¿Qué es la acimofobia?

La acimofobia pertenece a la familia de la 'fobia específica' y se refiere al miedo a los objetos punzantes, como puntas de lápiz, cuchillos, agujas y jeringas hipodérmicas, y las esquinas o bordes afilados de muebles y edificios. El término 'aichmophobia' se compone de las palabras griegas para 'punto' ('aichmē') y 'Phobos' (miedo). Aichmophobia también se conoce con los nombres de 'belonephobia' o 'emetofobia'.



Fuente: rawpixel.com



A menudo, la palabra 'aichmophobia' se utiliza para describir una fobia a las agujas en particular. En los niños, ese miedo se llama 'tripanofobia', mientras que aichmofobia es un término reservado para los adultos. La fobia a las agujas se refiere al uso de agujas hipodérmicas junto con procedimientos médicos, como cirugía, trabajo dental o recibir una vacuna. La acimofobia a menudo se confunde con el síndrome de amenaza visual, que es una afección en la que el paciente no teme a los elementos afilados en sí, sino que siente dolor o angustia al ver objetos afilados que se encuentran cerca.

Si no se trata, la aichmofobia puede empeorar con el paso del tiempo, lo que finalmente incapacita a la persona y le impide participar en las actividades normales por temor a entrar en contacto con un objeto afilado en algún momento. En casos extremos, los pacientes pueden incluso desmayarse al ver un objeto puntiagudo, especialmente una aguja. Los desmayos pueden ser especialmente peligrosos, ya que suelen ir acompañados de un aumento drástico de la frecuencia cardíaca y la presión arterial que pueden poner en peligro la vida.



Causas de la acimofobia

La acimofobia afecta entre el 3,5 y el diez por ciento de la población, siendo la edad media de aparición de la enfermedad de 5,5 años. Aproximadamente el 80 por ciento de los que padecen la afección informan que un familiar inmediato padece exactamente lo mismo.

No existe una causa establecida para la acmofobia. En cambio, alguien que padece la afección puede haber sido sometido a un incidente traumático con un objeto punzante, como un procedimiento médico doloroso o un accidente con un objeto de este tipo. Él o ella pudo haber soportado el incidente de primera mano o simplemente haber presenciado el evento, y eso fue todo lo que se necesitó para infundir el miedo. La persona también puede estar genéticamente predispuesta a desarrollar la fobia, o puede tener iatrofobia, que es una fobia (o miedo extremo) a los médicos.

Síntomas de Aichmophobia

La acimofobia es una de las fobias más fáciles de discernir. Si una persona se asusta mucho cuando se le presenta un objeto punzante, es posible que tenga aichmofobia. Algunos de los síntomas inmediatos causados ​​por la acimofobia incluyen una respuesta automática o incontrolada al miedo extremo (como desmayos), latidos cardíacos rápidos, temblores, falta de aire y tomar medidas extremas para evitar la situación.



Fuente: rawpixel.com

Alguien que tiene aichmofobia esencialmente experimenta un ataque de pánico mientras está en presencia de un objeto afilado. Si bien los adultos y los adolescentes pueden comprender lo que está sucediendo y por qué están reaccionando de esta manera, este miedo puede agravarse en los niños que aún no están tan sintonizados con sus emociones. Pueden temer la aguja del médico o la esquina afilada de la mesa de la cocina, pero aún no comprendenpor quéle tienen miedo, lo que solo los asusta más.



Procedimientos médicos y acromofobia

Las personas con acimofobia pueden hacer todo lo necesario para evitar las agujas siempre que sea posible, pero hay ciertos casos en la vida en los que una aguja es simplemente inevitable. Quizás un niño con aichmofobia necesite una vacuna. Quizás un adulto con la afección necesita que le extraigan sangre para que un médico diagnostique su enfermedad correctamente. En estas situaciones, ¿cómo se inyectan o se extraen sangre esos pacientes?

Fuente: rawpixel.com

A veces, reducir el miedo del paciente se reduce a algo tan simple como una pegatina o un diseño. En un estudio que consistió en 60 pacientes al azar (aproximadamente el 40 por ciento de niños y el 60 por ciento de adultos), los sujetos fueron expuestos a ocho diseños de agujas aladas (o de mariposa) y seis diseños de jeringas.

Los investigadores encontraron que los dispositivos para reducir el estrés redujeron la fobia a las agujas en casi un 70 por ciento, el miedo general en más del 50 por ciento y la ansiedad en más del 50 por ciento. Los diseños favoritos de los pacientes incluían mariposas, flores, caritas sonrientes y peces.



