¿Teoría del comportamiento, psicología del comportamiento o conductismo? Cómo se cruzan el comportamiento y la personalidad

¿Teoría del comportamiento, psicología del comportamiento o conductismo? Cada uno de estos términos puede usarse indistintamente para describir una sola teoría psicológica más comúnmente conocida como conductismo. Esta teoría en particular es interesante en su enfoque de la mente humana, ya que se basa menos en las modalidades de terapia estándar, como la terapia de conversación, y va directamente al acondicionamiento como el estándar de oro para mejorar el comportamiento y la calidad de vida. El conductismo difiere de muchas de las escuelas de pensamiento más conocidas en psicología y tal vez, en ocasiones, sea más difícil de trabajar y mucho más fácil de manejar.

¿Qué es exactamente el conductismo?





Fuente: pixabay.com

La teoría del comportamiento es un marco psicológico con el que examinar y explicar a los seres humanos. Si bien algunos psicólogos pueden ahondar en asuntos del inconsciente, o referirse a aspectos de la humanidad que son completamente internos y no muestran características externas, el conductismo descuida esta definición de psicología, favoreciendo en cambio los impactos observables y cognoscibles del comportamiento. Como dijo un investigador, 'el conductismo es una doctrina'. Es una forma de ver la psicología de la mente humana y explicar la motivación, el comportamiento y todos los estudios involucrados en la psicología a través de la lente de las acciones humanas.



En el conductismo, el comportamiento se explica a través de acciones, en lugar de recurrir a un examen de motivadores intrínsecos o internos. El comportamiento adictivo, entonces, no es probable que se atribuya a un historial de trauma o inseguridad severa, pero es más probable que se atribuya a un sistema de placer, recompensa y las motivaciones que gobiernan las acciones. La ansiedad también es un comportamiento aprendido, más que una construcción determinada por traumas previos, sistemas de creencias o motivadores internos.

¿Cómo afecta el conductismo a la voluntad y la determinación de la personalidad?

Para los conductistas, la personalidad no es algo intrínseco o predeterminado; en cambio, la personalidad se compone de una serie de comportamientos, que se desarrollan debido a factores externos, como recompensa, castigo o ejemplo. La personalidad es una construcción basada totalmente en el entorno, lo que significa que los seres humanos están totalmente moldeados por la cultura, el condicionamiento social y la educación, en lugar de llevar consigo algún tipo de yo fundamental, que luego está influenciado por el entorno. En esta teoría, los niños son pizarras en blanco al nacer y gradualmente se convierten en personalidades distintas.



Will también está influenciado externamente, según los conductistas. En la teoría del comportamiento, la psicología se utiliza para determinar cómo la voluntad, la personalidad y las motivaciones se ven afectadas y creadas por su comportamiento y los comportamientos de quienes lo rodean. Así como la personalidad se crea de acuerdo con las influencias externas, la voluntad y la motivación se crean y clasifican de acuerdo con su entorno. Usando esta teoría, la mayoría de los niños serán similares a miembros de la familia o amigos cercanos, y las personalidades e ideas no se establecen, sino que se inclinan de acuerdo con lo que esté cerca y tenga la mayor influencia.

¿Existe un camino intermedio?

Como se dijo anteriormente, las teorías del comportamiento son casi dogmáticas en su enfoque, considerando el marco del conductismo como una especie de doctrina con la que abordar la salud mental. Hay mucho menos trabajo interno por hacer y más motivación externa para explorar, modificar y mejorar. Este no es un camino intermedio, pero puede ser una forma menos intensa de dos caras diferentes de la moneda psicológica; no todo va a estar ligado a la niñez o problemas no resueltos, lo que puede ser útil para los pacientes y médicos que no están interesados ​​en ahondar en recuerdos y traumas reprimidos, ignorados o mal entendidos.



monogame

Fuente: goodfreephotos.com

Los psicólogos toman prestados los principios de la teoría del comportamiento y los aplican a un enfoque más holístico de la salud mental y el bienestar, utilizando tanto la noción de motivación externa como la motivación interna para diagnosticar y tratar a sus pacientes. Hacerlo sería, en efecto, 'lo mejor de ambos mundos', ya que estas son las dos ramas principales del pensamiento psicológico.

¿Es útil el conductismo?

Aunque esta clase particular de psicología es algo rígida en su enfoque, tiene aplicaciones prácticas y ha sido útil para tratar numerosos tipos de trastornos y afecciones mentales. El conductismo podría ser más útil para los conductistas y pacientes con ciertas personalidades y con ciertos sistemas de creencias. Si alguien está firmemente en contra de la noción de un poder superior, espiritualidad o cualquier cosa que no sea fácilmente observable o tangible, el conductismo puede ser extremadamente útil; no requiere que los pacientes abandonen ninguna idea que hayan tenido previamente para participar en una modalidad de terapia funcional.

