Cómo diagnosticar el trastorno bipolar: criterios del DSM-5

Fuente: pexels.com



El trastorno bipolar afecta a millones de personas en todo el mundo, y sus altibajos extremos pueden dificultar la vida en ocasiones. Este artículo discutirá los criterios del trastorno bipolar del DSM-5, que es la información más actualizada sobre cómo se diagnostica la afección. Además, aprenderá cómo un diagnóstico puede influir en un curso de tratamiento y qué métodos son efectivos.



culture de l'intimidation

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar se caracteriza por cambios de humor y quienes lo padecen pueden experimentar mucha energía, euforia y hiperactividad. Esto se conoce como manía y también puede incluir irritabilidad, y algunas personas pueden agitarse fácilmente en un estado maníaco. Los episodios maníacos también se asociaron con conductas de riesgo y una mayor impulsividad [1]



En el otro extremo del espectro, las personas con trastorno bipolar pueden tener un estado de ánimo muy bajo, y este es el lado depresivo de la afección. Al igual que ocurre con la depresión mayor, las personas bipolares que están teniendo un episodio depresivo pueden sentirse mal consigo mismas, tener poca energía y motivación, y pensar en la muerte y el suicidio. [1]

No obstante, estos cambios de humor no suelen ser breves ni temporales. En cambio, estos episodios deben durar al menos una semana para la manía y dos semanas para la depresión para que la persona tenga el trastorno bipolar I. Esto no solo es importante para diagnosticar el trastorno bipolar, en general, sino que también puede determinar qué tipo tiene una persona, sobre lo cual aprenderá más en la siguiente sección.



Fuente: pexels.com

Los tipos de trastorno bipolar

Existen diferentes tipos de trastorno bipolar:



  • Trastorno bipolar I:Consiste en episodios maníacos que duran un mínimo de siete días y ocurren durante la mayor parte del día, o cuando los síntomas requieren atención hospitalaria debido a su gravedad. Las personas con trastorno bipolar I experimentarán episodios depresivos que durarán dos semanas o más; entonces tendrán períodos de humor normal.

Trastorno bipolar II:caracterizado por episodios depresivos e hipomaníacos. Los síntomas de la manía no son tan severos o duraderos como con Bipolar I.

  • Trastorno ciclotímico:Síntomas hipomaníacos y depresivos que son persistentes pero no lo suficientemente intensos o no duran lo suficiente como para calificar como episodios hipomaníacos o depresivos. Estos síntomas pueden durar al menos dos años en adultos y un año en niños y adolescentes.
  • Otros trastornos bipolares y relacionados especificados y no especificados:esta categoría incluye síntomas del trastorno bipolar que no coinciden con ninguno de los tipos mencionados anteriormente

Sin embargo, la sección bipolar del DSM entra en mayor detalle sobre lo que constituye un episodio maníaco, hipomaníaco o depresivo, que se tratará a continuación.

Fuente: pexels.com

Los criterios oficiales de diagnóstico bipolar del DSM-5

Según el DSM-5 de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, aquí están, textualmente, las especificaciones para cada tipo de episodio: [3] [4] [5]



Para episodios maníacos

A. Un período distinto de estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable y aumento anormal y persistente de actividad o energía dirigida a un objetivo, que dura al menos una semana y se presenta la mayor parte del día, casi todos los días (o cualquier duración si la hospitalización es necesario)

Nota: En el trastorno bipolar DSM-5 versus DSM-IV, el Criterio A se revisa para incluir un aumento de energía / actividad como síntoma principal

B. Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de energía o actividad, 3 (o más) de los siguientes síntomas (4 si el estado de ánimo es solo irritable) están presentes en un grado significativo y representan un cambio notable del comportamiento habitual:

(1) Autoestima inflada o grandiosidad

(2) Disminución de la necesidad de dormir (por ejemplo, se siente descansado después de solo 3 horas de sueño)

(3) Más hablador de lo habitual o presión para seguir hablando

(4) Vuelo de ideas o experiencia subjetiva de pensamientos acelerados

(5) Distracción (es decir, llamar la atención con demasiada facilidad hacia estímulos externos sin importancia o irrelevantes), según lo informado u observado

(6) Aumento de la actividad dirigida a objetivos (ya sea social, en el trabajo o en la escuela, o sexualmente) o agitación psicomotora (es decir, actividad sin propósito no dirigida a objetivos)

(7) Participación excesiva en actividades que tienen un alto potencial de consecuencias dolorosas (por ejemplo, involucrarse en compras desenfrenadas, indiscreciones sexuales o inversiones comerciales tontas)

Fuente: pexels.com

C. La alteración del estado de ánimo es lo suficientemente grave como para causar un deterioro marcado en el funcionamiento social u ocupacional o para necesitar hospitalización para evitar daños a sí mismo oa otros, o existen características psicóticas.

