¿Qué es una orden judicial de apego corporal y cómo funciona?

Cualquiera que tenga hijos con una ex pareja sabe sobre el dolor de cabeza de los arreglos de custodia de los hijos y ser arrastrado a la corte con citaciones, cláusulas de exhibición y otros mandatos judiciales. Ya sea un ex enojado decidido a extorsionar dinero o un sistema judicial que solo intenta actuar en el mejor interés del niño, la batalla puede ser brutal. La mayoría de los casos de custodia están llenos de jerga legal que es difícil de entender. Trabajar en un caso de custodia no es la única vez que escuchará el término 'orden de embargo corporal', pero es una de las situaciones más comunes en las que se aplica este término.



Fuente: unsplash.com



¿Qué es una orden judicial?

Una orden de embargo se considera un servicio de proceso, que es un lenguaje legal para un servicio realizado por una entidad para el tribunal. La palabra 'escribir' es una orden de la corte y proviene de la palabra anglosajona 'gewrit'. Puede aplicarse a muchos términos, pero en general es una declaración formal de una jurisdicción judicial. Dependiendo de dónde viva, esto podría significar el tribunal, el gobierno o incluso el departamento del alguacil local. En la mayoría de las situaciones, el tribunal ordena a una agencia de aplicación de la ley que realice algún tipo de acción, aunque generalmente es una orden para arrestar a una persona.

La mayoría de la gente ha escuchado los términos 'citación' y 'orden judicial'. Después de la orden judicial de apego corporal, estos son los tipos de órdenes más reconocidos. El órgano judicial emite un auto de vinculación corporal al servicio del Marshall o a otro órgano de aplicación de la ley que tenga la autoridad para detener a una persona. Cuando esto sucede, la orden no es de arresto; en cambio, es por desobediencia civil a una orden judicial. Un ejemplo sería alguien que ha sido llamado por desacato al tribunal o por no comparecer. (A esta persona se la conoce como contemnor). También se le llama 'arresto civil' porque no hay cargos criminales contra la persona, pero aún está detenida. Esto no se considera un arresto ciudadano porque lo lleva a cabo la policía.



¿Qué es una orden judicial de apego corporal?

El tribunal emite una orden de embargo corporal específicamente para cometer o detallar a una persona por desacato civil. Por lo general, lo emite un juez del secretario del tribunal y luego lo entrega el servicio Marshall de EE. UU. Cuando sirvan, los Marshall perseguirán a la persona nombrada y luego la pondrán bajo custodia, para que puedan ser llevados a la fuerza a la corte lo antes posible. Por lo general, esto solo ocurre cuando la persona ha retrasado los procedimientos judiciales sin hacer ningún esfuerzo por acudir al tribunal por su cuenta a pesar de haber sido notificado.

Fuente: unsplash.com



Sin embargo, una persona puede recibir una orden de embargo corporal mientras está presente en una audiencia judicial si se encuentra en desacato al tribunal y está en prisión preventiva. Cuando esto sucede, no es necesario encontrarlos. Simplemente presentarán una prueba de notificación al tribunal, que es prueba de que la persona en desacato ha sido remitida.

Cómo funciona el proceso de escrituras

Una persona sujeta a una orden de embargo corporal debe haber sido notificada de la moción original y la audiencia ante el tribunal. A pesar de esta notificación, aún no han comparecido o han desobedecido intencionalmente sentencias judiciales anteriores sobre el tema. En el caso de mociones de manutención de niños, el tribunal determinará si el contemnor no pagó en base a una orden anterior. Esto también puede aplicarse si la persona solo ha realizado pagos parciales. Incluso si el contemnor está presente y puede pagar la manutención de los hijos, es probable que sea devuelto de todos modos porque la falta de pago fue por elección y no por necesidad.

Si el contemnor no está presente, el tribunal emitirá una orden de embargo corporal y ordenará que la persona comparezca ante el tribunal dentro de un período de tiempo específico (generalmente 48 horas), para que el tribunal pueda determinar si la obediencia fue intencional o no. No se pronunciarán sobre el caso en sí, simplemente si el contemnor no se adhirió al fallo anterior por elección o por necesidad. Esta distinción determinará las acciones futuras de la corte en el caso.



¿Qué hacer si se le ha emitido una orden judicial?

Si se le ha emitido una orden judicial, no la ignore, o eventualmente tendrá Marshalls que vendrán a buscarlo y detenerlo. En casos extremos en los que las personas han huido, pueden evitar ser atrapadas durante años, pero siempre las encuentran eventualmente. Si esto sucede, las consecuencias pueden ser mucho, mucho peores. Si tiene una orden judicial de embargo corporal emitida en su contra, la mejor opción es entregarse en la cárcel o estación de policía local.

Exprimez-vous

Si se envía a Marshalls a buscarlo, es posible que lo detengan por la fuerza. Esto significa que podría lastimarse o incluso morir en el proceso, y su residencia podría resultar dañada si, por ejemplo, tienen que derribar la puerta principal cuando se niega a salir. Incluso pueden matar o disparar a su perro si ataca a los oficiales cuando intentan detenerlo. En otras palabras, puede haber graves consecuencias por ignorar una orden.

Una orden judicial no significa que irá a la cárcel, solo que permanecerá en la cárcel hasta que lo vea el tribunal. Es posible que haya olvidado su cita inicial en la corte o tal vez haya tenido problemas para hacer los pagos. Independientemente de la situación, es importante contarle al tribunal su versión de los hechos, y eso no puede suceder si no está presente.

