¿Cuáles son los signos y síntomas de la diabetes infantil?

La diabetes es un trastorno complejo que muchos malinterpretan. Muchos imaginan la diabetes como resultado de que un adulto ingiera demasiada azúcar, pero ese no es el caso. La diabetes puede desarrollarse en niños sanos y puede ser difícil de controlar. Hoy, veremos la diabetes infantil, también conocida como diabetes juvenil. Se conoce formalmente como diabetes tipo 1.



Fuente: flickr.com



¿Qué es la diabetes tipo 1?

La diabetes ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina. La insulina ayuda a regular la cantidad de azúcar en su sangre, convirtiendo la sangre en glucosa y energizando sus células. Si no está produciendo suficiente insulina, tendrá un nivel alto de azúcar en la sangre y esto puede dañar su cuerpo, lo que veremos más adelante. Aunque puede ocurrir a cualquier edad, la diabetes tipo 1 se presenta principalmente en niños y adolescentes.



La causa

Aún se desconoce la causa de la diabetes tipo 1. La genética puede desempeñar un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1, pero se desconoce hasta qué punto. Ciertos factores ambientales también pueden desencadenar la diabetes tipo 1, pero también se desconoce cuáles son. Un estilo de vida poco saludable no causa diabetes tipo 1; eso es el tipo 2. Tampoco hay forma de prevenir la diabetes tipo 1.

Tipo 1 vs. Tipo 2



El tipo 2 es la forma más común de diabetes y, en la mayoría de los casos, se desarrolla cuando eres adulto. El tipo 2 es lo que la gente suele pensar cuando imagina diabetes. En la diabetes tipo 2, se produce suficiente insulina, pero esa insulina es resistente al trabajo y puede tener los mismos efectos que la diabetes tipo 1. La diabetes tipo 2 se comprende un poco más que la tipo 1. La genética juega un papel importante en el desarrollo de la diabetes tipo 2 , y también su dieta y estilo de vida. Aquellos que tienen sobrepeso y no hacen actividad física tienen un mayor riesgo.

Los síntomas

signes de faible estime de soi

Estos son algunos de los síntomas a los que debe prestar atención si sospecha que su hijo tiene diabetes tipo 1:



Fuente: flickr.com

  • Micción frecuente. Esto se debe a que el niño siempre tiene sed y necesita ir al baño.
  • Tener sed es otro signo de diabetes. Si su hijo siempre habla de tener sed a pesar de estar hidratado, podría ser un signo de diabetes. Esto se debe a que el azúcar en el torrente sanguíneo elimina el líquido de los tejidos de su hijo, lo que genera más sed.
  • Su hijo ha dormido lo suficiente, pero siempre se siente cansado por cualquier motivo. Esta es otra señal de que pueden tener diabetes. Esto se debe a que no hay azúcar en las células, lo que puede provocar fatiga.
  • De manera similar al síntoma de sed, su hijo siempre siente hambre a pesar de comer. Esto se debe a que el azúcar no entra en las células, lo que provoca una falta de energía.
  • Llagas que sanan lentamente.
  • Pérdida de peso. Incluso si su hijo come más porque tiene hambre, es posible que vea una pérdida de peso inesperada en su hijo. Los tejidos tampoco pueden almacenar grasa, lo que lleva a la pérdida de peso.
  • Piel seca que siempre pica.
  • Si su hijo siempre siente hormigueo en los pies o tiene pies que siempre se quedan dormidos, puede ser una señal.
  • Visión borrosa. Es común desarrollar problemas de la vista en la niñez, pero si su vista se vuelve borrosa inesperadamente, puede deberse a que se les está quitando el líquido de los ojos debido al alto nivel de azúcar en sangre.
  • Aquellos que tienen diabetes pueden tener un aliento que huele afrutado, a pesar de que no comen ninguna fruta. Cuando un niño quema grasa y no azúcar, esto puede causar ese olor.
  • Un niño con diabetes tipo 1 puede volverse más irritable y tener un peor desempeño en la escuela. Esto se debe a que se sienten frustrados por todos los síntomas que tienen.
  • Una niña con diabetes puede desarrollar candidiasis.

Lo que dificulta la detección de la diabetes para muchas personas es que muchos de estos síntomas son comunes o un signo de otra cosa. Algunas personas tienen vejigas pequeñas y pueden usar el baño con frecuencia. Otros niños tienen estómagos sin fondo y sienten hambre todo el tiempo. Es común que algunas personas tengan esa sensación de hormigueo en los pies. Sin embargo, si su hijo está experimentando varios síntomas de los anteriores, entonces puede ser el momento de que lo examinen.

