Cómo se relacionan el estrés y la colitis

Se ha establecido que el estrés no es la causa directa de la colitis ulcerosa, pero las investigaciones indican que el estrés psicológico y la ansiedad pueden promover la afección al aumentar el riesgo de experimentar brotes. De hecho, nadie sabe qué causa la colitis ulcerosa, aunque se cree que la culpa puede ser una acción autoinmune.



Fuente: pixabay.com



¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis es una enfermedad inflamatoria intestinal que causa inflamación crónica y llagas en el tracto digestivo. Afecta el revestimiento más interno del intestino grueso (también conocido como colon) y el recto. Afortunadamente, la mayoría de las personas padecen síntomas leves a moderados, que pueden variar y, por lo general, se desarrollan gradualmente con el tiempo, aunque para algunos pacientes, la colitis puede ser debilitante y alterar la vida, y puede conducir a complicaciones potencialmente mortales. Es más frecuente en las culturas occidentales y el este de Asia.



Los síntomas de la colitis ulcerosa pueden incluir:

  • Dolor abdominal
  • Calambre abdominal
  • Fiebre leve
  • Sangrado rectal
  • Diarrea frecuente y recurrente
  • Sensación repentina y persistente de tener que irse
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Náusea
  • Deshidración
  • Insomnio
  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Dolor, enrojecimiento e hinchazón de las articulaciones.
  • Problemas de higado

Alguna vez se pensó que la dieta y el estrés eran los factores responsables en última instancia de causar la colitis. Y aunque las causas exactas de la colitis aún se desconocen en gran medida, los expertos creen que la dieta y el estrés psicológicopoderagravar la condición. Lo más probable es que la colitis sea provocada por un proceso autoinmune, que es un mal funcionamiento del sistema inmunológico. Esto sucede cuando su sistema inmunológico, diseñado para combatir virus y bacterias, ataca a las células sanas. En otras palabras, durante una respuesta autoinmune, su sistema inmunológico enciende su cuerpo y va tras el tracto gastrointestinal, en el caso de la colitis, causando inflamación y ulceración.



Fuente: pixabay.com

El medio ambiente y la genética también son factores de riesgo de desarrollar colitis ulcerosa. Si tiene familiares que padecen colitis, es más probable que desarrolle la afección. La colitis afecta con mayor frecuencia a personas menores de 30 años o de mediana edad y es un poco más frecuente en hombres que en mujeres.

No existe cura para la colitis, pero el tratamiento y el manejo pueden aliviar los síntomas y, en algunos casos, pueden conducir a una remisión a largo plazo.



El impacto del estrés y la ansiedad

Millones de personas padecen algún nivel de ansiedad crónica y debilitante, y la ansiedad es una de las afecciones de salud mental más comúnmente diagnosticadas en los Estados Unidos. Varía desde sentimientos de pánico, preocupación, nerviosismo y estrés psicológico, y cuanto peor se vuelve, más puede interferir no solo con su salud mental sino también con su salud física.



El estrés, la ansiedad y la colitis están indisolublemente vinculados. El estrés psicológico puede provocar un ataque de colitis o empeorar los síntomas. Por otro lado, las personas con colitis pueden ser más vulnerables al estrés y la ansiedad, para empezar, y las tasas de depresión también son más altas entre los pacientes que tienen colitis y otras enfermedades inflamatorias del intestino. Aquellos que tienen enfermedad de Crohn o colitis tienen el doble de riesgo de sufrir también un trastorno de ansiedad generalizada en algún momento de sus vidas, y para las mujeres, el riesgo es aún mayor, hasta cuatro veces más que los hombres. Otros factores de riesgo que hacen que un paciente con colitis sea más propenso a sufrir ansiedad pueden incluir el aumento de la edad, otras enfermedades graves, la falta de educación sobre la enfermedad, un procedimiento de ostomía y el nivel socioeconómico.

La relación entre el estrés y la colitis

Los efectos sistémicos del estrés psicológico sobre los sistemas inmunológico e inflamatorio son complejos, y los expertos creen que tanto el estrés crónico como el agudo están asociados con la colitis, en términos de estimular la inflamación que conduce a los brotes de colitis. Es muy probable que la duración y la intensidad de la reacción de colitis se relacionen directamente con la duración y la intensidad del factor estresante. Por ejemplo, los eventos adversos de la vida o las situaciones difíciles, como ser un cuidador o pasar por una separación matrimonial, tienen más probabilidades de desencadenar síntomas de colitis más graves que un mal día de trabajo o una discusión con tu mejor amigo.



El estrés puede no causar directamente lacondiciónde la colitis ulcerosa, pero puede agravarsíntomasde la afección y aumentan el riesgo, la frecuencia y la gravedad de los brotes. Y el estrés psicológico crónico y severo puede provocar un aumento de la inflamación intestinal. Además, los pacientes con colitis que también sufren de ansiedad crónica tienen un mayor riesgo de requerir cirugías, menor adherencia a la medicación, menor calidad de vida y mayor nivel de estrés percibido. En otras palabras, si no se controlan, el estrés y la ansiedad pueden provocar un estrés y ansiedad adicionales y en aumento.

