Sabina Spielrein y su papel en psicología

Fuente: pexels.com



Una figura algo perdida en la historia, Sabina Spielrein jugó un papel fundamental en la historia temprana de la psicología psicoanalítica. Para aquellos que no estén familiarizados con su vida y su trabajo, saber más puede permitir un reexamen y una nueva consideración del trabajo de otros psicólogos prominentes en ese momento.



Sabina Spielrein - Infancia y educación temprana

renforcement par procuration

Sabina Nikolayevna Spielrein nació en Rusia el 25 de octubre de 1885. Su nombre de nacimiento era Sheyve Naftulovna, pero a lo largo de su vida, se hizo llamar Sabina Nikolayevna. Ella era parte de una familia judía adinerada. Su padre, Nikolai, se formó como agrónomo y trabajó como comerciante. Su madre, Eva, se había formado como dentista pero no practicaba en el campo.



La infancia de Sabina fue algo turbulenta ya que el matrimonio de sus padres no fue bueno. Además, sus dos padres le infligieron violencia física. Se cree que Sabina también pudo haber sido abusada sexualmente cuando era niña, aunque esa sospecha no es concluyente. Quizás debido al estrés, Sabina experimentó problemas de salud mental, incluidos síntomas somáticos y obsesiones.

A pesar de sus luchas, Sabina y sus hermanos lograron sobresalir en sus vidas. Los registros indican que cuando era joven, Sabina tenía una gran imaginación. Ella creía que estaba llamada a algo de grandeza. Según se informa, cuando era niña, se comunicaba sobre estas creencias con un espíritu guardián. Sus aspiraciones pueden haber contribuido a su éxito en la escuela. De hecho, ella era una estudiante fuerte.

Sabina obtuvo su educación en una escuela Froebel y luego en el Gimnasio Yekaterinskaya en Rostov. Era buena en ciencias, música y aprendió a hablar diferentes idiomas con fluidez. Incluso durante su tiempo en la escuela, luchó con sus emociones y su salud mental. Continuó aspirando a ser algo más grande. Decidió irse al extranjero y estudiar para ser doctora.



Más luchas y educación continua

Fuente: rawpixel.com



Incluso cuando aspiraba a convertirse en algo mejor, la salud mental de Sabina pareció interponerse inicialmente. En 1904, su hermana murió repentinamente de fiebre tifoidea. El evento hizo que Sabina se deteriorara rápidamente y experimentó un colapso mental. Tenía síntomas de tics, muecas, risa y llanto que aparentemente estaban fuera de su control. Se consideró un caso de histeria.

Sabina ingresó en un sanatorio suizo (hospital psiquiátrico temprano) para recuperarse. Sin embargo, la estancia no tuvo éxito. Luego fue ingresada en un hospital psiquiátrico en Zurich. Allí, fue asignada a trabajar con Carl Jung como su terapeuta. En su trabajo de terapia, Sabina le contó a Jung sobre su infancia difícil, incluso que su padre la golpeaba con frecuencia.

Para ayudarla a recuperarse, Jung y su supervisor pidieron que el padre y los hermanos de Sabina ya no tuvieran contacto con ella. Ella comenzó a recuperarse. Pudo comenzar a trabajar como asistente de investigación para Jung y postularse para la escuela de medicina. Al estar en el papel de paciente y asistente de Jung, Sabina comenzó a enamorarse de él. Decidió quedarse en el hospital más tiempo en lugar de irse de inmediato a la escuela de medicina.

différents types d'abus

Después de un tiempo, Sabina asistió a la escuela de medicina. Asistió a la Universidad de Zurich a partir de junio de 1905. Destacó allí y estudió una amplia gama de materias. Comenzó a interesarse por el nuevo campo del psicoanálisis. Decidió convertirse en psiquiatra. Estudió con Sigmund Freud. Su disertación fue supervisada por Eugen Bleuler y Jung.

La investigación de tesis de Sabina fue un estudio de caso de un paciente con esquizofrenia, centrado en el lenguaje que este individuo solía usar. Jung editó el artículo y fue publicado. Sabina había hecho historia al ser el primer estudio de este tipo a nivel de doctorado publicado en una revista psicoanalítica. Fue uno de los primeros estudios de caso psicoanalíticos sobre esquizofrenia. El trabajo también ayudó a los psiquiatras a comprender mejor la condición de la esquizofrenia, lo que llevó a más investigación y ayuda para esos pacientes.



