¿Es la depresión felina real? Signos y síntomas comunes

Como puede atestiguar cualquier tira de dibujos animados de Garfield, los gatos pueden ser criaturas irritables. Por muy amados que sean, los gatos a menudo tienen la reputación de ser algo gruñones o tempestuosos por naturaleza y, por lo general, se los considera menos indulgentes y más antagónicos que otras mascotas. Sin embargo, algunos dueños de gatos han visto un cambio repentino en el comportamiento de sus gatos y se quedan con la pregunta: ¿es real la depresión del gato? Y lo que es más importante, ¿lo tiene mi gato?

te couper
Fuente: rawpixel.com

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se identifica con mayor frecuencia en los seres humanos. En las personas, la depresión está marcada por cambios de humor y personalidad, miseria constante o estado de ánimo deprimido, apatía y pérdida de interés o motivación. Aunque estos son los síntomas más comunes en los seres humanos adultos, a las personas les puede sorprender saber que las mascotas, los animales salvajes e incluso el ganado pueden mostrar síntomas de depresión. Al igual que los humanos, estos síntomas suelen estar precedidos por un evento, grande o pequeño, que pone en marcha una cadena de cambios.



Depresión en felinos: síntomas y causas

La depresión en los gatos es algo similar a la depresión en los humanos, ya que puede cambiar el estado de ánimo y las normas de personalidad, y puede pasar desapercibida durante algún tiempo antes de que los dueños de gatos se preocupen de que algo anda mal. Aunque los síntomas precisos de la depresión felina dependen de la personalidad y el temperamento del animal en cuestión, existen varios puntos en común, que incluyen:



Fuente: rawpixel.com
  • Cambios de comunicación. Si el gato sospechoso de estar deprimido suele ser vocal y comunica en voz alta que quiere salir, que necesita comida o afecto, estas órdenes y peticiones vocales pueden disminuir repentinamente o detenerse por completo. Si el gato es normalmente tranquilo y reservado, de repente puede volverse ruidoso y agitado, aullando constantemente y aparentemente sin motivo.
  • Cambios intestinales. Los gatos que alguna vez fueron visitantes prístinos de la caja de arena pueden comenzar a orinar o defecar fuera de la caja de arena. Este cambio de comportamiento puede ser obvio, ya que los gatos hacen sus necesidades a plena vista en la alfombra o el piso, o pueden ser más encubiertos, escondiendo sus indiscreciones en plantas de interior, debajo de mantas o acomodados en bolsas o zapatos.
  • Cambios de apetito. Si un gato está deprimido, puede experimentar una pérdida de apetito, aunque algunos gatos pueden mostrar un mayor interés en la comida. Si un gato que anteriormente era un comedor saludable de repente comienza a dejar comida sin comer o ya no bebe agua, podría ser un claro indicador de depresión u otra enfermedad, ya que este síntoma en particular también suele ser un síntoma de enfermedad física.
  • Cambios en el sueño. Los gatos deprimidos también pueden presentar cambios en sus patrones de sueño estándar. De repente, los gatos pueden comenzar a dormir más y en espacios extraños, o pueden parecer nerviosos y parecen haber disminuido su tiempo de sueño habitual. La depresión, en general, afecta la capacidad y la voluntad de dormir de todas las criaturas.
  • Cambios de personalidad. Los gatos que son temperamentales y antagónicos pueden demostrar un comportamiento cada vez más errático y agresivo, mientras que los gatos que antes eran dóciles pueden comenzar a comportarse con patrones más agresivos y molestos. Aunque la depresión generalmente se asocia con la tristeza, los gatos deprimidos pueden presentar más síntomas que estarían asociados con la ira.
Fuente: rawpixel.com

Ahora que se han identificado los síntomas de la depresión de los gatos, la mayoría de los dueños de gatos se preguntan '¿por qué?' La depresión de los gatos no suele aparecer de forma gradual, debido a factores genéticos, pero suele estar relacionada con un evento que ha ocurrido recientemente. Los gatos, como todos los animales, son criaturas sensibles (a pesar de lo que su naturaleza pueda sugerir) y pueden tener reacciones significativas a factores estresantes, cambios en la rutina e incluso cambios en el paisaje. Las causas más probables de depresión felina incluyen:

