A veces siento que odio a mis hijos: ¿soy un mal padre?

Si está leyendo este artículo, es probable que haya tenido pensamientos negativos en lo que respecta a la crianza de los hijos y su familia. Aunque la mayoría tendría demasiado miedo de admitirlo, muchos padres han tenido un momento en el que el pensamiento 'Odio a mis hijos' se les ha pasado por la cabeza. Pudo haber sido en un momento que pasó rápidamente, como cuando te sentiste abrumado y tus adolescentes fueron irrespetuosos. O para algunos, pensar 'Odio a mis hijos' o 'Odio mi vida' puede ser una obsesión constante que te hace sentir como un padre inadecuado.

El solo pensamiento 'Odio a mis hijos' o 'Odio mi vida' no es nada de lo que avergonzarse. Y no significa que seas un padre terrible. De alguna manera, tiene sentido. Todos amamos a nuestros hijos; sin embargo, a veces, podemos trabajar demasiado y abrumarnos. The New York Times escribió sobre cómo la crianza de los hijos puede ponerlo bajo presión, como se describe en el primer libro de Jennifer Senior. Esto es para ayudarlo a darse cuenta de que, además de la política, la sociedad y otros eventos de la vida que lo abruman, la crianza de los hijos puede hacer que sienta odio por sus hijos.




Esto es especialmente cierto cuando criamos niños, donde pasamos días tras días y años tras años cuidando a alguien que depende de nosotros pero que a menudo también es exigente y desafiante. Naturalmente, esto podría generar algunos sentimientos negativos. La clave para superar el pensamiento es admitir primero que sientes que 'odio mi vida' a veces, y luego descubrir por qué. Además, encontrar una solución para lidiar con este pensamiento negativo cuando surja.



Admitir que hay un problema

Cuando nacen nuestros hijos, no vienen con un manual. Incluso las famosas guías de crianza de niños del Dr. Spock no pueden abordar todas las infinitas posibilidades de cosas que los padres encontrarán cuando intentemos moldear a nuestros hijos para que sean adultos sanos, seguros y completos. Cuando abrazamos a nuestros pequeños por primera vez, estamos en la nube nueve y tenemos muchas esperanzas y sueños para nuestro futuro como familia.



Pero la vida rara vez sale según lo planeado. Surgen factores estresantes, ocurren divorcios, la gente se enferma y, a veces, ocurre la muerte. Incluso los acontecimientos de la vida diaria pueden convertirse en una fuente de miedo, ansiedad e ira. El pensamiento 'Odio a mis hijos', por horrible que parezca, es probablemente producto de estas emociones. Si observa más a fondo, probablemente encontrará que en realidad no odia a sus hijos, sino que no le gusta su comportamiento o su situación familiar actual. Lo importante aquí es descubrir con precisión qué está creando el desdén emocional que siente en ocasiones cuando se trata de sus hijos. Este es el primer paso hacia la libertad.

Fuente: littlerock.af.mil



Satisfaciendo necesidades infinitas

El cuidado de niños puede volverse pesado. Los niños tienen necesidades que no siempre pueden satisfacer por sí mismos. Incluso el niño más independiente necesita su amor, apoyo y ayuda para convertirse en un adulto sano. Usted lo sabe, por lo que se pone una presión extrema para satisfacer todas sus necesidades a la perfección. Ayudarlos es esencial, pero la perfección constante es inalcanzable. Esto puede provocar irritación dirigida a usted y a su hijo, además de sentirse abrumado.

Una forma de combatir este tipo de frustración es hacer un esfuerzo por llegar a conocer realmente a su hijo y sus necesidades individuales peculiares e independientes. Aquí es donde aprender sobre los cinco lenguajes del amor puede ayudar enormemente. Tal vez su hijo desafiante solo necesite más seguridad (palabras de afirmación) o abrazos (toque físico). ¿Podría ser que su hijo adolescente no aprecia sus actos de servicio (cocinar y limpiar) porque ve y siente el amor de manera diferente? Obtener una mejor comprensión de lo que su hijo necesita de usted puede aliviar los conflictos, hacer la vida más fácil para todos en el hogar, aumentar su felicidad momento a momento y, por lo tanto, mejorar su vida familiar.



