¿Qué es un trastorno del pensamiento? ¿Tengo uno?

La forma en que pensamos puede ayudarnos a comprender la forma en que actuamos. De hecho, nuestros pensamientos son los que nos impulsan a hacer lo que hacemos en nuestra vida diaria. Sin embargo, cuando nuestro cerebro nos da mensajes mezclados o revueltos, se vuelve difícil determinar qué es lo mejor para nosotros y podemos actuar de maneras diferentes o extrañas. Si nuestros pensamientos pueden comenzar a acelerarse, por ejemplo, puede ser difícil entender lo que nuestro cerebro está tratando de decirnos. En este caso, hablar o comunicarse se vuelve extremadamente difícil, si no imposible. Y cuando no puede comunicar sus pensamientos, deseos y necesidades, puede resultar abrumador, frustrante y aterrador.



Fuente: pexels.com



Si algo de esto le suena familiar, es posible que tenga una forma de trastorno del pensamiento, que puede afectar la forma en que su cerebro y su mente procesan sus pensamientos. Aunque esto puede sorprenderle, sepa que no está solo porque los trastornos del pensamiento afectan a muchas personas en todo el mundo. Siga leyendo para obtener más información sobre ellos.

¿Qué es un trastorno del pensamiento?

Simplemente, un trastorno del pensamiento es una condición que causa un pensamiento desorganizado, que a su vez puede causar un habla desorganizada. Alguien con un trastorno del pensamiento puede experimentar pensamientos acelerados. También pueden tartamudear y repetirse, o pueden dejar de hablar a mitad de una oración. A veces, su discurso puede incluso parecer un galimatías.



Los trastornos del pensamiento se diagnostican después de una observación cuidadosa del habla, lo que a menudo da una indicación clara de que algo inusual está ocurriendo en el cerebro del individuo. Estos trastornos tienden a ocurrir junto con otros diagnósticos, como autismo, esquizofrenia y manía bipolar. También es común que alguien con un trastorno del pensamiento tiende a pensar de manera más ilógica que otros porque es posible que no entiendan lo que su cerebro les está diciendo. Además, sus pensamientos pueden moverse tan rápido que les resulta difícil comunicar lo que están pensando. Cuando esto sucede, pueden confundirse, frustrarse o enojarse porque sus cerebros no cooperan con ellos. También podrían desanimarse o deprimirse por su situación.

Sin embargo, es importante saber que un trastorno del pensamiento es un trastorno de salud mental y se puede controlar. Muchas personas con trastornos del pensamiento encuentran formas de ser productivas y exitosas una vez que aprenden a controlar sus síntomas.

¿Qué les sucede a las personas con un trastorno del pensamiento?



Individuos que han sido diagnosticado con un trastorno del pensamiento tienden a tener sus creencias y percepciones alteradas por su condición de salud mental. Dado que sus pensamientos suelen ser ilógicos, pueden experimentar paranoia, alucinaciones o delirios. Pueden volverse cada vez más confusos e incapaces de descifrar sus pensamientos en general.

Algunos síntomas de un trastorno del pensamiento incluyen:

  • Interrupciones en el hilo del pensamiento -Los pensamientos de la persona corren y van a una milla por minuto, por lo que es imposible que termine un pensamiento u oración antes de pasar al siguiente. Es posible que ni siquiera se den cuenta de que están haciendo esto.
  • Discutir rápidamente temas no relacionados -Como están pensando en tantas cosas a la vez, dicen lo que piensan y comparten temas en rápida sucesión. Puede que te digan que se despertaron esta mañana y que fue un buen día y luego te dirán que anoche había luna llena y que su madre está en la ciudad. Desde su perspectiva, comparten una historia continua, pero para alguien en el extremo receptor, la conversación puede ser confusa y difícil de seguir.



est assez d'amour

Fuente: pexels.com

  • Habla ilógica o incoherente -Dicen palabras que no tienen sentido o emiten sonidos que ni siquiera suenan como palabras. Su cerebro les dice cosas que no pueden procesar o transmitir rápidamente, por lo que puede parecer confuso cuando intentan expresar sus pensamientos. Las personas que experimentan esto pueden parecer que están hablando un galimatías.
  • Creer que alguien o algo les ha robado los pensamientos.Esto juega con el pensamiento delirante. Alguien con un trastorno del pensamiento puede llegar a creer que la radio, la televisión o el gobierno les han robado los pensamientos porque no pueden encontrarlos dentro de sí mismos. No pueden ver esto como paranoia.
  • Creencias falsas -En la misma línea, una persona puede creer que el gobierno quiere atraparlos o tener otras teorías de conspiración. De manera similar, pueden temer que otros estén 'metidos' o inventar otras teorías en sus mentes para compensar los pensamientos confusos en su cabeza.
  • Incapacidad para seguir una historia -Dado que sus pensamientos no parecen tener una rima o una razón para ellos, es común que alguien con un trastorno del pensamiento tenga dificultades para contar una historia. Puede que les resulte difícil establecer un marco de tiempo u organizar sus oraciones. En el extremo receptor, su historia es el resultado de pensamientos desorganizados y es extremadamente difícil de seguir.

