Teoría de Aaron Beck: su contribución a la psicología

Fuente: wikipedia.com



Hay muchas personas en la historia que han estudiado la salud mental y desarrollado teorías basadas en sus estudios. Uno de estos individuos es Aaron T. Beck. Es conocido como el padre de la Terapia Cognitiva. Beck adoptó un enfoque diferente de la terapia para sus pacientes deprimidos y abrió la puerta a una nueva forma de hacer las cosas. Ha sido nombrado uno de los 'estadounidenses de la historia que dio forma al rostro de la psiquiatría estadounidense', así como uno de los 'cinco psicoterapeutas más influyentes de todos los tiempos'. Ha tenido un impacto duradero en el mundo de la salud mental a través de su trabajo.



Contribución de Aaron Beck a la psicología

Aaron T. Beck contribuyó al crecimiento de la psicología cognitiva de muchas formas. Su teoría abrió la puerta a muchas ideas nuevas en el mundo de la psicología. A partir de su teoría original, otros profesionales en el campo han creado muchas otras teorías. Pero todo comenzó con el trabajo de Aaron Beck.

¿Qué es la terapia cognitiva?



Antes de sumergirnos en las creencias y los detalles de la teoría de Aaron Beck, es importante comprender qué significa la teoría cognitiva. A través de su trabajo, Beck se convenció del impacto que tenían los pensamientos en un individuo. Desarrolló una terapia cognitiva que se centra en la forma de pensar de una persona. Se trata de los pensamientos y comportamientos de las personas y el impacto que tienen en esa persona. En lugar de centrarse en volver al pasado y la infancia de una persona, la terapia cognitiva se centra en los pensamientos que la persona tiene en el presente.

Durante su trabajo como psiquiatra, Beck comenzó a ver que sus pacientes deprimidos tendían a tener pensamientos negativos. Esto es lo que lo puso en el camino para descubrir cómo los pensamientos de una persona afectan su comportamiento.



thérapies sociales

Fuente: wikipedia.com

Beck creía que si podía desafiar el pensamiento negativo de la persona y reemplazarlo con mejores pensamientos, podría tener un impacto positivo en la salud del individuo. Si bien este trabajo comenzó con pacientes deprimidos, descubrió que también tuvo éxito en ayudar a muchos otros problemas. Por ejemplo, la terapia cognitiva ahora se usa para ayudar a los trastornos alimentarios, el abuso de sustancias, la ansiedad, la ira, la ansiedad, la depresión y la soledad.

¿Cuál fue la diferencia?



meilleures questions à poser

No es que la gente no supiera que las personas con depresión tenían pensamientos negativos, es el orden en el que entraron. Beck creía que cuando alguien permitía que sus pensamientos fueran negativos, conducía a la depresión. Creía que los pensamientos, los sentimientos y el comportamiento estaban todos relacionados. Cuando alguien piensa negativamente, se siente mal, lo que hace que se comporte mal. Entonces, se convierte en un ciclo. Cuando la persona actúa mal, tiene resultados negativos en situaciones que le hacen tener más pensamientos negativos.

Beck vio que la manera de romper este ciclo era en realidad cambiando los pensamientos antes de concentrarse en cambiar el comportamiento. Él creía que si una persona estaba trabajando para corregir sus pensamientos, eventualmente vería que sus sentimientos y comportamiento cambiarían debido a eso.

Cómo funciona

Beck también creía que las personas que estaban deprimidas tendían a mirar a su alrededor para identificar las cosas que respaldaban lo que les decían sus pensamientos negativos. Entonces, en lugar de ver algo bueno que estaba sucediendo a su alrededor, solo se enfocaron en lo negativo. Para cambiar ese comportamiento, debe cambiar el pensamiento original que lo lleva.

Su teoría se basaba en la idea de que estos pensamientos negativos eran automáticos para sus clientes. No eligieron pensar en ellos, pero tampoco optaron por desafiar el pensamiento para ver si era cierto. Estaban pensando en cualquier pensamiento que se les ocurriera. Beck creía que las personas que tenían más probabilidades de luchar contra la depresión tenían pensamientos diferentes que las que no. Por lo tanto, concluyó que si cambia los pensamientos, también cambia el comportamiento.



Fuente: pexels.com

comment arrêter de se sentir déprimé

El primer paso para cambiar su forma de pensar es descubrir qué pensamientos negativos y erróneos tiene. Luego, la terapia cognitiva trabaja para ayudar a identificar los patrones de pensamiento que se establecen en la mente de una persona. Estos patrones conducen a pensamientos distorsionados que conducen a sentimientos y comportamientos indeseables. Cuando se han identificado los patrones y pensamientos, el individuo aprende las habilidades para cambiar los pensamientos.

