¿Es real el trastorno reactivo del apego en adultos?

¿Alguna vez ha conocido a una persona que parece no tener ningún deseo o capacidad para conectarse con los demás? ¿Era un niño que parecía despreocupado por la ausencia de personas familiares o cuidadores? Quizás conoces a un adulto que ha tenido un historial de relaciones conflictivas y parece preferir estar solo que con otras personas. Aunque algunas personas naturalmente prefieren ser independientes, hay momentos en que la falta de capacidad para conectarse con otros o formar relaciones saludables puede indicar la presencia de un trastorno mental conocido como trastorno de apego reactivo.

¿Qué es exactamente el trastorno de apego reactivo?



El trastorno de apego reactivo es una condición que se observa típicamente en bebés y niños. Se cree que se desarrolla durante la infancia y la niñez temprana si se descuidan las necesidades emocionales y físicas de un niño y se vuelve incapaz de formar un vínculo seguro con un cuidador. Los lazos de apego comienzan en la infancia y a menudo se ven por primera vez entre un bebé y una figura materna. Ese vínculo generalmente se amplía a medida que el niño aprende a desarrollar vínculos emocionales con otros miembros de la familia, como abuelos o hermanos. Sin embargo, si un niño no experimenta un vínculo normal con un cuidador, o si no se satisfacen las necesidades físicas como la comida y el refugio, puede correr el riesgo de desarrollar un trastorno de apego reactivo. Como resultado, es posible que el niño no recurra a un cuidador en busca de amor, consuelo o protección.



Aunque es probable que el trastorno de apego reactivo se observe con más frecuencia en niños menores de 5 años, puede persistir hasta la adolescencia y posiblemente la edad adulta si no se trata. Afortunadamente, el trastorno reactivo del apego se puede tratar tanto en niños como en adultos. El tratamiento debe implementarse tan pronto como se noten los síntomas y se confirma un diagnóstico para mejorar el resultado del plan de tratamiento.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, los criterios para diagnosticar a alguien con trastorno de apego reactivo incluyen:



  • La presencia de perturbaciones sociales y emocionales persistentes.
  • Un patrón constante de comportamiento inhibido y emocionalmente retraído hacia los cuidadores adultos
  • Un patrón de extremos de atención insuficiente
  • El niño tiene una edad de desarrollo de al menos 9 meses.
  • La alteración es evidente antes de los 5 años.
  • No se cumplen los criterios para el trastorno del espectro autista

Fuente: unsplash.com

Entender los hechos

El trastorno de apego reactivo da como resultado problemas de apego que afectan el desarrollo de cualquier vínculo saludable. Hace que las personas crean que deben mantenerse por sí mismas, incluso si no tienen los medios o el conocimiento de cómo hacerlo. Los afectados experimentan dificultades para establecer relaciones estables y, a menudo, tienen varias relaciones fracturadas en sus vidas. Su incapacidad para comprender cómo se siente el amor y el afecto genuinos hace que sea poco probable que muestren compasión o empatía hacia los demás.



Síntomas del trastorno reactivo del apego

El trastorno de apego reactivo generalmente involucra una amplia gama de síntomas y, a menudo, se lo llama una enfermedad de 'extremos'. Una persona con RAD puede vivir lo que parece ser una vida superficial o imaginaria. Por lo general, son incapaces de expresar sus verdaderas emociones a los demás y, por lo tanto, se aíslan de los demás para evitar sentirse avergonzados o heridos. Pueden mostrar signos de hostilidad o agresión hacia los demás, lo que puede tener un impacto negativo en su capacidad para desarrollar relaciones saludables.

Los problemas de apego que experimentan los niños con trastorno de apego reactivo generalmente se desarrollan porque no se les proporcionó cuando eran bebés o niños pequeños. Por lo tanto, a menudo les resulta difícil confiar en que un adulto cubra sus necesidades o las proteja. Su comportamiento a menudo implica manipulación, robo, mentira, agresión, impulsividad y conductas controladoras. Estos parecen ser mecanismos de afrontamiento que los hacen sentir seguros. Si no se trata, los síntomas pueden extenderse más allá de la primera infancia. De hecho, el trastorno puede extenderse hasta la edad adulta en algunos casos.

