Karen Horney y su carrera en psicología

Fuente: rawpixel.com



En los primeros días de la psicología, las mujeres estaban bastante limitadas en el campo. Una mujer brillante y trabajadora, Karen Horney, irrumpió en el campo. Inicialmente practicó bajo las teorías de Freud. Sin embargo, nunca alguien a quien seguir, cuestionó el marco psicoanalítico freudiano. Ella expuso sus ideas. Esto generó algunas críticas de otros en el campo. Sin embargo, su trabajo influyó en el desarrollo del campo de la psicología y sigue siendo influyente para los estudiosos incluso hoy.



Dinámica de la infancia y la familia

Karen Horney nació el 16 de septiembre de 1885 como Karen Danielson, en Blankenese, Alemania. Sus padres eran Berndt Wackels Danielson y Clotilde van Ronzelen (apodada 'Sonni').



El padre de Karen era capitán de barco de la marina mercante. También fue un estricto tradicionalista protestante. Sus hijos lo describieron como 'el lanzador de la Biblia' debido a su disposición y, de hecho, a la tendencia a arrojar biblias. La propia Karen lo describió como un disciplinario cruel. Él tendía a favorecer a su hermano (Berndt). Le mostró a Karen algo de afecto al traerle los regalos de sus viajes.

Se sabía que la madre de Karen tenía una mente más abierta, en relación con su marido. Sin embargo, también se la ha descrito como deprimida e irritable. Los registros también sugieren que tenía una relación dominante con Karen. Karen estaba aún más unida emocionalmente a su madre, particularmente dada su relación emocionalmente distante con su padre. Sus padres se separaron más tarde.

Los historiadores creen que Karen era una niña y adolescente ambiciosa y quizás incluso rebelde. No se veía a sí misma como particularmente bonita, por lo que decidió invertir su tiempo en actividades intelectuales. Ella también, como su madre, tendía a experimentar períodos de depresión. Estos ocurrieron a lo largo de su vida.



Fuente: rawpixel.com

Educación y cambios familiares



Aunque era inusual en ese momento y sus padres no lo apoyaban particularmente, Karen eligió asistir a la escuela de medicina. En 1906 ingresó en la Universidad de Friburgo. Continuó su educación en la Universidad de Göttingen, a partir de 1908. Posteriormente se trasladó a la Universidad de Berlín. Esta era una práctica común en ese momento para obtener una educación médica. Finalmente se graduó con un M.D.

Al mismo tiempo que completaba sus estudios, Karen también conoció a un estudiante de negocios llamado Oskar Horney. Los dos se casaron en 1909. Oskar era un hombre de negocios y pasó a trabajar en la industria. La relación produjo tres hijas. Alrededor de la época en que Karen y Oskar tuvieron su primer hijo (1911), ambos padres de Karen murieron. Ella eligió participar en el psicoanálisis para ayudar a hacer frente a todos estos cambios.

Interés por el psicoanálisis

Después de su participación en psicoanálisis con Karl Abraham y Hanns Sachs, Karen Horney se interesó personalmente en el campo. Aunque había estado ejerciendo la medicina, decidió centrar su atención en estudiar psicoanálisis. Primero estudió con Karl Abraham, quien también fue alumno de Sigmund Freud. Horney estaba aprendiendo los puntos de vista y las técnicas de Freud.

A partir de 1915, Horney trabajó en entornos clínicos y ambulatorios, donde realizó trabajos psiquiátricos. Luego, en 1920, se convirtió en miembro fundador y en parte del personal docente del Instituto Psicoanalítico de Berlín. Horney estaba estableciendo firmemente y haciendo crecer su carrera en psicoanálisis. Mientras estaba en el Instituto Psicoanalítico de Berlín, Horney ayudó a crear un programa de capacitación. Ella enseñó, entrenó, realizó investigaciones y atendió a pacientes.



Más cambios profesionales y familiares

La vida personal de Horney enfrentó grandes desafíos y cambios a partir de 1923. El lugar de trabajo de su esposo, Oskar, se arruinó y cerró. Poco después desarrolló meningitis. Los problemas económicos y de salud lo dejaron malhumorado y enojado. Por esa misma época, el hermano mayor de Horney, a quien siempre le había gustado mucho, murió a causa de la infección pulmonar. La salud mental de Horney empeoró. Los registros indican que se deprimió mucho e incluso consideró el suicidio.

Estos problemas contribuyeron a un declive en la relación entre Horney y su esposo. En 1926, los dos se separaron y luego se divorciaron. Durante todo este tiempo, Horney continuó enseñando en la Sociedad Psicoanalítica de Berlín. Sin embargo, comenzó a cuestionar y hablar en contra de algunas de las opiniones de Freud. El mismo Freud tampoco la aceptaba particularmente. Simultáneamente, el nazismo estaba aumentando en Alemania. Cuando surgió la oportunidad, Horney aceptó un puesto en el Instituto de Psicoanálisis de Chicago.

Horney trabajó como Director Asociado del Instituto de Psicoanálisis en Chicago durante dos años. Luego, en 1934, se mudó a la ciudad de Nueva York-Brooklyn para enseñar en la New School for Social Research. Mientras trabajaba allí, Horney creó sus dos trabajos teóricos más importantes. Uno fueLa personalidad neurótica de nuestro tiempo(1937), y el otro fueNuevas formas de psicoanálisis(1939).

