Comprender el metafórico 'perro negro': la depresión y cómo funciona

Cuando se usa la frase 'perro negro', las mentes suelen saltar a la depresión, o tal vez a cierto personaje amado del libro. Cualquiera que sea el caso, el término 'perro negro' se usa más comúnmente para describir un estado de depresión, caracterizado por un mal comportamiento o la falta de voluntad para hacer cualquier cosa, incluidas las cosas que alguna vez amaste. Esta metáfora puede ser útil tanto para los pacientes con depresión como para aquellos con seres queridos que experimentan depresión, ya que la imagen de un perro negro grande e intrusivo puede identificar más claramente los aspectos de la depresión que a menudo son difíciles de ver.



Fuente: pexels.com



Lo que inicialmente era una pequeña frase pronunciada para describir un breve período en la vida de un hombre ha crecido hasta abarcar un espectro masivo de depresión y sus síntomas. El perro negro es una metáfora eficaz porque la depresión puede sentirse como una presencia siniestra y sufrida que sigue todos sus movimientos. El perro negro de la depresión representa el avance gradual de las cosas que alguna vez amaste, la persona que una vez reconociste en el espejo o la vida que una vez viviste. La depresión no toma descansos, sino que te persigue como una sombra, una sombra grande y pesada, leal como un canino. Al principio, sin embargo, el perro negro no era tan insidioso.

définition débordée

Origen de la depresión Perro negro

Se dice que el término se originó con Winston Churchill, quien a menudo se citaba como refiriéndose a un 'perro negro' cuando se sentía desmotivado, grosero o improductivo. Se decía que el perro negro también era fuente de melancolía, y se responsabilizó de algunos de los obstáculos y momentos de inactividad de Churchill.



Con el tiempo, el 'perro negro' se convirtió en una especie de símbolo para Churchill, y muchos aficionados y profesionales de la salud mental señalaron este término y sus comportamientos correspondientes como un indicador de la mala salud mental de Churchill, que van desde la depresión hasta el trastorno bipolar. Aunque no hay evidencia definitiva de que Winston Churchill sufriera de una enfermedad mental de ningún tipo, y de hecho, un terapeuta disputó activamente estas afirmaciones, su descriptor persiste como una ventana poderosa y reveladora a las vidas de hombres y mujeres que experimentan los síntomas de la depresión. .

Por qué es importante esta metáfora

La metáfora del perro negro es importante tanto para las personas a las que se les ha diagnosticado depresión como a las que no, porque les proporciona a ambos un marco de referencia sobre cómo esperar exactamente que aparezca la depresión. La depresión se describe en los medios de comunicación y entre las personas de muchas maneras, que van desde la tristeza hasta un problema bastante simple que simplemente se puede 'superar'. Sin embargo, usar la metáfora de un perro negro le permite a usted (ya otros) ver que la depresión no es una cuestión de necesitar un simple cambio de mentalidad o una charla de ánimo; se siente como una entidad externa, totalmente fuera de su control.



Así como la persistencia de un gran perro negro en seguirte, comer tus zapatos o tomar tu tiempo con su insistencia está fuera de tu control, la depresión es en gran medida incontrolable y requiere tiempo y tratamiento para comenzar a desvanecerse, aunque algunos requerirán terapia, cambios de estilo de vida o medicamentos, o los tres, durante toda su vida, para mantener los síntomas manejables y bajo control.

¿Cómo actúa la depresión?

podcast de psychologie



Fuente: pexels.com

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, en el que el cuerpo y el cerebro no producen las sustancias químicas para sentirse bien necesarias para regular eficazmente el estado de ánimo, el sueño, el apetito e incluso pensar con claridad, lo que puede provocar síntomas de depresión, como apatía, bajo o dormir demasiado, pérdida de interés por la comida, demasiado interés por la comida, debilidad muscular, pensamientos suicidas o desesperados e irritabilidad. Estos son solo algunos de los síntomas que se atribuyen a la depresión, y todos pueden ser leves o graves o una mezcla de ambos.

Aunque los períodos de tristeza, enojo o apatía son normales en personas que han experimentado una pérdida repentina, un evento traumático o algo similar, los sentimientos persistentes de tristeza, enojo y apatía (aquellos que duran al menos dos semanas o más) pueden ser atribuido a la depresión. La depresión puede ser inicialmente leve (llamado trastorno depresivo mayor), pero sin tratamiento, los síntomas pueden empeorar y convertirse en una afección crónica llamada trastorno depresivo persistente, lo que significa que un estado depresivo ha persistido durante al menos dos años.

Hay muchas razones posibles para la depresión, y todavía existe cierto misterio en torno a por qué se desarrolla en algunas personas y no en otras, con factores de riesgo similares. Sin embargo, sin duda vale la pena el esfuerzo de minimizar los factores de riesgo, y llevar un estilo de vida saludable puede contribuir en gran medida a mitigar parte de la probabilidad de desarrollar un trastorno depresivo.

¿A quién afecta la depresión?



