Por qué algunas personas tienen depresión después de la cirugía (y qué hacer al respecto)

Las personas en la profesión médica (cirujanos, médicos, enfermeras y otros) saben que existe el riesgo de depresión después de la cirugía. Sin embargo, su enfoque está en sanar el cuerpo físico, por lo que si se ha sometido a una cirugía recientemente, es probable que nadie le haya dicho que podría deprimirse después. Aunque no está del todo claro por qué sucede esto, se han identificado varias razones para la depresión posoperatoria. Esto es lo que los científicos saben hasta ahora.



Fuente: pixabay.com



Factores de riesgo posoperatorio de depresión

La depresión después de la cirugía le puede pasar a cualquiera. Sin embargo, existen ciertos factores de riesgo que lo hacen más probable. Primero, algunas cirugías parecen estar más estrechamente asociadas con la depresión posoperatoria. Puede tener depresión incluso después de una cirugía menor. Pero los médicos han notado que las personas que se someten a los siguientes procedimientos suelen tener depresión después.



  • Cirugía cardíaca, especialmente injerto de derivación de arteria coronaria
  • Cirugía plástica
  • Cirugia de banda gastrica
  • Cirugía cerebral
  • Cirugía de reemplazo de cadera
  • Prostatectomía radical
  • Mastectomía
  • Histerectomía
  • Resección de cáncer
  • Cirugía de corrección de la visión

Con todo, el factor de riesgo más importante es tener depresión o ansiedad antes de la cirugía. De hecho, cualquier persona que ya tenga antecedentes de enfermedad mental tiene más probabilidades de tener depresión posoperatoria que quienes no la tienen. Estos son algunos de los factores de riesgo que se han identificado en tipos específicos de procedimientos y pacientes:

psychologue militaire

Para injerto de derivación de arteria coronaria:

  • Ser soltero
  • Ser fumador
  • Tener ansiedad antes de la cirugía
  • Colesterol alto antes de la cirugía
  • Tener angina
  • Tener problemas cardíacos más graves.
  • Tener un procedimiento de repetición.

Para prostatectomía radical:



  • Problemas urinarios después de la cirugía.
  • Problemas intestinales después de la cirugía.
  • Disfunción sexual después de la cirugía.

En pacientes ancianos:

  • Tener depresión antes de la cirugía
  • Tener deficiencias funcionales después de la cirugía.

Posibles causas de depresión posquirúrgica

Es posible que tenga factores de riesgo de depresión posoperatoria, pero eso no significa necesariamente que terminará teniendo depresión después de la cirugía. De hecho, nadie sabe exactamente qué causa esta afección o incluso si la causa es médica o psicológica o una combinación de las dos. Sin embargo, los científicos y los médicos tienen varias ideas de lo que podría estar detrás de este fenómeno. Estos son algunos de los posibles culpables:

  • Dolor posquirúrgico
  • Los resultados no coinciden con las expectativas
  • Problemas con la anestesia.
  • Un proceso biológico
  • Mayor dependencia de otras personas.
  • Sensación de pérdida después de que le extrajeron un órgano o parte del cuerpo.



Fuente: rawpixel.com

Otra posibilidad es que la depresión se deba a que estás en una posición tan vulnerable cuando te operan. Está poniendo su salud y tal vez incluso su vida en manos de su cirujano. Si le ponen anestesia general, no tiene control sobre lo que le sucede mientras se realiza la cirugía. Y puede que le moleste saber que el equipo médico lo atenderá sin ropa.

Para cualquier persona que se someta a una cirugía, la decepción con su propio cuerpo y su salud puede ser un factor. A la gente le gusta pensar en sí misma como fuerte y saludable. Entonces, si de repente descubren que tienen una enfermedad médica o se lesionan, pueden sentir que su cuerpo los ha defraudado.

thérapie de soutien

Otro problema es que cuando se somete a una cirugía, puede comenzar a pensar en su mortalidad. Te sentías invencible y, de repente, tienes que aceptar el hecho de que existe la posibilidad de que no vivas tanto como esperabas.

Señales de que tiene depresión posoperatoria

Dado que la mayoría de los cirujanos se enfocan en curar su cuerpo con láser, es muy común pasar por una cirugía y nunca comprender que está en riesgo de depresión. También es común que nunca se evalúe la depresión posquirúrgica como parte de su plan de tratamiento quirúrgico. Puede que usted decida si busca ayuda para este tipo de depresión. Estas son algunas de las señales a las que debe estar atento:



  • Problemas para dormir
  • Fatiga extrema
  • Desesperación
  • Sentimientos de culpa
  • Irritabilidad
  • Estado de ánimo deprimido
  • Pérdida de placer o interés en actividades que disfrutaba anteriormente.
  • Llorar a menudo o inesperadamente
  • Aumento o disminución del apetito
  • Baja motivación
  • Pensamientos de autolesión

Es fácil pasar por alto los síntomas de la depresión después de la cirugía. Después de todo, espera sentirse fatigado. Si tiene dolor, puede atribuir el insomnio a esa incomodidad. Y no estarías solo en pensar eso. A menudo, los médicos pasan por alto la depresión posquirúrgica porque asumen que los síntomas están relacionados con aspectos médicos de la cirugía más que con la depresión.

