Lo que nos dicen las estadísticas de bullying

Si alguna vez ha sido víctima de un acosador, sabe lo hirientes que pueden ser sus acciones.

El viejo dicho sobre palos y piedras no podría ser más falso. De hecho, las palabras pueden doler. Las burlas, la exclusión, los falsos rumores y la agresión física que a veces acompañan a estos actos duelen. Y el dolor puede dejar una marca indeleble que dura toda la vida.



Pero, ¿cuáles son los hechos del acoso, según las estadísticas? ¿Qué sabemos sobre el acoso escolar? ¿Existen algunas estadísticas significativas sobre el acoso que nos permitan formular una tesis razonable sobre el acoso y las formas en que podemos prevenirlo?



En primer lugar, tratemos de entender una definición de lo que es el acoso escolar.



Fuente: pixabay.com

En pocas palabras, el acoso es un comportamiento agresivo no deseado entre los niños en edad escolar que implica un desequilibrio de poder real o percibido. Los estudiantes que parecen ser más populares, atléticos o que poseen información vergonzosa, pueden usar su poder para intimidar o herir a otros.

El acoso puede tomar muchas formas, desde difundir un rumor sobre alguien en las redes sociales hasta hacerlos tropezar en el vestuario. Una vez que un acosador ha encontrado a una víctima, el comportamiento continúa y rápidamente se convierte en un patrón repetido, lo que hace que la víctima tema venir a la escuela todos los días.



comment arrêter d'être dans le besoin

Las estadísticas revelan que el acoso tiene una gama compleja de efectos en todos los involucrados, incluidas las víctimas, los agresores y los transeúntes. Estos efectos son perjudiciales tanto a corto como a largo plazo. En los últimos años, el tema del acoso se ha vuelto más complejo como resultado de los medios digitales, que hacen que las víctimas sean más accesibles a los acosadores las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Además, hay una mayor visibilidad de ciertos grupos, como los jóvenes LGBTQ, que son especialmente vulnerables al acoso.

Analizaremos todas estas estadísticas y lo que significan.

Efectos del acoso escolar

No sorprende a nadie que el acoso tenga consecuencias para las víctimas. Pero es posible que se sorprenda de cuán profundas y trascendentales pueden ser estas consecuencias.



Problemas de salud

Fuente: pixabay.com

Según las estadísticas de intimidación de 2015, incluido un estudio publicado en el Journal of American Medical Association, el 23% de los adultos jóvenes que fueron víctimas de agresores buscaron ayuda para un trastorno psiquiátrico (como ansiedad grave o trastorno depresivo mayor) antes de los 30 años. , en comparación con solo el 12% de los que no habían estado involucrados en ningún tipo de acoso. Las víctimas de acoso escolar también tienen el doble de probabilidades de experimentar problemas físicos como dolores de cabeza y de estómago.

Estadísticas de intimidación: impacto en el rendimiento escolar

Con el deterioro de la salud física y mental, combinado con el temor de encontrarse con sus torturadores, no es sorprendente que las víctimas tiendan a tener un bajo rendimiento escolar. Un estudio de UCLA encontró que las víctimas de bullying obtuvieron un promedio de 1.5 puntos más bajo en su GPA que aquellos que no fueron acosados. Se estima que 160,000 estudiantes se quedan en casa y no van a la escuela todos los días por temor a ser acosados. Otro estudio encontró que las escuelas con altos niveles de intimidación reportada obtuvieron un promedio de 3 a 6 por ciento más bajo en las pruebas estandarizadas, lo que sugiere que la intimidación tiene consecuencias académicas para todos los involucrados.



Agresión futura

Los patrones de agresión creados en la escuela persisten hasta la edad adulta; Los acosadores tienen cinco veces más probabilidades de ser encarcelados antes de cumplir los 24 años. Y a menudo las víctimas se convierten en agresores: el 30% de los estudiantes que informaron que habían sido acosados ​​trajeron armas a la escuela y el acoso escolar se consideró un factor que contribuyó a dos -Tercios de tiroteos escolares.

