Cómo ayudar a una persona con un trastorno de la alimentación: prestar apoyo y dirigir la intervención

Los trastornos alimentarios han seguido aumentando en número, tanto en términos de trastornos reconocidos como en personas que luchan contra el trastorno, incluidos problemas de imagen corporal, patrones de alimentación poco saludables y regímenes de ejercicio potencialmente peligrosos. Aunque el estigma y los malentendidos persisten cuando surge la discusión sobre los trastornos alimentarios, los trastornos alimentarios no son infrecuentes ni están relegados solo a las mujeres jóvenes. En cambio, existen numerosos tipos de trastornos alimentarios y pueden afectar prácticamente a cualquier parte de la población, aunque los adolescentes pueden ser más susceptibles.

El rostro de los trastornos alimentarios

Fuente: rawpixel.com

El rostro de los trastornos alimentarios fue una vez las supermodelos y bailarinas de ballet, la mayoría de ellas mujeres jóvenes, con figuras claramente demacradas y una serie de problemas de salud. Este panorama ya no es el caso, ya que ahora se sabe que tanto hombres como mujeres pueden tener trastornos alimentarios o experimentar trastornos alimentarios, independientemente de la edad, profesión u otros marcadores. Reconocer que las tasas nacionales de trastornos alimentarios sugieren que estos trastornos pueden afectar a personas de todas las edades y orígenes es un paso importante hacia el tratamiento y la comprensión de la salud mental. Ahora se entiende que los trastornos alimentarios son problemas de salud mental, más que simples problemas de imagen corporal deprimida o presiones en el lugar de trabajo.



El aspecto de los trastornos alimentarios nacionales varía enormemente. No todas las personas con trastornos alimentarios tendrán una apariencia demacrada y delgada, ni todas las personas con trastornos alimentarios se abstendrán de ingerir alimentos o utilizarán la purga como medio para controlar el peso.



j'aime fumer

¿Qué es un trastorno de la alimentación?

Fuente: rawpixel.com

Los trastornos alimentarios (o trastornos alimentarios) son un grupo de afecciones de salud mental que giran en torno a hábitos y patrones alimentarios poco saludables. Aunque los dos trastornos alimentarios a los que se hace referencia con más frecuencia son la bulimia nerviosa y la anorexia nerviosa, existen otras formas de trastornos alimentarios, generalmente agrupados bajo el paraguas único de trastorno alimentario no especificado. Por lo general, este diagnóstico se administra a personas que no presentan los síntomas específicos de la anorexia nerviosa (negarse a comer) o la bulimia nerviosa (purgarse después de comer), pero que aún presentan síntomas de trastornos alimentarios, como:

  • Vestirse en capas. Intentar ocultar el peso (ya sea en exceso o en peso inadecuado) puede demostrar un deterioro de la salud mental. Las personas con trastornos alimentarios a menudo consideran que sus cuerpos necesitan ser cambiados o alterados y pueden sentirse incómodos o incluso inseguros si las formas de sus cuerpos son visibles a través de la ropa. Vestirse en capas puede ayudar a mitigar este miedo.
  • Una fijación primaria por el peso o la alimentación. Aunque centrarse en mejorar la salud no es intrínsecamente malo, las personas con trastornos alimentarios se fijarán en los hábitos alimenticios, los regímenes de ejercicio y el peso, dedicando cantidades excesivas de tiempo a la búsqueda del peso o físico ideal.
  • Dificultad para comer con otras personas. Las personas con trastornos alimentarios pueden sentir vergüenza o vergüenza al comer y pueden tratar de evitar comer en presencia de otras personas.
  • Desarrollar rituales y rutinas basados ​​en alimentos. Algunas personas con trastornos alimentarios se sentirán mejor si sienten que tienen el control de sus hábitos alimentarios. Esto puede llevar al desarrollo de ciertos rituales o rutinas en torno a los alimentos, como no permitir que los alimentos se toquen, masticar en exceso, comer solo ciertos grupos de alimentos o comer rígidamente solo una vez.
  • Retraimiento de amigos y seres queridos. Las personas con trastornos alimentarios también pueden demostrar un deterioro de la salud mental al alejarse de la familia y los amigos, aumentar el comportamiento reservado y parecer desinteresados ​​en actividades que antes amaban.
  • Trastornos del sueño. Las personas con trastornos alimentarios también pueden mostrar síntomas de trastornos del sueño. Estas alteraciones abarcan toda la gama y varían desde un deseo y necesidad de dormir dramáticamente incrementados o pueden presentarse como una incapacidad inusual para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Fluctuaciones de peso. Aunque la pérdida de peso es sin duda un síntoma de los trastornos alimentarios, el aumento de peso (o la apariencia de aumento de peso) también puede ser un síntoma. No obtener suficientes nutrientes puede hacer que los sistemas del cuerpo se descompongan. Muchas personas con trastornos alimentarios experimentarán una respuesta inflamatoria, que puede causar hinchazón e hinchazón, especialmente en la cara y las extremidades.
  • Piel opaca, cerosa o pálida. La piel puede mostrar mucho sobre la salud de una persona, incluida la salud mental, y las personas con trastornos de la alimentación pueden presentar una piel cerosa, pálida o apagada.

Aunque ciertamente esta no es una lista exhaustiva de los síntomas de los trastornos alimentarios, es un buen lugar para comenzar y puede proporcionar una idea del comportamiento de un ser querido con un trastorno alimentario.



