Trastorno reactivo del apego: causas, síntomas y tratamiento

El trastorno de apego reactivo es una condición de salud mental poco común y desconocida que se encuentra en los niños, y ocurre cuando no se forman vínculos fuertes y saludables entre un cuidador y un niño. Hay muchas formas en que esto puede afectar negativamente a los jóvenes. Este artículo discutirá con más detalle cómo se manifiesta el trastorno de apego reactivo, sus síntomas y qué tipos de tratamientos están disponibles.



Fuente: pixabay.com



¿Qué es el trastorno reactivo del apego (RAD) y qué lo causa?

Como se mencionó anteriormente, el trastorno de apego reactivo se puede resumir en la falta de un vínculo emocional entre un cuidador, como un padre biológico o adoptivo, y un niño. Esta situación puede ocurrir debido a la ausencia de un cuidador estable, negligencia y abuso, ya sea físico o emocional. Estos factores se pueden conocer comocuidado de patógenos.

A continuación, se muestran algunos escenarios posibles diferentes que pueden causar RAD:



  • no alimentar a un niño o bebé, incluso después de expresar su hambre
  • descuidar a un bebé que llora
  • No interactuar (como hablar y jugar) con el bebé, lo que resulta en soledad.

La RAD también puede verse con más frecuencia en aquellos que están en orfanatos o en hogares de acogida porque esas personas pueden haber sido abandonadas por sus padres o no tienen cuidadores ni hogares estables.

A pesar de esto, RAD es poco común, pero se presenta a la edad de 5 años con una variedad de síntomas [1]. Esta característica significa que es una de las pocas condiciones del DSM que pueden afectar a los bebés.

Síntomas del trastorno reactivo del apego

En esencia, RAD es un trastorno que afecta el funcionamiento social. En comparación con quienes no padecen la afección, las personas con trastorno de apego reactivo mostrarán más problemas de comportamiento y psicosociales. Estos son algunos de los síntomas [1]:



  • impulsividad
  • hipersexualidad
  • hiperactividad
  • retrasos en el desarrollo
  • retrasos en el idioma
  • ideación homicida y suicida
  • acaparamiento
  • robando
  • acostado
  • vandalismo
  • incendio provocado
  • crueldad animal

Según estos síntomas, alguien con la afección puede tener dificultades para mostrar afecto, tener problemas de ira y tal vez tener signos de sociopatía debido a su crianza. Es posible que a las personas no les guste que las toquen y no sientan remordimientos por su mal comportamiento.

catharsis signification

Además, el trastorno de apego reactivo se puede describir de dos formas diferentes: inhibido y desinhibido.

La RAD inhibida se puede describir como hipervigilancia. Los niños pueden ser más cautelosos y vigilantes de lo habitual.



RAD desinhibido es exactamente lo contrario. Aquellos con el tipo desinhibido pueden interactuar libremente con extraños e ignorar la necesidad de permanecer cerca de la seguridad de sus cuidadores. Este tipo de comportamiento también se conoce como amabilidad indiscriminada. [2]

Fuente: rawpixel.com

Algunos de estos síntomas del trastorno de apego reactivo pueden ser más evidentes después de los 5 años; sin embargo, hay señales de advertencia que se pueden observar en los bebés. Aunque no pueden hablar de forma coherente, los bebés suelen mostrar muchas señales para expresar cómo se sienten. Un bebé con RAD puede:

  • No sonreír
  • Evita el contacto visual
  • Rechazar ser recogido
  • Llora con frecuencia
  • No quiero jugar con juguetes o juegos.

Si no se trata, los síntomas de RAD pueden y continuarán hasta la edad adulta y pueden tener serias implicaciones y consecuencias.



Trastorno reactivo del apego en adultos

Muchos de los síntomas que se enumeraron anteriormente en la sección anterior pueden estar presentes en adultos y pueden conllevar riesgos. También hay alguna evidencia de apoyo que muestra que la RAD en la infancia se asocia con diferentes condiciones de personalidad, como los trastornos de personalidad límite o antisocial, más adelante en la vida [3].

Debido a que las personas con RAD tienen dificultades para adaptarse a situaciones sociales y establecer conexiones seguras, esto puede resultar en una lucha para formar relaciones. Esto puede incluir relaciones sociales, como amigos o colegas, así como relaciones íntimas. Dado que no se formó el vínculo inicial entre el niño y el cuidador, este tipo de relaciones pueden resultar desafiantes, si no imposibles.

Algunos de los comportamientos que han mostrado las personas con RAD en una etapa temprana de la vida también pueden resultar en delitos y ser juzgados como adultos. El vandalismo, el incendio provocado, el homicidio y la crueldad con los animales son delitos graves. En el peor de los casos, puede que no haya empatía o remordimiento por su comportamiento delictivo y pueden ocurrir acciones repetidas.

El aislamiento social y la sensación de desesperanza también pueden provocar problemas de abuso de sustancias y otras adicciones, como el sexo y el juego.

Tratamiento para el trastorno reactivo del apego

Si bien actualmente no existe un estándar, el curso de tratamiento más común para alguien con RAD son las terapias basadas en el apego [1]. Una de las técnicas más utilizadas es un tipo de intervención psicológica conocida comososteniendo la terapia.Está diseñado para ayudar a volver a vincularse con una madre o un padre adoptivo.

