Mejorar el enfoque y la confianza: ejercicio y TDAH

El TDAH no es infrecuente en los niños en edad escolar. Cada vez con mayor frecuencia, parece que a los niños se les diagnostica diversos trastornos, incluidos el trastorno del espectro autista, el TDA y el TDAH. A medida que los factores estresantes continúan aumentando, tanto para los niños como para los adultos, es probable que la incidencia de trastornos del estado de ánimo, intelectuales y educativos continúe aumentando. En consecuencia, es de suma importancia desarrollar herramientas consistentes y efectivas para ayudar a aliviar los síntomas de estas afecciones.

Aunque las intervenciones farmacéuticas son a menudo una de las opciones para tratar los síntomas de estas afecciones, cada vez más investigaciones buscan métodos de tratamiento que no posean tantos efectos secundarios potenciales como las intervenciones farmacéuticas, y que puedan incorporarse a la vida diaria. de niños, adultos y familias afectados por estos trastornos sin muchas dificultades. Curiosamente, el ejercicio parece ser una de esas intervenciones.



¿Qué es el TDAH?



Fuente: flickr.com

El TDAH se clasifica de diferentes formas. Algunos clasifican la afección como un trastorno intelectual, mientras que otros clasifican los síntomas del TDAH como un trastorno neurológico o del desarrollo. Cualquiera que sea el término general utilizado para describir la afección y sus síntomas, el TDAH tiene un gran impacto en las personas a las que afecta.



Los síntomas generales del TDAH incluyen falta de atención, hiperactividad e impulsividad. Cuando se ponen en práctica, estos síntomas a menudo se manifiestan como dificultad para concentrarse, dificultad para sentarse quieto sin moverse, incapacidad para controlar los arrebatos verbales o físicos y experimentar abrumador sensorial. Todo esto puede crear un entorno que dificulta enormemente el aprendizaje y la interacción con los demás y puede crear problemas tanto en la escuela como en el lugar de trabajo a medida que los niños crecen hasta la edad adulta.

¿A quién afecta el TDAH?

El mayor factor de riesgo involucrado en el TDAH es tener un miembro de la familia con un diagnóstico de TDAH o un trastorno similar. Los antecedentes familiares de ansiedad también se han relacionado con la aparición del TDAH en un niño. Como la mayoría de los trastornos, el diagnóstico y el tratamiento oportunos son fundamentales para minimizar los efectos nocivos del TDAH.

El TDAH puede afectar a niños y adultos. Por lo general, los niños no reciben un diagnóstico de TDAH hasta que alcanzan la edad escolar, ya que los síntomas del TDAH no suelen manifestarse como problemáticos hasta que se coloca al niño en un entorno académico, donde sentarse quieto, concentrarse y participar en una tarea. se requieren durante varias horas a la vez. Durante el juego, los niños con TDAH generalmente pueden sobrellevar bastante bien su trastorno y no requieren tratamiento inmediato.



sens de la relation de rebond

Es posible que los adultos con TDAH no reciban ningún diagnóstico, pero es probable que experimenten dificultades en las relaciones y en el lugar de trabajo. Debido a que el TDAH puede afectar negativamente su capacidad de concentración, los plazos a menudo no se cumplen, las responsabilidades se olvidan y la procrastinación es una regla de comportamiento, en lugar de una indulgencia ocasional. En las relaciones, las personas con TDAH pueden sufrir, ya que es probable que olviden citas importantes, malinterpreten las señales emocionales debido a la distracción y es posible que no puedan comprender la gravedad de un problema que les transmite su pareja.

¿Por qué el TDAH es problemático?

Para algunos, los síntomas del TDAH son extremadamente leves y no requieren una intervención terapéutica o farmacéutica intensiva; en cambio, se pueden gestionar mediante herramientas de organización e intervenciones personales. Para otros, sin embargo, los efectos del TDAH son lo suficientemente graves y dramáticos como para requerir varias formas de intervención, que incluyen terapias conductuales, medicamentos, cambios en el estilo de vida y suplementos.

citations de relation

La mayor fuente de problemas del TDAH proviene de la lucha por concentrarse, participar y controlar los impulsos. En la infancia y la niñez temprana, estos problemas pueden no ser terriblemente problemáticos, pero en la edad adulta, cada uno de estos síntomas puede tener consecuencias duraderas, que incluyen adicción, deudas, pérdida del trabajo y aislamiento de sus compañeros. Con el tiempo, los efectos de estas manifestaciones del TDAH pueden provocar la aparición de depresión, ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo, creando una semilla aún mayor de discordia en su vida.



¿Cómo se trata el TDAH?

Fuente: cnic.navy.mil

El TDAH generalmente se trata mediante terapias conductuales, intervenciones y fármacos. Las terapias pueden incluir la Terapia Ocupacional (OT), que puede ayudar a los niños con trastornos sensoriales (afecciones que suelen ser comórbidas con TDAH) a desarrollar una sensibilidad disminuida o aumentada a los estímulos. La terapia ocupacional puede ayudar a los niños con TDAH a aprender a sentarse y prestar atención a una tarea, a escribir de manera eficaz y a desconectar los distractores. Algunas familias también pueden optar por utilizar terapias que se usan tradicionalmente para otras afecciones, como la terapia cognitivo-conductual, que puede ayudar a reconfigurar el cerebro para desarrollar una autoestima y mecanismos de afrontamiento más saludables.