Los adolescentes con trastorno de apego reactivo a menudo exhiben personalidades encantadoras o carismáticas que pueden llevar a otros, incluidos los adultos, a creer que saben cómo actuar socialmente de manera apropiada. Sin embargo, debajo de la superficie, muchos niños con RAD carecen de empatía por los demás y exhiben comportamientos crueles como el abuso animal.



Los padres de niños con RAD a menudo luchan con sentimientos de culpa o impotencia. Si no se encuentra un cuidador que esté dispuesto a satisfacer las necesidades emocionales y físicas del niño, los síntomas podrían empeorar y el comportamiento podría dispararse.

Si no se reconocen los síntomas y no se implementa el tratamiento adecuado en la infancia, el trastorno de apego reactivo puede permanecer en los adultos. Los adultos con trastorno de apego reactivo tienen dificultades para experimentar empatía, confianza, compasión y remordimiento. Por lo tanto, generalmente tienen problemas para desarrollar amistades saludables o relaciones románticas.

Los adultos con RAD a menudo niegan la responsabilidad personal por su comportamiento y recurren a las mentiras y al comportamiento manipulador que aprendieron en la infancia. No es raro que los adultos con trastorno de apego reactivo se sientan impotentes, desesperanzados o ansiosos porque a menudo creen que los demás los culpan por su incapacidad para conectarse o relacionarse con ellos. La ira, el aislamiento y las inseguridades a menudo llevan a los adultos con RAD a recurrir a comportamientos adictivos y arriesgados. Puede ocurrir alcoholismo, abuso de sustancias y adicción al juego o la pornografía. Desafortunadamente, sin intervención, estos comportamientos pueden hacer que un adulto con RAD se convierta en una espiral y pueden experimentar problemas con la ley.

Lo que puede parecer un simple problema de apego o un defecto de personalidad, en realidad tiene una fuente profundamente arraigada y es importante buscar ayuda.

Tipos de trastorno reactivo del apego y sus síntomas



Los síntomas del trastorno de apego reactivo se dividen típicamente en dos subcategorías: trastorno de apego por evitación (inhibido) y trastorno de apego desinhibido (ambivalente), también conocido como trastorno de compromiso social desinhibido.

El trastorno de apego por evitación se caracteriza por un individuo afectado que desea un alto nivel de independencia y autonomía. Incluso si necesitan ayuda, creen que no son vulnerables a los sentimientos que generalmente se asocian con el apego a los demás. A menudo niegan la necesidad de tener relaciones personales cercanas con los demás e incluso pueden ver las relaciones como algo sin importancia.

Los síntomas del trastorno de apego reactivo por evitación incluyen:

  • Autosuficiencia compulsiva
  • Preferencia a trabajar o jugar solo
  • Tendencia a ser demasiado crítico con los demás.
  • Demasiado sensible a la culpa
  • Autocrítico
  • No cree en la idea de una relación verdaderamente romántica.
  • Cree que no son amables
  • Evita la intimidad

El trastorno de apego reactivo ambivalente es el resultado de apegos poco saludables generalmente asociados con una vida familiar impredecible o inestable. Los niños que no son educados y que no aprenden a responder adecuadamente a otras situaciones o situaciones, a menudo se separan de sus emociones y dejan de formar cualquier tipo de vínculo emocional.

Los síntomas del trastorno de apego reactivo ambivalente incluyen:

  • Tendencia a idealizar a los demás
  • Celos
  • Dificultad para desarrollar o mantener relaciones saludables o duraderas
  • Depende demasiado de las relaciones
  • Depresión
  • Posesividad
  • Sentirse no querido o no deseado por los demás

Tratamiento para el trastorno reactivo del apego

La intervención temprana parece mejorar el resultado del tratamiento para las personas con trastorno de apego reactivo. El objetivo principal del tratamiento es detener la causa de la interrupción del apego y ofrecer un ambiente propicio para desarrollar apegos saludables. Los niños con trastorno de apego reactivo deben recibir un entorno de vida estable y seguro y los esfuerzos para desarrollar interacciones positivas con los padres y cuidadores pueden ayudar a fortalecer la capacidad de apego del niño. El apego es un vínculo emocional profundo entre un niño y su cuidador. Un niño puede tardar un tiempo en aprender a aceptar o desarrollar un vínculo emocional con alguien, pero es posible.