  • Los gatos pueden deprimirse si pierden a un miembro de la familia, ya sea un gatito, un hermano, un padre o un dueño, todo lo cual puede desencadenar una reacción grave.
  • Un gato triste es aquel a quien le pueden haber arrebatado su hogar cuando su dueño se muda o regresa a un refugio. Cuando un gato está deprimido, puede sentir una sensación de pérdida cuando un niño se va de casa, una mascota muere o un dueño tiene un aumento repentino en las horas de trabajo. Cada uno de estos puede llevar a un gato triste, con la intención de hacerle saber que algo anda mal.
  • El cambio es difícil para los animales y el cambio puede causar depresión en los gatos. Los cambios no tienen por qué ser significativos; un gato puede deprimirse debido a un cambio en la comida, una caja de arena reubicada o la adición de una nueva mascota en el hogar.
  • Lesión y enfermedad. Esta es quizás una de las causas más complicadas de la depresión de los gatos, ya que muchos síntomas de la depresión de los gatos en realidad imitan la enfermedad. Sin embargo, un gato deprimido puede ser un gato enfermo, ya sea que esa enfermedad sea relativamente fácil de curar, como una infección del tracto urinario, o más difícil de tratar, como el cáncer. Esta es una de las razones por las que los cambios de humor en los animales nunca deben ignorarse.
  • Falta de atención. Aunque los gatos tienen la reputación de no preocuparse por la atención y el afecto como lo hacen sus homólogos caninos, esto está lejos de la verdad; como la mayoría de los animales domésticos, los gatos requieren afecto y atención para funcionar de manera óptima, y ​​la falta de atención adecuada puede conducir a la depresión del gato.
  • Diferencias simples. Las diferentes razas, edades y temperamentos de gatos pueden prestarse desproporcionadamente al desarrollo de depresión y otras afecciones.

Tratamiento de la depresión felina

Debido a que los síntomas de la depresión en los gatos pueden imitar muchas otras condiciones, es vital llevar a su gato al veterinario si surge algún síntoma de depresión; el veterinario podrá tratar la depresión y evaluar a su gato para detectar cualquier problema adicional que pueda estar en juego. El tratamiento de la depresión felina difiere del tratamiento de la depresión en humanos. En los seres humanos, la depresión se trata mediante una serie de intervenciones, que pueden incluir intervenciones en el estilo de vida, medicamentos farmacéuticos y psicoterapia. Debido a que los gatos no pueden comunicar verbalmente sus preocupaciones, ni pueden participar en la terapia de la misma manera que los humanos, el tratamiento para la depresión en los gatos se enfoca en eliminar las posibles comorbilidades, mejorar la situación en el hogar y posiblemente la medicación (pero generalmente solo por un corto período de tiempo). período). Aunque los gatos pueden experimentar depresión después de algunas de las mismas cosas que los humanos (la pérdida de un ser querido, por ejemplo), no la experimentarán durante el mismo período prolongado que los humanos, y la intervención farmacéutica para gatos no conllevará lo mismo. duración o intensidad.



pourquoi je pleure sans raison
Fuente: rawpixel.com

Tratar la depresión felina a menudo no es simplemente una cuestión de tratar al gato, sino de animar al dueño del gato a hacer cambios. Si la depresión del gato se produjo inmediatamente después de un cambio, como un movimiento, un cambio en la comida o un cambio en la ubicación de la arena para gatos, el veterinario puede sugerirle que mitigue estos cambios tanto como sea posible y, cuando esté disponible, haga menos cambios drásticos. Si, por ejemplo, un propietario desea trasladar una caja de arena de un baño a un lavadero, sería mejor realizar cambios pequeños e incrementales en la ubicación durante un largo período de tiempo, en lugar de hacer un solo cambio drástico. En seguida. Esto puede ayudar a que el estado de ánimo de un gato vuelva a la normalidad.

Síntomas de mejoría

El mayor indicador de la mejora de un gato después del tratamiento es la restauración de la personalidad de su gato. Si su gato vuelve a salir de su escondite, come bien, duerme bien y muestra afecto, generalmente es seguro decir que el período de depresión ha terminado.



Perspectiva a largo plazo

comment aimer les paroles

Desafortunadamente, la depresión en los gatos podría reaparecer fácilmente, si se ha producido algún cambio, o si el gato siente una sensación de pérdida o miedo. Sin embargo, se puede prevenir la depresión del gato, y generalmente implica asegurarse de que los cambios en la rutina no sean abruptos o severos, mantener un contacto cercano con el gato a través del juego y la atención diarios y tomar medidas para consolar a un gato que ha experimentado la pérdida de un dueño. , otra mascota en el hogar, o un padre o un hermano.

Los gatos pueden ser animales maravillosos para cuidar e incluso pueden ser recetados por profesionales de la salud mental, como los que trabajan a través de BetterHelp, para que funcionen como animales de terapia o de apoyo emocional. A pesar de su naturaleza como maravillosos compañeros y criaturas terapéuticas, los gatos pueden ser propensos a problemas de salud, incluida la depresión. Mantenerse al tanto de todos los síntomas asegurará el mejor resultado para el gato y ayudará tanto a usted como al veterinario de su gato a determinar la raíz del problema. Recuerde que la depresión en los animales no es tan sencilla como la depresión en los humanos y, a menudo, es un síntoma de una dolencia física, más que una condición por sí sola. Asegurarse de tratar a su gato con amor, afecto y cuidado puede ser de gran ayuda tanto para prevenir como para tratar la depresión en los gatos, y también puede tener un efecto positivo en su estado de ánimo y felicidad. Si bien es posible que no se piense en la depresión con respecto a los gatos, algunos trabajadores de salud animal creen que los gatos pueden experimentar episodios de depresión, y los dueños harían bien en notar cualquier síntoma que el gato pueda tener, presentar esos síntomas a un veterinario y tener el gato evaluado por cualquier síntoma o condición adicional.