Comprender la psicología de la represión

La represión es lo que sucede cuando una persona no reconoce un pensamiento doloroso sobre un evento pasado. El individuo hace esto inconscientemente, incapaz de reconocer que el evento alguna vez tuvo lugar. Su mente quiere fingir que nunca sucedió porque fue demasiado traumatizante para el individuo. Como tal, la represión es como un 'olvido motivado', donde la mente activa pero inconsciente esconde pensamientos, recuerdos, emociones e ideas no deseados. Aunque la psicología de la represión siempre ha sido controvertida, este artículo espera ofrecer hechos simples y directos sobre este campo.



Fuente: unsplash.com



El concepto de represión se ha debatido durante años. Algunas investigaciones sugieren que las personas están más motivadas a olvidar el trauma intencionalmente que a reprimirlo. Eso se llama supresión. También se ha sostenido que la represión es un componente multidimensional compuesto por la memoria, los efectos patógenos y la inconsciencia. En este caso, los recuerdos de experiencias traumáticas a veces abruman a las personas y motivan el olvido involuntario.

Como resultado, las personas experimentan un tipo de 'amnesia' que les ayuda a lidiar con una experiencia traumática. Los efectos patógenos se centran en las distorsiones de los recuerdos y esto protege el bienestar del individuo a corto plazo. Además, inhibir temporalmente las emociones puede ser beneficioso para el bienestar psicológico y general de una persona en determinadas situaciones. En otras palabras, el cerebro utiliza la represión como un mecanismo de defensa psicológico.



Represión: mecanismo de defensa

La represión fue el primer mecanismo de defensa que descubrió Freud, y la mayoría de los expertos consideran que la represión es el mecanismo de defensa más importante que poseen los seres humanos. Aunque Freud la consideraba una teoría importante, también creía que la represión no era un mecanismo de defensa muy exitoso porque crea sentimientos indeseables, como ansiedad o ira, cuando los pensamientos y los recuerdos son empujados hacia la parte inconsciente de la mente.

Freud definió los mecanismos de defensa como 'estrategias psicológicas que se utilizan inconscientemente para proteger a una persona de la ansiedad que surge de pensamientos o sentimientos inaceptables'. Es decir, creía que usamos mecanismos de defensa para protegernos de ciertos sentimientos, como la culpa o la ansiedad. Estos sentimientos ocurren cuando comenzamos a sentirnos amenazados por partes de nuestro cerebro que se han vuelto demasiado exigentes, y Freud creía que no estaban bajo nuestro control.



Fuente: unsplash.com

Como mecanismo de defensa, el uso de la represión a menudo ayuda al cerebro (temporalmente) a permanecer en un estado más alegre o positivo.

Dificultades con la represión

A pesar de su entusiasmo inicial por su teoría de la represión, Freud finalmente encontró un problema con ella. Descubrió que muchos de los recuerdos reprimidos de la infancia de sus pacientes no eran ciertos. Del mismo modo, la reconocida psicóloga estadounidense Elizabeth Loftus demostró recientemente que es posible implantar con éxito recuerdos falsos en las personas.



Como resultado, muchos psicólogos y psiquiatras piensan que la verdadera represión de la memoria es muy rara. Es probable que solo las personas que sufren un trauma horrendo experimenten represión, bloqueando la memoria por completo para seguir funcionando. Dicho esto, muchos expertos creen que el impacto del trauma en realidad fortalece la memoria de una persona de una experiencia dolorosa. Creen que esta viveza ocurre porque el individuo experimentó emociones intensas durante el evento.

Aunque investigaciones posteriores han demostrado lo contrario, los escépticos creen que los individuos que tienden a utilizar la represión para hacer frente a la situación distorsionan la información o llegan a conclusiones falsas. En muchos casos, también se ha planteado la hipótesis de que las personas reprimidas tienen problemas para recuperar las ocurrencias específicas de eventos horrendos, como el abuso infantil, mientras experimentan síntomas indicativos de abuso. En general, las personas que reprimen los recuerdos parecen tener más dificultades para recuperarlos que las que no lo hacen. ¿Por qué? Veamos cómo funciona esto en el cerebro.

Una visión neurocientífica

A nivel neurobiológico, el hipocampo te permite recordar experiencias o eventos. Para suprimir estos recuerdos, la investigación muestra que otra parte de su cerebro (la corteza prefrontal lateral) debe desconectar la activación del hipocampo para inhibir el recuerdo de la memoria. En otras palabras, recordar recuerdos intrusivos hace que el cerebro influya en los recuerdos no deseados.

Fuente: unsplash.com



Además, los investigadores han desarrollado la teoría de que la memoria se puede alterar durante eventos traumáticos. También han llegado a la conclusión de que es probable que la amígdala provoque que el cerebro recuerde recuerdos desagradables o traumáticos, que pueden crear la experiencia de revivir el evento. Esto significa que las emociones juegan un papel integral en la alteración de la memoria durante la etapa de recuperación. Aunque esta perspectiva es muy interesante, no necesariamente nos da una idea de por qué las personas se involucran en estas estrategias de afrontamiento.

Represión versus represión

Como mecanismos de defensa, la represión y la supresión a menudo se confunden o se usan indistintamente cuando en realidad son dos conceptos diferentes. Como se definió anteriormente, la represión es lo que sucede cuando un individuo inconscientemente se olvida de un evento e incluso puede creer que nunca tuvo lugar. Su mente quiere fingir que no sucedió porque fue muy traumatizante.

