Cómo afrontar una recaída de depresión

La depresión es una enfermedad mental que no tiene cura. Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudar a las personas a controlar sus síntomas, pero a veces ocurre una recaída en los síntomas. Una recaída de la depresión ocurre cuando una persona experimenta una reaparición de los síntomas después de un período prolongado sin depresión. En algunos casos, hasta el 50 por ciento de las personas que tratan sus síntomas pueden experimentar otro episodio de depresión en algún momento de su vida.

Fuente: rawpixel.com

¿Qué sucede en una recaída de depresión?

Una persona puede experimentar una recaída de depresión que puede diferir de su episodio inicial de depresión. Puede experimentar un síntoma que ha tenido antes o algo nuevo que se destaca como inusual. Debido a esto, debe conocer los síntomas que se presentan como posibles señales de advertencia; es hora de buscar tratamiento. Como enfermedad mental que puede requerir cambios en las opciones de tratamiento, aquí hay síntomas a los que debe estar atento:



Falta de enfoque o concentración: algunos pueden experimentar dificultad para concentrarse o confusión mental. Tales circunstancias hacen que la toma de decisiones sea más desafiante. A una persona le puede resultar difícil elegir qué comer, o puede llevar más tiempo completar tareas como lavar la ropa o pagar las facturas.



Retiro de la socialización: las personas que viven con una enfermedad mental pueden tener dificultades para comunicarse con los demás. Una persona puede evitar los entornos sociales o aislarse mientras se siente desapegada. Las relaciones con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo pueden verse afectadas. Algunos pueden experimentar que su depresión empeora. Es posible que no le interese conversar con otras personas, incluso si es alguien que conoce bien.

Falta de interés por la actividad: es común que las personas con una enfermedad mental como la depresión pierdan interés en hacer algo divertido e interesante. Algunos experimentan este signo temprano cuando comienza la depresión. La pérdida de interés en actividades como pasatiempos o cualquier actividad que antes disfrutaban es un signo común que a menudo se presenta con otros síntomas. La falta de interés a menudo va de la mano con el aislamiento social o la evitación de las reuniones sociales.



Cambios en el sueño: una enfermedad mental recurrente puede afectar sus patrones de sueño. Algunos experimentan incapacidad para conciliar el sueño o lograr una noche de descanso. La falta de sueño o la imposibilidad de conciliar el sueño puede deberse a estar descontento por algo o concentrarse en un evento que sucedió durante el día. Los cambios en el sueño también pueden incluir dormir demasiado.

Fuente: rawpixel.com

Falta de deseo sexual: una enfermedad mental como la depresión puede dificultar el disfrute de la intimidad. Algunos pueden perder la atracción por su pareja o estar demasiado cansados ​​para participar en actividades sexuales. Otros pierden interés, especialmente si no están contentos con la relación o si hay problemas en la relación. Es posible que se sienta feliz en la relación pero no desee tener relaciones sexuales.

Cambios en el peso y la alimentación: ¿Puede una enfermedad mental cambiar la forma en que come o afectar su peso? Un episodio de depresión puede cambiar sus hábitos alimenticios. Algunos comen más y aumentan de peso de repente. Otros carecen de apetito y pierden peso sin intentarlo. Si le preocupa la pérdida o el aumento repentino de peso, hable con su médico sobre las posibles causas emocionales y físicas.



pourquoi suis-je si timide

Sentirse cansado con más frecuencia: el cansancio es un signo común, se nota mucho cuando se intenta completar las tareas diarias. Las tareas rutinarias pueden parecer difíciles de realizar y, a menudo, acompañan a otros síntomas, como falta de sueño y cambios en la dieta. A veces, la fatiga es el resultado de estar estresado o agotado. Muchas personas que enfrentan una enfermedad mental pueden reconocer la fatiga como una señal de advertencia. Aún así, si comienza a sentirse cansado con más frecuencia mientras experimenta otros síntomas, puede sospechar que su depresión está regresando.

Se molesta fácilmente: es posible que muchos no pongan la irritabilidad y las enfermedades mentales en la misma categoría, pero podría ser un signo revelador de su regreso. Las personas que experimentan una recaída de la depresión pueden expresar irritabilidad. Pueden estar de mal humor y expresar enojo o criticar a los demás inesperadamente o más de lo habitual. Otros pueden enojarse rápidamente o transmitir una emoción fuerte que deja en claro que no quieren que los molesten.

Sentirse indigno: la depresión comúnmente deja a uno sintiéndose indigno o inútil. Una persona puede sentirse indigna de las cosas buenas que tiene en la vida. Puede que no sea fácil deshacerse de la sensación. A veces ocurre inesperadamente, pero es un síntoma de episodio depresivo común en la depresión mayor.



Sentirse desesperanzado: Sentirse desesperanzado durante un período prolongado es un fuerte indicador de un episodio de depresión que está regresando. Es normal sentirse así cuando ocurre un evento que cambia la vida, pero es motivo de preocupación si el sentimiento persiste más allá de un par de semanas.

A veces, sentirse indigno o desesperanzado puede llevar a pensamientos de autolesión. Es común que las personas que enfrentan una enfermedad mental como la depresión se sientan de esta manera, pero también es una señal de alerta, lo que significa que necesitan ayuda. La gente está dispuesta a escuchar y quiere ayudar. Los recursos como la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (1-800-273-8255) están listos para ayudar en cualquier momento del día o de la noche. Dichos recursos tienen experiencia trabajando con personas que enfrentan depresión y otras formas de enfermedad mental.

