La terapia feminista ayuda a todos

Fuente: rawpixel.com



Si bien la palabra feminismo puede provocar sentimientos fuertes en las personas (tanto positivos como negativos), la terapia feminista tiene beneficios y aplicaciones en la vida real en la vida de todos (sin importar su género). La terapia feminista puede ayudar a las personas a explorar su salud mental sin temor a ser juzgadas o sin necesidad de sentirse obligadas a seguir un rol de género específico. La capacidad de enfocarse en el ser humano en lugar del género, sin preocupaciones o nociones preconcebidas, ha sido increíblemente beneficiosa para las personas que buscan terapia desde hace décadas. La terapia feminista es, de hecho, para todos.



Entonces, ¿qué es la terapia feminista?

Esencialmente, la terapia feminista es una rama de la psicología que se utiliza en el tratamiento de problemas de salud mental. Este estilo y teoría analiza de cerca las diferencias de poder entre las personas y ayuda a los clientes a considerar exactamente cómo la cultura y la socialización pueden moldear cada parte de la vida de una persona (identidad personal, cosmovisión, nivel de felicidad, etc.). La teoría feminista se centra en el individuo y en cómo todas las formas de opresión (discriminación basada en factores como raza, edad, género, preferencia sexual, etc.) pueden afectar sus vidas. Luego, los terapeutas trabajarán con cada persona para ayudar a ganar empoderamiento y lograr un cambio social mayor. Es esencialmente una combinación de terapia, política y sociología. Uno de los principales conceptos de la terapia feminista es que 'lo personal es político'. La terapia feminista busca ser igualitaria y neutra en cuanto al género.



¿Cuándo comenzó la terapia feminista?

trucs et astuces de gestion de la colère

El origen de la teoría de la terapia feminista se remonta a la década de 1960 y al surgimiento del concepto de feminismo en general. Originalmente fue desarrollado por mujeres para mujeres para ayudar a lidiar con el cambio masivo y rápido que la sociedad estaba experimentando durante la revolución feminista. En la década de 1970, después de que surgieran investigaciones adicionales sobre el sesgo de género, más terapeutas comenzaron a utilizar este modelo en sus prácticas. Sin embargo, no fue hasta la década de 1980 cuando ganó fuerza en las comunidades de terapia y psicología. La terapia feminista está influenciada y utiliza una variedad de teorías psicológicas diferentes, entre ellas la Gestalt, Adleriana y Rogeriana.

¿Quién fundó la terapia feminista?



Si bien no hay un fundador específico que pueda atribuirse a la teoría de la terapia feminista, hay algunos actores importantes. Personas como Jean Baker Miller (1976), Carol Gilligan (1982), Olivia Espin (1993), Laura Brown (1994), Lillian Comas-Diaz (1994) y Carolyn Enns (1997), jugaron papeles importantes en la definición y popularización este estilo específico de terapia. La creación de la rama de la psicología ahora etiquetada como terapia feminista a menudo se considera un esfuerzo de colaboración, sin que ninguna persona sea (o incluso busque ser) acreditada por ello en su conjunto.

¿Existen principios específicos de la terapia feminista?

Las terapeutas que utilizan el modelo de terapia feminista para sus pacientes se rigen por algunos principios específicos que definen la forma en que se practica la terapia feminista en una relación terapeuta / paciente.



Primero, la terapia feminista siempre aborda el contexto personal y político de la razón por la que una persona busca terapia. Observar esos factores culturales puede dar lugar a una comprensión significativa de su salud mental y la razón por la que se sienten de la forma en que se sienten con respecto a ciertas cosas.

psychiatrie biol

Fuente: rawpixel.com

En segundo lugar, la terapia feminista siempre busca comprometerse con el cambio social en su conjunto. Comenzando por el individuo, el objetivo de este estilo de terapia es ayudar a las personas a tener un impacto positivo en sus comunidades y la sociedad en general. Sanar a las personas puede ayudar a sanar a la sociedad.

En tercer lugar, las terapeutas feministas siempre consideran diversas perspectivas, considerándolas válidas e importantes para el proceso de la terapia. Todos los sentimientos y perspectivas son igualmente importantes para la relación terapéutica.



préjugé définition

Cuarto, la terapia feminista siempre apunta a establecer una relación igualitaria entre el terapeuta y la persona que busca terapia. La relación terapéutica entre los dos está diseñada para promover un equilibrio para que no se perciba un desequilibrio de poder y el proceso de la terapia pueda volverse más humano y desmitificado.

En quinto lugar, la terapia feminista busca un enfoque de la relación terapéutica centrado en la fuerza. En lugar de centrarse específicamente en las etiquetas de diagnóstico de la salud mental, las terapeutas feministas ayudan a las personas a redefinir sus relaciones con su salud mental al observar sus fortalezas.

