Síntomas y características del trastorno por atracón

Fuente: rawpixel.com



Es posible que haya oído hablar de los trastornos alimentarios, incluidos la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, pero muchas personas no han oído hablar del trastorno por atracón. Este es un diagnóstico psicológico más reciente que tiene algunas similitudes con la bulimia, pero también algunas diferencias claras. Obtenga más información sobre los síntomas del trastorno por atracón, las características asociadas con él, sus riesgos para la salud y cuándo buscar ayuda:



Criterios de diagnóstico para el trastorno por atracón

meilleure chanson d'amour

Si no ha oído hablar del trastorno por atracón, no está solo. Mucha gente no está familiarizada con esta condición. Esto se debe a que este diagnóstico se hizo oficial por primera vez en mayo de 2013 con la publicación de la Quinta Edición del Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM-5). Esta es la guía que los psicólogos, consejeros y médicos usan para determinar si alguien tiene una condición de salud mental.



Con esa guía, los psicólogos utilizan los siguientes criterios para los síntomas del trastorno por atracón:

  • Episodios recurrentes y persistentes de atracones
  • Los episodios de atracones tienen tres o más de los siguientes comportamientos:
    • Comer mucho más rápido de lo normal
    • Comer hasta sentirse incómodamente lleno
    • Comer grandes cantidades de comida cuando no se siente físicamente hambriento
    • Comer solo por vergüenza de cuánto está comiendo
    • Sentirse disgustado con uno mismo, deprimido o muy culpable después de comer en exceso
  • Angustia marcada con respecto a los atracones
  • Ausencia de conductas compensatorias regulares

Fuente: pixabay.com



Antes de 2013, a las personas con estos síntomas se les habría diagnosticado un trastorno alimentario no especificado (EDNOS). Sin embargo, la investigación mostró que el trastorno por atracón es una condición importante que justifica su etiqueta de diagnóstico específica. Esto es bueno porque ayuda a las personas con trastorno por atracón a obtener un mayor reconocimiento de sus necesidades y una mejor ayuda.

Aunque los psicólogos y los médicos asignan el diagnóstico oficial de trastorno por atracón según esta lista específica de criterios, tener solo algunos o incluso uno de estos síntomas puede ser preocupante. Muchas personas experimentan algunos de los síntomas del trastorno por atracón sin cumplir con todos los criterios para el diagnóstico. Si lee esta lista y algunos de los síntomas coinciden con usted o un ser querido, es importante buscar ayuda antes de que los síntomas empeoren al nivel de un trastorno alimentario más grave.

Signos y síntomas típicos del trastorno por atracón



La característica principal del trastorno por atracón es el comportamiento de comer una gran cantidad de alimentos, en un período corto de tiempo, incluso cuando no se siente físicamente hambriento. A menudo, cuando las personas con trastorno por atracón se involucran en un atracón, pueden sentirse completamente fuera de control con su comportamiento. Incluso pueden sentirse obligados a seguir comiendo incluso después de sentirse incómodamente llenos.

El trastorno por atracón se clasifica ampliamente como un trastorno de la alimentación, junto con la anorexia y la bulimia. Los tres incluyen algunos comportamientos alimentarios desordenados y, a menudo, una incomodidad con el cuerpo. Sin embargo, los tres también tienen síntomas diferentes. Los atracones caracterizan el trastorno por atracón, y esto lo contrasta con la anorexia nerviosa, en la que las personas restringen su alimentación. Muchas personas confunden el trastorno por atracón con la bulimia nerviosa. Sin embargo, las personas con Bulimia Nerviosa se involucran en conductas compensatorias, como purgarse para eliminar la comida, y las personas con trastorno por atracón no lo hacen.

Causas del trastorno por atracón

En general, el trastorno por atracón puede ser causado por una combinación de factores biológicos, psicológicos y socioculturales. Algunas personas con este trastorno tienen un desequilibrio en la química cerebral, que puede requerir medicamentos para corregir. Otros tienen una condición de salud mental más amplia que influye en sus conductas alimentarias. Aún así, otros han experimentado algún evento social o cultural que provocó el atracón. A menudo, es una combinación de todos estos componentes los que trabajan juntos como causa.

Muchas personas con trastorno por atracón adoptan inicialmente estos comportamientos porque encuentran la comida reconfortante de alguna manera. Mientras están en un atracón, inicialmente pueden sentir una sensación de calma y reducción del estrés. A veces, las personas incluso planean un atracón, sabiendo que quieren las sensaciones agradables que trae. Sin embargo, los atracones y las recompensas que obtienen de ellos solo parecen útiles a corto plazo. A largo plazo, las personas tienden a arrepentirse de sus conductas compulsivas.