Las intervenciones para el TDAH pueden incluir IEP y planes 504 para entornos educativos. Estos planes pueden permitir que los estudiantes reciban servicios (incluido OT) durante el horario escolar, pueden brindar a los niños la oportunidad de usar juguetes inquietos para ayudar a mantener la concentración, o pueden instruir a los maestros para que proporcionen a los niños mejores asientos, quizás lejos de ventanas, puertas o áreas con una gran cantidad de estímulos.

Para algunos, los síntomas del TDAH interrumpen la vida diaria lo suficiente como para requerir una intervención farmacéutica. En estos casos, los medicamentos generalmente se usan para sedar parte del exceso de energía exclusivo del TDAH, lo que puede ayudar a aumentar la concentración y aliviar la impulsividad.



Si bien todas estas modalidades de tratamiento pueden ser útiles para tratar y controlar los síntomas del TDAH, el objetivo es crear un plan de tratamiento que sea en el mejor interés del individuo, que podría no incluir medicamentos farmacéuticos. Para algunos, primero se buscan tratamientos alternativos y se adoptan medidas más drásticas como último recurso. Para estas familias, el ejercicio como una forma de terapia podría proporcionar cierto alivio a los síntomas del TDAH.

Ejercicio y TDAH

Fuente: rawpixel.com

bavarder avec des inconnus

El ejercicio es una adición saludable a la rutina de cualquier persona, ya sea que el ejercicio sea más extenuante como en el caso del levantamiento de pesas o una carrera de larga distancia, o un compromiso más tranquilo, como el yoga o el estiramiento. Incluso en formas de ejercicio más tranquilas y suaves, la energía se utiliza de manera saludable y puede contribuir a un sistema vestibular más tranquilo y estable y puede ayudar a aliviar la tensión, la ansiedad y la impulsividad.

Sin embargo, el uso de formas específicas de ejercicio para el TDAH podría ser la clave para reducir de manera efectiva la hiperactividad asociada con la afección. Es poco probable que simplemente correr de un lado a otro durante una hora tenga efectos a largo plazo sobre los síntomas del TDAH, aunque puede consumir energía durante un breve período. Es más probable que el alivio del TDAH a largo plazo se produzca mediante el uso de ejercicios específicos del trastorno diseñados para mejorar la conectividad neuronal, las conexiones sociales y la conciencia corporal.

El ejercicio también puede ser útil para el TDAH porque libera sustancias químicas para sentirse bien, que están relacionadas con un aumento de la función cognitiva y la regulación del estado de ánimo. Se requieren tanto la cognición como la regulación del estado de ánimo para mantener la concentración, la armonía y el autocontrol, todos los cuales son antónimos de la base misma de un diagnóstico de TDAH.

Uno de los déficits más importantes en las personas con TDAH es la función ejecutiva. La función ejecutiva es un término que se utiliza para describir la capacidad de tomar decisiones con precisión y eficacia de acuerdo con un plan lógico y estructurado. Es probable que las personas que no pueden usar las habilidades de funcionamiento ejecutivo experimenten un comportamiento errático, pensamientos acelerados y dificultad para realizar tareas, ya que el impulso para completar las cosas de una manera lógica y sólida está severamente disminuido, si es que existe. Afortunadamente, los investigadores están descubriendo que el ejercicio aumenta significativamente las habilidades de funcionamiento ejecutivo del cerebro, lo que puede servir como un poderoso método de intervención para niños y adultos con TDAH.

Ejercicios para el TDAH

Aunque es probable que toda la actividad física ayude de alguna manera, existen ejercicios específicos y formas de ejercicio que tienen efectos saludables demostrables sobre los síntomas del TDAH. Andar en bicicleta y nadar son formas útiles de ejercicio y ambas suelen ser populares entre los niños. Simplemente andar en bicicleta o nadar durante 30 minutos al día, 4-5 días a la semana, puede reducir drásticamente los síntomas del TDAH. Las artes marciales también pueden ayudar a los niños con TDAH, ya que los componentes físicos funcionan junto con los componentes mentales para mejorar la agudeza mental y la disciplina física. La danza, la gimnasia y el yoga también son formas útiles de ejercicio, ya que implican movimientos complicados que requieren un compromiso tanto físico como mental para completarse.

Fuente: publicdomainpictures.net

El simple hecho de salir y jugar en un patio de recreo o en el césped ciertamente puede ayudar a mitigar los síntomas del TDAH. Sin embargo, estas actividades por sí solas pueden no proporcionar la estimulación y la conexión prolongada cerebro-cuerpo que proporcionan las rutinas de ejercicio más concentradas e intensivas. Si es posible, trabaje con una rutina de ejercicios de 30 a 40 minutos. Para los niños, el ejercicio se puede hacer más atractivo y entretenido al darles nombres de animales a los ejercicios o participar en los ejercicios también. Para los adultos, el ejercicio puede ser mejor involucrado, al menos inicialmente, con un socio responsable o incluso con una aplicación de responsabilidad, que puede proporcionar un impulso para el movimiento.

Uso del ejercicio como tratamiento para el TDAH

Aunque todavía hay estudios emergentes que rodean la noción de ejercicio como una opción de tratamiento para el TDAH, el área muestra una inmensa promesa para los niños y adultos con TDAH. A medida que las tasas de TDAH continúan aumentando y los síntomas del TDAH continúan interfiriendo con la vida diaria, es fundamental encontrar una solución confiable. Con una rutina diaria de 30-40 minutos de ejercicio que proporciona un poderoso estimulante para el cerebro humano, sin los posibles efectos secundarios de las intervenciones químicas sintéticas y el precio de la terapia intensiva, el ejercicio es una solución que los terapeutas, las familias y las personas pueden ' t permitirse pasar.