Finalmente, los terapeutas que practican la teoría de la terapia feminista reconocen que la opresión puede ocurrir en todas las formas e impacta a todas las personas de diferentes y diversas formas. Siempre es dañino y siempre es importante abordarlo.

¿Cuáles son algunas de las técnicas utilizadas en la terapia feminista?

Pocas técnicas se utilizan de forma rutinaria en la teoría de la terapia feminista. Dependiendo del terapeuta, pueden enfocarse en forma individual o en combinación.

Una de las principales técnicas es la autorrevelación. La autorrevelación a menudo incluye que los terapeutas compartan sus propias experiencias (solo cuando sea apropiado y cuando se haya logrado una relación igualitaria). La técnica es útil para mostrarle a la persona en terapia que las luchas son normales, al mismo tiempo que ayuda a igualar y liberar al cliente de sentir que es el único que está pasando por momentos difíciles. Puede ayudar a la clienta y a la terapeuta feminista a relacionarse y comprenderse mejor, lo que conduce a una mayor confianza en la relación terapéutica.

A menudo, los terapeutas profundizarán en analizar e incluso potencialmente intervenir en el establecimiento de roles de género tóxicos. La forma en que los roles de género tradicionales pueden afectar la salud mental se puede explorar en un entorno de terapia feminista de confianza. Esto conduce a una mejor comprensión de los factores culturales que afectan la forma en que el cliente responde y se relaciona con los problemas de su propia vida.

définition de montagnes russes émotionnelles

Fuente: rawpixel.com

Otra técnica común en la terapia feminista es evaluar el equilibrio y hacer un análisis de poder de la vida del cliente. Examinar las diversas formas en que el poder desigual puede afectar la capacidad del cliente para crecer y lograr sus objetivos es una herramienta útil para replantear los problemas y desarrollar un plan para el éxito.

Reencuadrar es otra técnica utilizada por las terapeutas feministas. Un terapeuta bien capacitado puede ayudar al cliente a cambiar su perspectiva sobre cualquier situación dada identificando y examinando los factores sociales que lo rodean y que pueden afectar su salud mental (ya sea positiva o negativamente). Luego, el terapeuta ayudará al cliente a replantear esos problemas utilizando técnicas y definiciones basadas en las fortalezas.

Una última técnica utilizada en la terapia feminista es la acción social. Como parte de su 'tarea' de salud mental, las terapeutas feministas a menudo instan a sus clientes a salir y participar en su activismo social. Encontrar su poder y usarlo para ayudar a otros puede ayudar a los clientes a lograr su empoderamiento.

¿Cuáles son los cuatro enfoques de la terapia feminista?

types de violence parentale

En última instancia, la terapia feminista puede abordarse de cuatro formas diferentes: feminismo liberal, feminismo cultural, feminismo radical y feminismo socialista. Cada enfoque varía, y depende de cada relación terapéutica definir qué rama funciona mejor. Las técnicas pueden variar según el enfoque que funcione mejor y se adapte a los objetivos de cada sesión.

¿Cómo se relaciona la terapia feminista con el género y es solo para mujeres?

Si bien los orígenes de la terapia feminista se centraron en abordar la salud mental en las mujeres, esta escuela de psicología se ha expandido desde entonces para incluir a todos, independientemente del género, la orientación, el tamaño o estructura de la familia o los roles personales.

¿Existe alguna limitación para la terapia feminista?

Aunque la terapia feminista tiene muchas ventajas, los clientes potenciales deben ser conscientes de que también pueden existir limitaciones potenciales.

Aunque esta rama de la terapia ha existido durante décadas, no ha habido mucha investigación basada en evidencia que demuestre su efectividad.

empathie définition

Fuente: pixabay.com

Otro inconveniente es que la técnica de la autorrevelación, cuando se realiza de manera inapropiada, tiene el potencial de traspasar los límites profesionales, así como de influir en el cliente de manera imponente e inapropiada. Los clientes pueden verse influidos para que actúen sobre un tema o tomen decisiones basadas en las experiencias personales del terapeuta en lugar de en sus propios sentimientos.

Una limitación potencial adicional es que la técnica de evaluar los factores sociales puede hacer que los clientes utilicen la terapia feminista para negar cualquier culpa personal y colocarla, en cambio, en una variedad de factores culturales. Es menos probable que los clientes que culpan a la sociedad por sus problemas de salud mental busquen ayuda médica y tratamiento para sus problemas.

Incluso a pesar de las posibles limitaciones, la terapia feminista es una gran herramienta para todos (sin importar su género). Permitir que los clientes den un paso atrás para ver la salud mental desde una perspectiva más amplia, cultural y socialmente consciente puede ayudarlos a replantear sus problemas y desarrollar un mayor sentido de auto-empoderamiento. Para encontrar una terapeuta feminista, visite BetterHelp para comenzar.