El ataque de pánico: qué es, cómo se siente y cómo afrontarlo


Fuente: pexels.com

El trastorno de pánico es un problema de salud mental que afecta al menos al 5% de la población en algún momento de la vida (Roy-Byrne, Craske y Stein, 2006; Torpy, Burke y Golub, 2011). Los ataques de pánico y las quejas relacionadas son una preocupación generalizada en la comunidad médica con un número cada vez mayor de personas atendidas en las salas de emergencia cada año (Kao et al., 2014), es necesario realizar más investigaciones sobre la variedad de formas en que se manifiestan los ataques de pánico en los pacientes y cuál es la mejor forma de tratarlos.



Una amplia gama de síntomas causa confusión



Una de las razones de los diferentes diagnósticos y preocupaciones entre médicos y profesionales de la salud mental con respecto a los diferentes tipos de ataques y trastornos de pánico es que los síntomas en sí varían ampliamente (Kircanski, Craske, Epstein y Wittchen, 2009). Los síntomas comunes más asociados con un ataque de pánico son el miedo, o incluso el terror absoluto, y los sentimientos de ansiedad. Estos son los que se consideran síntomas cognitivos y, a menudo, solo los conoce el individuo. Los síntomas fisiológicos estándar incluyen corazón acelerado, aumento de la respiración, transpiración, enrojecimiento de la cara o manchas en la piel. En casos extremos de ataque de pánico, podría haber náuseas, vómitos o incluso diarrea (Roy-Byrne, Craske y Stein, 2006).

Los criterios del DSM-5 para el trastorno de pánico incluyen ataques de pánico recurrentes dentro de los 30 días, con preocupaciones sobre tener otro y sufrir las consecuencias de tener un ataque de pánico. El trastorno de pánico pertenece a una familia de enfermedades de salud mental relacionadas con la ansiedad. Otros incluyen agorafobia, trastorno de ansiedad, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad social, fobias (Torpy et al., 2011) e incluso trastorno de acumulación (Raines, Oglesby, Short, Albanese y Schmidt, 2014). Esta lista no es exhaustiva y esta es una de las razones de la dificultad para identificar los orígenes.



rêve d'avoir un bébé avec ton ex

Ataque de pánico con otros trastornos asociados

Los estudios de los últimos años han prestado mucha atención a los factores de comorbilidad relacionados con los ataques de pánico. El abuso de sustancias es común para muchas personas que sufren ataques de pánico (Potter et al., 2014). No es raro que las personas con enfermedades mentales se automediquen. Por lo tanto, una persona con ansiedad severa o ataques de pánico podría usar marihuana o alcohol para aliviar la ansiedad o retrasar un ataque. Esta ruta es peligrosa de seguir debido al riesgo de dependencia de sustancias, que solo sirve para aumentar la sintomatología fisiológica y cognitiva, ya que están muy relacionadas con los síntomas de abstinencia (Roy-Byrne, Craske y Stein, 2006).

Otros factores de comorbilidad incluyen dos o más trastornos relacionados con la ansiedad, como el trastorno de ansiedad social, la agorafobia y la depresión (Brown et al., 2016). La sintomatología entre estos es tan similar que dificulta el diagnóstico y el tratamiento (Torpy et al., 2011). Uno de los factores clave para determinar si un ataque de pánico puede deberse a un trastorno de pánico es si ha habido un episodio depresivo mayor en el pasado. Los investigadores también han encontrado que la mayoría de las personas con trastorno de pánico han tenido dos apariciones importantes, una durante la adolescencia y otra a finales de los treinta, nuevamente, con mujeres representadas con más frecuencia que hombres (Katon, 2006).

No hay datos empíricos que respalden los hechos de por qué los inicios ocurren durante estos dos momentos, se podría inferir que el inicio se debe a la ansiedad relacionada con ser un adolescente con la edad adulta al frente (Hayward, Killen, Kraemer y Taylor 2000 ), y de ser un adulto a finales de los 30 con mucho aún por lograr, como establecerse profesionalmente, ser dueño de una casa y tener hijos.