Resultados deficientes a largo plazo

El dolor de la intimidación puede permanecer con los involucrados durante toda la vida. Un estudio encontró que las víctimas desarrollaron trastornos de ansiedad cuando eran adultos a una tasa cuatro veces mayor que la de sus compañeros. Tenían cinco veces más probabilidades de desarrollar depresión que los adultos. Y, lamentablemente, algunas víctimas ni siquiera llegan a la edad adulta: las víctimas de acoso intentan suicidarse a una tasa 2,6 veces mayor que las que no están involucradas en el acoso. Las estadísticas de muertes suicidas por acoso cibernético reflejan las del acoso tradicional cara a cara.

Estadísticas de ciberacoso

La era digital ha traído consigo una nueva forma de intimidación, ya que los jóvenes son acosados ​​no solo cara a cara, sino a través de las redes sociales y mensajes de texto. Aquí hay algunas estadísticas de ciberacoso.

comment surmonter une fille

Según las estadísticas del ciberacoso 2016, el 28% de los estudiantes han sido víctimas de ciberacoso en algún momento. Este número es inferior a las estadísticas de ciberacoso de 2015, que mostraron que el 34% de los estudiantes había experimentado ciberacoso. Desafortunadamente, las cifras parecen estar aumentando nuevamente, con las estadísticas de ciberacoso de 2017 que muestran que el 30,7% de los niños y el 36,3% de las niñas habían sido víctimas de agresión en línea durante su vida.

Fuente: pixabay.com

Aún más preocupante: aproximadamente la mitad de todos los adolescentes admiten haber acosado a otros en línea. Y más de la mitad del ciberacoso, las víctimas no les dicen a sus padres cuando ocurren tales incidentes.

El ciberacoso puede tomar muchas formas. Los tipos más comunes de acoso cibernético implican difundir rumores o hacer comentarios maliciosos. Uno de cada diez adolescentes ha tenido fotos vergonzosas de ellos usando cámaras de teléfonos celulares. Las niñas tienen más probabilidades que los niños de ser víctimas de ciberacoso, y las estadísticas también muestran que las víctimas de ciberacoso tienen una mayor probabilidad de tener una mala imagen de sí mismas e ideas suicidas.

Consideraciones para las víctimas LGBTQ

Las estadísticas de acoso LGBT revelan algunas tendencias preocupantes para este grupo vulnerable.

Dependiendo de su entorno escolar, la vida diaria puede parecer un campo de batalla para estos estudiantes. Las estadísticas de acoso físico muestran que los estudiantes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero tienen estadísticamente el doble de probabilidades que sus compañeros de ser víctimas de actos de agresión física, como patadas o empujones. Según los hechos de acoso verbal, el 74,1% de ellos ha sido acosado verbalmente por su orientación sexual. El 37% de ellos informa que se siente inseguro en la escuela debido a su identificación de género.

Los jóvenes LGBT a menudo sufren efectos dramáticamente negativos de este tipo de agresión. Un tercio de los estudiantes homosexuales en una encuesta informaron que habían perdido al menos un día de clases en el último mes debido a sentimientos de inseguridad, y los resultados muestran que los que son acosados ​​ven una caída en el GPA en comparación con los que lo están. no. Los estudiantes LGBT tienen el doble de riesgo de experimentar con drogas y alcohol, y cuatro veces más riesgo de intentar suicidarse.

Otros grupos vulnerables

orientation théorique

Si bien los grupos LGBTQ tienen, con mucho, el mayor riesgo de sufrir daños a largo plazo como resultado del acoso, otros grupos también son vulnerables.