Apoyar a alguien con un trastorno alimentario

Fuente: rawpixel.com

Aunque nadie puede hacer el trabajo de curar a alguien con un trastorno alimentario, las personas con trastornos alimentarios pueden beneficiarse enormemente de la ayuda, el amor y el apoyo de las personas más cercanas a ellos. Desafortunadamente, muchos seres queridos no saben por dónde empezar cuando intentan ayudar a alguien con un trastorno alimentario. Tienen miedo de hacer o decir algo incorrecto. Afortunadamente, existen algunas pautas sencillas que se deben seguir al ayudar a las personas con trastornos alimentarios, que incluyen las siguientes:

  • Animarlos a buscar ayuda. Los miembros de la familia no están calificados para brindar la misma ayuda que los profesionales de la salud mental, pero pueden ser fundamentales para ayudar a las personas con trastornos alimentarios a buscar ayuda. Los trastornos alimentarios nacionales sugieren que las personas a menudo no son conscientes del alcance de sus trastornos alimentarios y puede ser la insistencia de un miembro de la familia en que busquen ayuda que eventualmente les ayude a revelar la gravedad de su condición.
  • Evitando temas de peso. Aunque muchas tías o abuelas bien intencionadas gritarán alegremente: “¿Has perdido peso? ¡Te ves tan bien!' centrarse en el peso de una persona con un trastorno alimentario puede causar mucho daño. Evitar la fijación en la apariencia física es ideal, pero si el hábito está demasiado arraigado como para simplemente detenerse, intente cambiar las expresiones a '¡Te ves tan saludable!' De esta manera, el peso se determina con menos facilidad y se centra más en la salud y la longevidad, creando un espacio más seguro para las personas con trastornos alimentarios.
  • Ofreciéndose para ayudar con las comidas. Las personas con trastornos alimentarios a menudo experimentan una intensa vergüenza, frustración y miedo a la hora de comer. Aunque puede ser demasiado difícil comenzar a comer con otras personas, especialmente si este es uno de los síntomas más importantes de un trastorno alimentario. Tener a alguien que ayude a cocinar o preparar las comidas puede aliviar parte de la presión de crear comidas y proporcionar alimentos integrales y saludables sin la presión adicional de tener que cocinarlos.
  • Ofreciendo quitarme un poco de presión. Las personas con trastornos alimentarios pueden tener dificultades para completar las actividades básicas durante el tratamiento y pueden necesitar ayuda para limpiar, pagar facturas o cuidar de los animales.
  • Investiga los trastornos alimentarios. Saber todo lo posible sobre los trastornos alimentarios es una de las mejores formas de apoyarlos, ya que demuestra preocupación y voluntad de aprender más sobre los problemas con los que están luchando y los sentimientos que están experimentando.

El apoyo no tiene por qué actuar como una segunda fuente de terapia. Las personas con trastornos alimentarios necesitan amigos y familiares durante el tratamiento, no personas que los traten como si estuvieran dañados o incompetentes. Los trastornos alimentarios nacionales y sus síntomas no superan ni dominan la humanidad de un individuo.

favoritisme

Liderar una intervención



La decisión de apoyar a alguien con un trastorno alimentario no se produce como seguimiento de un diagnóstico, sino como una decisión de organizar una intervención para alguien sospechoso de tener un trastorno alimentario. Liderar una intervención se puede realizar de varias formas y no es necesariamente una gran producción o interacción formal. Liderar una intervención puede ser pequeña y puede ser poco más que ir a la persona sospechosa de tener un trastorno alimentario y explicarle por qué está preocupado, y concluir con una oferta de ayuda y apoyo. Las tasas nacionales de trastornos alimentarios sugieren que la alienación y el aislamiento suelen ser causados ​​por trastornos alimentarios y asegurarse de evitar cualquiera de estos es una parte esencial de acudir a alguien con una preocupación.

Liderar una intervención se puede realizar como un evento a mayor escala, en el que se les pide a sus seres queridos de confianza que lo acompañen y todos se sientan para explicarle a la persona por qué su comportamiento es motivo de preocupación, y concluye nuevamente con una oferta de ayuda apoyo. Este tipo de intervención puede ser un desafío para navegar y organizar, ya que un grupo grande puede hacer que las personas se sientan como si estuvieran siendo atacadas. Aún así, también puede ser beneficioso, ya que demuestra numerosos puntos de vista que llegan a la misma conclusión. Este tipo de intervención no debe hacerse a la ligera. Debe investigarse y planificarse a fondo, con el claro entendimiento de que se pedirá a cualquier persona que utilice un lenguaje agresivo, acusador o inapropiado que se vaya.

avantages de la thérapie comportementale
Fuente: rawpixel.com

El último tipo de intervención es una intervención dirigida por profesionales. Esta intervención se basa en la experiencia y el conocimiento de alguien capacitado para dirigir intervenciones, generalmente un terapeuta u otro trabajador de salud mental. Este tipo de intervención suele ser una buena idea para los grupos que quieren asegurarse de que están usando un lenguaje y técnicas que no parecerán agresivos, agresivos o poco amables. Las intervenciones dirigidas por profesionales suelen ser intervenciones que involucran a numerosos familiares o amigos. Estos tipos de intervenciones varían en precio y alcance, y los profesionales deben ser examinados minuciosamente antes de asegurar sus servicios.



Obtener ayuda para otros

Apoyar a alguien con un trastorno alimentario no tiene por qué ser una gran producción. La investigación nacional sobre trastornos alimentarios sugiere que el apoyo puede ser amplio, incluida la asistencia monetaria y la asistencia vital. Aún así, también puede ser pequeño, como ofrecer un oído atento siempre que sea necesario. Ambos tipos de apoyo son invaluables para las personas que buscan ayuda para la salud mental y pueden ser extremadamente importantes para las personas que luchan contra los trastornos alimentarios. Ya sea que esté dirigiendo una intervención, preparando comidas o simplemente esperando, apoyar a una persona con un trastorno alimentario a menudo significa, más que nada, ofrecer amor, amabilidad y paciencia mientras dan los primeros pasos en su viaje de recuperación.