D. El episodio no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, un medicamento, otro tratamiento) u otro medicamento.

Se requiere al menos un episodio maníaco de por vida para un diagnóstico de trastorno bipolar I

Para episodios hipomaníacos

A. Un período distinto de estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable y aumento anormal y persistente de actividad o energía dirigida a un objetivo, que dura al menos cuatro días consecutivos y está presente la mayor parte del día, casi todos los días.

mémoire écho

B. Durante el período de alteración del estado de ánimo y aumento de la energía y la actividad, 3 (o más) de los siguientes síntomas (4 si el estado de ánimo es sólo irritable) han persistido, representan un cambio notable del comportamiento habitual y han estado presentes de forma significativa. la licenciatura:

(1) Autoestima inflada o grandiosidad

(2) Disminución de la necesidad de dormir (por ejemplo, se siente descansado después de solo 3 horas de sueño)

(3) Más hablador de lo habitual o presión para seguir hablando

(4) Vuelo de ideas o experiencia subjetiva de pensamientos acelerados

(5) Distracción (es decir, llamar la atención con demasiada facilidad hacia estímulos externos sin importancia o irrelevantes), según lo informado u observado

Fuente: commons.wikimedia.org

(6) Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (ya sea social, en el trabajo o en la escuela, o sexualmente) o agitación psicomotora

(7) Participación excesiva en actividades que tienen un alto potencial de consecuencias dolorosas (por ejemplo, involucrarse en compras desenfrenadas, indiscreciones sexuales o inversiones comerciales tontas)

C. El episodio está asociado con un cambio inequívoco en el funcionamiento que no es característico del individuo cuando no es sintomático.

D. Otros pueden observar la alteración del estado de ánimo y el cambio de funcionamiento.

E. El episodio no es lo suficientemente grave como para causar un deterioro marcado en el funcionamiento social u ocupacional o para requerir hospitalización. Si hay síntomas psicóticos, el episodio es, por definición, maníaco.

F. El episodio no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, un medicamento, otro tratamiento) u otro medicamento.

Los episodios hipomaníacos son frecuentes en el trastorno bipolar I, pero no son necesarios para el diagnóstico de trastorno bipolar I. Se requieren criterios para un episodio hipomaníaco pasado o actual y un episodio depresivo mayor pasado o actual para el diagnóstico de trastorno bipolar II.

Para episodios depresivos

Cinco o más de los siguientes criterios A (al menos uno incluye A1 o A2)

(A1) Estado de ánimo depresivo: indicado por el informe subjetivo o la observación de otros (en niños y adolescentes, puede haber estado de ánimo irritable).

(A2) Pérdida de interés o placer en casi todas las actividades, indicado por el informe subjetivo o la observación de otros.

(A3) Pérdida / aumento involuntario de peso significativo (más del 5 por ciento en un mes) o disminución / aumento del apetito (en los niños, incapacidad para lograr los aumentos de peso esperados).

(A4) Alteración del sueño (insomnio o hipersomnia).

surmonter la culpabilité du survivant

Fuente: unsplash.com

(A5) Cambios psicomotores (agitación o retraso) lo suficientemente graves como para ser observables por otros.

(A6) Cansancio, fatiga o poca energía, o disminución de la eficiencia con la que se completan las tareas rutinarias.

(A7) Un sentido de inutilidad o culpa excesiva, inapropiada o delirante (no meramente auto-reproche o culpa por estar enfermo).

(A8) Deterioro de la capacidad para pensar, concentrarse o tomar decisiones, indicado por el informe subjetivo o la observación de otros.

(A9) Pensamientos recurrentes de muerte (no solo miedo a morir), ideación suicida o intentos de suicidio.

Los síntomas causan angustia o deterioro clínicamente significativo en áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes del funcionamiento.

Los síntomas no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, abuso de drogas, los efectos secundarios de un medicamento recetado) o una condición médica (por ejemplo, hipotiroidismo).

définir assimiler

Los síntomas no cumplen los criterios de un episodio mixto. Un episodio mixto se caracteriza por los síntomas tanto de un episodio depresivo mayor como de un episodio maníaco que ocurren casi a diario durante al menos 1 semana. Esta exclusión no incluye episodios inducidos por sustancias (p. Ej., Cafeína) o los efectos secundarios de la medicación.