Relación de Spielrein con Carl Jung y carrera temprana

Durante su tiempo en la escuela de medicina, Sabina había trabajado con Jung en su investigación de laboratorio. Ella también estudió con él. Los dos también tenían una relación social y los registros sugieren que la relación eventualmente también se volvió íntima físicamente; aunque existe un debate entre los historiadores sobre el alcance de esto. Esto era, para Sabina, un patrón, ya que a menudo estaba interesada en hombres que tenían autoridad sobre ella.

Fuente: pexels.com

No obstante, la relación fue problemática, dado que Jung estaba casado y Sabina había sido paciente y estudiante que estudiaba con él. Finalmente dejó su puesto médico, en parte debido a la controversia. Los registros indican que, a veces, Sabina quería aún más de su relación; sin embargo, reconoció que hacerlo afectaría negativamente sus objetivos profesionales. Hoy en día, las interacciones entre Sabina y Jung se perciben como una probable violación de la ética profesional.

El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, conocía la relación entre Jung y Sabina. Al principio, solo lo vio como un caso de contratransferencia. Sin embargo, más tarde sintió que no era bueno. Cambió su visión de la relación psicoanalítica. La situación probablemente también contribuyó a una pelea entre Jung y Freud, después de lo cual Jung comenzó a desarrollar sus teorías psicoanalíticas.

Los registros sugieren que Sabina no vio la relación con Jung como perjudicial para ella. Sin embargo, finalmente decidió ponerle fin. Cuando se graduó de la escuela de medicina en 1911, decidió irse de Zurich. Se mudó a Munich. Allí, estudió Historia del Arte. También trabajó en un artículo sobre la conexión entre sexo y muerte, que se alineaba con algunas de las teorías psicoanalíticas de la época.

Más tarde ese año, se mudó a Viena. Se convirtió en miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Ella entregó un documento, 'La destrucción como la causa del surgimiento' a la sociedad. En esto, argumentó que los humanos están divididos entre querer quedarse como están y querer reproducirse. De esta manera, el instinto reproductivo puede ser tanto creativo como destructivo.

Este artículo se alineó más con las opiniones de Freud y luego influyó en su trabajo. Lo atribuyó a que lo llevó a considerar el concepto de un 'impulso de muerte'. Sabina y Freud se reunieron varias veces y mantuvieron correspondencia. Ella también trató de ayudar a reconciliar la relación entre Jung y aparentemente no tuvo éxito.

Desarrollos personales y profesionales

mâcher à l'intérieur de la bouche anxiété

Sabrina se casó con un médico judío ruso (Pavel Nahumovitch Sheftel) en 1912. Juntos se mudaron a Berlín. Allí tuvieron su primer hijo, una hija. Más tarde, tuvieron que mudarse y, finalmente, Pavel fue parte de los esfuerzos de guerra. Como resultado, Sabina y Patel estuvieron separados durante diez años.

Al mudarse a Berlín, Sabina pudo comenzar a trabajar con Karl Abraham. Comenzó a ser cada vez más productiva con su investigación. Publicó nueve artículos más. Escribió sobre el desarrollo infantil y las relaciones desde una postura psicoanalítica. Ella compartió estudios de casos de sus pacientes. Sin embargo, cuando Pavel se fue a la guerra, Sabina también tuvo que dedicarse a otros trabajos. Trabajó como cirujana y en una clínica oftalmológica. Sus padres también le brindaron ayuda económica.

Durante ese mismo tiempo, Sabina continuó participando en la investigación, produciendo dos artículos breves más. Estudió el desarrollo de su propia hija. A través de la correspondencia continua con Freud y Jung, continuó desarrollando sus ideas y puntos de vista. Desarrolló un enfoque en el estudio del apego en los niños. Incluso a lo largo de su investigación psicológica, también compuso música e incluso consideró convertirse en compositora de música. Incluso empezó a escribir una novela francesa.

Carrera continua y logros significativos para Spielrein

A partir de 1920, Sabina pudo volver a concentrarse en su trabajo psicoanalítico. Asistió al Congreso de la Asociación Psicoanalítica Internacional. Allí, dio una charla sobre el desarrollo del lenguaje en los niños. Ella planeaba comenzar a trabajar en el Instituto Rousseau para estudiar más el desarrollo infantil. Pudo unirse al personal y trabajó allí con otros distinguidos contemporáneos.