En el pasado, algunas personas usaban lo que muchos ahora llaman medidas de tratamiento no convencionales. Estas medidas, que son criticadas como técnicas peligrosas y no probadas por la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, incluyen el uso de restricciones físicas para romper la resistencia del niño.

Los adultos con trastorno de apego reactivo a menudo experimentan tristeza y miedo a lo desconocido. Aunque es posible que no lo admitan y parezca que se esconden detrás de sus problemas de apego, estos adultos generalmente anhelan el amor y el afecto de los demás. Sin embargo, su incapacidad para formar vínculos saludables a menudo hace que eviten acercarse a otros. Debido a que los adultos con RAD tienen problemas de confianza y dificultad para conectarse con sus propias emociones, la terapia de conversación es a menudo un primer paso en el tratamiento. Algunos terapeutas pueden implementar la reconstrucción de emociones, trabajando para liberar bloqueos mentales y emocionales y juegos de roles. Los casos más graves de trastorno de apego reactivo pueden requerir tratamiento por parte de un psiquiatra y pueden involucrar sesiones de conversación y medicamentos.

Fuente: unsplash.com

¿Cómo se puede evaluar el trastorno del apego reactivo en adultos o niños?

No existe una prueba definitiva para RAD, pero los médicos tienen algunas buenas herramientas de diagnóstico a su disposición. Los criterios del DSM-5 describen los tipos de síntomas comunes en personas de todas las edades con RAD. Una evaluación psiquiátrica completa puede decirles mucho a los médicos sobre si un adulto o un niño padece el trastorno.

Los consejeros experimentados de BetterHelp están disponibles para ayudarlo a diagnosticar y tratar RAD o cualquier otra condición de salud mental.

La conexión entre RAD y 'ACE demasiado alto'

La prueba ACE Too High revela información sobre los efectos de las experiencias adversas de la infancia, lo que puede ayudar a diagnosticar RAD. Muchos pacientes de RAD fueron víctimas de trauma, negligencia grave o abuso cuando eran niños. ACE Too High es un cuestionario sencillo que puntúa el impacto del estrés tóxico. El acrónimo ACE significa 'experiencia infantil adversa'. Los ACE dañan el cerebro de un niño a medida que se desarrolla, aunque los síntomas a veces se retrasan hasta que el niño es un adolescente o un adulto. Cuanto más alto sea el puntaje ACE de una persona, mayor será el riesgo que corre de tener problemas de salud graves como enfermedades crónicas, enfermedades mentales o violencia.

Una vez que haya sido medido en la escala, estará en ventaja. Cualquier información adicional que pueda recopilar sobre su condición le facilitará el camino. Su objetivo en las primeras etapas del tratamiento será recopilar la mayor cantidad de información posible para encontrar el plan de tratamiento adecuado para usted.

Fuente: unsplash.com

Maneras de afrontar el trastorno reactivo del apego

Si alguien que usted o alguien que conoce tiene un trastorno de apego reactivo, puede resultar abrumador y estresante. A veces, puede sentirse enojado o herido. La implementación de medidas para hacer frente a los síntomas puede ayudar a que la vida sea menos estresante.

Practique el manejo del estrés: por ejemplo, aprender técnicas de meditación o practicar yoga puede ayudarlo a relajarse y aliviar la sensación de estar abrumado.

Reconozca sus sentimientos de frustración y comprenda que está bien sentirse así.

Muchos adultos pasan por alto la importancia del cuidado personal. Este método es importante para cualquier problema de salud mental, incluido RAD. Asegúrese de dormir lo suficiente, comer lo suficiente y tomarse el tiempo para hacer las cosas que disfruta a diario. Debes tener la energía para superar tus problemas.

