¿Qué es la psicología forense?

Fuente: rawpixel.com



Hollywood a menudo da glamour al papel de un psicólogo forense. Con programas populares de crimen que llegan a la televisión en horario estelar casi todas las noches, se difunde mucha información falsa sobre esta área de experiencia psicológica. Entonces, ¿qué es la psicología forense? ¿De dónde viene y por qué es importante en el mundo actual? ¡Las respuestas pueden sorprenderte lo suficiente como para buscarlas tú mismo!



¿Qué es la psicología forense?

Para comprender qué es la psicología forense, es útil desglosar su nombre. Según el diccionario Merriam-Webster, el término 'forense' se refiere a 'relacionarse con la aplicación del conocimiento científico a problemas legales o tratar con ella'. El término 'psicología' se define como 'la ciencia de la mente y el comportamiento'.



Jane Tyler Ward, Ph.D tiene la definición de psicología forense más básica, que la describe como la 'evaluación psicológica de las personas que están involucradas, de una forma u otra, con el sistema legal'.

Los programas de televisión populares suelen retratar a un psicólogo forense como un genio complejo y melancólico. Alguien cuya mente está tan avanzada que solo ellos comprenden los procesos de pensamiento y las motivaciones de un asesino en serie no identificado. Alguien que, como el famoso Sherlock Holmes, pueda captar el más mínimo detalle para resolver un caso difícil.

Si bien esta imagen hace mucho para contar historias, en realidad, la carrera de un psicólogo forense es mucho más amplia y administrativa. La mayoría de los psicólogos forenses no persiguen a los criminales con estilo de agente secreto. Están sentados en oficinas de tratamiento, realizando investigaciones, trabajando en escritorios o ayudando a otros en su comunidad.



Dedican gran parte de su tiempo a tratar a pacientes, evaluar la capacidad de una persona para ser juzgada, trabajar con víctimas de delitos y redactar informes. Colaboran con miembros del sistema judicial para reducir las tasas de criminalidad; ayudar a los delincuentes a reincorporarse a la sociedad y defender a los niños en caso de divorcio o abuso. También trabajan con empresas para identificar o prevenir el fraude y elaborar planes de seguridad para las escuelas. Los verá trabajar con niños y adultos, delincuentes e inocentes, así como con individuos y grupos.

En ocasiones, un psicólogo forense experto consultará sobre un delito de alto perfil. Por ejemplo, durante el juicio por el asesinato del residente de Arizona Travis Alexander, su asesino acusado, la ex novia Jodi Arias, se sometió a una evaluación exhaustiva para determinar si estaba mentalmente capacitada para ser juzgada. Del mismo modo, puede encontrar psicólogos forenses como J. Reid Meloystepin en tiempos de tragedias graves (como el tiroteo de Las Vegas) para ofrecer información sobre las mentes de quienes cometen actos atroces.

Si bien los psicólogos forenses publican innumerables libros, entrevistas y documentales (consulte 'Obsession' de John Douglas y Mark Olshaker), el conocimiento que tienen se extiende mucho más allá de los crímenes más violentos o incluso intrigantes de nuestro siglo. Un psicólogo forense es principalmente activo durante situaciones legales cotidianas. Pero hay algunas excepciones a esta regla.



¿Son 'perfiladores'?

Fuente: jba.af.mil

la dépression est-elle un choix

A veces, el término 'psicólogo criminal' o 'perfilador' se usa indistintamente con 'psicólogo forense'. Si bien los dos roles están estrechamente relacionados, los psicólogos criminales son profesionales que han dedicado su carrera a comprender las mentes de los criminales.

Trabajan en estrecha colaboración con los delincuentes, estudian sus comportamientos, evalúan las escenas del crimen y nos dan una idea de los motivos. Los deberes de un psicólogo forense y un psicólogo criminal se superponen de alguna manera, pero alguien que se identifica estrictamente como un 'psicólogo criminal' tiene más probabilidades de trabajar con la policía o el FBI que con otras agencias.



¿Qué hace diferente a un psicólogo forense?

Los psicólogos forenses son ante todo psicólogos. Tienen las credenciales adecuadas para tratar y trabajar con pacientes. La psicología clínica forense, la práctica de tratar a los pacientes directamente, se lleva a cabo en muchas instalaciones, pero a menudo la motivación para trabajar con una es diferente a la de utilizar un psicólogo de práctica general.

Cuando se necesita un psicólogo forense, es porque la persona con la que trabaja requiere asistencia legal, representación o necesita asegurarse de cumplir con ciertos parámetros legales. Existe una relación directa con un tribunal o una ley o reglamento específico. Si bien pueden ayudar a sus pacientes a superar una enfermedad mental o problemas de comportamiento como la ira, la ansiedad o la depresión, la razón principal para hacerlo proviene de una necesidad legal específica.

¿De dónde proviene la psicología forense?

Fuente: rawpixel.com

Aunque hoy en día es un lugar común y es una carrera próspera, la historia de la psicología forense tuvo un comienzo lento. Si bien el crimen ha existido presumiblemente a lo largo de la historia de la humanidad, la apreciación de la relación entre la ley y la mente no se produjo hasta el siglo XX.