Fuente: rawpixel.com

Cuando Jean Piaget se unió al personal del Instituto Rousseau, él y Sabina comenzaron a colaborar estrechamente. Ambos entregaron ponencias en la próxima sesión de la Asociación Psicoanalítica Internacional. Sabina se volvió cada vez más productiva en su trabajo. Entre 1920 y 1923 publicó veinte artículos diferentes. Uno de los más influyentes fue la revisión de su artículo sobre el desarrollo del lenguaje en los niños. En el artículo, 'Los orígenes de las palabras papá y mamá', describió la forma en que se desarrolla el lenguaje debido a la preparación genética y las interacciones familiares.

Se cree que el trabajo que Sabina hizo en Ginebra de 1920 a 1923 influyó mucho en Jean Piaget y también en Melanie Klein (otra psicóloga psicoanalítica interesada en el desarrollo infantil). Sin embargo, a pesar de su productividad en la investigación, no había tenido éxito en desarrollar una práctica privada. Decidió viajar a Moscú por trabajo.

Fin de la carrera de Spielrein y su legado

Al llegar a Rusia, Sabina era la psicoanalista más experimentada de la región. Fue nombrada presidenta de Psicología Infantil de la Primera Universidad de Moscú. Continuó estudiando desarrollo infantil y comenzó un proyecto con el laboratorio-Orfanato Psicoanalítico. Este entorno escolar trató a los niños según las teorías de Freud. A los niños se les dio libertad para explorar lo que quisieran con curiosidad. Sabina supervisaba a los profesores allí. Algunos no aprobaron los métodos de la escuela y se vio obligada a cerrar en 1924.

Durante su tiempo en Moscú, Sabina trabajó tanto con Alexander Luria como con Lev Vygotsky. Ambos estudiaron con ella y cada uno pasó a tener una carrera destacada en psicología. Se puede considerar que su enfoque de la investigación con la observación objetiva de los niños influye en su trabajo.

Alrededor de 1924, Sabina dejó Moscú para reunirse con su marido. La relación produjo otro hijo. Durante los siguientes diez años, Sabina trabajó como pediatra y continuó su trabajo con el psicoanálisis. Continuó apoyando los puntos de vista de Freud incluso cuando él perdió el favor de muchos otros investigadores.

La carrera de Sabina comenzó a verse afectada por el clima político. Su esposo y otros miembros de la familia murieron, algunos debido a la Gran Purga en 1938. Sabina y sus hijos lograron sobrevivir por un tiempo. Sin embargo, durante julio de 1942, los tres fueron asesinados por un escuadrón de la muerte de las SS, junto con otras 27000 víctimas judías. Su muerte fue el resultado de las primeras etapas del Holocausto.

Desafortunadamente, a pesar de su prolífica carrera, Sabina fue olvidada en gran parte en la historia de la psicología. Sin embargo, cuando Sabina se fue de Ginebra a Moscú, dejó todos sus papeles en el sótano del Instituto Rousseau. Mucho más tarde, estos fueron descubiertos y algunos de ellos fueron publicados. Estos documentos, que incluían sus diarios privados, pudieron revitalizar el interés en su trabajo y brindar una mejor comprensión de su vida, carrera y el papel que desempeñó en el creciente campo de la psicología.

Si bien su legado se perdió por un tiempo, la gente ahora reconoce que Sabina tuvo una gran influencia en el campo de la psicología. Sus ideas influyeron en muchas de las grandes mentes que ganaron más prominencia que ella. Aunque ha sido tratada a veces como una nota al pie de los eventos que están sucediendo, jugó un papel importante y debería ser plenamente reconocida por las ideas y el trabajo que presentó durante su vida.

Lecciones para aprender

traitement du trouble de stress chronique

El legado y la importancia de Sabina para el campo de la psicología se revitalizan hoy. Se cree que su trabajo fue el comienzo de visiones más modernas como la teoría del apego y el psicoanálisis relacional. Su vida personal y su trabajo también dejan lecciones de las que cualquiera puede aprender. Al principio, Sabina luchó con sus problemas de salud mental debido a las dolorosas relaciones con su familia. Pudo obtener ayuda a través de la terapia y continuar con una carrera próspera.

Los enfoques terapéuticos actuales surgieron del trabajo psicoanalítico que habría hecho Sabina. Sin embargo, ahora se requiere que los terapeutas completen una capacitación más formal y que mantengan los límites profesionales de sus clientes. Sabina y su analista, Jung, tenían lo que ahora se consideraría una relación inapropiada. Cuando busque su terapia, incluida la terapia en línea, asegúrese de utilizar una plataforma que verifique las credenciales de sus proveedores para asegurarse de que reciba servicios profesionales y de calidad.