Hacer frente a las demandas

Cuando los niños quieren algo, pueden ser muy persistentes en presionarlo para que se lo dé. Puede sentirse como un fracasado si los considera privados. O puede que sus demandas excesivas le resulten extremadamente irritantes. Lo cierto es que, en algún momento, las exigencias pueden abrumar tu emoción. La razón es que no han desarrollado un juicio maduro sobre lo que es importante y lo que no, puede encontrarse resentido por la necesidad de su tiempo, energía y finanzas. Ese resentimiento puede convertirse en un sentimiento de odio si se prolonga lo suficiente.

Aquí es donde establecer límites y expectativas puede ser de gran ayuda. Tomemos a Mary, una madre soltera de tres. Aunque siempre tuvo una relación cercana con su hija del medio, Ava, los sentimientos de resentimiento comenzaron a acumularse cuando la niña de once años desarrolló una actitud ingrata. Una vez, los viajes de compras agradables se transformaron en días temidos en los que la preadolescente comenzó a esperar regularmente regalos / golosinas y hacer pucheros cuando le dijeron que no. No pasó mucho tiempo antes de que Mary odiara llevar a su hija a cualquier parte. A veces ella sentía que odiabasu. Pero esto no era cierto. Mary no odiaba a Ava; despreciaba su actitud y comportamiento.

Para solucionar el problema, Mary estableció límites. Ava ya no puede pedir nada en la tienda. Todavía hay momentos en que Mary le da un regalo a su hija, pero no se espera y definitivamente es más apreciado. Debido a que tanto la madre como la hija saben qué esperar, el miedo a las compras se ha disipado y los viajes vuelven a ser agradables. Una vez más, establecer límites y expectativas será de gran ayuda para usted y su hijo cuando se enfrenten a las demandas interminables.



Fuente: pexels.com

Hacer malabares entre la responsabilidad y sus propias necesidades

El peso de la responsabilidad como padre puede parecer insoportable a veces. Cuando su hijo está herido o molesto, lo ayuda a sentirse mejor. Los mantiene tan seguros y protegidos como deben estar.

Debido a que ponemos a nuestros hijos en primer lugar, a menudo posponemos algo que le gustaría hacer o renunciamos a sus sueños más preciados, al menos hasta que sus hijos crezcan. No es inusual sentir que odias a tus hijos cuando tienes que dejar de lado tus propios deseos y aspiraciones para ponerlos en primer lugar. Esto puede conducir inconscientemente a amargura. Es posible que no pueda darse cuenta de cuándo se infiltra una amargura sutil y comienza a mostrarla. Para luchar contra los sentimientos de resentimiento, intente equilibrar las necesidades / deseos de su familia con los suyos. Puede parecer difícil al principio porque equilibrar las cosas en la vida no siempre es fácil. Sin embargo, el beneficio a largo plazo ayudará a que su crianza y estilo de vida se vean impecables.

¿Siempre ha querido volver a la escuela, pero no cree que pueda pagarlo o encontrar tiempo? Quizás podrías tomar una clase por semestre en una universidad en línea. Tómese un tiempo para los pasatiempos que disfrutaba antes de tener niños como jugar a los bolos o Pilates, o incluso simplemente para tomar una copa o una buena comida con viejos amigos. Encuentre una manera de incorporar las actividades que ama en su horario. Encontrar tiempo para 'mí' puede ser difícil, pero es absolutamente crucial para su salud mental. Di no a la depresión y la ansiedad encontrando el equilibrio.

Míralo como aprendizaje

Los niños son pequeños y tienen mucho que aprender. Cuando llegan al mundo, todo es nuevo para ellos. A veces, te alegra verlos descubriendo felizmente el mundo que los rodea. Su inexperiencia puede parecer una carga cuando tienes que decirles o mostrarles algo una y otra vez. Es posible que sepa que no es culpa de ellos que tengan tanto que aprender. Al mismo tiempo, debes lidiar con todos los errores que son parte del aprendizaje.