Teorizando lo desconocido

Roy-Bryne, Cask y Stein (2006) describen lo que se sabe acerca de los ataques de pánico como 'impreciso, aunque mayor comprensión' de los tratamientos. Los autores sugieren además que llevar la investigación más actual y relevante a la vanguardia de la industria médica y de la salud mental es vital debido a la creciente incidencia de ataques de pánico. Actualmente, el número de estudios y temas son muy diversos.

Un grupo de investigadores (Asnaani, Gutner, Hinton y Hofmann, 2009) ha analizado la raza y la etnia como predictores del trastorno de pánico. Descubrieron que las personas blancas son más propensas a sufrir ataques de pánico que sus contrapartes negras, asiáticas o hispanas. Los autores indicaron que esto podría deberse a la cultura blanca, a la que se le ha inculcado el miedo a morir de una enfermedad en general, pero específicamente a morir de un ataque cardíaco. Las conclusiones que sacaron de cualquier discrepancia en su investigación, es decir, que los asiáticos no fueran más tensos y propensos a la ansiedad, se basaron en factores de asimilación, es decir, que se volvieron más americanizados.



Las teorías más destacadas incluyen factores genéticos, vida estresante, depresión pasada o un evento traumático. Incluso con un campo tan estrecho, varios estudios los diseccionan en subconjuntos más pequeños entre sí. Por ejemplo, Zvolensky, Feldner, Leen-Feldner y McLeish, (2005) examinaron la correlación entre el tabaquismo y los ataques de pánico. Descubrieron que un mayor número de personas fuman debido a la ansiedad. Dado que la nicotina afecta el sistema nervioso central, actúa como estimulante, el uso de nicotina podría explicar el aumento de la frecuencia cardíaca y problemas respiratorios.

Hay algunos estudios que sugieren que la ansiedad podría ser estacional, relacionada con las vacaciones (Kao et al., 2014) o relativa a un día o días de la semana. Kao y col. (2014) encontraron que hay un aumento en los casos en las salas de emergencias por ansiedad y ataques de pánico. Se han realizado muchos estudios sobre el trastorno afectivo estacional (Kurlansik & Ibay, 2012), un tipo de depresión estacional que generalmente ocurre durante los meses de invierno, cuando las personas no se exponen tanto al sol o no son tan sociables. La ansiedad estacional podría estar relacionada con eso, debido al miedo a deprimirse.

Carleton, Fetzner, Hackl y McEvoy (2013) postulan que algunos individuos sufren ataques de pánico debido a la incertidumbre de la incomodidad de lo desconocido, mientras que otros proponen que los individuos sienten pánico por eventos anticipados o incluso por el pánico o la depresión mismos (Helbig-Lang, Lang, Petermann y Hoyer, 2012). Se puede razonar que ambos están relacionados con experiencias pasadas, o al menos una historia de imaginar algún evento catastrófico.

Se cree que imaginar un evento socialmente catastrófico es un factor subyacente importante del trastorno de ansiedad social (Brown et al., 2016). Algunos piensan que la ansiedad social es una comorbilidad del trastorno de pánico (Potter et al., 2014); otros creen que debería considerarse un trastorno del espectro del trastorno de pánico (Zvolensky, Feldner, Leen-Feldner y McLeish, 2005). Muchos ataques de pánico están relacionados con la incertidumbre de los eventos sociales o el miedo a sufrir un ataque de pánico en un entorno social o público (Brown et al., 2016).

El factor miedo a todo



J'ai rompu avec mon petit ami


Fuente: pexels.com

Zvolensky et. La investigación de al. (2005) discute la prevalencia de ataques de pánico situacionales sobre trastornos de pánico, ansiedad social y agorafobia, lo que indica que los ataques de pánico situacionales se agregan a los criterios de diagnóstico con algunos trastornos psiquiátricos en el DSM-5. La ansiedad situacional o los ataques de pánico ocurren cuando las personas se vuelven muy ansiosas por ciertos eventos, lugares o incluso personas.

Por ejemplo, si una persona ha sido reprendida en el trabajo, es posible que evite ir a trabajar por miedo a recibir más reprimendas, incluso cuando no haya indicios de que vaya a recibir una (Carleton et al., 2014). Parece contradictorio que esta persona evite el trabajo, quizás llegue tarde o incluso se pierda días. Sin embargo, cuando alguien sufre de un trastorno relacionado con la ansiedad, pierde la capacidad de pensar en estos términos, ya que su objetivo es protegerse de la incomodidad.