Fuente: pexels.com

Qué puede hacer para evitar o superar la depresión después de la cirugía

La depresión después de la cirugía puede tener efectos negativos para su salud física y mental. Si está deprimido durante la fase posoperatoria, es posible que su cuerpo no se recupere tan bien. De hecho, la depresión posoperatoria no solo se ha relacionado con una mala recuperación, sino que se ha relacionado con la muerte en el caso de una cirugía cardíaca. Entonces, ¿qué puede hacer para prevenir la depresión o lidiar con ella si llega? Estos son algunos pasos que puede seguir.

Antes de la cirugía

Si aún no se ha sometido a una cirugía, pero sabe que pronto la tendrá, hable con su médico de cabecera y con su cirujano sobre su riesgo de depresión. Esto es especialmente importante si sabe que pertenece a un grupo de alto riesgo.

qui tu aimes

Además, prepare su mente y su cuerpo para la cirugía. En la medida de lo posible, coma alimentos saludables, duerma suficientes horas por la noche y evite el abuso de drogas y alcohol. Si se siente ansioso o deprimido antes de la cirugía, es más probable que tenga depresión posquirúrgica. Por lo tanto, aborde esos problemas con un consejero antes de que llegue la fecha de la cirugía.

Otra cosa que puede hacer antes de la cirugía es obtener apoyo social. Hable con amigos o familiares sobre cómo se siente y qué le molesta del próximo procedimiento. Analice lo que necesitará después del procedimiento, no solo en términos de ayuda física y práctica, sino también sobre los tipos de apoyo social y emocional que necesitará.

Ser consciente

Después de salir de la cirugía, preste atención a cualquier signo de depresión. No asuma que sus síntomas son una parte natural de la recuperación de este procedimiento médico. No ignore un estado de ánimo deprimido, especialmente antes o después de la cirugía. Si se siente triste o desesperado, esos sentimientos deben ser reconocidos y tratados. Sea consciente de los cambios en sus emociones, apetito y patrones de sueño. Y, si nota algún signo de depresión, comuníqueselo a su médico.

Hacer algo de diario

Escribir las cosas sirve para varios propósitos. Por un lado, si escribe sus síntomas y sentimientos, tiene un mapa de su recuperación que puede compartir con sus proveedores de salud. Además, expresar sus miedos, tristeza o malestar emocional en palabras puede ayudarlo a entenderse mejor y a manejar emociones difíciles.

Fuente: rawpixel.com

Encuentre formas agradables de pasar el tiempo de recuperación

Probablemente necesite algo de tiempo, tal vez días, tal vez semanas, para que su cuerpo se recupere. Su movimiento puede ser limitado, puede sentir dolor o puede que tenga que seguir restricciones dietéticas. Si tiene que descansar o evitar actividades extenuantes, puede terminar pasando su tiempo de recuperación pensando en problemas pasados ​​o miedos actuales.

Lo mejor que puede hacer en esta situación es encontrar formas más agradables de pasar ese tiempo. Salga y siéntese al sol. Escuche música, ya sean las favoritas antiguas, canciones que nunca antes había escuchado o un género que nunca había escuchado mucho. Lea una novela nueva o vuelva a visitar una que haya disfrutado en el pasado. Juegue juegos de mesa o juegos de cartas con amigos o familiares. A medida que ocupe su mente, le resultará más fácil mantener una actitud positiva.

No entierres tus sentimientos

Las personas que tratan de ser duras y no revelar su malestar emocional antes y después de la cirugía pueden deprimirse fácilmente. Es importante hablar con alguien sobre sus necesidades, sus miedos o su tristeza. En lugar de reprimir sus sentimientos, busque a alguien con quien hablar sobre ellos. Ya sea un amigo, un familiar o un consejero de salud mental, lo importante es tener una salida para sus pensamientos y emociones negativos.

Obtenga la validación de otros

Es fácil dudar de sí mismo cuando es vulnerable o se encuentra en una condición física debilitada. Habla con tus seres queridos sobre el procedimiento, por lo que estarás pasando emocionalmente y cómo te afectará la cirugía inmediatamente después. Necesita la validación de otros que, sí, esto es un gran problema. Sí, es posible que necesite ayuda durante su recuperación y es posible que no pueda hacer todo lo que hace habitualmente durante este tiempo. Debe saber que está bien que no pueda realizar sus actividades habituales o ocuparse de sus responsabilidades habituales mientras se recupera.

Hablar con un terapeuta

pourquoi ne puis-je pas arrêter de penser à lui

La cirugía es un evento traumático. Puede ser una cirugía grande o pequeña, grave o menor, o puede ser un procedimiento de emergencia inesperado o una cirugía electiva bien planificada. La depresión puede ocurrir en cualquiera de estas situaciones. Hablar con un terapeuta puede darle una mejor oportunidad de lidiar con sus sentimientos y pensamientos sobre la cirugía.

Puede hablar sobre su cirugía y cómo está afectando su salud mental en BetterHelp. Todo lo que tiene que hacer es responder un breve cuestionario y comenzar la terapia con el consejero de su elección. La depresión puede ocurrir después de la cirugía, pero no tiene por qué arruinar el resto de su vida. Cuando maneja su depresión postoperatoria de la manera correcta, puede recuperar su bienestar emocional incluso mientras se recupera físicamente.