Este fue definitivamente el caso de Ava, quien tuvo que aprender la importancia de un corazón agradecido. Pensar en cada desafío como una experiencia de aprendizaje para ambos puede cambiar una perspectiva negativa a una más positiva. Esto conduce a una forma final de combatir los pensamientos negativos como 'Siento que odio a mis hijos': afirmaciones positivas. Todo buen blog para padres probablemente compartirá esto contigo.

Afirmaciones positivas para los padres

Fuente: unsplash.com

En lugar de concentrarse en el padre que es, concéntrese en el padre que quiere ser. Concéntrese en el tipo de padre que desea que tengan sus hijos. Es un poderoso truco de vida para lidiar con los pensamientos incorrectos. Vivir en el pasado no te llevará a ninguna parte, pero establecer la intención para el futuro es un paso en la dirección correcta. Aquí es donde pueden entrar en juego las afirmaciones positivas. Las opciones son infinitas y personales, pero las siguientes son un excelente lugar para comenzar.

  • Tengo confianza y estoy creciendo en mi papel como padre.
  • Actúo de una manera que muestra respeto por mis hijos.
  • Me encanta ser padre y la alegría que me da el papel.
  • Tengo excelentes habilidades de comunicación y soy un buen oyente.
  • Me tomo el tiempo que necesito para atender mis propias necesidades para poder ser un gran padre.
  • La salud de mis hijos es una prioridad para mí.
  • Nuestro hogar es un lugar de paz y paciencia.
  • Estamos haciendo buenos recuerdos de las actividades que disfrutamos en nuestro hogar.
  • Todos mis hijos se sienten seguros y honrados por mí.
  • Soy la mamá / papá por el que mis hijos siempre estarán agradecidos.

Es hora de alejarse de los pensamientos negativos y las posibles heridas de la paternidad. Cuando comiences a decirte estas palabras de afirmación a diario, tu mente comenzará a realinearse y encontrarás paz y recuperarás la felicidad momento a momento.

Avanzando

Sentir odio hacia sus hijos puede poner nerviosos a muchos padres, haciéndoles sentir que de alguna manera han fracasado o no son aptos para ser padres. Las fotos brillantes de las redes sociales, las fotos de la portada de varias revistas y la gran cantidad de libros para padres en el mercado que instan a una crianza optimista pueden agravar estos sentimientos. Puede sentirse como si fuera la única persona en el planeta que lucha con la crianza de los hijos. Afortunadamente, y, a veces, desafortunadamente, ese no es el caso. Prácticamente todos los padres luchan con los altibajos de la crianza diaria. La mayoría puede reconocer, con tiempo y confianza, que ser madre o padre es una enorme responsabilidad que ocasionalmente puede provocar sentimientos de resentimiento, desesperación e incluso odio. A veces, es posible que no sienta ese amor entre padres e hijos. A pesar de todas las cosas maravillosas y satisfactorias que nos brinda la paternidad, a veces, solo necesitamos desahogarnos. Y durante estos momentos, puede encontrar que desahogarse con un amigo o familiar no es suficiente. Para cuando esto suceda, BetterHelp estará ahí. BetterHelp, una plataforma completamente anónima le permite conectarse con una red de profesionales con licencia con años de ayudar a los padres a ser los mejores padres que puedan ser (tanto por su propio bien como por sus hijos). Lea a continuación algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp, de personas que experimentan una variedad de problemas de crianza.