En condiciones de estrés, el cuerpo humano se prepara para luchar o huir produciendo proteínas llamadas citocinas, liberando la hormona del estrés cortisol y produciendo adrenalina. Estos procesos biológicos estimulan el sistema inmunológico para ayudar a defenderse de lesiones o infecciones, que luego activan la inflamación en todo su cuerpo, incluido el colon. Si tiene colitis, esto puede provocar un brote.



Fuente: rawpixel.com

La Fundación Crohns & Colitis habla sobre el ciclo de estrés GI (gastrointestinal): el malestar gastrointestinal inicial (náuseas, dolor abdominal o diarrea) conduce a pensamientos inútiles, como 'Uh, no otra vez & hellip ;,' que luego pueden causar emociones negativas como el estrés , frustración, ansiedad, vergüenza e ira. Estas emociones negativas pueden desencadenar lo que se conoce como excitación simpática, con procesos biológicos como aumento de la frecuencia cardíaca y sudoración, disminución de la respiración, tensión de los músculos y, finalmente, malestar gastrointestinal adicional. comienza el círculo vicioso de nuevo.

Romper el ciclo de estrés gastrointestinal puede ser tan simple como concentrarse en tomar respiraciones diafragmáticas profundas y la relajación muscular puede comenzar a desacelerar los mecanismos de excitación simpática.

Un obstáculo adicional que pueden enfrentar estos pacientes es obtener un diagnóstico dual en primer lugar. Es posible que los médicos que generalmente atienden a pacientes con colitis ulcerosa no tengan mucha capacitación formal para identificar o diagnosticar trastornos de salud mental, al igual que los psicólogos y terapeutas normalmente no buscarían o reconocerían los síntomas de la colitis. Los expertos instan a los pacientes a que hablen si creen que tienen síntomas tanto de colitis ulcerosa como de ansiedad, así como a los médicos y terapeutas a que se informen sobre la comorbilidad de la colitis y la ansiedad y estén atentos a una cuando se haya diagnosticado la otra.

Para los pacientes, el paso más importante en el manejo de la colitis y la ansiedad es contar con el equipo de atención médica adecuado, principalmente un gastroenterólogo y un psiquiatra, psicólogo o terapeuta.

Maneje su ansiedad, controle su colitis

El manejo de los síntomas del estrés psicológico y la ansiedad, desafortunadamente, no curará su colitis ulcerosa, pero puede ayudar a aliviar algunos de sus síntomas y reducir la frecuencia de los incidentes de colitis ulcerosa. En pocas palabras, reduzca sus niveles de estrés, reduzca su malestar causado por la colitis.

Es prácticamente imposible evitar por completo el estrés psicológico y las situaciones estresantes en todo momento, por lo que no es razonable ni realista pensar que puede controlar su colitis ulcerosa manteniendo el estrés y la ansiedad fuera de su vida. Sin embargo, puede mantener bajos los niveles de estrés de manera realista comiendo bien y evitando los alimentos que desencadenan su colitis ulcerosa, como cereales integrales, nueces, semillas y frutas fibrosas. También es útil tomar los medicamentos recetados según las indicaciones, dormir bien, hacer ejercicio, tener un sistema de apoyo sólido y comprometerse a tomarse un tiempo para relajarse, a través de la meditación, o solo unos minutos dedicados cada día al cuidado personal. El yoga puede ser especialmente eficaz porque, además de aliviar los síntomas del estrés y la ansiedad, también se ha demostrado que el yoga alivia los síntomas de la colitis ulcerosa.

La terapia cognitivo-conductual también puede ser de gran ayuda. Usando técnicas de TCC, un psicólogo o terapeuta puede ayudarlo a aprender a observar sus pensamientos negativos y luego cambiarlos o reformularlos. En lugar de 'Oh no, aquí vamos de nuevo & hellip ;,' podrías pensar, 'Voy a enfrentar este brote con más calma, por lo que será menos severo que la última vez'.

Los estudios muestran que es posible que la TCC no elimine los síntomas de la colitis, pero puede mejorar su calidad de vida.

Fuente: rawpixel.com

Otras estrategias probadas y verdaderas que se han recomendado para reducir el estrés psicológico y la ansiedad incluyen:

  • Ejercicios aeróbicos ligeros, como caminar, nadar o tai chi
  • Leer o escuchar un libro
  • Escribir en un diario
  • Meditación guiada
  • Hipnoterapia
  • Terapia de Masajes
  • Unirse a un grupo de apoyo
  • Persiguiendo pasatiempos y actividades, disfrutas
  • Planificar con anticipación: saber dónde están ubicados los baños con anticipación, tener siempre suministros y una muda de ropa a mano
  • Estrategias centradas en las emociones, como aprender a aceptar la situación, el diálogo interno constructivo y el dejar ir
  • Biorretroalimentación: este enfoque terapéutico de 'mente sobre materia' utiliza sensores para controlar y medir las funciones corporales. Saber cómo funciona su cuerpo y cómo responde a ciertas cosas puede ayudarlo a aprender a controlar o manejar las respuestas a los factores estresantes y otros estímulos.

Es importante reconocer los signos de problemas emocionales y buscar ayuda para la ansiedad si la necesita. Es posible que tratar su colitis no alivie por completo sus síntomas de ansiedad (y viceversa), por lo que controlar los problemas digestivos es útil e importante, pero puede que no sea suficiente. Debe obtener ayuda de un terapeuta u otro profesional de la salud para controlar su salud mental, tal como lo haría con su salud física.