Existe una preponderancia de investigaciones que apoyan el pensamiento de que las personas afectadas con trastornos de ansiedad generalizada son más susceptibles a ataques de pánico o trastornos de pánico (Van Ameringen, Simpson, Patterson y Mancini, 2013). Cuando a una persona se le diagnostica un trastorno de ansiedad generalizada, es porque presenta síntomas de ansiedad tanto cognitivos como fisiológicos durante un período prolongado, pero no parecen ser desencadenantes específicos de la ansiedad (Tull, Stipelman, Salters-Pedneault, Y Gratz, 2009). Esta descripción recuerda al episodio de Charlie Brown cuando Lucy proporcionó un diagnóstico que incluía el 'miedo a todo'.

Ciertamente, la referencia a Charlie Brown no pretende restar importancia a la situación. Charlie Brown pretendía ser una alegoría de los tiempos sociales y políticos en los que se creó la caricatura después de la Guerra de Corea y durante la Guerra de Vietnam. Había tanta incertidumbre durante esos tiempos; el mundo estaba cambiando, en medio de la guerra en el extranjero, había una guerra en las calles de los Estados Unidos mientras las personas de color luchaban por sus derechos civiles. Charlie Brown, al ser un joven blanco de clase media suburbana, tenía motivos para estar muy ansioso. De hecho, sin duda encajaría en el modelo de los estudios de Carleton, Fetzner, Hackl y McEvoy (2013) sobre los ataques de pánico y la intolerancia a la incertidumbre.

Nada que temer, sino el miedo mismo

Ha habido un aumento en las visitas a las salas de emergencia relacionadas con ataques de pánico en los últimos años; muchos sienten que esto puede estar relacionado todavía con los ataques del 911 (Van Ameringen, Simpson, Patterson y Mancini, 2013) cuando de repente todo el mundo parecía estar viviendo al borde de la incertidumbre. Debido a la variedad de sintomatología que presentan los pacientes en estas visitas, los médicos se han dado cuenta de que los estudios de casos pueden ser el medio más confiable para recopilar datos empíricos sobre los ataques de pánico (Katon, 2006).

Si bien los estudios de experimentos controlados son necesarios y han fomentado la investigación, muchos de los resultados parecen no ser confiables. Por ejemplo, en un estudio reciente (Meuret et al., 2011), los participantes, hombres y mujeres, sabían que estaban siendo observados y que estaban conectados a máquinas para controlar la frecuencia cardíaca y respiratoria. El propósito de este estudio fue medir la ocurrencia de ataques de pánico espontáneos sin desencadenantes. Lo que encontró el estudio fue que se detectaron patrones de inestabilidad varios minutos antes del inicio del ataque, y el inicio real fue señalado por un aumento de la frecuencia cardíaca. Es razonable inferir que los sujetos, que firmaron consentimientos informados y estaban conectados a monitores cardíacos y respiratorios, experimentaron ataques de pánico porque era esperado o anticipado (Helbig-Lang, Lang, Petermann y Hoyer, 2012).

Algunos investigadores también sugieren que los ataques de pánico pueden ser provocados por el miedo a la muerte o la enfermedad, este fue un factor que contribuyó al estudio étnico en el que los autores postularon que los estadounidenses blancos tenían más probabilidades de tener miedo a los problemas de salud (Asnaani, Gutner, Hinton Y Hofmann, 2009). La idea de que las preocupaciones por la salud son principalmente un rasgo de los blancos estadounidenses no es algo que la mayoría otorgue mucho crédito. Sin embargo, es razonable suponer que cualquier persona que experimente un ataque de pánico con dolor cardíaco acelerado y dolores en el pecho, podría experimentar miedo de sufrir un ataque cardíaco (Carleton et al., 2014), lo que, a su vez, aumentaría la sensación de pánico.