Aunque es popular, la terapia de retención también es algo controvertida ya que es forzada. El niño está restringido y expuesto a estímulos no deseados durante un período prolongado. Estos estímulos pueden incluir, pero no se limitan a: [1]:

  • cosquillas
  • empujando
  • tapping
  • Gritando

El objetivo es exponer al niño a los estímulos hasta que no haya resistencia ni intento de escapar. Después de esto, el niño es devuelto al cuidador debido a que la rabia reprimida hacia estas acciones se libera, lo que permite que se forme un nuevo apego saludable.

Los estudios muestran que aquellos que recibieron terapia de retención mostraron una disminución sustancial en los comportamientos agresivos en comparación con aquellos que nunca se han sometido a tratamiento [1].

Fuente: pixabay.com

Otros tipos de tratamiento del trastorno de apego reactivo, como la terapia de juego y la arteterapia, han demostrado su eficacia en el tratamiento de otros trastornos de apego; sin embargo, no se han realizado muchos ensayos clínicos para medir su efectividad con RAD.

Por otro lado, pasar tiempo fuera de la terapia puede ser un complemento para reformar los vínculos entre un cuidador y un niño. Actividades como las mencionadas anteriormente tienen mérito fuera de una sesión de terapia porque fomenta la vinculación.

Las estrategias de crianza adicionales pueden incluir enseñarles sobre las emociones, las consecuencias y, lo que es más importante, asegurarle al niño que está a salvo y es amado.

Un punto clave a destacar es que si bien el niño es el afectado por el trastorno reactivo del apego, los cuidadores deben estar dispuestos a participar en la terapia para que sea beneficiosa. Otra forma en la que mantener la terapia ha sido controvertida es porque algunos pacientes han estado expuestos a abusos graves y este tipo de tratamiento puede perpetuar el trauma pasado [1].

Dado que son legalmente independientes y existe la posibilidad de que un cuidador no esté disponible, el tratamiento para el trastorno de apego reactivo en adultos puede ser diferente de la terapia para niños.

En lugar de un padre, un adulto con RAD puede optar por llevar a un amigo a las sesiones de terapia para que se pueda generar confianza. Si no hay un amigo disponible, el desarrollo de habilidades sociales y la formación de un vínculo seguro con un terapeuta también es una opción.

En BetterHelp.com puede recibir asesoramiento de consejeros y terapeutas calificados y con licencia si tiene un bebé o un niño que muestra síntomas de trastorno reactivo del apego. Del mismo modo, si usted es un adulto que tiene dificultades para establecer relaciones significativas con los demás, el tratamiento también está disponible para usted.

Resumen y conclusión

El trastorno de apego reactivo (RAD) es una afección relativamente rara que puede comenzar antes de los 5 años de edad. Incluso si es bastante poco común en la población general, existe una mayor incidencia de RAD en hogares de acogida y orfanatos, donde es probable que se queden niños abandonados y abusados.

Estas experiencias extremadamente negativas tienen el potencial de impactar a una persona joven para siempre, y los signos de la afección se pueden observar desde la infancia. Por ejemplo, un niño puede negarse a sonreír, hacer contacto visual o jugar.

Más adelante, en la infancia, la adolescencia y la edad adulta, pueden ocurrir riesgos más graves. El comportamiento disfuncional puede variar desde mentir hasta matar. No todas las personas con RAD están en riesgo de tendencias homicidas, pero acciones adicionales como no mostrar remordimiento y dañar a los animales pueden ser indicadores confiables.

Este tipo de comportamientos pueden durar hasta la edad adulta y tener graves consecuencias si no se abordan.

La terapia de sujeción es el método de tratamiento del trastorno reactivo del apego más estudiado. Aunque controvertido, ha demostrado ser eficaz en muchos niños porque altera sus sentimientos hacia los estímulos negativos, como el tacto.

Sin embargo, este tipo de terapia podría no ser óptimo para los adultos y, en cambio, se enfatizan diferentes métodos que involucran la construcción de confianza y relaciones. Al visitar www.betterhelp.com, usted o alguien que sospecha que tiene RAD puede confiar en un terapeuta y consejero profesional.

Idealmente, es más óptimo tratar la RAD desde el principio cuando las familias pueden participar y hay una mayor probabilidad de colocar al niño en un entorno estable.

Fuente: pixabay.com

En muchos casos, la oportunidad de volver a conectarse con las familias puede ser imposible debido a antecedentes extremadamente abusivos. En esas situaciones, se debe priorizar la búsqueda de una situación de vida saludable para un niño. Cuanto antes sea la intervención, antes se puede cambiar la trayectoria de una persona con trastorno reactivo del apego.

thérapeute

En realidad, a diferencia de muchas otras afecciones de salud mental que pueden ocurrir sin ninguna razón aparente, la RAD se puede prevenir por completo y los padres y cuidadores son responsables de atender las necesidades del niño en todo momento.

Referencias

  1. Buckner, J. D., Lopez, C., Dunkel, S. y Joiner, T. E. (2008). Capacitación en manejo de la conducta para el tratamiento del trastorno del apego reactivo.Maltrato infantil, 13(3), 289-297. doi: 10.1177 / 1077559508318396
  1. Pritchett, R., Pritchett, J., Marshall, E., Davidson, C. y Minnis, H. (2013). Trastorno reactivo del apego en la población general: un trastorno de la esencia oculta.The Scientific World Journal, 2013, 1-6. doi: 10.1155 / 2013/818157
  1. Mirza, K., Mwimba, G., Pritchett, R. y Davidson, C. (2016). Asociación entre el trastorno de apego reactivo / trastorno de compromiso social desinhibido y el trastorno de personalidad emergente: un estudio de viabilidad.The Scientific World Journal, 2016, 1-8. doi: 10.1155 / 2016/5730104