Seis síntomas de los trastornos alimentarios que debe conocer

Los trastornos alimentarios son una enfermedad mental grave que afecta a poco más del 10% de la población de los Estados Unidos. Los hábitos negativos en torno a la comida y la imagen corporal se consideran trastornos de la alimentación cuando afectan significativamente la salud, la estabilidad emocional y la capacidad de funcionamiento de una persona. Si bien los trastornos alimentarios son más comunes en las mujeres jóvenes, afectan a personas de todas las edades y géneros.



Fuente: rawpixel.com



Tipos de trastornos alimentarios

Cualquier lista de trastornos alimentarios incluyeanorexia nervosaybulimia nervosa. Pero estos no son los únicos tipos de trastornos alimentarios.Trastorno por atracón,trastorno de rumiaytrastorno por evitación / restricción de la ingesta de alimentosson todos trastornos alimentarios menos conocidos pero importantes.



Síntomas comunes

Cada trastorno alimentario tiene su propio conjunto específico de efectos y síntomas que los médicos y profesionales de la salud mental tienen en cuenta al hacer un diagnóstico y decidir el tratamiento para los trastornos alimentarios. Sin embargo, algunos síntomas generales pueden indicar que una persona puede estar luchando con algún tipo de trastorno alimentario. Aquí hay seis síntomas de los trastornos alimentarios que puede estar atento a usted mismo, sus amigos y su familia.

1. Comportamiento inusual alrededor de la comida



Saltarse comidas y dar excusas

La mayoría de nosotros nos saltamos las comidas de vez en cuando, por diversas razones. El desayuno y el almuerzo a veces pueden verse saturados por nuestro horario, y la hora de la cena puede pasar volando cuando trabajamos hasta tarde o nos reunimos con amigos. Algunas personas se sienten mejor cuando no comen en determinados momentos del día. Sin embargo, cuando las personas tienen el hábito de saltarse comidas, puede ser una señal de alerta de un trastorno alimentario.

Saltarse las comidas puede ser una señal particularmente problemática si es parte de un esfuerzo por hacer dieta y no incluye compensarlo aumentando nuestra ingesta de alimentos más adelante. Si usted o sus amigos se saltan comidas y luego ponen excusas para no comer más tarde, es posible que desee considerar la presencia de un trastorno alimentario.



j'entends des voix dans ma tête

Adopción de una dieta vegetariana muy estricta

Al igual que ocurre con saltarse comidas ocasionalmente, adoptar una dieta vegetariana no es en sí mismo un motivo de preocupación. Sin embargo, cualquier versión de una dieta que sea demasiado restrictiva puede ser un síntoma de un trastorno alimentario. Las dietas vegetarianas o veganas deben incluir una amplia variedad de alimentos para una nutrición adecuada y suficientes calorías. Si este no es el caso, estas dietas pueden ser parte de un trastorno alimentario.

Comer muy poca comida

Los trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa y el trastorno de ingesta de alimentos por evitación / restricción pueden hacer que las personas no obtengan suficientes calorías (energía) a través de sus alimentos. Además, es posible que no obtengan suficientes nutrientes para apoyar varios sistemas corporales. En la anorexia nerviosa, la restricción de calorías a menudo se debe al miedo a aumentar de peso. Las personas con el trastorno por evitación / restricción de la ingesta de alimentos, por otro lado, pueden tener dificultades para comer ciertos alimentos debido al sabor, la textura, el olor o la vista de los alimentos.

Comer demasiada comida



Dado que la anorexia nerviosa es uno de los trastornos alimentarios más conocidos, es posible que las personas no se den cuenta de que comer demasiados alimentos también puede ser un signo de un trastorno alimentario. La bulimia nerviosa y el trastorno por atracón pueden incluir comer cantidades anormalmente grandes de alimentos. Comer cantidades muy grandes de alimentos en un período corto de tiempo o ingerir cantidades muy grandes de alimentos grasos y muy dulces son signos particularmente preocupantes.

Fuente: nypost.com

Comer en secreto

Algunos trastornos alimentarios pueden hacer que las personas se avergüencen de la forma en que comen y empiecen a comer en secreto. Comer solo, por supuesto, no es lo mismo que comer en secreto. Un refrigerio nocturno no tiene por qué indicar un trastorno alimentario. Pero comer solo por miedo o vergüenza es una señal de que algo puede estar mal.

2. Comportamiento extraño a la hora de comer

No comer

De manera similar a saltarse las comidas y poner excusas en torno a la comida como discutimos anteriormente, unirse a un grupo de personas a la hora de comer y luego no comer puede ser una señal de alerta para un trastorno alimentario. Esto puede ser cierto en el hogar con familiares o compañeros de cuarto, o con amigos.