Fuente: unsplash.com



Alternativamente, puede pagarle al secretario del tribunal por la depuración y los costos de la orden judicial junto con cualquier saldo pendiente. Para hacer esto, comuníquese con el secretario de la corte y pregúntele si tiene una cantidad de purga que pueda pagar lo antes posible. Pagar lo que debe evitará que vaya a la cárcel. Sin embargo, debe pagarlo personalmente en la corte. Luego lleve el recibo con usted como prueba de que la orden judicial ha sido cumplida y rescindida. También es una buena idea tener un abogado con usted cuando realice este pago porque los oficiales que han sido enviados con su orden de embargo corporal no serán notificados instantáneamente del cambio, por lo que puede pasar un tiempo antes de que el tribunal retire o anule el escritura.

Descubrir que tiene una orden judicial de apego corporal puede ser muy estresante. Además, puede haber un trauma potencial si se resiste a la detención y se involucra en un altercado físico. Considere lo traumático que podría ser para su familia que Marshalls armados derribaran la puerta para encontrarlo o que vieran cómo se lo llevaban porque lo ignoró. En otras palabras, es mejor cuidarlo de inmediato, para evitar más problemas.

¿Cómo elimino una orden de apego corporal?

Incluso si la corte ha quedado satisfecha, es posible que no lo pongan en libertad inmediatamente si ha sido puesto en prisión preventiva. En primer lugar, todas las partes deben liberarlo de la orden judicial, y es posible que haya más de un órgano judicial involucrado. Esto puede significar que, incluso si se han cumplido los requisitos del departamento, no será liberado hasta que se notifique a todos los órganos judiciales y se aclare el caso. Para retirar la orden de embargo corporal, deberá presentar una moción ante el tribunal para una audiencia.

Esta moción lleva el asunto ante el juez, para que se notifique al tribunal que el contemnor no ha sido liberado a pesar de que se han cumplido los requisitos. El tribunal decidirá entonces si se puede retirar el auto o si aún quedan elementos pendientes de los demás órganos judiciales.

Fuente: unsplash.com

Escritos de apego y la cuarta enmienda

Hasta hace poco, existía un área gris legal acerca de si una orden civil y una orden criminal permitían a los oficiales los mismos derechos para registrar a un contemnor. Después de todo, la Cuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos establece que una persona tiene derechos contra registros e incautaciones irrazonables, incluidas las órdenes judiciales. Sin embargo, en el caso de Estados Unidos contra Phillips a partir de 2016, se determinó que un auto civil, como un auto de embargo corporal, aún está sujeto a los mismos procedimientos de arresto que los de un arresto criminal.

Phillips, el acusado en este caso, fue arrestado por poseer un arma de fuego como delincuente mientras estaba siendo aprehendido por un mandato judicial. Posteriormente fue encarcelado. Su abogado argumentó que, debido a que el auto era un procedimiento civil, los agentes no tenían derecho a registrar al acusado como lo requeriría un arresto criminal. Por tanto, el arma de fuego fue encontrada mediante un registro ilegal. Posteriormente, el tribunal definió el auto como una orden de arresto. En este caso, los requisitos para una orden judicial eran más altos que los de una orden judicial en Florida (donde se llevó a cabo el caso), por lo que Phillips perdió el caso.

je continue de tomber amoureux

¿A quién contactar si tiene una orden judicial de apego físico?

Si se trata de casos judiciales, es probable que ya tenga un abogado. Si no lo hace, tendrá que conseguir uno, o puede solicitar que el tribunal le asigne uno. Aparte de la corte, esta es la primera persona a la que se debe contactar cuando tiene una orden de embargo corporal. Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta de que están bajo una orden judicial de embargo corporal hasta que el tribunal envía a Marshalls a buscarlos, especialmente si olvidaron una cita en la corte o no lo sabían en primer lugar. En este caso, querrá llamar a su abogado lo antes posible.

Cómo puede ayudar BetterHelp

Además de hablar con un abogado, es posible que usted o su familia necesiten asesoramiento o tratamientos contra la ansiedad para hacer frente a la situación. Sitios como BetterHelp tenga miles de consejeros con licencia que estén listos para ayudarlo. Lea las reseñas a continuación para ver que otros han dicho sobre sus experiencias recientes con los consejeros de BetterHelp.

Reseñas de consejeros

Frankie es un gran terapeuta. Ella es muy receptiva, su consejo es siempre simple y directo, pero también bien pensado. Actualmente me está ayudando con la infidelidad, el matrimonio, la separación, el divorcio y mucho más y su amable sinceridad siempre me ayuda a seguir adelante con confianza en mi vida '.

Diane es genial. Ella me ha ayudado en tiempos difíciles y batallas diarias. Sé que cuando no tengo a nadie a quien recurrir, Diane está a solo un mensaje de distancia con palabras de aliento para seguir adelante. Cualquiera que tenga a Diane como consejera tiene suerte de tenerla.

Conclusión

Una orden judicial no significa que vaya a la cárcel, pero debe presentarse en la corte. No vale la pena evitarlo cuando las alternativas podrían ser mucho peores. No importa por lo que esté pasando, lidiar con una orden judicial puede ser extremadamente estresante. Un consejero puede ayudarte idear un plan paso a paso por lidiar con la situación mientras lo ayuda a proteger su salud mental en el camino. Busque ayuda hoy.