A principios de los 20thsiglo, Hugo Munsterberg fue el director del Laboratorio Psicológico de Harvard. En 1908 escribió, 'On the Witness Stand', un libro que exploraba temas como el testimonio de testigos presenciales y la prevención del delito. Si bien sus ideas eran controvertidas, incluso sus oponentes no podían ignorar el valor potencial de introducir la psicología en la sala del tribunal, pero se necesitaron varios casos prácticos para respaldar esa necesidad.

Uno de esos casos ocurrió ese mismo año. Louis Brandeis, un abogado de Boston, trabajó en el caso deMueller contra Oregón. Presentó una investigación empírica que mostró que las largas jornadas laborales impactaban la salud de las mujeres. Esta fue la primera vez en la historia que las ciencias sociales se utilizaron como parte de un informe. Esto abrió la puerta a la aceptación legal de la investigación social y psicológica, pero aún pasaría mucho tiempo hasta que se convirtiera en una práctica común.

Desde principios de la década de 1900 hasta aproximadamente finales de la década de 1960, todavía se estaba desarrollando un camino formal para la psicología forense. Si bien algunos casos comoJenkins contra los Estados Unidospromovió el uso de la psicología en la sala del tribunal, muchos expertos dudaban en reemplazar a los médicos por aquellos que tenían títulos en psicología.

En 1968, los psicólogos Jay Ziskin y Eric Dreikurs formaron la primera asociación profesional de psicología forense. Sus esfuerzos llevaron a la formación de la Sociedad de Derecho de Psicología Estadounidense (APLS), que hoy cuenta con más de 3.000 miembros. Así, la relación entre la mente y la ley tal como la conocemos ganó credibilidad y aceptación.

personnalité de type c

Hoy, la psicología forense abarca todo el espectro legal. La investigación actual explora temas candentes como acusaciones falsas, manejo de amenazas y los derechos de los terroristas. Algunos profesionales amplían sus conocimientos a otros campos, como la neuropsicología forense, para ofrecer una perspectiva médica y psicológica a sus clientes. Trabajan duro para proteger a las víctimas en cualquier situación, incluidas las demandas colectivas y los casos de mariscales de tribunales militares. Y por último, pero no menos importante, el creciente interés en el campo profesional ha allanado el camino para que algunas personas se conviertan en profesores universitarios.

¿Cómo puedo convertirme en psicólogo forense?

Fuente: pxhere.com

La psicología forense requiere un título avanzado. La mayoría de los profesionales recomiendan que los estudiantes que estén interesados ​​en seguir esta carrera, comiencen con una licenciatura en ciencias (en lugar de una licenciatura en artes), para asegurarse de cumplir con los requisitos previos para la educación superior. Muchos estudiantes obtienen su título en Psicología con una especialización menor o doble en Criminología o Derecho, pero lo mejor es adaptar la trayectoria académica de uno a lo que mejor se adapte a sus metas profesionales futuras.

Al obtener una licenciatura, los exalumnos luego cursan una maestría. En lugar de aprender los conceptos básicos sobre psicología, derecho, salud y ciencia, continuarán estudiando prácticas teóricas y basadas en la investigación. Sus clases pueden incluir temas como 'Evaluación de la personalidad', 'Asesoramiento en caso de crisis' o 'Ética y práctica de la psicología'. Una vez que obtenga una maestría, a menudo se recomienda obtener una licenciatura en derecho, a menos que ya se hayan tomado clases como parte de la concentración, o de lo contrario, continúe para obtener un título si está interesado en tratar pacientes o realizar investigaciones.

Si bien muchas calificaciones académicas preparan a alguien para una carrera en psicología forense, es importante asegurarse de que su personalidad y habilidades también encajen bien. Las habilidades más básicas necesarias para este rol son una sólida comunicación, atención a los detalles y pensamiento crítico. Asimismo, un buen psicólogo forense también debe ser capaz de mantener la objetividad en situaciones difíciles. Los puntos de vista morales o éticos no pueden influir en su opinión sobre un paciente o un proceso legal.

El papel también requiere una gran capacidad de recuperación. Un psicólogo forense puede tratar temas difíciles como abuso infantil, violencia doméstica, abuso de sustancias y muerte, de manera regular. Estos temas no son para los débiles de corazón, pero la justicia no llegará a las víctimas sin ellos.

Como puede ver, hay mucho más en psicología forense de lo que parece y estos profesionales se encuentran en cualquier lugar donde se sigan los procesos legales. Si bien el FBI tiene su parte justa, y unos pocos tienen roles similares a los que vería en la televisión, es muy probable que encuentre un psicólogo forense en un hospital, escuela, empresa o centro de tratamiento ambulatorio. Convertirse en psicólogo forense es un proceso largo y difícil, pero es increíblemente gratificante ayudar y proteger a los demás y marcar una diferencia en las vidas de quienes más lo necesitan.