Dejar la mesa para usar el baño con frecuencia

Uno de los aspectos comunes de la bulimia nerviosa y algunas formas de anorexia nerviosa es inducir el vómito para deshacerse de los alimentos ingeridos. Si se ve obligado a levantarse de la mesa para vomitar durante o después de una comida, esa es una señal muy importante para pedir ayuda. Como amigo o familiar, si nota que su ser querido a menudo se va por un período prolongado en medio de una comida, esto puede ser una señal de advertencia de un trastorno alimentario.

Comida diferente

No estar dispuesto a comer lo mismo que comen otros amigos o familiares puede ser un síntoma de un trastorno alimentario. Este no es siempre el caso, ya que algunas personas tienen razones legítimas para preparar o traer su propia comida. Sin embargo, en combinación con otros comportamientos problemáticos, puede indicar que una persona está demasiado preocupada por los tipos de alimentos que come o está restringiendo su alimentación.

3. Estar obsesionado con sacarlo

Las personas con trastornos alimentarios, especialmente anorexia nerviosa y bulimia nerviosa, a menudo están obsesionadas con obtener alimentos o calorías de su cuerpo después de haberlos ingerido. Esto puede tomar muchas formas diferentes.

Vómitos

Los atracones y los vómitos son ampliamente conocidos como un signo clásico de bulimia nerviosa. El vómito inducido, sin embargo, no se limita a las personas que sufren de bulimia nerviosa. Las personas con anorexia nerviosa también pueden vomitar los alimentos que ingieren, aunque no es probable que se hayan dado un atracón en primer lugar. Un signo de vómito en amigos o familiares puede ser la callosidad que se forma en los nudillos al usar los dedos para inducir el vómito. Otro síntoma de los vómitos puede ser la pérdida de esmalte dental por la acidez de los vómitos.

Fuente: flickr.com

Laxantes, suplementos y hierbas

En lugar de inducir el vómito, algunas personas con trastornos alimentarios utilizan laxantes u otros suplementos para hacer que los alimentos se muevan más rápidamente a través de su sistema digestivo. Esto hace que sea difícil o imposible para su cuerpo absorber energía y nutrientes de los alimentos. Cualquier suplemento o hierba que esté destinado a bloquear o cambiar la forma en que el cuerpo absorbe los alimentos también puede ser un síntoma de un trastorno alimentario.

Ejercicio excesivo

A veces, en lugar de intentar eliminar los alimentos de su cuerpo, las personas con trastornos alimentarios estarán obsesionadas con gastar toda la energía que han ingerido. Esto puede ser especialmente cierto con la anorexia nerviosa. A veces, las personas se vuelven tan ansiosas después de comer que se sienten obligadas a hacer ejercicio hasta que piensan que lo han 'superado'. Si el ejercicio se asocia con ansiedad o compulsión significativa, puede ser una señal de que algo anda mal.

4. Es una obsesión

Puede ser difícil no preocuparse o hablar sobre nuestro peso o imagen corporal. Después de todo, es fácil compararnos con lo que se supone que es una forma y tamaño estándar o ideal. También es normal querer comer de una manera que nos ayude a mantener la energía y a sentirnos saludables. Sin embargo, si alguna de estas cosas se convierte en una obsesión, puede ser una señal de alerta para un trastorno alimentario.

Muchas charlas

Si usted, o alguien que conoce, a menudo habla, se queja o se preocupa por su tamaño, forma o peso, esto puede ser un signo de un trastorno alimentario. Esto puede ser especialmente claro con la anorexia nerviosa, donde las personas a menudo tienen bajo peso pero siguen ansiosas, avergonzadas o disgustadas con lo que perciben como 'estar gordas'. La anorexia nerviosa en realidad puede cambiar la forma en que una persona percibe su cuerpo, por lo que un desajuste entre la apariencia de una persona y la forma en que se percibe a sí misma puede ser una indicación de que existe un problema.

Sin embargo, la obsesión por hablar sobre la forma y el tamaño del cuerpo no se limita a la anorexia nerviosa. Las personas que tienen un peso normal o tienen sobrepeso también pueden obsesionarse con su apariencia. Esto a veces se pasa por alto porque las señales culturales pueden indicar que es apropiado estar avergonzado u obsesionado con el peso corporal si no estás delgado. De hecho, las personas con peso normal o con sobrepeso también pueden tener trastornos de la alimentación, y hablar mucho sobre la infelicidad con sus cuerpos puede ser una señal de esto.

