La ciencia detrás de la felicidad: ¿Qué hace felices a las personas?

La felicidad es una emoción humana compleja y francamente misteriosa. Parece que todo el mundo tiene la misión de encontrarlo, pero muy pocas personas saben cómo cultivarlo y conservarlo.

Mucha gente cree que la felicidad se experimenta en momentos fugaces y otros la ven como un estado constante. Muchos expertos dicen que la felicidad es una elección, mientras que algunos creen que es innata.



Según la psicóloga social Sonja Lyubomirsky, la verdad se encuentra en algún punto intermedio, con el 50% de la felicidad determinada por nuestros genes, el 10% por nuestras circunstancias y un enorme 40% por nuestras acciones, actitud y respuestas a los inevitables altibajos de la vida. bajadas. ¡Eso es una noticia alentadora!



Fuente: pixabay.com



Definición de felicidad

Si consulta un diccionario, la felicidad se define como 'un estado de bienestar y satisfacción'. Muchos investigadores intercambian la palabra 'felicidad' con el término 'bienestar subjetivo', infiriendo que dos personas que experimentan circunstancias idénticas pueden calificarse a sí mismas en extremos opuestos de una escala de calificación de felicidad.

De hecho, algunos expertos creen que las personas tienen un punto de ajuste de felicidad, que se determina temprano en la vida y, en gran medida, no se ve afectado por las circunstancias de la vida a largo plazo. Afortunadamente, esta teoría no es concluyente, y es probable que tengamos más control sobre nuestra felicidad de lo que los teóricos del punto fijo nos dan crédito.

Como dijo una vez el 'padre de la psicología estadounidense' William James, 'El mayor descubrimiento ... es que los seres humanos pueden alterar sus vidas alterando sus actitudes ...'



Una receta para la felicidad

Entonces, ¿qué es lo que hace que la gente sea realmente feliz? Las investigaciones sugieren que las personas felices tienen varias cosas en común. Desde priorizar la felicidad hasta practicar la atención plena, la gratitud y la compasión, la forma en que vivimos nuestra vida diaria puede tener un gran impacto en el nivel de felicidad que experimentamos.

¿Listo para vivir una vida más feliz y plena? La implementación de estos 10 hábitos de las personas felices puede catapultarlo de un estado aburrido a un dichoso:

1.Haga de la felicidad una prioridad



Fuente: pexels.com

Simplemente establecer una intención para ser más positivo podría aumentar su nivel de felicidad. Como dijo una vez el filósofo Bertrand Russell, 'La felicidad no es, excepto en casos muy raros, algo que cae en la boca como una fruta madura ... La felicidad debe ser, para la mayoría de hombres y mujeres, un logro más que un regalo de los dioses, y en este logro, el esfuerzo, tanto interior como exterior, debe desempeñar un papel importante ».

Las perspicaces palabras de Russell pueden servir como fuente de aliento para las personas que no experimentan la felicidad de forma regular. Según el filósofo, debemos hacer un esfuerzo constante para sentir esta poderosa emoción positiva.

2. Preste atención a lo bueno y no se demore en lo malo



En lugar de concentrarte en ese correo electrónico molesto o una discusión con un amigo, intenta concentrarte en los aspectos positivos de tu día. Como seres humanos, estamos programados para centrarnos en las malas experiencias y pasar por alto por completo las buenas. Este desafortunado fenómeno se llama sesgo de negatividad y tiene el poder de acabar con nuestra alegría y mantener nuestro cerebro atento a noticias, eventos, interacciones, etc.

La clave para combatir el sesgo de negatividad es la conciencia. Hacer un esfuerzo consciente para concentrarse en las experiencias y emociones positivas de manera regular puede ser transformador y conducir a una persona más feliz.

effets de l'intimidation

3. Sea consciente

Se ha demostrado que la atención plena reduce el estrés y aumenta el bienestar general. Ser consciente requiere curiosidad, no juzgar y ser consciente de lo que está sucediendo en el momento presente.

Tiene sentido que practicar la atención plena pueda cambiar la forma de pensar de una persona. Cuando estamos realmente presentes, no nos centramos en los lamentos pasados ​​ni nos preocupamos por el futuro. Una excelente manera de aprender a vivir en el presente es practicar la meditación de atención plena.

4. Sea más compasivo

Muchos de nosotros apresuramos nuestros días tratando de completar nuestras listas de tareas pendientes mientras satisfacemos las necesidades básicas de nuestra familia. Es difícil practicar la compasión por los demás y por nosotros mismos cuando estamos constantemente en movimiento.

Practicar la compasión requiere reducir la velocidad, lo que puede parecer aterrador para las personas con horarios perpetuamente agitados. Sorprendentemente, reducir la velocidad en realidad nos permite hacer más al mismo tiempo que abrimos espacio para la satisfacción y una mayor compasión.

Una excelente manera de practicar la compasión es con meditaciones guiadas creadas específicamente para la compasión o la 'bondad amorosa'. La Universidad de California, Berkeley, ofrece una meditación guiada en línea gratuita que es ideal para principiantes o para cualquier persona que busque aumentar su nivel de compasión por ellos mismos y los demás. La sesión de 32 minutos guía a los participantes a través de una meditación de bondad amorosa y compasión, primero pidiéndoles que se concentren en un ser querido, luego en sí mismos, seguido por una persona neutral, un enemigo y finalmente todos los seres vivos. Este tipo de meditación puede reducir la negatividad al tiempo que eleva la bondad, la compasión y el bienestar.

5. Practica la gratitud

Fuente: pexels.com

Es difícil sentirse triste cuando estamos agradecidos por todo lo que tenemos. Las investigaciones muestran que una práctica de gratitud nos ayuda a apreciar las pequeñas cosas de la vida, cambiando nuestros pensamientos de lo que falta a lo positivo y abundante.