Haga ejercicio al menos 3-5 veces por semana. El ejercicio libera endorfinas en su cerebro que producen buenos sentimientos. No solo contribuye a un cuerpo sano, sino también a una mente feliz y sana. Puede canalizar todas las energías negativas que siente en un entrenamiento duro.

Infórmese sobre el trastorno reactivo del apego. Cuando se trata de problemas de salud mental, el conocimiento realmente es poder. Habla con un consejero o un proveedor de salud mental. Considere unirse a un grupo de apoyo para personas que tienen un trastorno de apego reactivo o para sus seres queridos.

Desarrolle un sistema de apoyo personal. Construya una base de personas a las que pueda llamar su 'equipo local'. Cada vez que esté luchando con emociones difíciles, llame a alguien y comparta sus sentimientos. Esto ayudará a aliviar la presión y hará que se sienta mejor en general.

Fuente: pexels.com

Lo más importante que puede hacer por sí mismo si está experimentando un trastorno de apego reactivo es buscar ayuda profesional. Nada está a la altura de los beneficios de un consejero o terapeuta experimentado que realmente se preocupe. Los consejeros y terapeutas capacitados de BetterHelp pueden brindarle la ayuda que necesita para superar con éxito el trastorno de apego reactivo. Puede acceder a plataformas de terapia en línea como BetterHelp desde su propia casa. Lea a continuación algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp, de personas que experimentan problemas similares.

Reseñas de consejeros

'Baruch me ha estado ayudando a resolver problemas al tratar con mi padre anciano, que era distante, muy crítico y emocionalmente indisponible durante mi infancia y más allá. Actualmente, mi padre me maltrata verbalmente a mí y a otros miembros de la familia en muchos casos. Baruch es maravilloso. Me ha ayudado con sugerencias concretas y prácticas para ayudarme a lidiar con la situación inmediata con mi padre y también con un análisis más profundo de los porqués y los por qué del pasado & hellip; Inmediatamente me sentí a gusto con Baruch en nuestra primera sesión. Es un oyente increíble y responde con tanta claridad y perspicacia. En solo unas pocas sesiones, me ha ayudado mucho. ¡Altamente recomendado!'

'Natasha es una consejera muy perspicaz, amable y compasiva. Su enfoque amable y profesional para guiarlo a través de un problema demuestra su empatía y comprensión. Ella me ayudó a ver algunos problemas de la infancia que no había abordado en años '.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cuáles son los síntomas del trastorno reactivo del apego?

El trastorno de apego reactivo (RAD) tiene varios síntomas que se notan si los está buscando. Los síntomas de RAD incluyen:

  • Los niños con RAD pueden tener problemas para mostrar cariño o afecto hacia los demás. Esto se aplica tanto a los extraños como a la familia.
  • Otro síntoma que pueden mostrar los niños con trastorno de apego reactivo (RAD) es la falta de conciencia. En otras palabras, los niños con RAD pueden no mostrar ningún remordimiento por sus acciones negativas, sin importar cuántas veces se les explicó que lo que hicieron estuvo mal.
  • Los niños con RAD pueden tener problemas de ira. Por ejemplo, pueden tener rabietas o ser pasivo-agresivos. Los problemas de ira son más que simples síntomas de RAD, pero combinados con los otros síntomas, podrían indicar que tienen un trastorno de apego reactivo (RAD).
  • Los niños con trastorno reactivo del apego (RAD) pueden tener problemas de control. Desobedecerán, discutirán y no escucharán lo que tienes que decir.
  • Finalmente, está la aversión a ser tocado. Los niños con trastorno reactivo del apego (RAD) pueden ser sensibles al tacto o estremecerse cuando los tocan. Ningún tipo de contacto físico es positivo.

Los niños desarrollan un trastorno de apego reactivo bastante temprano, así que tenga en cuenta los signos y busque tratamiento lo antes posible.

¿Cuáles son los dos tipos de trastorno de apego reactivo?