Vergüenza o disgusto

Cada vez que una persona expresa mucha vergüenza o disgusto por su cuerpo, puede ser un síntoma de un trastorno alimentario. Si bien las personas con anorexia nerviosa a menudo perciben mal el tamaño y la forma de su cuerpo, el disgusto o el autodesprecio no es más apropiado para las personas que se ven a sí mismas con mayor precisión.

Hiperconcentrado en la alimentación saludable

Si bien comer para tener energía y salud es algo bueno, un enfoque obsesivo con lo que una persona percibe como una alimentación saludable puede ser una señal de alerta para un trastorno alimentario. Esto es especialmente cierto si su idea de una alimentación saludable es muy restrictiva. Además, si tienen miedo, disgusto o vergüenza ante la idea de comer algo que no creen que sea saludable, esto puede indicar un problema.

Comprobándose a sí mismo (de una manera infeliz)

Si usted, o alguien que conoce, se mira obsesivamente en el espejo con el objetivo de encontrar y criticar las imperfecciones, esto podría ser un signo de un trastorno alimentario. Los espejos son una herramienta útil para asegurarnos de que nos veamos presentables antes de salir por la puerta, pero un trastorno alimentario puede convertirlos en una trampa. Si su amigo o ser querido pasa mucho tiempo frente al espejo y se aleja triste, enojado o disgustado, podría ser el momento de acercarse a él.

signification de la dignité

5. Las cosas están fuera de control

Atracones

Para las personas con un trastorno por atracón, comer no está necesariamente relacionado con el disfrute. De hecho, durante un atracón, pueden sentirse incómodos, o incluso querer dejar de comer, y sentirse incapaces de hacerlo. Cuando las personas sanas comen en exceso en ocasiones, generalmente es porque están disfrutando de la comida y noquererpara detener. Un atracón poco saludable, por otro lado, generalmente tiene poco que ver con el deseo de comer. Si come grandes cantidades de comida mientras no disfruta de la comida o se siente fuera de control, esto puede ser un síntoma de un trastorno alimentario.

Además de sentirse fuera de control durante los atracones, las personas con un trastorno alimentario pueden sentir que no pueden controlar la frecuencia con la que ocurre. Los cumpleaños, las vacaciones y las ocasiones especiales son momentos en los que las personas a veces comen alimentos adicionales. Los atracones, por otro lado, pueden suceder con mucha más frecuencia y la persona que lo hace puede sentir que no puede controlar los momentos en que se dan.

Restringiendo

Algunas personas con anorexia nerviosa u otros trastornos alimentarios que restringen la ingesta de alimentos no son conscientes de que sus hábitos son problemáticos. Sin embargo, otras personas que padecen un trastorno alimentario son conscientes de que sus restricciones alimentarias no son saludables, pero se sienten incapaces de detenerlas. Los aspectos emocionales de un trastorno alimentario como la vergüenza, el miedo y el disgusto pueden ser un factor en esta falta de control. Es posible que otras personas no restrinjan deliberadamente las calorías, pero siguen dietas que no les permiten comer ciertos alimentos. Si estas restricciones se sienten fuera de control y van acompañadas de una emoción negativa, puede ser una señal de que una dieta supuestamente saludable no lo es en absoluto.

Ejercicio

Una forma de saber si su ejercicio o el de un ser querido es problemático es considerar las emociones asociadas a él. Si siente que se ve obligado a hacer ejercicio o tiene miedo de lo que sucederá si deja de hacerlo, podría significar que el ejercicio es parte de un trastorno alimentario.

Fuente: pexels.com

6. Todo lo anterior, más & hellip;

Si bien muchos de los síntomas que hemos analizado hasta ahora son comportamientos, una gran parte de lo que hace que los patrones problemáticos sean los trastornos alimentarios es lo que ocurre en la mente.

Trauma

El trauma previo es un factor de riesgo de trastornos alimentarios. Esto probablemente se deba a que los patrones alimentarios desordenados y dañinos pueden surgir de algunos de los otros efectos psicológicos del trauma. Cosas como la baja autoestima y la culpa o la ira mal dirigidas pueden alimentar un trastorno alimentario. Además, el trauma a veces puede hacer que una persona sienta que no tiene el control de sí misma ni de su vida. Los trastornos alimentarios pueden ser parte de sus esfuerzos por recuperar o mantener el control.

Otros problemas de salud mental

Los trastornos alimentarios a menudo siguen o existen junto con otros diagnósticos de salud mental como el trastorno de ansiedad, los trastornos depresivos o el trastorno obsesivo compulsivo. Si usted o un ser querido tiene un historial de ansiedad, depresión o compulsividad, es importante estar especialmente atento a los signos de un trastorno alimentario.