Fuente: rawpixel.com

Razones detrás de una recaída de depresión

Las personas con un largo historial de enfermedades mentales pueden experimentar una recaída. Una recaída de los síntomas puede ocurrir sin previo aviso o sin influencia externa. Algunas personas pueden experimentar un episodio de depresión, incluso mientras reciben tratamiento por síntomas anteriores. Debido al estado de esta enfermedad mental y cómo afecta a las personas de manera diferente, es posible que cualquier persona con depresión experimente una recaída. Algunos pueden experimentar una reaparición de síntomas causada por un desencadenante como:

définition de l'anxiété débilitante
  • Eventos estresantes como tomar un examen, cumplir con una fecha límite, perder un trabajo o sentirse agotado por estar abrumado con las tareas.
  • Pérdida o fallecimiento inesperado de un ser querido.
  • Hormonal changes.
  • Cambios en la estructura familiar, como la mudanza de un hijo o el divorcio.
  • Recordar o cavilar sobre recuerdos o errores dolorosos.

Otra razón por la que los síntomas regresan puede incluir no seguir su plan de tratamiento inicial para su depresión. Podría ser más vulnerable a que los signos regresen más rápidamente si no se apega a su plan de tratamiento. Si nota cambios en su estado de ánimo durante el tratamiento, comuníquese con su médico o especialista en salud mental para revisar o modificar su plan y mantener sus síntomas bajo control. Es común que las personas que viven con una enfermedad mental cambien sus planes de tratamiento. A veces es necesario mantenerse al día con los cambios en su vida.

Opciones de tratamiento eficaces



La depresión es una enfermedad mental que requiere tratamiento continuo para mejorar o mantener la salud mental. Se anima a las personas a buscar tratamiento tan pronto como reconozcan los síntomas. Los planes de tratamiento eficaces pueden incluir medicamentos, terapia o ambos. Se pueden recetar medicamentos para equilibrar las hormonas y ayudar a reducir los cambios de humor. Revise cualquier inquietud o posible efecto secundario con su médico.

Es común que las personas que enfrentan una enfermedad mental trabajen con un terapeuta. Hay dos formas de terapia que se utilizan a menudo para ayudar a las personas a superar una recaída de depresión, que incluyen:

  • TCC o terapia cognitivo-conductual: trabaja con un terapeuta que explora los pensamientos y comportamientos personales que afectan su depresión. Juntos diseñan una estrategia para un plan que ayuda a manejar los comportamientos relacionados.
  • IPT o terapia interpersonal: trabaja con un terapeuta que se centra en desarrollar y establecer interacciones saludables y positivas con los demás.
Fuente: rawpixel.com

Muchas personas que enfrentan una enfermedad mental encuentran útiles y convenientes las opciones de terapia en línea. Hablar con un terapeuta en línea puede ser más cómodo si no está listo para una sesión en persona. Es posible que ya tenga un plan de tratamiento basado en su historial. Como parte del mantenimiento del tratamiento para las enfermedades mentales, puede ser el momento de revisar su plan y conocer otras opciones. Puede encontrar un nuevo método que sea más adecuado para su situación actual. Cambiar la dosis de su medicamento o practicar nuevas técnicas puede resultar beneficioso.

Se alienta a las personas que manejan una enfermedad mental como la depresión a practicar formas proactivas para hacer frente a su recaída. Puede incluir volver a conectarse con amigos o familiares, aprender a concentrarse en pensamientos positivos y crear un horario de sueño regular para mejorar los hábitos de sueño. Practique el cuidado personal cuidándose bien haciendo cosas que lo ayuden a sentirse mejor. Haga ejercicio con regularidad y mantenga una actividad física regular. El hecho de que haya recaído no significa que no pueda mejorar. Lo hizo antes, por lo que sabe que es capaz siempre que esté dispuesto a hacer el trabajo.

Maneras de prevenir una recaída de la depresión

Manejar una recaída de su enfermedad mental incluye aprender formas de prevenir que sus síntomas regresen. A medida que su vida y sus circunstancias cambian, es posible que también desee revisar las formas de controlar su depresión. Continúe con su plan de tratamiento desde su primer episodio depresivo. Considere los cambios de estilo de vida, como el manejo del estrés y los hábitos alimentarios. Mantenga sus citas programadas para asegurarse de hacer un seguimiento con su médico con regularidad. Es posible que muchas personas que padecen una enfermedad mental deban hacer un seguimiento con su médico con regularidad.

Mantener el control de su enfermedad mental incluye realizar los cambios necesarios en su plan de tratamiento. Si desea realizar cambios en su plan, incluida la forma en que toma sus medicamentos, hable con su médico antes de intentar garantizar un resultado seguro y eficaz. Hable sobre las preocupaciones sobre los medicamentos, como los efectos secundarios. Puede ser conveniente cambiar su medicación, pero mantener la comunicación con su médico es fundamental.

Nunca es demasiado tarde para recibir apoyo para su enfermedad mental. Comuníquese con su médico o terapeuta lo antes posible si experimenta síntomas de una recaída de depresión. A muchos les resulta más fácil tratar los síntomas temprano en lugar de esperar demasiado. Lleve un registro de su estado de ánimo con un diario y sea proactivo al lidiar con sus síntomas. Tener un registro de sus síntomas facilita informar lo que ha estado experimentando cuando habla con su médico.