Curación del trastorno de estrés postraumático: arte y expresión como modalidad de tratamiento

La terapia es una herramienta poderosa. Nunca ha habido tantas modalidades de curación increíbles y especialistas en salud mental disponibles para ayudar a superar el trauma, identificar áreas de necesidad y determinar áreas de debilidad. Aunque la familia y los amigos son una parte integral para mantener una mente sana, no se puede confiar en que brinden la misma perspectiva coherente e imparcial que puede ofrecer un terapeuta. Esto es particularmente importante para las personas que padecen un trastorno de estrés postraumático.

Fuente: unsplash.com

¿Cómo funciona el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático (PTSD) es un trastorno de ansiedad o estrés derivado de un evento traumático o una serie de traumas agravantes. Tu cerebro procesa el trauma de formas únicas. No todas las personas que experimentan un trauma desarrollarán un trastorno basado en el trauma, pero hay algunos factores de riesgo que se deben considerar al determinar quién tiene más probabilidades de experimentar PTSD después de un trauma. Estos incluyen antecedentes familiares de PTSD, ansiedad o trastornos depresivos existentes, dificultades con las relaciones interpersonales y poco o ningún apoyo en el trabajo, las relaciones familiares o amistosas.



El PTSD es una condición intensa. Básicamente, el cerebro se fuerza a sí mismo a apagarse en lugar de procesar el trauma. Esto significa que una persona se separa de la fuente del trauma sin haber procesado todo lo sucedido. Lógicamente, atravesar los eventos, abordar emocionalmente la fuente del trauma o simplemente caminar y comprender el evento no ocurre. Todos estos son cruciales para darle a su mente la capacidad de curarse de los efectos del trauma. Si el trastorno de estrés postraumático está presente y estos procesos no pueden suceder, el trauma sigue siendo una llaga obstinada en su memoria y trata de abrirse paso a la vanguardia. Los flashbacks, las pesadillas, los miedos, las fobias e incluso la paranoia son síntomas comunes.



Para continuar protegiéndose, su cerebro podría alentarlo a evitar ciertas cosas o comenzar a retraerse. Estar cerca de personas y ver, oír u oler cosas relacionadas con el trauma puede traerlo a la mente. Lo que comenzó como un mecanismo de protección puede convertirse en un obstáculo para la salud.

Signos y síntomas del PTSD

Hay algunos síntomas centrales del trastorno de estrés postraumático, que incluyen comportamiento de evitación, cambios de personalidad e hiperactividad. El comportamiento de evitación se caracteriza por sentir (o complacer) impulsos abrumadores de evitar cualquier cosa o persona capaz de desencadenar un recuerdo del trauma o evento. Por ejemplo, si experimentaste un torrente de abuso emocional justo afuera de una cafetería, es posible que comiences a evitar las cafeterías o cualquier cosa que huela a café. Si tuvo un accidente automovilístico, podría comenzar a evitar conducir o viajar en automóviles o autobuses, optando en cambio por caminar. El comportamiento de evitación no siempre descarrila completamente su vida, pero estos comportamientos pueden intensificarse y causar impedimentos significativos.



Fuente: rawpixel.com

Los cambios de personalidad comunes al PTSD incluyen aumento de la ira y la irritabilidad, retraimiento y paranoia. Nuevamente, es posible que estos síntomas no aparezcan en cada momento de vigilia, pero pueden volverse cada vez más problemáticos a medida que avanza su afección. Los cambios de personalidad también pueden ser perjudiciales para su vida diaria. Los períodos de abstinencia, ira, irritabilidad y paranoia pueden interferir con la capacidad para trabajar, asistir a la escuela o incluso atender sus relaciones. Estos pueden conducir a un mayor aislamiento y alienación.

Otro síntoma del trastorno de estrés postraumático es la excitación persistente o hiperactivación. Un estado de hiperactividad se caracteriza por sentirse constantemente 'al borde', ansioso o inseguro de sí mismo. Las personas pueden comenzar a preocuparse por todos los resultados posibles en un día determinado, pueden tener dificultades para salir de la casa por temor a un peligro o una lesión (incluso cuando no hay ninguno presente de inmediato) y pueden ser extremadamente nerviosos y sensibles a los estímulos. La sensibilidad a la luz, la sensibilidad auditiva y la sensibilidad al tacto son solo algunos signos de hiperactividad.

Tratamiento estándar de PTSD

En el tratamiento estándar de PTSD, es probable que la terapia de conversación sea la modalidad más recomendada. La terapia de conversación permite a los pacientes y médicos determinar exactamente cuál es el trauma de la raíz mientras crean un plan de tratamiento para aliviar los síntomas del TEPT. El tratamiento del trastorno de estrés postraumático puede tomar tan solo 12 a 18 semanas, pero puede requerir un período de tiempo mucho más significativo, especialmente si los efectos del trastorno de estrés postraumático se han infiltrado en la mayoría de los aspectos de su vida.