Cuando los niños desarrollan un trastorno de apego reactivo, puede presentarse en dos tipos de trastornos reactivos de la personalidad. Estos trastornos de la personalidad se conocen como trastorno inhibido y trastorno de compromiso social desinhibido.

Inhibido es cuando un niño es consciente de su entorno, pero no responde. Puede que no sean personas que quieran afecto y generalmente se les conoce como solitarios. Puede que no sean empáticos con nadie, y cuando un niño desarrolla un trastorno de apego reactivo que es inhibidor, el niño puede parecer cruel.

El trastorno de apego reactivo desinhibido es el otro tipo de trastorno de apego reactivo. Esto es cuando un niño es amigable con un extraño, pero generalmente demasiado amigable. El trastorno de apego reactivo desinhibido significa que el niño puede parecer infantil o actuar más joven de lo que realmente es.

¿El trastorno de apego reactivo desaparece?

El trastorno de apego reactivo no suele ser una fase. Los niños con trastornos del apego crecerán. Pueden convertirse en adolescentes con trastornos reactivos del apego y luego en adultos. Este es uno de esos trastornos que se desarrollaron temprano, por lo que puede ser difícil revertirlo.

No crea que los niños con problemas de apego lo superarán con la edad; por lo general, el trastorno del apego puede continuar durante mucho tiempo si no se trata. Además, puede estar presente junto con otro trastorno, como el trastorno bipolar, los trastornos alimentarios o el trastorno del espectro autista.

Debe buscar terapia si tiene hijos con problemas de apego. No creas que es solo una fase. Tómelo en serio, como lo haría con cualquier cosa en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

¿Cuándo comienza el trastorno de apego reactivo?

El trastorno de apego reactivo es una condición en la que el niño no desarrolla un vínculo con sus padres. Un niño con trastorno de apego reactivo puede tener problemas para regular sus emociones. El niño también puede tener problemas para desarrollar relaciones significativas. Puede suceder en una etapa temprana de la niñez y debe tratarse lo antes posible.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el trastorno reactivo del apego?

Con RAD, no existe un tratamiento directo para él, sino que es un esfuerzo de colaboración entre los padres, un terapeuta y el niño mismo. El niño necesita estar en un ambiente seguro y necesita estar rodeado de personas positivas, ya sean padres, amigos, cuidadores y más.

Además de la buena crianza de los hijos, la RAD puede tratarse mediante asesoramiento y terapia, así como mediante el seguimiento del desarrollo del niño. Es posible que se requieran intervenciones. El apego es el vínculo emocional profundo entre el niño y el padre / cuidador, y puede llevar un tiempo que ese vínculo sea tan profundo como antes.

¿Cómo ayudas a alguien con trastorno del apego?

Si alguien tiene un trastorno del apego, puede ayudarlo a mejorar. A continuación se ofrecen algunos consejos.

  • Bríndeles un ambiente seguro, pero no habilite su mal comportamiento. En cambio, trate de enseñarles a superar sus problemas de apego. Por ejemplo, si alguien es pegajoso, está bien vigilarlo cuando te hayas ido, pero no puedes estar allí todo el tiempo.
  • Lea sobre el trastorno del apego. Además de eso, busque cualquier otro trastorno que pueda acompañarlo, como el trastorno bipolar o los trastornos alimentarios. Esto puede ayudarlo a encontrar un enfoque para cuidar de la persona con el problema. Cuando hay dos o más trastornos, esto se conoce como trastornos comórbidos.
  • Asegúrate de cuidarte también. Si bien debe cuidar a la persona que padece el trastorno, no debe hacerlo a expensas de usted mismo. Haga ejercicio, duerma bien y no deje que la persona lo pisotee.
  • Por último, es importante buscar la ayuda de un terapeuta. Incluso si la persona no quiere ir, recibir terapia individual por su cuenta puede enseñarle algunas habilidades.

¿Cuáles son los 4 estilos de adjuntos?

Los cuatro estilos de apego son seguro, evitativo, ansioso y ansioso / evitativo.