Efectos a largo plazo

Si la diabetes no se controla, puede provocar daños a largo plazo, que incluyen:



Fuente: pxhere.com

  • Enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Su hijo puede desarrollar presión arterial alta, tener una mayor probabilidad de desarrollar enfermedad coronaria y estar en riesgo de más enfermedades del corazón y el cerebro.
  • Daño en el nervio. Si hay demasiada azúcar, los nervios de su cuerpo pueden dañarse. Esto es especialmente notable en las piernas y puede experimentar hormigueo o dolor en los pies. En condiciones extremas, puede provocar la amputación de los pies.
  • Daño renal: los vasos sanguíneos de los riñones pueden dañarse. Los riñones filtran la sangre, por lo que si no se controlan, sus riñones pueden dañarse tanto que es posible que necesite diálisis o un riñón de otra persona.
  • Aquellos que no controlan la diabetes también pueden desarrollar daño ocular. Esto puede provocar ceguera en casos extremos y puede provocar cataratas y glaucoma.
  • La diabetes puede debilitar los huesos, lo que puede provocar osteoporosis.
  • La diabetes también puede causar muchas infecciones de la piel.

Si la persona con diabetes la maneja bien, estas complicaciones a largo plazo pueden evitarse. Esta es quizás la parte más aterradora de la diabetes.

Pruebas de diabetes

Si sospecha que su hijo tiene diabetes, debe acudir a un médico para asegurarse. Le harán un análisis de sangre y verán si usted o su hijo tienen algún signo de diabetes. Si su nivel de azúcar en sangre es alto y encuentran cetonas, que son subproductos de la degradación de grasas, es posible que tengan diabetes. Verán cómo se ha controlado su azúcar en sangre durante los últimos meses y luego harán los diagnósticos.

Tratamiento de la diabetes

Como probablemente sepa, no existe cura para la diabetes. No puede simplemente tomar una pastilla y su problema de insulina se soluciona permanentemente. En cambio, alguien con diabetes tipo 1 tiene que inyectarse insulina para mantener sus niveles altos.

Algunas formas de obtener insulina incluyen:

Fuente: pxhere.com

  • Una jeringa. Muchos niños, así como adultos, se avergüenzan de tener que pincharles una aguja para obtener más insulina, pero hay que hacerlo.
  • Pluma de insulina. Es similar a una jeringa, pero se puede rellenar y la aguja tiende a ser más pequeña y menos invasiva.
  • Bomba de insulina. Si un niño necesita recibir múltiples inyecciones, una bomba las administra automáticamente. Tiene aproximadamente el tamaño de un teléfono y se conecta al cuerpo a través de un catéter.
  • Inhalador de insulina. Todas las formas de insulina hasta ahora han requerido que la inserte en su cuerpo. ¿Hay alguno que sea menos invasivo? Sí hay. Un inhalador administra insulina rápidamente, pero es posible que también deban inyectarse.
  • Hasta ahora, no hay ninguna pastilla de insulina disponible para tomar. La insulina se descompone a través del estómago, lo que dificulta la creación de una pastilla que pueda administrar la insulina. Un día puede suceder.

Aquellos que tienen diabetes necesitarán controlar su nivel de azúcar en sangre con frecuencia. Se recomienda de seis a diez veces al día. El control del nivel de azúcar en la sangre generalmente implica pinchazos en los dedos, y esto puede parecer aterrador para muchos niños. Sin embargo, ha habido tecnología que hace que los palos pasen desapercibidos.

Finalmente, las personas con diabetes deben ser conscientes de lo que comen, cuidando sus azúcares y carbohidratos, para que no tengan niveles de azúcar en sangre demasiado altos o bajos. Según el estilo de vida, la cantidad de insulina necesaria puede cambiar. Algunos pueden necesitar más o menos dependiendo de lo que coman.

Si su hijo tiene diabetes, también es necesario llevarlo al médico con regularidad para que lo revise. Controlar la diabetes es complicado y su médico puede ayudarlo a usted y a su hijo a resolver cualquier problema antes de que surjan complicaciones.

Como puede ver, la diabetes es una enfermedad difícil de tener porque requiere mucho control, lo que puede ser estresante para un niño, y mucho menos para un adulto.

¡Busca ayuda!

La diabetes puede ser estresante tanto para usted como para su hijo. Puede resultar costoso controlar la diabetes y odia ver sufrir a su hijo. Mientras tanto, su hijo puede sentirse frustrado por tener que controlar la insulina, el nivel de azúcar en la sangre y no poder comer de la manera que un niño quiere comer. Pueden sentirse inferiores y sentir que algo anda mal con ellos.

Es posible que usted y su hijo necesiten algo más que un médico para superar su diabetes. Es posible que necesiten buscar asesoramiento. Un buen consejero puede alentar al niño a controlar su diabetes y aprender trucos de afrontamiento, y puede ayudarlo a aliviar cualquier estrés que tenga el trastorno.