Psicología, memoria y cerebro

¿Qué es la memoria?

La memoria es una de las funciones más importantes de la mente humana. Desde recordar detalles fundamentales sobre ti y tu existencia hasta hechos mundanos como lo que desayunaste o cuál es tu color favorito, la memoria informa todos los aspectos de la vida humana. Cuando la memoria funciona como debería, proporciona información esencial que informa nuestras acciones diarias. Sin embargo, cuando la memoria falla, a menudo puede tener un impacto negativo significativo en nuestras vidas.





Fuente: pexels.com

vais-je jamais retrouver l'amour

Los recuerdos se forman a través de interacciones complejas en el cerebro y son esenciales para todo, desde el lenguaje hasta las relaciones y las tareas cotidianas. Si bien la memoria juega un papel importante en nuestras vidas, no es infalible. La memoria puede ser fácilmente distorsionada, corrompida o alterada de otra manera, ya sea intencionalmente o no. Como tal, si bien podemos confiar en la memoria en su mayor parte en nuestra vida diaria, sigue siendo una fuente de información poco confiable, especialmente cuando se trata del pasado menos reciente.



Comprensión histórica de la memoria

A lo largo de la historia, la memoria ha fascinado e inspirado a poetas, filósofos y otros pensadores mientras investigaban la forma en que funciona la mente. Dado que las cuestiones relativas a la memoria tienen un significado profundo para las cuestiones relacionadas con la identidad, el libre albedrío, el lenguaje y más, la memoria ha sido un área importante de estudio tanto en las artes como en las ciencias.

En el mundo antiguo, la memoria a menudo estaba vinculada a la divinidad, la profecía y la creatividad. Los filósofos a menudo consideraban la memoria como una especie de sello en el cerebro, una huella fija de experiencias y conocimientos pasados. Algunos también argumentaron que aprender es, en un sentido amplio, un proceso de recordar cosas que hemos olvidado, y que estos recuerdos son la fuente de fenómenos como el déjà vu y otros sentimientos inexplicables de familiaridad. Los científicos y los filósofos han estudiado la memoria en relación con la cognición humana durante miles de años en un intento de comprender cómo formamos y retenemos recuerdos de nuestras experiencias.



Cómo el cerebro crea recuerdos

Los recuerdos se forman a través de una serie compleja de interacciones dentro del cerebro, y todavía se está investigando mucho sobre las formas en que el cerebro forma, almacena y recupera los recuerdos. Los estudios han demostrado que los recuerdos pueden alterar la estructura del cerebro al formar nuevas sinapsis y fortalecer las conexiones existentes. Los diferentes conjuntos de neuronas son responsables de diferentes recuerdos.

Memoria y sueño

El sueño juega un papel importante en la formación de la memoria. Si bien aún se están realizando estudios sobre el papel que juega el sueño en términos de memoria, se ha teorizado que el sueño es un momento crucial en el que se procesan los eventos del día y se forman los recuerdos. En particular, el sueño ayuda a consolidar los recuerdos y a formar recuerdos a largo plazo en el cerebro. Permanecer sin dormir durante un período prolongado de tiempo, o dormir regularmente una cantidad subóptima, puede tener efectos negativos en la formación y el recuerdo de la memoria.



Fuente: flickr.com

Memoria a largo plazo frente a memoria a corto plazo

Una de las distinciones básicas entre los diferentes tipos de recuerdos es la memoria a largo plazo frente a la memoria a corto plazo. La memoria a corto plazo solo existe durante un período de tiempo limitado, generalmente solo unos minutos y, a veces, solo unos segundos. Un ejemplo de memoria a corto plazo sería la capacidad de recitar un número de teléfono o una dirección que le acaban de dar. La memoria a corto plazo no implica el almacenamiento a largo plazo o la manipulación de la memoria, solo su retención a corto plazo.

La memoria a largo plazo se refiere a los recuerdos que se almacenan durante un largo período de tiempo, a menudo de forma indefinida. Estos recuerdos están consolidados y codificados en el cerebro, con diferentes tipos de recuerdos almacenados en diferentes ubicaciones. Si bien a veces se compara con sistemas tecnológicos como el disco duro de una computadora, el almacenamiento de memorias a largo plazo es un proceso complejo que aún no se comprende completamente. Los recuerdos a largo plazo todavía están sujetos al proceso natural de olvido, que puede mitigarse recordando recuerdos con regularidad. La memoria a largo plazo incluye categorías de memoria como memoria explícita, memoria implícita, memoria episódica, memoria semántica, memoria procedimental y otras.



Fuente: rawpixel.com

Memoria explícita vs implícita

Tanto la memoria explícita como la implícita son formas de memoria a largo plazo. La memoria explícita a veces se conoce como memoria declarativa e involucra recuerdos que requieren un esfuerzo consciente para recuperarlos, ya sea que esté recordando detalles específicos, como su antigua dirección, o eventos específicos, como su primer día de escuela secundaria. Incluso cuando la información es fácil de recordar, la memoria explícita implica un esfuerzo intencional. Los tipos de memoria explícita incluyen la memoria episódica y semántica.

La memoria implícita, por otro lado, es una forma de memoria a largo plazo que es inconsciente y ocurre sin pensar en ello. Si alguna vez ha conducido a casa sin pensar conscientemente en las direcciones o ha lanzado una pelota de béisbol sin concentrarse en sus movimientos específicos, ha utilizado la memoria implícita. La memoria implícita a menudo está estrechamente relacionada con la memoria muscular y, a menudo, implica procesos físicos que se han completado tantas veces que ya no necesitan un esfuerzo consciente.