Nunca ha habido un episodio maníaco o hipomaníaco.

El MDE no se explica mejor por el espectro de la esquizofrenia u otros trastornos psicóticos.

Los síntomas no se explican mejor por el duelo (es decir, después de la pérdida de un ser querido, los síntomas persisten durante más de dos meses o se caracterizan por un deterioro funcional marcado, preocupación mórbida por la inutilidad, ideación suicida, síntomas psicóticos o retraso psicomotor ). Esta diferenciación requiere un juicio clínico basado en normas culturales y la historia del individuo.

El capítulo bipolar del DSM V también establece que es importante tener en cuenta que cada síntoma debe ser nuevo o haber empeorado en comparación con el estado anterior al episodio de la persona y debe persistir la mayor parte del día, diariamente, durante al menos dos semanas seguidas. . Excluya los síntomas que claramente se deban a una afección médica general, delirios incongruentes con el estado de ánimo o alucinaciones incongruentes con el estado de ánimo. Además, los síntomas deben persistir la mayor parte del día, a diario, durante al menos dos semanas seguidas, excluyendo A3 y A9.

Conclusión

Al conocer lo que implica cada episodio de la lista de trastornos bipolares del DSM 5, un médico puede determinar qué variante de la afección tiene un paciente. Por ejemplo, si ve que alguien ha presentado síntomas depresivos e hipomanía, se puede hacer un diagnóstico de Bipolar II. Si no hubiera ningún síntoma maníaco o hipomaníaco, probablemente indicaría un trastorno de depresión mayor, en lugar de bipolar.

Fuente: pexels.com

Aunque cierto grado de manía es una parte fundamental del trastorno bipolar, el tipo de manía que se diagnostica a una persona puede influir en el curso de tratamiento que tome, según los síntomas específicos. Los antipsicóticos también se pueden utilizar en pacientes que han presentado psicosis (es decir, delirios y alucinaciones) en sus episodios maníacos graves.

La psicoterapia también puede ser útil para orientar a las personas sobre cómo lidiar con el trastorno bipolar y brindarles formas de abordar los síntomas individuales, especialmente los que involucran patrones de pensamiento depresivo. En BetterHelp, los terapeutas con licencia están disponibles en línea, y estas sesiones pueden ser otra vía para tratar la afección y permitir a las personas vivir vidas más felices y productivas.

Si usted o un ser querido está experimentando los síntomas mencionados anteriormente, es importante hablar con un especialista en salud mental. Existen tratamientos efectivos para el trastorno bipolar y un médico u otro profesional de la salud mental puede ayudar en el diagnóstico y tratamiento correctos.

Referencias

  1. Instituto Nacional de Salud Mental. (2016, abril). Trastorno bipolar. Consultado el 2 de julio de 2019 en https://www.nimh.nih.gov/health/topics/bipolar-disorder/index.shtml
  2. Instituto Nacional de Salud Mental. (2018, octubre). Hoja informativa sobre el trastorno bipolar. Obtenido en julio de 2019, de https://www.nimh.nih.gov/health/publications/bipolar-disorder/index.shtml
  3. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Cambios en el DSM-5: implicaciones para los trastornos emocionales graves en niños [Internet]. Rockville (MD): Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (EE. UU.); Tabla 11 de junio de 2016, Comparación de criterios de episodios maníacos del DSM-IV a DSM-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519712/table/ch3.t7/
  4. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Impacto de los cambios del DSM-IV al DSM-5 en la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud [Internet]. Rockville (MD): Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (EE. UU.); Junio ​​de 2016 Tabla 3.8, Comparación de criterios de hipomanía del DSM-IV al DSM-5. Disponible en: https: //www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519704/table/ch3.t9/
  5. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Cambios en el DSM-5: implicaciones para los trastornos emocionales graves en niños [Internet]. Rockville (MD): Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (EE. UU.); Junio ​​de 2016 Tabla 9, Comparación de trastorno / episodio depresivo mayor del DSM-IV al DSM-5. Disponible en: https: //www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519712/table/ch3.t5/
  6. Severus, E. y Bauer, M. (2013). Diagnóstico de trastornos bipolares en el DSM-5.Revista internacional de trastornos bipolares, 1 (1). doi: 10.1186 / 2194-7511-1-14