Nuevas teorías psicoanalíticas

Durante la primera parte de su carrera, Horney siguió los principios de la teoría freudiana. Sin embargo, ella comenzó a estar en desacuerdo con algunas de sus opiniones, particularmente las relacionadas con la psicología femenina. A diferencia de Freud, ella creía en general que no eran los impulsos biológicos o instintivos los que conducían a la neurosis (problemas de salud mental) sino más bien las condiciones sociales y culturales. En particular, Horney argumentó que la salud mental de las mujeres se ve afectada negativamente por la cultura dominada por los hombres.

Horney comenzó a dejar su huella en el campo de la psicología y el psicoanálisis una vez que comenzó a cuestionar los puntos de vista de Freud. En cambio, expuso sus ideas. Por ejemplo, Freud había afirmado que las mujeres tienen envidia del pene, en la que están celosas de la anatomía masculina, y esto provoca trastornos psicológicos. Horney no solo argumentó que las mujeres se vieron afectadas negativamente por la cultura que las rodeaba, sino que también dijo que quizás, de hecho, los hombres también experimentan Womb Envy. Ella creía que los hombres podrían sentirse celosos del papel que las mujeres tienen con el embarazo y la maternidad (capacidades de dar vida y sostenerse). También creía que esta envidia lleva a los hombres a actuar superiores a las mujeres en otros ámbitos.

Un nuevo enfoque del trabajo clínico

A medida que Horney reformuló sus puntos de vista alejándose de la perspectiva psicoanalítica freudiana tradicional, comenzó a ver la ansiedad como, en términos generales, el producto de las experiencias de uno en su entorno. Ella creía, por ejemplo, que si un niño no era tratado bien y se sentía desamparado o aislado, comenzaría a experimentar ansiedad. Si no se trata, esa ansiedad podría empeorar y convertirse en un trastorno de la personalidad.

Fuente: pexels.com

En su trabajo clínico, Horney comenzó a concentrarse en tratar la causa de la ansiedad de las personas. Ella creía que el psicoanálisis debería ayudar a descubrir la causa de las ansiedades actuales de las personas. Entonces, la terapia podría ayudarlos a lidiar con sus síntomas actuales. Horney también creía que con ayuda, los pacientes podrían aprender a analizarse a sí mismos para ayudar a aliviar sus síntomas.

Fin de carrera y legado

Karen Horney no fue la única estudiante y seguidora temprana de Freud que se ramificó con sus ideas. Alfred Adler, Karen Horney y Carl Jung eran todos parte de un grupo conocido como los neofreudianos. Cada uno expuso sus ideas y comenzó a ampliar el campo del psicoanálisis alejándose de los principios de Freud.

Para Horney, la decisión de hablar con sus ideas fue algo costosa. Como no siguió las enseñanzas de Freud, finalmente fue expulsada del Instituto Psicoanalítico de Nueva York (en 1941). Siendo tenaz, Horney simplemente creó su grupo: la Asociación para el Avance del Psicoanálisis. Este tiene un centro de enseñanza afiliado, el Instituto Americano de Psicoanálisis. Horney también estableció elRevista estadounidense de psicoanálisisy fue editora de la revista hasta su muerte en 1952. Durante todo ese tiempo, continuó desarrollando sus puntos de vista y escribiendo.

Al final de su carrera, Horney expuso el papel que juegan las relaciones interpersonales en las neurosis. Ella escribió dos libros más sobre esto (Nuestros conflictos internos;Neurosis y crecimiento humano). Cuando Horney murió, se estableció la Fundación Karen Horney para continuar su trabajo. Esta fundación con sede en Nueva York también permitió la creación de la Clínica Karen Horney en 1955, que todavía está activa hoy para la investigación, educación, capacitación y tratamiento de los clientes de terapia.

Lecciones para aprender

Según Karen Horney, ¿qué nos lleva a desarrollar una personalidad neurótica? Karen Horney, una prominente neofreudiana, cuestionó la suposición de Freud de que las mujeres eran neuróticas debido a la tensión entre sus impulsos instintivos reprimidos y lo que era aceptable en la sociedad. Ella creía que todas las personas podrían verse afectadas negativamente por su entorno y experiencias, lo que podría causar neurosis. También señaló que las mujeres podrían verse particularmente afectadas debido a la forma en que la sociedad las reprime.

Fuente: rawpixel.com

Si ha sido afectado por su entorno, experiencias interpersonales, presiones sociales u opresión, en formas que lo han dejado sintiéndose ansioso o deprimido, entonces la terapia puede ser un recurso útil. La terapia actual suele ser diferente a la utilizada por Horney y sus contemporáneos. La mayoría de los terapeutas ahora consideran todos los factores socioculturales que pueden estar influyendo en una persona. Consideran los síntomas presentes y las experiencias pasadas que podrían haber llevado a los síntomas actuales.

objectifs de thérapie

Con la terapia actual, los consejeros suelen abordar el trabajo con una orientación teórica o un enfoque integrador en mente. Su punto de vista puede estar influenciado por algunas de las ideas de Horney y otros hallazgos psicológicos que surgieron de su trabajo. Actualmente, la mayoría de los psicólogos tratan de no hacer demasiadas suposiciones sobre un cliente; más bien utilizan la investigación y las enseñanzas psicológicas para ayudar a comprender mejor al cliente. Esto les permite ayudarlo mejor con sus necesidades únicas.

Los terapeutas de hoy también quieren que los clientes puedan aprender las habilidades necesarias para ayudarse a sí mismos después de dejar la terapia. Horney fue uno de los primeros en promover la autoayuda a través de la autoconciencia. Esta idea sigue siendo prominente. De hecho, a veces puede ayudarse a sí mismo, especialmente una vez que ya ha aprendido las habilidades adecuadas. Sin embargo, cuando las cosas se pongan demasiado difíciles, puede volver a considerar el uso de la terapia.