Reseñas de consejeros

'¡Absolutamente brillante! ¡Me ayudó a salir de un lugar bastante oscuro y no fue más que servicial! Para los hombres que buscan un consejero que entienda lo que es ser un hombre en el mundo actual con una familia, con hijos y responsabilidades, trabajo, etc., me impresionó muchísimo su capacidad para ponerse manos a la obra y entender lo que yo estaba hablando. También es excelente para llegar a la raíz del problema. No es necesario trabajar con dificultad en 8.000 palabras para averiguar qué punto está tratando de hacer. Tiene la habilidad de hacer exactamente la pregunta correcta en aproximadamente 2-3 oraciones. Si estás buscando un consejero que no sea el típico consejero, ¡es tu chico!

Pensamientos finales

Aunque algunas personas nunca lo admitirán, como padres, todos tenemos esos momentos en los que pensamos '¡Siento que odio a mis hijos!'Lo que sucede después de estos pensamientos es lo que realmente importa. Un oído profesional e imparcial puede garantizar que avance de la manera más saludable posible. La crianza de los hijos es difícil, pero nunca debería hacerte sentir que no puedes cuidarte a ti mismo. Todo lo que necesita son las herramientas adecuadas para ayudarlo a recuperar su felicidad momento a momento. Da el primer paso hoy.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Es normal estar resentido con su hijo?

Algunos momentos de resentimiento hacia su hijo son parte de las emociones en la crianza de los hijos. La crianza de los hijos no es un negocio sin importancia y consume mucho de ti. En un momento, sientes que tu mundo gira en torno a tus hijos, y en otro momento, estás totalmente harto de todo. No es el caso de estar resentido con su hijo, sino con todas las demás cosas excepto con su hijo. Su resentimiento puede deberse a las demandas excesivas, el comportamiento inadecuado del niño, la pausa o el poner fin por completo a sus propias metas y la felicidad al cuidado de ellos y mucho más. Esto no quiere decir que esté resentido con su hijo. Solo parece ser así, y todos los padres deben haber tenido ese sentimiento en ciertos puntos del viaje de los padres. Muchas personas simplemente optan por guardar silencio sobre el sentimiento.

¿Es normal odiar a su adolescente?

'Odio' es una palabra bastante fuerte, por lo que puede ser difícil para un padre odiar. Todo lo que siente por su adolescente es amor. Sin embargo, puede haber algunos problemas que te hagan preguntar si lo odias. La verdad es que el odio no es por su adolescente sino por actitudes o comportamientos peculiares de su adolescente. Es normal experimentar frustración, decepción o enojo con su adolescente. En todos estos sentimientos, es importante recordar siempre que el adolescente que parece odiar ahora fue una vez un niño que amaba mucho. Esto le ayudará a enfrentar la causa del odio y no descargar sus sentimientos sobre su adolescente.

¿Qué quieren los adolescentes de sus padres?

Los adolescentes se encuentran en una etapa crítica de su desarrollo hasta la edad adulta. Es un período en el que intentan encontrar un delicado equilibrio entre quiénes son y quiénes se están convirtiendo. Se están entendiendo mejor a sí mismos y es posible que no siempre sean el niño que usted conocía. La buena noticia es que los años de la adolescencia pueden ser un momento ideal para la crianza de los hijos si usted es capaz de saber qué necesita su propio adolescente. En general, quieren lo que siempre han querido: amor, aceptación, apoyo, atención y aliento. Necesitan todo esto de una manera modificada más un poco de libertad para ser quienes son. Quieren atención, pero no demasiado protectora. Quieren aceptación y quieren que usted confíe en su juicio mientras aprenden a tomar decisiones. Quieren amor de tal manera que no se sientan enjaulados por ti. Quieren que se les muestre amor incluso cuando los estás corrigiendo. Por encima de todo, la buena crianza de los hijos en la adolescencia requiere una comprensión de las peculiaridades de su adolescente.

¿Qué sucede cuando una madre no se une a su hijo?

El vínculo entre madre e hijo es muy necesario y fundamental para el bienestar de un niño. Aunque puede que no sea igual para todas las madres. Cualquier desviación de la unión adecuada es un problema. El efecto resultante podría ser desastroso. Cuando una madre no puede vincularse con su hijo, el niño puede comenzar a cuestionarse a sí mismo por la incapacidad de la madre para conectarse. Y para el niño, no tener este vínculo puede resultar en problemas de comportamiento y lidiar con situaciones y emociones negativas.

démence, physiopathologie infirmière

¿Por qué los padres son tan duros con el hijo mayor?