Primero, está seguro. Es alguien que tiene poca ansiedad y evasión. La persona está de acuerdo con tener intimidad, pero también está bien si es rechazada. Cuando están en una relación, no tienen miedo de ser rechazados.

En segundo lugar, tenemos evitativo. Esto es cuando alguien no está ansioso, pero evita a la gente. Nunca están en una relación por mucho tiempo porque les gusta demasiado su independencia. Alguien con un apego evitativo puede mantener la cabeza fría, pero es difícil mantener una relación profunda con ellos.

En tercer lugar, está el estilo ansioso. Esto es cuando alguien quiere una relación, pero se siente inseguro. Puede que los conozca como gente pegajosa. Cuando te vas, es posible que se vuelvan paranoicos y sospechen lo peor, o que siempre vengan contigo sin importar qué. Por lo general, el estilo ansioso se convierte en una profecía autocumplida. La persona cree que su pareja la dejará y, debido a esta idea, puede terminar asustando a la persona con su paranoia.

Finalmente, está ansioso / evitativo. Esto es cuando alguien no quiere acercarse a nadie debido a la ansiedad y porque no puede sentir intimidad hacia ellos. Este tipo de estilo de apego suele ser el peor y, si alguien lo tiene, es posible que necesite ayuda lo antes posible.

¿Cómo amas a alguien con trastorno del apego?

Si alguien tiene un trastorno de apego reactivo u otro tipo de trastorno de apego, puede ser difícil dejarse llevar por su vida.

Se paciente. A veces, es posible que deba dar pequeños pasos. Esto puede aplicarse a salir con un adulto con RAD o cuidar a un niño que la tiene. A veces, es posible que la persona con trastorno de apego reactivo no te acepte al principio, y eso está bien. Puede tomar algún tiempo antes de que se abran.

Dicho esto, no deje que la persona con trastorno de apego reactivo lo pisotee. Asegúrese de establecer algunos límites para cualquier persona con problemas de apego o cualquier tipo de trastorno mental.

Finalmente, busque la ayuda de un terapeuta. El tratamiento para el trastorno reactivo del apego a veces puede implicar buscar la ayuda de un terapeuta o médico. Esto se aplica a cualquier problema mental.

¿RAD es una enfermedad mental?

El trastorno de apego reactivo (RAD) se considera un trastorno. Si bien los términos 'enfermedad mental' y 'trastorno mental' se usan indistintamente, algunos pueden considerar que es diferente de una enfermedad mental debido al hecho de que es un trastorno del comportamiento con una causa clara. Sin embargo, esto es meramente semántica.

¿Qué es el síndrome del niño adoptado?

Esto es cuando un niño que es adoptado experimenta trastornos de apego, problemas de comportamiento y otros comportamientos problemáticos. Es un término controvertido que no parece estar presente en la mayoría de los niños que fueron adoptados y no es un diagnóstico oficial. El síndrome del niño adoptado no debería ser una razón para evitar la adopción si lo está considerando.

¿Qué es la teoría del apego en el desarrollo infantil?

La teoría del apego explora los vínculos entre un adulto y un niño pequeño. El comportamiento de un padre hacia su hijo puede influir en cómo el niño se une a los demás. Por ejemplo, un padre que está muy apegado a su hijo probablemente tendrá un hijo con relaciones seguras y viceversa. La teoría del apego vino de John Bowlby, un psiquiatra que trataba a niños y observaba el comportamiento de los niños que no estaban apegados.

¿Cómo se ve el trastorno de apego en los adultos?

En la edad adulta, el trastorno del apego puede manifestarse de muchas formas diferentes. Lo más probable es que sepa que alguien tiene un trastorno del apego. Se refieren principalmente a las relaciones. Alguien puede ser un solitario al que no le gusta estar rodeado de gente. Esto se conoce como apego evitativo. Puede que conozcas a alguien a quien le gusten las relaciones casuales, pero nunca nada serio.

Es posible que conozca personas ansiosas. Temen el rechazo o son demasiado pegajosos. Debido a su comportamiento, no pueden mantener una relación por mucho tiempo, y la caída de la relación suele ser por sus propias manos.