El conductismo también es útil por su contribución a la psicología. Aunque algunos médicos pueden considerarlo demasiado restrictivo en su perspectiva, vale la pena tomar nota de los motivadores e influencias externas cuando se evalúa a un paciente y se determina la fuente de su dolor, un pronóstico y un plan de tratamiento. Para algunos pacientes, los motivadores externos son en realidad extremadamente poderosos para crear las condiciones ideales para un trastorno de la personalidad o del estado de ánimo; para otros, los problemas internos son de mayor importancia. Para otros, los factores que contribuyen son de consecuencia tanto interna como externa, y un enfoque de múltiples capas es la mejor manera de tratar los síntomas de la enfermedad mental.



Popularidad de la psicología del comportamiento

Fuente: flickr.com

En su infancia, el conductismo fue un tema polarizador, ya que contradecía directamente las teorías de Freud y psicoanalistas similares donde los mecanismos internos eran los aspectos más importantes de las motivaciones psicológicas. Su condición de recién llegado con ideas completamente nuevas le dio mucha credibilidad, al igual que su capacidad para demostrar sus principios con rasgos y comportamientos observables, en lugar de centrarse y depender completamente de la experiencia del paciente.

Sin embargo, debido a que es un tema polarizador, el conductismo siempre ha tenido críticas intensas y una gran base de apoyo. El conductismo, para algunos, es demasiado restrictivo en sus opiniones sobre la personalidad y la motivación. Mucha gente cree firmemente en la naturaleza, no en la crianza o cree en alguna mezcla de los dos. El conductismo cree principalmente en la noción de 'crianza', ya que todos los comportamientos y modificaciones se involucran o se apoyan en función del entorno. Esto hace que la intervención psicológica sea más fácil de enfocar, ya que puede ver resultados tangibles rápidamente, mientras que los sistemas de psicología internos se basan principalmente en el informe del paciente para determinar la eficacia. Los pacientes y médicos que prefieren cambios visibles, entonces, pueden ser más propensos a emplear y apoyar esta ideología.

El conductismo en la práctica

El conductismo en la práctica se basará en la teoría del aprendizaje conductual, en lugar de la modalidad de tratamiento basada en el trauma o el habla. La intervención conductual producirá cambios tangibles en la vida de sus pacientes y se centrará mucho más en cambiar los aspectos externos que los internos. Una de las técnicas preferidas del conductismo es la del condicionamiento clásico. Aunque esta forma de modificación no se utiliza con frecuencia en un entorno terapéutico, puede verse en numerosas campañas de marketing. La idea es utilizar reacciones y respuestas ya existentes para fomentar cierto comportamiento. Los equipos de marketing con frecuencia aprovechan esto utilizando el sexo como un medio para vender artículos no relacionados; el sexo ya está asociado con el placer, por lo que emparejar un artículo con el sexo crea la noción de placer al usar o comprar ese artículo.

El ejemplo más común de conductismo en la práctica es el condicionamiento operante. Este método de tratamiento implica identificar recompensas por un determinado comportamiento y entregar recompensas una vez que se lleva a cabo el comportamiento deseado. Muchas personas usan esto en la vida diaria cuando trabajan con niños, compañeros de trabajo o compañeros difíciles. A los niños que se portan mal se les puede prometer un juguete a cambio de un buen comportamiento, por ejemplo, mientras que a un compañero de trabajo problemático se le puede prometer la oportunidad de dejar el trabajo temprano a cambio de una responsabilidad adicional.

Conductismo, psicología y personalidad

Fuente: pixabay.com

Aunque algunos aspectos del conductismo parecen demasiado rígidos o estrictos para ser útiles en un entorno clínico, incluida la afirmación de un conductista temprano de que el libre albedrío en realidad no existe, otros pueden ser inmensamente útiles en el tratamiento de afecciones de salud mental. Esto es particularmente cierto en los comportamientos que se han vuelto casi compulsivos por naturaleza; Reemplazar el encanto de la consecuencia natural de la compulsión por una alternativa más saludable puede ayudar a aliviar los síntomas del comportamiento compulsivo. Para algunas afecciones, las aplicaciones del conductismo no son adecuadas para el tratamiento, como puede ser el caso de la depresión u otros trastornos que no se basan necesariamente en sistemas de recompensa o consecuencia.

En la teoría del comportamiento, los principios de la personalidad y el conductismo se cruzan en el desarrollo literal de su personalidad; sin factores externos que moldeen sus acciones, creencias y motivaciones, sería una pizarra en blanco, sin características intrínsecas. La personalidad, entonces, no es tan individualista o única como a menudo se cree; en cambio, es una simple ecuación de influencias externas y sus reacciones a ellas. Los niños, entonces, suelen ser productos directos de los sistemas de creencias de sus padres, o los sistemas de creencias de sus seres más cercanos y, a su vez, sus padres moldearon sus creencias, etc., lo que lleva a la creación de distintas personalidades, sistemas de creencias. e ideas atribuibles a la sociedad y condicionamientos relevantes.

parler à des inconnus en ligne