A, B y C, y se debe elegir la más larga. [2]



Asch dejaría de lado a algún estudiante excepto uno y tendría una respuesta predeterminada para este grupo, pero un individuo inconsciente elegiría la respuesta obvia.

cyclage rapide bipolaire 2

En estos 12 ensayos, los hallazgos mostraron que aproximadamente el 75 por ciento de las personas 'ingenuas' que participaron se conformarían con la respuesta incorrecta del grupo.

Además, hubo seis ensayos controlados (para un total de 18) que solo tuvieron participantes reales. No hubo una respuesta preseleccionada y todos participaron normalmente. En estos, menos del 1 por ciento dio una respuesta incorrecta. [2]

En las pruebas principales, los participantes que se conformaron voluntariamente y dieron la respuesta incorrecta querían encajar con los demás y no querían ser vistos de manera negativa. Esta situación se conoce como influencia normativa. Aparte de la idea de sentirse humillada, las personas también se conforman porque perciben que el resto del grupo está más informado. Esto se denomina apropiadamente influencia informativa.

No obstante, este experimento demostró el poder de los grupos y cómo pueden influir fácilmente en otros. Si bien no es tan poco ético como el experimento clásico anterior, este aún ha recibido críticas.

Desde que el Experimento Asch tuvo lugar en la década de 1950, durante el período del 'miedo rojo' en los Estados Unidos, se ha argumentado que ya existía una mentalidad conformista debido a la cultura de la época y al miedo a ser etiquetado como comunista. Sin embargo, esto aún refuerza la influencia que los grupos pueden tener sobre las personas.

1971 - El experimento de la prisión de Stanford: roles sociales, poder y conformidad

El experimento de la prisión de Stanford fue un estudio de una semana que capturó cómo las personas pueden adaptarse a los roles y usarlo para dañar potencialmente a otros debido a su poder percibido.

Este estudio fue financiado por la Oficina de Investigación Naval de los Estados Unidos y realizado por un equipo dirigido por el psicólogo Dr. Philip Zimbardo y se llevó a cabo en el campus. Aquí, se desarrolló una prisión ficticia y un grupo de 24 estudiantes varones se dividió en prisioneros y guardias.

Fuente: rawpixel.com

A pesar de instruir a los guardias para que no dañen a los prisioneros, el experimento se volvió cada vez más opresivo y simuló condiciones reales de prisión.

Los guardias se volvieron dictatoriales y fueron crueles con los 'presos', y muy rápidamente, las cosas se salieron de control. El segundo día del experimento, algunos prisioneros protagonizaron una rebelión y algunos se sintieron tan angustiados que abandonaron el experimento desde el principio. [3] En contraste con los guardias, muchos de los prisioneros se volvieron sumisos a las figuras de autoridad y aceptaron de mala gana cualquier abuso.

Incluso el Dr. Zimbardo, que supervisaba todo a través de la vigilancia, comenzó a percibirse más como un superintendente de prisión que como un psicólogo que realiza una investigación. Una vez que se diera cuenta de esto, concluiría el experimento prematuramente debido a los eventos que ocurrieron.

Se filmó todo el proceso y este experimento ha sido objeto de escrutinio constante durante años. Aunque la violencia no estaba permitida, todavía ocurría y, según el propio Zimbardo, los guardias tenían permiso para crear opresión a través del aburrimiento, la frustración y, hasta cierto punto, el miedo. Había querido crear una sensación de impotencia. [4]

Si bien este ensayo se ha considerado poco ético, da una idea de los roles sociales y el poder (y la falta de él) puede influir en el comportamiento de uno. Sin embargo, se ha puesto en duda hasta qué punto lo hace, y todo el experimento ha sido criticado por varias razones y considerado en general mal realizado. [4]

No obstante, debido a su notoriedad, este es fácilmente uno de los experimentos de psicología más famosos de todos los tiempos, se ha adaptado a múltiples películas y es un tema común de discusión en los libros de texto de psicología.