Dónde está involucrado el corazón: obtenga una segunda opinión

En otro estudio, los investigadores han encontrado que hay incidentes de ataques de pánico no relacionados con el miedo y no cardíacos (Foldes-Busque et al., 2015). En estos casos, una persona se presenta en la sala de emergencias o en el consultorio del médico con dolor en el pecho, se supone que está relacionado con el corazón, pero las pruebas no lo respaldan. Cuando se les dice que están teniendo un ataque de pánico, porque no han sentido los síntomas cognitivos del miedo, la sensación de perder el control o volverse locos, los individuos lo descartan. En los resultados de la encuesta, Foldes-Busque et al. (2015) encontraron que estas personas tenían menos probabilidades de hacer un seguimiento con un profesional de la salud mental.


Fuente: pxhere.com

En un caso que involucraba a una mujer de 48 años que presentó síntomas de un ataque de pánico con sintomatología cognitiva y física, es decir, miedo, corazón acelerado, dolor en el pecho, aumento de la respiración, porque era una mujer blanca de mediana edad, el Los médicos de la sala de emergencias la diagnosticaron inmediatamente con un ataque de pánico. Sin embargo, al revisar su historial médico, nunca le habían diagnosticado depresión, aparte de un leve posparto 12 años antes, nunca había tenido un ataque de pánico y no podía pensar en nada en su vida que pudiera contribuir a un ataque de pánico. .

Si no hubiera estado usando un yeso para una fractura de tobillo, los médicos podrían haberla enviado con una receta de benzodiazepinas y habrían terminado. Sin embargo, el médico (Schlicht et al., 2014) que documentó su caso como un momento de enseñanza, encontró que ella, de hecho, presentaba estos síntomas debido a la disminución de la circulación, lo que provocó síntomas de hipertensión relacionados con la trombosis ventricular que se había formado. en la pierna con el yeso. Si la hubieran enviado a casa, podría haber tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral en algún momento posterior.

Investiga en todas partes, todavía no sabes qué pensar

Parece no haber fin a la investigación sobre los ataques de pánico y los trastornos de pánico. La mayoría sugiere hallazgos que parecen de sentido común. Por ejemplo, un estudio encontró que los agorafóbicos pueden experimentar ansiedad debido a la falta de asertividad (Levitan, Simoes, Sardinha y Nardi, 2016). Sin embargo, la investigación es necesaria, y especialmente la investigación que involucre estudios de casos con individuos que documentan sus experiencias orgánicas con ataques de pánico (Katon, 2006). Para estas personas, el miedo a tener que enfrentarse a alguien, o el miedo a ocupar un asiento de autobús vacío porque alguien más podría quererlo, podría significar que su pánico es su reacción a su falta de asertividad. Esta información es algo que un terapeuta necesitaría saber para trabajar mejor con un cliente.

Conclusión y recomendaciones

Es beneficioso tener una mayor comprensión de las diversas formas y razones por las que las personas tienen ataques de pánico. Algunos investigadores creen que la ansiedad y el pánico se deben a una forma de condicionamiento clásico no intencionado, que a su vez hace que el individuo generalice en exceso. Como resultado, experimenta ataques de pánico en respuesta a estímulos o eventos no relacionados. Por ejemplo, una persona podría desarrollar un miedo condicionado a las figuras de autoridad debido a haber crecido con un padre severo (Lissek et al., 2010). Tener una mayor comprensión ha llevado al reconocimiento de la necesidad de ampliar la investigación de los subtipos de trastorno de pánico (Kircanski, Craske, Epstein y Wittchen, 2009). Si la incertidumbre, el miedo a lo desconocido y el miedo a sufrir un ataque de pánico contribuyen y empeoran los ataques de pánico, entonces seguramente un mayor conocimiento puede proporcionar cierta medida de consuelo a quienes lo padecen.

Una mayor comprensión de los ataques de pánico puede conducir a una mayor comprensión de cómo tratar los ataques de pánico. Las modalidades de tratamiento más exitosas incluyen una combinación de terapias cognitivas y conductuales. La terapia cognitiva ayuda al individuo a explorar patrones de pensamiento e identificar los desencadenantes para que pueda autorregularse. Por ejemplo, si es cierto que la anticipación de un ataque de pánico aumenta la ocurrencia y media en la gravedad, las personas que sufren un ataque de pánico pueden usar esto en su beneficio.