¿Cómo se ayuda a un niño con trastorno reactivo del apego?

Es importante ayudarlos brindándole al niño un lugar seguro y protegido para vivir, en primer lugar. Luego, debe buscar la ayuda de un terapeuta. Puede ayudar dándole al niño todo su amor, pero el problema es que RAD puede ser difícil de revertir debido al hecho de que ocurrió tan temprano en el desarrollo del niño. Es importante hablar con un profesional lo antes posible.

¿Cómo se diagnostica la RAD?

No existe una prueba específica para la RAD, sino que el niño va al médico, quien primero buscará los síntomas físicos. Necesitarán un historial médico y le harán un examen al niño. No puede diagnosticar RAD a través de una prueba de laboratorio, pero puede haber algunas pruebas de neuroimagen o análisis de sangre que pueden descartar otros trastornos.

Una vez que se descartan todos los trastornos físicos, el médico puede recomendar al niño un psiquiatra o psicólogo que pueda ayudar a diagnosticar el problema. Las personas en el campo de la salud mental tienen sus propias formas de diagnosticar problemas y observar el comportamiento del niño.

¿Cómo ayudas a un niño con trastorno del apego?

Primero, debe asegurarse de que el niño esté lejos de un hogar que podría tener un impacto negativo en su apego. Por ejemplo, no quiere que su hijo esté en un área donde sus padres lo ignoren o donde haya algún abuso.

Necesitas estar ahí para el niño y permanecer unido. Dicho esto, no puedes hacerlo solo. Necesitará la ayuda de un terapeuta infantil que pueda crear tratamientos personalizados para ese niño y darle la capacidad de sanar.

Además, es necesario mantenerse comprometido con el tratamiento. A menudo, las personas no ven resultados y abandonan, pero el tratamiento puede durar mucho tiempo.

¿Qué es el trauma del apego?

Este es un trastorno infantil que dificulta la formación de vínculos. Por lo general, los niños con trauma de apego desarrollan el trastorno debido a la falta de atención. Por ejemplo, los padres pueden haber ignorado a los niños con trauma de apego. Esto puede dificultar la formación de enlaces. Por ejemplo, una persona puede ser pegajosa cuando crezca, lo que dificulta tener una relación con ella.

¿Existe medicación para RAD?

No existe una píldora mágica que pueda convertir un apego no saludable en un apego saludable. Como tal, no existe ningún medicamento para el trastorno reactivo del apego. Sin embargo, existen medicamentos que pueden tratar algunos de los síntomas mientras se tratan las causas. Por ejemplo, los síntomas de este trastorno incluyen ira e insomnio. Estos síntomas pueden tratarse con medicamentos.

El objetivo no es medicar a los niños, sino mantenerlos tranquilos para que la ruptura del apego se pueda tratar lo más rápido posible.

¿Cómo afecta el apego inseguro a la edad adulta?

Los niños con problemas de apego pronto se convierten en adultos que lo tienen si no se tratan. Entonces, ¿qué pasa cuando crecen? Por lo general, una persona con experiencias negativas de apego termina teniendo problemas con las relaciones interpersonales y su autoestima cuando crece.

Por ejemplo, alguien sin un apego seguro puede parecer pegajoso. No pueden funcionar sin una pareja y no pueden ser independientes. Este trastorno de apego puede continuar en forma de ansiedad, donde la persona sospecha de todo lo que hace su pareja.

Alguien sin un apego seguro puede no ser capaz de comprometerse con ninguna relación debido a su comportamiento. Pueden despreciar las relaciones, y esta mentalidad también puede afectar sus carreras.

Entonces, como puede ver, el trastorno del apego del adulto generalmente implica la incapacidad de mantener las funciones de la edad adulta.

¿Cómo se desarrolla un estilo de apego seguro?

est-ce que j'aime mon petit ami

Los niños con problemas de apego pueden llegar a ser adultos sin ningún apego seguro. Si esto le sucede a usted, puede preguntarse cómo puede mejorar su estilo de apego.