Se dice que la depresión afecta a 1 de cada 13 adultos, aunque muchos no buscan tratamiento. Es más probable que la depresión afecte a las personas que atraviesan cambios importantes, como llegar a la edad adulta, dejar de trabajar o comenzar a trabajar, o perder a un ser querido. También es más probable que la depresión afecte a las personas que no tienen un sistema de apoyo sólido y puede ser más común entre las personas que han experimentado rupturas importantes en los lazos familiares o de amistad.

l'amitié s'est terminée avec un modèle

Fuente: pexels.com

La depresión no parece tener factores de riesgo particulares basados ​​en el nivel socioeconómico, la raza o la religión, ya que personas de todas las edades y orígenes pueden experimentar los síntomas de la depresión. En general, la depresión requiere cierta cantidad de tratamiento y nunca debe diagnosticarse o tratarse por completo en casa.

¿Cómo se trata la depresión?

Existen muchas opciones de tratamiento para la depresión. Normalmente, el primer tipo de tratamiento es la terapia. La terapia de conversación es un tratamiento común para la depresión, ya que permite a los pacientes describir lo que están pasando y comprender mejor sus propias experiencias y necesidades. También es probable que la terapia de conversación sea la fuente del diagnóstico, ya que muchos terapeutas preferirán descartar todas las posibilidades antes de asignar un diagnóstico concreto a un paciente. La terapia de conversación incluye la terapia cognitivo-conductual, que busca restablecer los patrones de pensamiento poco saludables o improductivos para mejorar la salud mental y la estabilidad en general.

La depresión también se puede tratar con antidepresivos. Los antidepresivos analizan los mecanismos químicos y biológicos involucrados en la depresión y trabajan para que esos sistemas vuelvan a estar en equilibrio a fin de mantener un cuerpo sano y que funcione bien. Los antidepresivos se utilizan a menudo junto con otros tratamientos y puede llevar algún tiempo encontrar un medicamento que funcione bien para usted y una dosis que se adapte a sus necesidades. Debido a que los antidepresivos pueden empeorar los síntomas antes de mejorarlos, es importante trabajar en estrecha colaboración con un profesional de la salud mental para asegurarse de que la dosis y la frecuencia sean lo más efectivas posible para sus necesidades. Es posible que sea necesario modificar la dosis y la frecuencia varias veces para encontrar el equilibrio adecuado para usted.

suis-je maniaque

Fuente: rawpixel.com

La dieta es otra área en la que se puede controlar la depresión; es poco probable que la dieta sola alivie los síntomas. En cambio, alterar la ingesta de alimentos puede apoyar la salud física, lo que a su vez puede ayudar a que su mente funcione de la mejor manera. Una dieta alta en azúcar procesada y alimentos refinados, por ejemplo, podría contribuir a la aparición y proliferación de la depresión, mientras que una dieta llena de alimentos frescos e integrales puede ayudar a brindarle a su mente y cuerpo el apoyo físico y la nutrición que necesita para funcionar de manera óptima. Eliminar o reducir drásticamente el alcohol también puede ser útil para limitar los efectos de la depresión, ya que el alcohol es en realidad una sustancia depresiva.

Su médico también puede recomendarle cambios en el estilo de vida, ya que algunas modificaciones en su estilo de vida pueden tener un impacto significativo en el comportamiento de su cuerpo y cerebro. Un estilo de vida sedentario, por ejemplo, se ha relacionado con una serie de problemas de salud, incluida la disfunción del estado de ánimo. Hacer ejercicio tan solo diez minutos al día puede ayudarlo a mejorar su salud mental y física. Salir a la naturaleza también puede ayudar, ya que el aluvión constante de pantallas y medios, y la falta de aire fresco, pueden ser problemáticos para alguien que trabaja para recuperarse y mejorar su salud.

¿Qué sigue?

Después de recibir un diagnóstico de trastorno depresivo, el primer paso es la terapia. La terapia abarca toda la gama y puede ser una simple terapia de conversación o tal vez una terapia de trauma, como EMDR. La terapia podría ser una combinación de terapia cognitiva, antidepresivos, alteraciones de la dieta y del estilo de vida, o puede centrarse principalmente en la psicoterapia y la intervención farmacéutica. Aunque todavía existe cierto estigma en torno al tratamiento farmacéutico de los trastornos del estado de ánimo, los antidepresivos pueden marcar la diferencia entre vivir una vida en abundancia y atravesarla en la niebla. Un enfoque holístico, que incluye todas las áreas de tratamiento, suele ser la forma de tratamiento más eficaz.

El 'perro negro' de la depresión se ha convertido en una especie de mascota de la depresión y puede abrir una ventana de conversación sobre la depresión y sus síntomas. El perro negro no es algo que deba ser temido, rechazado o amonestado. En cambio, el perro negro le da a usted y a quienes lo rodean un nombre y una cara para la abrumadora apatía, y la ansiedad y la depresión a menudo van acompañadas de. Puede derribar las barreras del idioma para obtener una mejor ayuda, un mejor tratamiento y una mayor comprensión de los obstáculos que enfrenta todos los días para vivir y superar la depresión.