Con la terapia conductual, los clientes aprenden a cambiar los comportamientos que se emplean para proteger o evitar el factor estresante. Suelen ser comportamientos negativos. Como el individuo que por temor a una reprimenda se toma días de enfermedad o se presenta tarde al trabajo. Estas acciones son contraintuitivas y contraproducentes. Mediante una combinación de modalidades cognitivas y conductuales, este cliente puede aprender a cambiar los patrones de pensamiento y las reacciones conductuales a ellos. El individuo de esta ilustración también carecía de asertividad, lo que, como sugirieron Levitan, Simoes, Sardinha y Nardi (2016), podría llevar a permanecer dentro de la zona de confort para evitar la confrontación o tener que defender las propias acciones. Si una persona tiene mucho tiempo por enfermedad y lo usa, hay evidencia suficiente para sugerir que este individuo tiene agorafobia.

Hay pasos que una persona que siente que se avecina un ataque de pánico puede tomar para reducir los niveles de ansiedad y aliviar el ataque por completo. La regulación de la respiración es uno de esos medios (Birch, 2015), y hay una gran cantidad de investigaciones que sugieren que al realizar evaluaciones cognitivas, autoevaluación de los procesos de pensamiento, esto disminuirá la respuesta a los desencadenantes. Si un individuo puede reconocer los factores desencadenantes y lo que le sucede cognitivamente, entonces el individuo puede emplear ejercicios de respiración (Helbig-Lang, Lang, Petermann y Hoyer, 2012).

Para el individuo que experimenta un ataque de pánico o que vive con el temor de tener el próximo, la vida es incómoda y el temor puede incluso resultar debilitante. Es importante reconocer que para la persona que no sufre de un trastorno relacionado con la ansiedad, o que no se encuentra en medio de una situación estresante que haya derivado en un ataque de pánico, gran parte de lo que se aborda en este artículo parece tan simple . Podría ser que al tener conciencia de la sencillez, la persona con ansiedad se sienta aún más por sentimientos de impotencia.

Si una persona tiene una afección que interfiere con su capacidad para funcionar, se trata de un trastorno. Si esta condición está relacionada con el funcionamiento mental y las emociones, se clasifica como un trastorno mental. Buscar terapia para los ataques de pánico o el trastorno de pánico es tan rutinario como buscar atención de un especialista en oídos, nariz y garganta para un resfriado persistente. Es importante ver a alguien que tenga la educación y los antecedentes necesarios para ayudar.

Para el individuo que sufre de ataques de pánico, el acto de buscar ayuda puede resultar difícil. Los familiares y amigos pueden ayudar. La terapia cognitivo-conductual recibida en persona o de un terapeuta en línea puede ayudar a las personas que sufren ataques de pánico a volver a entrenar sus pensamientos y comportamientos. A partir de la preponderancia de la investigación sobre los trastornos relacionados con la ansiedad, los investigadores que entendían la importancia de recibir terapia, pero también entendían las barreras para comprometerse con ella, realizaron estudios comparativos con clientes que recibieron terapia cara a cara semanalmente. sesiones con aquellos que participaron en módulos en línea y luego 'se reunieron' por correo electrónico con sus terapeutas una vez por semana para discutir el progreso. El estudio mostró que los beneficios de la terapia en línea eran en general iguales a los de la terapia cara a cara para los clientes con trastornos relacionados con la ansiedad (Carlbring et al., 2005).


Fuente: jisc.ac.uk

Los beneficios de la terapia en línea para el tratamiento de los trastornos relacionados con la ansiedad son los mismos que para otros clientes que buscan terapia de salud mental, ya que un ataque de pánico es una característica común de muchos trastornos de salud mental.

médicaments pour les flashbacks ptsd

El tratamiento de salud mental en línea es:

  • una alternativa moderna a ir a la oficina
  • económico
  • puede disminuir el estado de excitación.
  • Los clientes pueden ser más propensos a participar, ya que debería mostrarse menos ansioso sin otros factores que podrían provocar un ataque de pánico como: prepararse, llegar a tiempo, tráfico, apariencia, timidez, etc.

No importa qué medio de tratamiento se seleccione, es importante que aquellos que sufren de ataques de pánico busquen la ayuda de un profesional calificado con licencia. Los ataques de pánico privan a las personas de tiempo, experiencia y energía. La terapia puede ayudar a las personas que experimentan ataques de pánico a recuperar el control de sus vidas y mejorar su nivel de vida.