1977 - El experimento del efecto Halo: sesgo cognitivo

Por mucho que los humanos intenten ser imparciales, el Efecto Halo nos muestra que nuestras percepciones de los demás pueden influir en gran medida en nuestra toma de decisiones, tanto consciente como inconscientemente.

Dirigido por los doctores Richard E. Nesbitt y Timothy DeCamp Wilson de la Universidad de Michigan, un gran grupo de estudiantes universitarios recibieron instrucciones de evaluar a un hombre que hablaba inglés con un acento europeo muy marcado. Sería juzgado por su acento, junto con su apariencia y gestos.

Al ser cálido y amigable, estos rasgos serían evaluados positivamente, pero cuando actuaba frío y distante, los estudiantes tendrían una percepción negativa hacia él.

définir la consommation excessive d'alcool

Solo en apariencia, el 70 por ciento de los estudiantes aprobaron cómo se veía cuando se comportaba de manera cálida, pero cuando tenía frío, el mismo porcentaje de personas desaprobaba su apariencia. Los resultados fueron algo similares, aunque un poco menos polarizantes, en lo que respecta a sus gestos; sin embargo, la reacción a su acento fue bastante interesante. [5]

Cuando el maestro era cálido, estaba dividido al 50% en cómo sonaba su acento, pero cuando tenía frío, el 80 por ciento de los estudiantes encontraba su acento irritante [5].

Por lo tanto, este experimento demostró que las características no relacionadas de las personas se juzgarían en función de cómo las percibieran. El sesgo cognitivo es un hecho cotidiano y afecta varios aspectos de la vida, como nuestras decisiones de compra, cómo elegimos nuestros equipos deportivos favoritos e incluso entrevistas de trabajo.

En un mundo perfecto, la gente sería imparcial y tomaría decisiones racionales, pero este estudio muestra que los humanos pueden ser influenciados fácilmente en función de cómo perciben las cosas. Debido a su papel para ayudarnos a comprender el sesgo cognitivo, se habla constantemente del efecto Halo y concluye esta lista de experimentos psicológicos famosos.

Conclusión

Fuente: rawpixel.com

Un paso a la vez, cada prueba y estudio ha ayudado a mejorar nuestro conocimiento de cómo funciona el cerebro humano. Siempre ha sido una curiosidad para muchas personas, y sin la experimentación y las notas y experiencias de los participantes, no sabríamos tanto como hoy.

Estos famosos experimentos psicológicos, a pesar de ser cuestionables para algunos, especialmente en lo que respecta a la ética, han pasado la prueba del tiempo, y su papel en la historia del campo se ha solidificado debido a la percepción que nos han proporcionado.

Con suerte, este artículo ha sido informativo y, para obtener más información sobre psicología, BetterHelp.com ofrece una gran variedad de artículos como este, además de servicios de asesoramiento profesional de profesionales calificados.

Referencias

  1. Watson, J. B. y Watson, R. R. (1920). Reacciones emocionales condicionadas. Lecturas en Psicología General., 3 (1), 111-119.doi: 10.1037 / 11352-020
  1. McLeod, S. (2018, 28 de diciembre). Solomon Asch - Experimento de conformidad. Obtenido el 31 de marzo de 2019 de https://www.simplypsychology.org/asch-conformity.html
  1. Britannica, T. E. (2017, 31 de agosto). Experimento de la prisión de Stanford. Obtenido el 31 de marzo de 2019 de https://www.britannica.com/event/Stanford-Prison-Experiment
  1. Griggs, R. A. (2014). Cobertura del experimento de la prisión de Stanford en libros de texto de introducción a la psicología. La enseñanza de la psicología, 41 (3), 195-203. doi: 10.1177 / 0098628314537968
  1. Nisbett, R. E. y Wilson, T. D. (1977). El efecto Halo: evidencia de alteración inconsciente de juicios. Revista de personalidad y psicología social, 35 (4), 250-256. doi: 10.1037 // 0022-3514.35.4.250