Creo que tengo un trastorno del pensamiento, ¿por dónde debo empezar?

No existe una cura absoluta para un trastorno del pensamiento, pero son muy tratables. Los tratamientos pueden variar según los síntomas y la gravedad del trastorno. Para algunos, la psicoterapia tiende a ayudarlos a organizar sus pensamientos y a reconocer cuando están siendo irracionales. Trabajando con un profesional, pueden volver a entrenar sus procesos de pensamiento para que sean más claros. Una forma muy específica de cambiar los pensamientos es a través de Terapia de conducta cognitiva, donde el terapeuta ayuda al paciente a desafiar su proceso de pensamiento y cambiar la forma en que reacciona ante él. Se ha descubierto que este enfoque terapéutico es muy eficaz para los trastornos del pensamiento, entre muchas otras condiciones.

Los médicos también pueden utilizar medicamentos psicotrópicos. Este tipo de medicamento puede ralentizar los pensamientos acelerados y ayudar al paciente a pensar con mayor claridad. Con una mente más lenta y pensamientos más claros, los pacientes pueden expresarse y comunicarse con los demás de manera más eficaz.

La mayoría de los profesionales sugieren una combinación de estos dos enfoques, ya que la medicación ayudará a aclarar los pensamientos lo suficiente como para que un terapeuta pueda descifrar lo que sucede dentro del cerebro. Como ocurre con todo en la vida, cada persona es diferente y cada persona responde de manera diferente a diferentes niveles de tratamiento. Por lo tanto, no existe un método de tratamiento único para todos los trastornos del pensamiento.



Como parte de su diagnóstico y tratamiento, su médico puede recomendar exámenes médicos, que incluyen imágenes de resonancia magnética (IRM) o una tomografía computarizada (TAC) para ver la actividad cerebral y descartar un componente físico de este trastorno. También se pueden realizar análisis de sangre para asegurarse de que un desequilibrio hormonal o químico no sea un factor contribuyente.

Me han diagnosticado un trastorno del pensamiento, ¿y ahora qué?

Es importante darse cuenta de que, aunque algo está sucediendo en su cuerpo y en su cerebro, no hay nada fundamentalmente malo en usted. Simplemente significa que la química de su cuerpo está causando una falla cuando intenta expresarse. Con el tratamiento adecuado, podrá vivir una vida productiva. Por eso es importante ser completamente honesto con su equipo de tratamiento, para que puedan brindarle la mejor atención y apoyo posibles. Si se dedica al tratamiento, seguramente tendrá éxito.

BetterHelp puede ayudar

Si cree que puede tener un trastorno del pensamiento, querrá hablar con un profesional de la salud mental. Puede buscar un terapeuta en persona o en línea con una plataforma como BetterHelp. En BetterHelp, hay miles de terapeutas con licencia que pueden ayudarlo a determinar los próximos pasos. Una vez que se hace un diagnóstico, pueden brindarle apoyo durante el tratamiento para que se sienta mejor. A continuación, se muestran algunas reseñas de consejeros de BetterHelp de personas que experimentan problemas similares.

Reseñas de consejeros

“Después de solo 2 sesiones con el Dr. C, me sentía 100% más en control de mis pensamientos y emociones. ¡Espero tener más sesiones con ella! '

'Erin escucha bien y me ayuda a ordenar y resumir mis pensamientos. Estoy lidiando con una situación compleja y ayuda hablar de ella en voz alta. Ella es de mente abierta e imparcial. Aprecio su experiencia, su estilo agradable y su personalidad obviamente cariñosa. También agradezco que no sea demasiado cuidadosa y que haya identificado y me haya dicho algunas cosas que no fueron fáciles de escuchar. Ella confía en que, aunque ya estoy lidiando con algo difícil, puedo manejar la información adicional y que puede ser útil para evaluar mi situación. Gracias Erin '.

Avanzando

No hay razón para dejar que un trastorno del pensamiento lo detenga. Una vez que haya recibido un diagnóstico, es importante trabajar con su equipo de tratamiento, para que pueda aprender a controlar sus síntomas. Si su médico le receta un medicamento, asegúrese de tomarlo según lo prescrito y avísele si experimenta efectos secundarios. También querrá trabajar con un terapeuta calificado que pueda ayudarlo a aprender a sobrellevar la situación y prosperar.

Un trastorno del pensamiento no es una sentencia de muerte. No le quitará años de vida, pero es importante comprenderlo y aceptarlo. Con su equipo de tratamiento y sus seres queridos apoyándolo, un trastorno del pensamiento se convertirá en algo que tiene, no en algo que es. Toma el primer paso hoy.