Además, existe una estrategia de 3 pasos que puede emplearse como método de intervención tanto para adultos como para niños. El primer paso se llama 'reconocimiento y relajación'. Aquí, se pide a los pacientes que califiquen su ansiedad en una escala de 0 a 10, y se explica al paciente con detalles explícitos el procedimiento médico que está a punto de realizarse, para aliviar su miedo al respecto.

que signifie cbt

Sin embargo, si el paciente tiene un nivel de ansiedad de 3 o más, se recomienda que se emplee la terapia antes de que se lleve a cabo el procedimiento, si es posible. Las terapias sugeridas, además del asesoramiento, incluyen terapia cognitivo-conductual, relajación, hipnosis y distracción.

A partir de aquí, pasamos al paso 2, que se define como 'control y preparación'. Aquí, se anima al paciente a participar en el pensamiento de formas de optimizar su capacidad para aliviar su tensión. El paciente puede elegir el entorno en el que se llevará a cabo el procedimiento, así como elegir a una persona de apoyo para que lo acompañe, como un padre o una pareja. También se le anima a hablar sobre cualquier pregunta o inquietud que pueda surgir con el procedimiento.

El paso 3 es quizás el más difícil y es la exposición graduada. La exposición gradual solo se emplea cuando el paciente indica que está listo para continuar. El paciente está expuesto a estímulos como juguetes, diagramas e imágenes que se utilizan para ilustrar los pasos que se darán durante el procedimiento médico. Se observa la reacción del paciente a estos artículos, particularmente cuando se expone a artículos médicos que van desde toallitas con alcohol y bolas de algodón hasta jeringas y agujas.

En algunos casos, se pueden usar medicamentos para aliviar los temores del paciente, como cremas anestésicas tópicas, como la lidocaína, que adormecen el lugar de la inyección para que el paciente no sienta la aguja perforando la piel al entrar. Algunos pacientes también pueden beneficiarse de fármacos como Valium o Ativan, que tardan entre 5 y 15 minutos en reaccionar y pueden calmar los nervios de alguien que sufre de acimofobia y está a punto de someterse a un procedimiento médico.

Tratar la acimofobia

Alguien que tiene aichmofobia no solo causa angustia a quienes la padecen, sino también a la familia del paciente y a los trabajadores de la salud que se encargan de administrar los procedimientos médicos, como enfermeras, flebotomistas y anestesistas. Sin embargo, una persona con acimofobia aún puede someterse a un procedimiento médico necesario sin actuar de manera obstructiva hacia aquellos que están tratando de tratarlo.

Lo que da miedo de la aichmofobia es que la persona que padece la afección puede posponer o evitar por completo procedimientos importantes que podrían, como mínimo, mejorar su calidad de vida y, como máximo, salvarle la vida.

Por ejemplo, alguien que tiene aichmofobia puede evitar que se le realice un procedimiento menor en el que se extirpa un tumor canceroso de su piel (cáncer de piel). Como resultado, el cáncer se puede diseminar y la afección puede volverse fatal, todo porque el paciente no pudo reunir el valor para someterse al procedimiento.

Por eso es tan importante tratar la acmofobia tan pronto como se sospeche que está afectando la vida cotidiana de una persona. La mejor manera de tratar la aichmofobia es consultar a un psiquiatra o experto en salud mental, quien primero determinará el catalizador para que el paciente desarrolle tal miedo. A partir de ahí, el terapeuta discutirá con el paciente por qué el miedo es irracional y ofrecerá sugerencias sobre cómo el paciente puede hacer las paces con el incidente traumático que inspiró la fobia. El terapeuta también ofrecerá al paciente formas de afrontar el miedo.

La acimofobia, sin embargo, se diferencia de otras fobias en que puede extenderse más allá de lo psicológico en cuanto a su origen. Es posible que también intervengan ciertos factores físicos, como que el paciente sea hipersensible al dolor. Las personas con hipersensibilidad pueden, comprensiblemente, sufrir un miedo extremo y pánico al exponerse a un objeto afilado, como una aguja o la esquina de un escritorio. Por lo general, la hipersensibilidad se trata con algún tipo de anestesia.

Un terapeuta también puede emplear terapia de exposición o terapia cognitivo-conductual para tratar al paciente. Para cualquiera de estos tratamientos, el paciente se reúne regularmente con el terapeuta y progresa gradualmente en la confrontación de su miedo mientras simultáneamente aprende a controlar las reacciones físicas y mentales que tiene en respuesta a los estímulos. Al enfrentar el miedo de frente, el paciente aprende a tolerarlo y finalmente se da cuenta de que lo que alguna vez temió no era un miedo basado en un peligro legítimo o inminente.

Fuente: en.wikipedia.org

Si cree que tiene acmofobia y no sabe cómo lidiar con su miedo, es posible que desee consultar con un profesional médico en un intento de recuperarse. Nuestros asesores de BetterHelp están disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana para ayudarlo a sobrellevar la angustia y la incomodidad que generalmente acompañan a dicha afección. No permita que la acimofobia gobierne su vida y le robe su capacidad para participar en actividades normales.