A los clientes que se someten a terapia cognitiva se les enseña cómo identificar la diferencia entre sus pensamientos y la realidad. Aprenden lo importantes que son sus pensamientos y a controlarlos. La terapia también incluirá recibir tareas que desafíen las creencias y comportamientos del cliente. Por ejemplo, puede requerir que el cliente se ponga en una situación social que normalmente evitaría. Mientras hacen la tarea, se concentran en poner en práctica sus nuevas habilidades.

Temas de creencias disfuncionales

Beck creía que había tres tipos principales de creencias o pensamientos disfuncionales que experimentan las personas deprimidas. De hecho, creía que estos pensamientos dominaban el pensamiento de alguien que lucha contra la depresión.

  1. 'Soy defectuoso o inadecuado'.Cuando las personas están deprimidas, tienden a personalizar todo lo que les sucede. Creen que la razón por la que les suceden cosas negativas es que son inadecuadas o defectuosas. Entonces, en lugar de ver que puede haber una causa externa de una situación, internalizan la situación. Sucedió porque algo anda mal con ellos.
  2. 'Todas mis experiencias resultan en derrotas o fracasos'.Este tipo de pensamiento mantiene a alguien luchando contra la depresión en el estado por más tiempo. No quieren probar algo nuevo o tratar de obtener la ayuda que necesitan porque fallan en todo lo que hacen. Si de todos modos van a fallar, entonces por qué intentarlo sería una pregunta que se harían a sí mismos.
  3. 'El futuro es desesperado'.Beck creía que cuando alguien sufría de depresión se consumía con la idea de que el futuro era desesperado. Cuando observe los dos primeros tipos de pensamientos, tendrá sentido por qué alguien pensaría de esta manera después de un tiempo.

Beck llamó a estos tres tipos de pensamientos disfuncionales la Tríada cognitiva negativa. Su teoría es que si alguien tiene estos tres tipos de pensamiento, es probable que experimente depresión o que ya esté deprimido.

Inventario de depresión de beck

Aaron T Beck también creó el Inventario de depresión de Beck. El inventario es un cuestionario simple que las personas pueden usar para evaluar 21 elementos diferentes que pueden conducir a la depresión. Estos elementos incluyen cosas como culpa, dificultad en el trabajo, insomnio, cambio en la imagen corporal, pérdida de la libido, pesimismo, autodesprecio, sensación de fracaso y estado de ánimo.

Una persona pasa por el cuestionario, elige cómo se siente en cada área y recibe una puntuación. Estás determinando qué rango es tu respuesta a la pregunta. Aquí hay un ejemplo:

0 - no me siento decepcionado de mí mismo
1 - estoy decepcionado de mí mismo
2 - estoy disgustado conmigo mismo
3 - me odio a mi mismo

Después de completar cada sección, suman sus puntos para ver en qué rango se encuentran. Cuanto menor sea el puntaje, indica que la persona está experimentando sentimientos normales. Y los puntajes más altos indican que sería prudente que la persona buscara ayuda de un profesional porque podría estar sufriendo una depresión severa. Las personas pueden usar esto para determinar si padecen un problema de depresión. Es una herramienta confiable para ayudar a las personas a darse cuenta de que pueden necesitar ayuda. Sin embargo, no debe usarse para el autodiagnóstico, simplemente un recurso para ayudar en el proceso.

Fuente: pexels.com

talent vs travail dur

El impacto duradero de Aaron Beck

Sin el trabajo de Aaron Beck, es posible que muchas personas no hubieran recibido el tratamiento que necesitaban para recuperarse. Su teoría no solo fue efectiva sino poderosa. Cuando a las personas se les enseñan las habilidades que necesitan para controlar su pensamiento, se vuelven responsables de su salud mental. Aprenden que en los días en que tienen dificultades, tienen el poder de hacer un cambio positivo en su proceso de pensamiento.

Sin embargo, hay quienes critican las ideas de Aaron Beck. Estas personas creen que la teoría ignora el hecho de que una persona deprimida puede estar experimentando situaciones legítimamente difíciles en la vida. No creen que enseñar que es simplemente controlar los pensamientos sea suficiente para corregir cada situación. Hay muchas formas de terapia y, a veces, una combinación de ellas es la respuesta para una persona.

Busque ayuda si la necesita

Independientemente de cuál sea su creencia en la teoría, el punto principal de cada teoría es que el cliente recibe la ayuda que necesita. Si está pasando por momentos difíciles y se encuentra luchando con sus pensamientos y su salud mental, es hora de hablar con un terapeuta profesional y experimentado. La teoría de Aaron Beck no fue diseñada para que la gente aceptara el desafío sola. Puede trabajar para cambiar sus pensamientos, pero aún así es aconsejable hablar con un profesional capacitado. Incluso hay un terapeuta en línea disponible que hace que obtener la ayuda que necesita sea rápido y conveniente.