Fuente: rawpixel.com

El PTSD puede ser difícil de tratar porque no todas las causas son evidentes de inmediato. Si bien es probable que un veterano de combate tenga pocas dificultades para identificar horrores lo suficientemente intensos como para desencadenar el trastorno de estrés postraumático, es posible que alguien cuyo trastorno de estrés postraumático se haya producido inmediatamente después de un abuso emocional continuo, un divorcio o un testigo de un accidente automovilístico no pueda identificar rápida y fácilmente la fuente de su trastorno. trauma. En estos casos, una gran parte de la psicoterapia se dedica a rastrear sentimientos, desencadenantes y miedos para determinar qué ha dado lugar al TEPT.

El tratamiento para el TEPT también puede incluir sugerencias de estilo de vida, recomendaciones de suplementos e intervenciones farmacéuticas simultáneas. Los cambios comunes en el estilo de vida incluyen llevar una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. Los suplementos que pueden ayudar pueden incluir melatonina u otras hormonas que estimulan el sueño. Las intervenciones farmacéuticas pueden usarse para tratar afecciones comórbidas comunes, como el insomnio, la ansiedad y la depresión.

Arte y PTSD

El arte tiene una relación relativamente duradera con el PTSD. Aunque no siempre se ha utilizado como un medio de expresión terapéutica, hay ejemplos históricos de que actúa como una salida para el dolor, el miedo u otras emociones difíciles de procesar. Algunas de las obras de arte más increíbles del mundo han sido creadas por hombres y mujeres con historias de violencia, confusión o frustración. El arte puede ser una herramienta maravillosa y una salida para aquellos que están trabajando a través del trauma en el núcleo del PTSD.



numéro d'ange 907

El arte se puede utilizar para el tratamiento del PTSD de varias formas diferentes. La arteterapia es una intervención terapéutica que anima a los pacientes y los médicos a unirse para examinar las obras de arte y explorar lo que está sucediendo en el cuerpo y la mente a través de la expresión artística. En las sesiones de arteterapia, un terapeuta puede pedirle a un cliente que dibuje o esboce mientras revive una experiencia o puede permanecer en gran parte en silencio mientras se crean imágenes para describir un estado mental actual. Los terapeutas de arte están capacitados no solo para fomentar la expresión artística en personas que de otro modo podrían ser reticentes, sino que también están capacitados para reconocer patrones de comportamiento humano ejemplificados en la obra de arte.

Fuente: army.mil

El arte también se puede utilizar como fuente de alivio personal cuando se trata de un trastorno de estrés postraumático. Si bien es ciertamente una modalidad de terapia útil, el arte no tiene que crearse bajo la supervisión de un terapeuta de arte certificado para ayudar en el proceso de curación. Simplemente plasmar la mezcla de pensamientos y sentimientos en papel o lienzo puede ser inmensamente útil y catártico. El arte no tiene por qué seguir una progresión lineal. No se califica ni evalúa y no tiene un estándar que cumplir. En cambio, las personas con PTSD pueden utilizar una mano, un pincel o un lápiz y permitir que salga el dolor que están experimentando. Este proceso facilita la salida de las turbulentas aguas de sus mentes.



Sanando el PTSD a través de la expresión

Expresarse es uno de los aspectos más importantes del tratamiento del PTSD. Uno de los principales problemas es que el trastorno de estrés postraumático promueve el impulso de retirar, ocultar y reprimir los recuerdos, en lugar de permitir que se aborden esos recuerdos. El arte visual no es el único medio de expresión en los pacientes con TEPT. La poesía, la música y la danza también pueden funcionar bien para expresar el dolor, el miedo y el trauma del PTSD. La terapia del movimiento también es un campo de la terapia, al igual que la musicoterapia. La poesía se puede crear y discutir con profesionales de la salud mental. Las palabras dentro de la poesía pueden ofrecer información sobre desencadenantes y miedos únicos.

En última instancia, el objetivo de todas las modalidades de terapia de arte es la expresión personal. Cuando el cuerpo y el cerebro tienen la libertad de expresar el terror, la confusión y el dolor que son tan comunes en los eventos traumáticos, los pacientes pueden liberar parte del poder del PTSD. Aunque la función básica de las etapas iniciales del trastorno de estrés postraumático es la autoprotección, las heridas y los miedos no expresados ​​pueden crecer y retrasar la curación.



Fuente: unsplash.com

Contactar a un terapeuta es uno de los primeros pasos hacia la curación. Si bien el PTSD puede no parecer peligroso o extremadamente problemático, es una condición que se intensifica y que puede socavar progresivamente los intentos de llevar una vida saludable y satisfactoria. Con la ayuda de un terapeuta, se pueden tomar medidas hacia un futuro más saludable y brillante.