Fuente: flickr.com

Características asociadas con el trastorno por atracón

La mayoría de las personas que se involucran en el trastorno por atracón se encuentran entre los 20 y los 20 años. Se ha informado en niños pequeños y adultos mayores, pero con menor frecuencia. Las personas tienden a asociar los trastornos alimentarios con las mujeres. Sin embargo, los hombres también pueden luchar con estos problemas. De hecho, casi el 40% de las personas diagnosticadas con trastorno por atracón son hombres.

Tanto las mujeres como los hombres de cualquier edad pueden verse afectados por el trastorno por atracón. Aproximadamente el 3,5% de las mujeres en los EE. UU. Tienen este trastorno, mientras que el 2% de los hombres lo padece. Durante la adolescencia, el trastorno por atracón tiende a afectar más a las mujeres que a los hombres. Más hombres luchan con estos comportamientos a partir de la mediana edad. Independientemente de la edad que tenga cuando comiencen estos síntomas, es importante que se conecte para ayudar.

Las personas con síntomas de atracones también pueden verse afectadas por síntomas de ansiedad y depresión. La probabilidad de que esto ocurra aumenta y los síntomas de salud mental tienden a ser aún más graves si el individuo también tiene problemas de peso e incluso obesidad. Muchas personas con ansiedad desarrollan conductas alimentarias desordenadas como una forma de afrontar la situación. Lo contrario también puede ser cierto, ya que una persona con trastorno por atracón puede desarrollar ansiedad, en parte debido a tener el trastorno.

Riesgos médicos y para la salud del trastorno por atracón

Algunas personas con trastorno por atracón logran mantener una apariencia bastante promedio. Esto es especialmente cierto si sus atracones son ocasionales en lugar de más frecuentes. Sin embargo, muchas personas con trastorno por atracón aumentan de peso, especialmente si tienen atracones diarios. De hecho, hasta dos tercios de las personas con esta afección se volverán obesas. Sin embargo, lo contrario no es necesariamente cierto. El hecho de que alguien sea obeso no significa que tenga un trastorno por atracón.

La obesidad es un trastorno grave con muchas consecuencias para la salud, como la hipertensión arterial. Vivir en un estado de obesidad puede provocar una muerte prematura. Muchos de los que comen en exceso intentan combatir cualquier aumento de peso con una dieta. Sin embargo, debido al impulso de atracones, la dieta a menudo no dura o al menos no es muy útil. Cualquier fluctuación de peso por atracones y dietas también puede ser difícil para el cuerpo y nociva para la salud.

Señales de advertencia del trastorno por atracón

Si está preocupado por alguien más en su vida que sospecha que puede tener un trastorno por atracón, puede notar algunas señales de advertencia. Las personas con trastorno por atracón pueden intentar ocultar algunos de sus comportamientos, por lo que puede ser difícil saber con certeza con qué están luchando. Si están ocultando su comida, eso solo es una gran señal. La evidencia de que alguien está ocultando su comida puede ocurrir en forma de recipientes de comida vacíos y basura que aparece en lugares inusuales como su dormitorio y automóvil. Pueden actuar en secreto e incluso evasivas al responder preguntas sobre sus hábitos alimenticios.

Si alguien tiene conductas alimentarias inusuales, no significa necesariamente que tenga un trastorno por atracón. Sin embargo, cuando esté preocupado por alguien en su vida, es mejor hablar con él y discutir los comportamientos que ha notado. Por lo general, es útil acercarse a la persona en un momento en que los dos puedan tener una conversación tranquila y silenciosa lejos de otras personas. A veces, simplemente describir lo que ha notado y hacerles saber que está disponible para hablar puede ayudarlos a sentirse más cómodos y es posible que se abran a usted. Luego, podrán descubrir juntos los próximos pasos.

Fuente: slideshare.net

Conclusiones y recomendaciones clave

Muchas personas comen en exceso de vez en cuando, pero si a menudo come en exceso, a veces come cantidades extremas de comida y, a veces, se siente fuera de control con su alimentación, entonces estos son signos que deben preocuparle. Puede buscar ayuda para el trastorno por atracón de un proveedor de salud mental.

El trastorno por atracón puede ser un trastorno complejo de abordar. A menudo, las personas con el trastorno también tienen otros problemas de salud mental que deben tratarse simultáneamente. Además de los síntomas de ansiedad o depresión, las personas con trastorno por atracón también pueden tener problemas de autoestima y confianza. Podrían haber experimentado otros traumas o abusos en su vida que motivaron su relación poco saludable con la comida. Por estas razones, es bueno buscar ayuda profesional.

Busque servicios de terapia. Un terapeuta puede ayudarlo a descubrir las razones de su comportamiento y ayudarlo a aprender nuevas formas de afrontar cualquier problema que pueda tener. También pueden ayudarlo a aprender nuevas formas de interactuar con los alimentos. Las personas con trastorno por atracón a menudo también se benefician al trabajar con un dietista o nutricionista para desarrollar patrones de alimentación más saludables y un terapeuta puede conectarlo con ese recurso. En general, trabajarán con usted para establecer metas y luego lo ayudarán a trabajar para alcanzarlas.