La supresión, por otro lado, es un esfuerzo consciente por ocultar o fingir que los sentimientos, pensamientos y deseos de uno no existen. Alguien que participa en la represión es consciente del sentimiento, pensamiento o deseo, pero se niega activamente a pensar en ello. Este pensamiento, sentimiento o deseo puede ser inapropiado, inoportuno o indeseable.

La principal diferencia entre los dos es si un individuo es consciente o no de su decisión de ignorar el recuerdo. Según la psicología, la represión se usa con mayor frecuencia como mecanismo de defensa porque involucra al subconsciente, pero ambos enfoques pueden causar problemas.

Fuente: unsplash.com

Si bien la represión puede provocar sentimientos de conflicto e ira, las repercusiones de la represión suelen ser similares, pero mucho peores. Es relativamente fácil recordar y lidiar con las emociones reprimidas, pero es mucho más difícil manejar algo que ha sido reprimido porque el individuo generalmente no es consciente de ello. Eso podría ocasionar problemas graves.

Por ejemplo, al reconocer la ira reprimida, uno puede lidiar con ella de manera efectiva hablando con la persona que causó la ira o meditando. Sin embargo, la ira reprimida puede convertirse en amargura y resentimiento sin ninguna explicación. Si no es consciente del conocimiento, no puede procesarlo. En este caso, puede comenzar a sentir resentimiento hacia una persona por una discusión y negarse a entablar un diálogo maduro.

La represión generalmente se considera un mecanismo de defensa más positivo porque tiende a ser más aceptable socialmente que la represión. Dicho esto, no es saludable usar ninguno de los dos mecanismos de defensa durante un período prolongado porque ambos podrían provocar problemas psicológicos en el futuro. Por el bien de su bienestar mental y emocional, es importante aprender a sentir y procesar sus emociones.

Represión en la psicología contemporánea

Los psicólogos contemporáneos a menudo usan el término 'represión' cuando se refieren a recuerdos reprimidos. Estos son incidentes de la vida que una persona no puede recordar sin la ayuda de un terapeuta. Para ayudar a un paciente a recordar estos casos, un terapeuta podría emplear herramientas terapéuticas como la hipnosis, pero como se mencionó anteriormente, la terapia para los recuerdos reprimidos es extremadamente controvertida. Muchas personas desconfían de la posibilidad de implantar recuerdos falsos.

Durante finales del siglo XX, los terapeutas solían utilizar la hipnosis para ayudar a las personas a recordar incidentes de abuso sexual, pero en algunos casos, el abuso sexual nunca sucedió. Investigaciones posteriores determinaron que las personas son altamente sugestionables bajo hipnosis, por lo que los terapeutas podrían haber sugerido inadvertidamente recuerdos falsos que fueron integrados por sus pacientes.

qu'est-ce qu'une crise existentielle

Debido a casos como estos, los psicólogos ahora argumentan que los recuerdos reprimidos son poco comunes y muchos médicos creen que, una vez que se pierde un recuerdo, no se puede recuperar.

La terapia puede ayudar

La represión es un tema controvertido. Si está reprimiendo recuerdos, es poco probable que lo sepa, pero puede aprender más sobre este concepto. Si está interesado en explorar los recuerdos reprimidos o reprimidos, considere trabajar con un terapeuta.

BetterHelp ofrece terapia asequible con miles de consejeros con licencia que pueden guiarlo a través de sus recuerdos y ayudarlo a aprender a enfrentar eventos difíciles. Gracias a la plataforma en línea de BetterHelp, puede reunirse con su consejero desde la comodidad de su hogar o en cualquier lugar donde tenga una conexión a Internet. A continuación se muestran algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp de personas que experimentan una variedad de mecanismos de defensa.

Reseñas de consejeros

'El Dr. Thiem es extremadamente cariñoso y conocedor. Ella me ha ayudado a superar mi trauma con tanta paciencia. El Dr. Thiem usa una variedad de técnicas de terapia y realmente brinda apoyo. No pensé que volvería a sentirme bien hasta que comencé a trabajar con ella. Estoy agradecido por su amabilidad y habilidad. ¡Ella es maravillosa!'

“Tuve un trauma cuando era más joven que estaba afectando severamente mi vida y mis relaciones de manera negativa. Tampoco tenía ni la cantidad de dinero para pagar este servicio durante un largo período de tiempo. Pero Danny se tomó el tiempo y discutió las opciones de tratamiento para el PTSD de las que no sabía mucho antes. Había probado diferentes formas de terapia con éxito limitado, pero poder escribir mis sentimientos, pensamientos y experiencias me permitió expresarme de una manera en la que no me sentiría cómodo mientras estaba sentado uno a uno con alguien en la misma habitación. conmigo. Tal vez esa sea una señal de que estoy en el lado más antiguo de la generación de mensajes de texto / dm / mensajería instantánea, pero la discusión sobre mensajería fue un cambio de juego para mí. Danny y BetterHelp me ayudaron mucho en poco tiempo, y no me descartaron ni me trataron como menos importante solo por mi situación financiera adversa. Gracias a Danny, encontré un terapeuta EMDR local al que puedo ver, y ha sido de gran ayuda. Muchas gracias.'

Conclusión

Si tiene curiosidad sobre la represión o la supresión, puede obtener más información al hablar con un consejero autorizado. No importa lo que esté experimentando, hay ayuda disponible. Toma el primer paso hoy.