Llevar un diario de gratitud es una forma eficaz de facilitar ese cambio. ¿La mejor parte? No es necesario que anotes tu agradecimiento a diario. Según el Greater Good Science Center de la Universidad de Berkeley, escribir en un diario de gratitud solo tres veces por semana es más efectivo para elevar la felicidad que anotar nuestro agradecimiento a diario. La clave es escribir físicamente una lista de gratitud, ya que hacer una nota mental no tiene los mismos efectos positivos.

Hay varias formas de aumentar la efectividad de una práctica de gratitud, que se describe a continuación:

  • Ser específicocuando recuerde una experiencia positiva, una persona o un evento le ayudará a aprovechar la profundidad de su gratitud.
  • Estar agradecido por las personas en tu vidapuede aumentar la felicidad más que recordar lugares o cosas.
  • Ver sus experiencias positivas como regalosasegura que nunca los dará por sentado.
  • Observando sorpresas, como la visita improvisada de un amigo o un hermoso arcoíris después de una tormenta, puede aumentar la felicidad a lo grande. Las experiencias y eventos inesperados fortalecen los sentimientos de gratitud por la noche.
  • No se convierta en un récord roto.Cambiar su lista de gratitud lo ayudará a sentirse más agradecido. Enumerar continuamente a las mismas personas, lugares o experiencias podría llevar a una práctica de gratitud mediocre. Si todas sus listas de gratitud tienden a ser similares, intente concentrarse en diferentes aspectos de sus relaciones o experiencias.
  • Hacer de la gratitud una práctica habituales clave. Ya sea que anote aquello por lo que está agradecido una vez por semana o cada dos días, establezca la intención de practicar la gratitud y apéguese a ella para cosechar los beneficios. Algunos investigadores instan a las personas a evitar escribir una lista de gratitud a diario, ya que puede resultar en un entumecimiento de las experiencias y eventos positivos.

6. Deléitate con tu felicidad

Una cantidad sorprendente de personas en su lecho de muerte desearía haberse permitido ser personas más felices a lo largo de sus vidas. A menudo nos adaptamos a las rutinas sin cuestionar nuestro nivel de felicidad y satisfacción.

Nadie quiere mirar atrás en su vida con pesar. Hacer un esfuerzo por reconocer nuestras rutinas y hábitos, y cultivar una mentalidad más curiosa, abre un mundo de nuevas experiencias que podrían conducir a una nueva felicidad.

7. Formar y mantener relaciones

Tu círculo social podría tener un gran impacto en tu nivel de felicidad, según un estudio en curso de Harvard. Las relaciones positivas conducen a una mejor salud y una mayor felicidad. Estas relaciones pueden ser con amigos, familiares o personas de su comunidad.

El estudio ha descubierto que la soledad es tóxica y el aislamiento puede provocar problemas de salud, disminución del funcionamiento cerebral e incluso una muerte más temprana.

Tenga en cuenta que no tiene un gran círculo social para aprovechar los beneficios de las relaciones positivas. Lo que importa es la calidad, no la cantidad.

test de personnalité winslow

8. Aprende a perdonar

Si tiende a guardar rencor, aprender a perdonar podría mejorar su estado de ánimo, junto con su salud en general. Los estudios muestran que las personas que tienen dificultades para perdonar experimentan un aumento de la negatividad, la ira y la tristeza, y se sienten menos en control de sus vidas.

Fuente: pexels.com

Dado que la falta de perdón tiene un impacto tan negativo en una persona, es lógico pensar que el acto de perdonar podría tener el efecto contrario.

9. Participar en actividad física

Probablemente no sorprenda que la actividad física se haya relacionado con una mejora del estado de ánimo. ¿La mejor noticia? ¡Incluso un poco de ejercicio ayuda mucho!

Las personas que realizan actividad física solo una o dos veces por semana se sienten más felices que sus contrapartes sedentarias. Incluso 10 minutos por sesión tienen un impacto positivo en el estado de ánimo y no parece importar qué tipo de actividad física elija la gente.

Es importante señalar que un mayor ejercicio puede conducir a una mayor felicidad. Las personas que realizan 30 minutos o más de actividad física la mayoría de los días informan ser un 30% más felices que las personas que hacen menos ejercicio.

10. No ignores tus fortalezas

Como seres humanos, a menudo nos concentramos en nuestras debilidades e ignoramos completamente nuestras fortalezas. Nutrir nuestras fortalezas, usarlas y reflexionar sobre ellas puede aumentar la confianza y la autoestima, y ​​conducir a una mayor felicidad.

Las investigaciones muestran que el simple hecho de pensar en nuestras fortalezas tiene el poder de aumentar la felicidad y disminuir la depresión.

Abrazando todas sus emociones

Si bien la felicidad es una emoción positiva y poderosa, la verdad es que la gran mayoría de las personas no se sienten exuberantes las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Parte de la belleza del ser humano es nuestra capacidad para experimentar oleadas de diferentes emociones, como alegría, satisfacción, tristeza, frustración, ira y sorpresa.

Encontrar tu felicidad

Si está luchando con emociones abrumadoramente negativas, o si ha probado los 10 consejos anteriores y aún no experimenta la felicidad, es posible que esté lidiando con una condición de salud mental subyacente. Nuestros servicios de terapia en línea pueden ayudarlo a llegar a la raíz del problema, para que pueda comenzar a vivir una vida más feliz.

Como dijo una vez el Dalai Lama,'La felicidad no es algo confeccionado. Eso viene por tus propias acciones.'