Cuando se trata de lidiar con los problemas de apego de la niñez como adulto, debe hacer cosas para aumentar su confianza. Por ejemplo, ejercítese y mejore su físico. Rodéate de personas que quieran ayudarte, pero que no te permitan. Forme un vínculo estable con las personas y puede ayudarlo con sus problemas de apego.

Otra forma de tratar el trastorno del apego más allá de la primera infancia es salir de su zona de confort. Da pequeños pasos, por supuesto, pero intenta hacer algo a lo que no estés acostumbrado. Esto puede ayudarlo a obtener más experiencia.

Finalmente, otra cosa que puede hacer cuando está lidiando con problemas de apego en la infancia como adulto es buscar la ayuda de un terapeuta. Los problemas de apego pueden ser difíciles de tratar por ti mismo, especialmente si se trata de un trauma infantil. Un terapeuta puede ayudarlo a encontrar formas de formar mejores vínculos y tener más confianza en sí mismo.

¿Cómo puedo detener los problemas de archivos adjuntos?

Si sabe que tiene un problema de apego, ser consciente de sí mismo es un buen primer paso. Ahora, debes averiguar qué estilo de apego tienes. Léalo y vea cuál encaja con usted. Si no está seguro, no tema hablar con un profesional de la salud mental.

Mientras tanto, rodéese de personas que le proporcionarán un apego seguro, pero que no le permitirán. Sea consciente de su comportamiento y utilice la atención plena, la meditación y la terapia cognitivo-conductual para reducir los pensamientos y sensaciones asociados con su estilo de apego.

Mejore su confianza también. Haz cosas que estén un poco fuera de tu zona de confort y también mejora tu confianza ejercitándote, vistiéndote como quieras y siendo la mejor persona que puedas para ti mismo.

Finalmente, busque la ayuda de un terapeuta. Puede ser difícil descubrir la causa de su estilo de apego y qué puede hacer al respecto. Un terapeuta puede brindarle orientación y ayudarlo a cambiar su estilo de apego.

¿Cómo afectan los estilos de apego a las relaciones?

Dependiendo de su estilo de apego, puede afectar su relación tanto de manera positiva como negativa. Analicemos tanto el apego seguro como el inseguro, y cómo pueden dañar o ayudar a su relación.

  • Primero, seguro. El apego seguro significa que puedes comunicarte con tu pareja de forma clara y funcionar sin ellos cerca. El apego seguro generalmente significa que su relación será lo más feliz y saludable posible.
  • Los problemas de apego ansiosos vienen en forma de no poder comunicarse bien. En cambio, puede tener miedo de hacerlo por miedo. Su sistema nervioso tiende a ser sensible y puede actuar cuando se sienta impulsado.
  • A continuación, tenemos evitativo. Esta forma de apego implica una total independencia y el desagrado por ser la pareja de alguien. Alguien con apego evitativo puede desconfiar de cualquier relación y no puede retener a la gente por mucho tiempo. Si bien la independencia puede ser algo bueno, estos problemas de apego pueden terminar fracasando en el futuro.
  • Finalmente, tenemos terribles problemas de apego. Esto es cuando alguien tiene miedo de que su pareja lo deje o sea rechazado. Pueden ser extremadamente pegajosos o desconfiar de todo lo que hace su pareja y, a veces, esto puede ser contraproducente para ellos. Las personas con problemas de apego temerosos pueden necesitar tranquilidad constante.

Si bien los problemas de apego negativo pueden ser difíciles de manejar, no necesariamente significan que una relación esté condenada al fracaso. Si ambas personas en la relación trabajan juntas, la persona con el problema puede aprender a superar sus problemas y desarrollar un vínculo más seguro.

Conclusión

El trastorno de apego reactivo no tiene por qué controlar su vida. Si usted o alguien que conoce experimenta síntomas de RAD, busque ayuda. Existen recursos que pueden brindarle las herramientas que necesita para aprender a manejar el trastorno de apego reactivo y comenzar a formar vínculos y relaciones saludables con los demás.