Memoria episódica

suppléments naturels pour enfant adhd

La memoria episódica es un tipo de memoria explícita a largo plazo que se refiere a recuerdos de eventos particulares. La memoria episódica incluye eventos generales, como una fiesta de cumpleaños o una primera cita, así como instancias específicas, a menudo llamadas memorias flash, de eventos específicos con una alta resonancia emocional, como un tiroteo en la escuela o un ataque terrorista.

Memoria de procedimiento

La memoria procedimental es un tipo de memoria implícita a largo plazo, que a menudo implica actividad física que se vuelve inconsciente a través de la repetición. Ejemplos de memoria procedimental incluyen andar en bicicleta o lanzar una pelota de béisbol.

Fuente: rawpixel.com

Memoria topográfica

La memoria topográfica se refiere a la memoria que tiene que ver con el lugar y la ubicación. Las personas con un buen sentido de la orientación tienen un sentido desarrollado de la memoria topográfica, mientras que las personas que se pierden o se desorientan fácilmente luchan con ella. La memoria topográfica puede referirse a direcciones y ubicaciones, así como a pistas visuales como puntos de referencia y entornos familiares.

Memoria semántica

La memoria semántica es un tipo de memoria explícita a largo plazo. Por lo general, se refiere al conocimiento acumulado, que incluye todo, desde información como la tabla periódica de elementos hasta los nombres de tus amigos y todo lo demás. La memoria semántica a menudo está fuertemente condicionada por la cultura y la experiencia, incluidos factores como la familia, la educación y la ocupación.

Memoria de trabajo

La memoria de trabajo es similar a la memoria a corto plazo, en el sentido de que la información solo se almacena durante un período breve. Sin embargo, existen algunas diferencias, en particular, que la memoria de trabajo puede manipular e interpretar la información de una manera que la memoria a corto plazo no puede.

Memoria autobiográfica

La memoria autobiográfica es un tipo de memoria explícita a largo plazo. Por lo general, involucra tanto la memoria episódica como la semántica, y se usa para recordar y relacionar información sobre los gustos y las experiencias de uno. Puede incluir tanto experiencias particulares como hechos e información general. La memoria autobiográfica es un componente esencial de la individualidad y la identidad.

Memoria y maleabilidad

Si bien a menudo pensamos en los recuerdos como representaciones precisas de cosas que sucedieron en el pasado, los recuerdos pueden ser sorprendentemente falibles. Los recuerdos pueden degradarse con el tiempo, lo que los deja susceptibles a cambios. La falta de atención también puede influir en los recuerdos, cuando creemos que recordamos más de lo que realmente hicimos al completar automáticamente los detalles. Los recuerdos también son extremadamente susceptibles a las influencias personales y culturales. El testimonio de testigos presenciales, por ejemplo, a menudo puede no ser confiable debido a prejuicios inconscientes. De manera similar, nuestros estados emocionales y sentimientos también pueden deformar los recuerdos.

Memoria y olvido

La pérdida de memoria y el olvido a menudo pueden ser signos de una enfermedad grave. Enfermedades como el Alzheimer y la demencia pueden afectar negativamente a la memoria, a menudo comprometiendo gravemente la capacidad de una persona para recordar. La pérdida de memoria suele ser también típica del proceso de envejecimiento en general, incluso sin otras enfermedades asociadas.

Otras enfermedades como la amnesia y la hipertimesia pueden afectar directamente la memoria, ya sean recuerdos de eventos pasados ​​o sobre uno mismo. Las fallas de memoria pueden ser especialmente debilitantes porque a menudo resultan en confusión, desorientación e incertidumbre, incluso si los pacientes están sanos.

Impulsar la memoria

quand dire je t'aime

Si bien diferentes personas a menudo tienen diferentes capacidades de memoria, las personas a menudo pueden mejorar sus habilidades de memoria mediante un esfuerzo concertado. Las técnicas mnemotécnicas, a veces denominadas el arte de la memoria, se han utilizado durante siglos para mejorar la memoria, especialmente en la memorización de textos largos o listas extensas de información. Estas técnicas pueden incluir estrategias como la construcción de un palacio de la memoria, donde frases o hechos particulares se asocian con ubicaciones en una casa o espacio familiar, o asociar información con signos visuales o espaciales.

Fuente: rawpixel.com

Los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a mejorar la memoria. Los estudios han demostrado que un estilo de vida saludable, incluido el ejercicio físico y la reducción del estrés, puede mejorar la memoria y aumentar la función cerebral. Los científicos también sugieren que actividades como la lectura, la realización de esfuerzos intelectuales y el aprendizaje de nuevas actividades y habilidades pueden contribuir a mejorar o mantener la memoria. Los ejercicios mentales simples como el Sudoku o los crucigramas pueden tener un efecto similar y ayudar a mantener el cerebro activo y comprometido. En general, la memoria a menudo se puede mejorar significativamente al enfocarse en un estilo de vida saludable y al involucrar al cerebro en actividades enriquecedoras.

Ya sea que esté interesado en mejorar su memoria, necesite ayuda para manejar los recuerdos desagradables o simplemente esté buscando a alguien con quien hablar, los servicios de terapia en línea de BetterHelp son un excelente lugar para comenzar. Comuníquese hoy para obtener más información y ponerse en contacto con uno de nuestros terapeutas calificados.