Bono: ¿Qué viene después?

¿Podrías ser tú?

¿Te reconoces en estos síntomas? ¿Ves a un ser querido? Si es así, reconozca que una amplia variedad de emociones son normales y están bien. Puede sentirse aliviado o abrumado. En cualquier caso, es importante recordar que reconocer un problema es el primer paso para abordarlo.

Tratamiento

El tratamiento de los trastornos alimentarios generalmente involucra a un equipo de profesionales médicos y una red de apoyo de amigos y familiares. Hay algunos lugares por donde comenzar si sospecha que puede tener un trastorno alimentario. Su médico de atención primaria puede ayudarlo con un diagnóstico. También pueden ayudarlo a ponerse en contacto con otros profesionales que pueden ayudarlo. También puede iniciar el proceso comunicándose con un profesional de la salud mental. Un terapeuta o consejero, incluidos los de BetterHelp, puede ayudarlo a comenzar con el tratamiento de los trastornos alimentarios.

Tratamiento médico

El tratamiento médico para los trastornos alimentarios puede involucrar a un médico de atención primaria, un dietista capacitado y otros especialistas según sea necesario. El objetivo del tratamiento médico es cuidar el cuerpo, lo que incluye alcanzar un peso saludable y estabilizar cualquier sistema del cuerpo que pueda haber sido afectado por el trastorno alimentario. También existen algunos medicamentos que se pueden recetar. Los medicamentos para los trastornos por atracones incluyen ciertos estimulantes y medicamentos anticonvulsivos que se ha descubierto que reducen el comportamiento de atracones. Los médicos también pueden recetar antidepresivos, que pueden ayudar a las personas a moderar sus comportamientos problemáticos.

Fuente: mcchord.af.mil

Tratamiento de salud mental

trouble explosif intime

El tratamiento de salud mental es una parte extremadamente importante del tratamiento de los trastornos alimentarios. Las terapias como la terapia cognitivo-conductual (TCC) pueden ayudar a las personas con trastornos alimentarios a reconocer los patrones de pensamiento desordenados que a menudo preceden a los trastornos alimentarios. Luego, la TCC ayuda a las personas a reemplazar los patrones de pensamiento falsos o no saludables por otros saludables. En los casos en los que los trastornos alimentarios se derivan de traumas pasados ​​u otros problemas de salud mental, la psicoterapia puede ayudar a las personas a procesar el trauma y aprender formas saludables de lidiar con situaciones como la ansiedad o la depresión.

Cuando no eres el que necesita ayuda

Ser amigo o familiar de una persona que padece un trastorno alimentario puede resultar difícil. Muchas veces, las personas que rodean a una persona reconocen que pueden tener un trastorno alimentario antes que la persona. Las personas con trastornos alimentarios pueden ser muy resistentes a reconocer que algo anda mal. Puede que no crean a sus seres queridos. A veces pueden enojarse con esta 'acusación'.

Mantener el amor

Cuando hable con alguien que pueda tener un trastorno alimentario, es importante tener en cuenta que los trastornos alimenticios a menudo vienen acompañados de una gran cantidad de vergüenza y disgusto. No necesitan más vergüenza de tu parte. Mantenga sus preocupaciones positivas y proactivas. Además, compruebe sus propias relaciones con su cuerpo. Si usa palabras vergonzosas o hirientes para sí mismo, es difícil convencer a los demás de que no deberían hacer lo mismo.

Mantente disponible

Es posible que su ser querido no reconozca su preocupación de inmediato. Incluso podrían estar enojados. Es importante no dejarse llevar por esto. Reconozca que los trastornos alimentarios afectan la forma en que las personas piensan y procesan las cosas, y esto puede hacer que sean muy difíciles de reconocer para quienes los padecen. Sea paciente con la persona. Cuando estén listos para reconocer su trastorno alimentario y comprendan que necesitan ayuda, usted querrá ser una de las personas con las que se sientan seguros al acudir.

Mirando a largo plazo

El tratamiento de los trastornos alimentarios puede ser un proceso difícil; sin embargo, vale la pena. Como persona con un trastorno alimentario, amigo o familiar, es importante buscar ayuda lo antes posible. También es importante crear redes de apoyo sólidas. Una persona que trabaja para recuperarse de un trastorno alimentario no es la única que necesita apoyo. Si tusonesa persona de apoyo, asegúrese de que está cuidando su propia salud mental. Un terapeuta o consejero de un lugar como BetterHelp puede ayudarlo a ayudar a sus seres queridos.