Más estadísticas revelan que el 35% de los estudiantes que sufren trastornos emocionales o de comportamiento son víctimas frecuentes de acoso escolar. El 33,9% de los estudiantes autistas también son objeto de tal victimización. Los estudiantes con tales trastornos reportan victimización en una tasa significativamente mayor que sus compañeros. Es menos probable que los adultos intervengan de manera significativa y útil cuando los estudiantes con discapacidades son acosados; cuando se informaba sobre tales incidentes, a los estudiantes de educación especial se les decía que no 'chismorrearan' con el doble de frecuencia que sus compañeros sin discapacidades.

Los grupos minoritarios también enfrentan un mayor riesgo de los efectos del acoso. Más de un tercio de los estudiantes informan que han sido víctimas de acoso escolar basado en prejuicios. Este tipo de acoso (que se basa en la raza / etnia, orientación sexual, religión o discapacidad) tiene más probabilidades de comprometer la salud de las víctimas que el acoso en general.

Ofensores y transeúntes

Las estadísticas de intimidación revelan muchas verdades incómodas no solo sobre las víctimas, sino también sobre los agresores y los transeúntes. A partir de estos datos y estadísticas sobre el acoso, queda claro que el acoso no es bueno para nadie.

Todos sabemos que es desagradable ver a otra persona lastimarse. Pero cuando se trata de acoso escolar, el daño puede ser peor de lo que pensamos. Un estudio incluso encontró que el riesgo de problemas de salud mental como ansiedad, depresión y abuso de sustancias es tan grande para los espectadores como para las víctimas. Esto es especialmente preocupante dado que el 70,6% de los estudiantes informan haber sido testigos de acoso escolar.

Las estadísticas son aún más preocupantes para los infractores. Dos tercios de los estudiantes que son víctimas se convierten ellos mismos en acosadores, lo que los coloca en el grupo de alto riesgo de 'víctima-acosador', el grupo con mayor riesgo de depresión e ideación suicida. Los acosadores también tienen cinco veces más probabilidades de crecer con antecedentes penales graves.

Fuente: rawpixel.com

la thérapie d'amélioration de la motivation a pour but

Intervenciones

Las estadísticas ofrecen más que un rayo de esperanza, y muestran que las intervenciones pueden ser muy efectivas para minimizar el daño causado por el acoso.

La intervención de un adulto puede detener una situación de intimidación en 10 segundos el 57% del tiempo. Las intervenciones específicas para adultos que se informa que son más útiles son escuchar a los estudiantes y verificar con ellos el resultado.

Además, las escuelas que implementaron programas contra el acoso escolar han visto reducidos los incidentes en un 50%.

Cuando se trata de intervenciones para adultos, las estadísticas de intimidación de 2017 muestran que las prácticas de apoyo, como asesorar a los estudiantes y enseñarles habilidades alternativas de afrontamiento, son mucho más efectivas que las prácticas punitivas, como las suspensiones o expulsiones. Esto se debe a que tanto a los agresores como a las víctimas les va mejor si pueden experimentar un mayor sentido de conexión con la escuela.

Teniendo en cuenta estos hechos, es aún más preocupante la poca frecuencia con la que los adultos intervienen en los casos de acoso escolar. Según las estadísticas de acoso escolar de 2016, los adultos intervinieron en solo el 4% de los incidentes de acoso escolar ese año.

Las estadísticas del acoso escolar tejen una triste historia de vidas que quedan marcadas para siempre. Pero estas estadísticas sobre el acoso no tienen por qué ser el final de la historia. Podemos usarlos para desarrollar soluciones duraderas a un problema que ha causado un dolor incalculable a millones de niños a lo largo de las generaciones.

Si usted o un ser querido es víctima de bullying, no es necesario que sufra en silencio. Nuestros consejeros capacitados en Better Help pueden apoyarlo en esta crisis y ayudarlo a encontrar algunas estrategias de afrontamiento.

El acoso es perjudicial para todos y ya no es algo que debamos tolerar o ignorar. Trabajar juntos para detener el acoso significa que todos ganan.