Las investigaciones y las experiencias de la vida real han demostrado que los padres suelen ser muy duros con el hijo mayor. A continuación se presentan algunas razones. El hijo mayor es el primer hijo con el que los padres aprenden el arte de ser padres. Por lo tanto, tiene toda su atención, por lo que tendría que obedecer muchas reglas y regulaciones. Con más reglas surgen más expectativas que deben seguirse estrictamente. Muchos padres se vuelven menos estrictos cuando llegan otros niños. Por lo tanto, el entrenamiento estricto que se le da al niño mayor puede ser útil para ayudar a los niños más pequeños. Estas y muchas otras teorías revelan por qué los padres pueden ser realmente duros con el hijo mayor.

¿Qué es el agotamiento de mamá?

Es el cansancio que se siente por el estrés de la crianza. Es tanto emocional como físico. El agotamiento de mamá podría hacerte sentir cansada independientemente de la duración de tu sueño. Puede comenzar a resentir a su hijo, sentirse como un fracaso como padre, etc. No es nada bueno para la salud de una mamá. Cuando no tienes tu felicidad momento a momento, te afecta emocionalmente y por extensión a tu salud física. Es muy importante reconocer cuándo está sufriendo un agotamiento y atenderlo para cortarlo de raíz. Al lidiar con este agotamiento de los padres, aquí hay algunas cosas que puede hacer. La primera es mantenerse conectado con su comunidad y amistades. Necesita todo el apoyo que pueda obtener. Otra cosa es tratar de mantenerse alejado de las redes sociales para ayudarlo a hacer las cosas que le encantaría hacer. No significa que deba mantenerse alejado por completo, pero es posible que deba limitar el tiempo. Una mayor comunicación con su pareja puede ayudar a aliviar algo de estrés. Y para los padres solteros, no dude en pedir y recibir ayuda. Es muy importante lidiar con el estrés crónico que acompaña a la crianza de los hijos.

¿Cómo le quito el estrés a mi hijo?

Algunas formas de ayudar a aliviar el estrés de su hijo incluyen pasar tiempo hablando y jugando con él / ella. Intenta evitar bombardearlos con horarios y rutinas estrictas. También debe asegurarse de que no se juega con el sueño. Una siesta por la tarde y una buena noche de sueño le harán mucho bien a su hijo. También puede entrenar a su hijo para que escuche cómo se siente su cuerpo. Cuando pueda decirle esos momentos en los que no se siente muy bien, podría ayudarlo a descansar y prevenir más estrés. Es posible que desee enseñarles cómo lidiar con los errores porque son una parte normal de la vida. Como padre, también es importante aprender a manejar su propio estrés, para no transferir el estrés a su hijo.

¿Cómo rompo los malos hábitos de mi hijo?

Los niños no desarrollan malos hábitos en un día. Los malos hábitos crecen durante un período de tiempo, y romperlos no sucederá de la noche a la mañana. Los malos hábitos pueden ser chuparse el dedo o morderse las uñas o la adicción a la pantalla y mucho más. Aquí encontrará algunos consejos para ayudarle a romper los hábitos. Lo primero es reconocer que es un mal hábito. Lo siguiente es buscar las razones del hábito. Después de esto, puede optar por hablar con su hijo al respecto, pero evite molestar. Ahora, debería conseguir un sustituto del hábito. Es más como reemplazar un mal hábito por un hábito o valor positivo. También puede configurar algunos recordatorios suaves para ayudar. Pueden emplearse sistemas de motivación y recompensa para estimularlos a mejorar.

El anuncio, si se vuelve demasiado serio sobre ser manejado por usted, es necesario que hable con un consejero o terapeuta para salvar a su hijo de los hábitos y las posibles consecuencias.