Cómo una prueba de trastorno de ira puede ayudarlo a recuperar el control

¿A menudo pierdes la calma solo para arrepentirte más tarde?

¿Experimentas episodios de ira intensa que parecen surgir de la nada?



¿Le preocupa lo que podría hacer cuando se sienta abrumado?



A pesar de estas preocupaciones, ¿continúa luchando con los arrebatos?

Si estos ejemplos le suenan familiares, puede ser una señal de que padece un trastorno de la ira. Si le preocupa que su ira se haya apoderado de su vida, un profesional de la salud conductual puede hacerle una prueba de trastorno de ira y recopilar información para determinar si simplemente tiene demasiado en su plato o si reúne los requisitos para ser diagnosticado con un trastorno de ira. .



Karen Horney

Muchas personas evitan buscar ayuda cuando luchan contra su ira. Esto puede deberse a la vergüenza, el miedo al juicio o la negación. A pesar de lo que le hayan enseñado, pedir ayuda cuando la necesita es una señal de fortaleza. Cuanto antes busque apoyo y orientación, más rápido podrá aprender técnicas para manejar la ira de una manera sana y constructiva.

Fuente: rawpixel.com



¿Es la ira el síntoma de una enfermedad?

Todos se enojan de vez en cuando. La ira es una emoción normal y saludable y una parte valiosa de la existencia humana. La ira puede alertarnos de la presencia de un problema o recordarnos que comuniquemos nuestras necesidades. A menudo, sin embargo, hay un énfasis social en sentir solo sentimientos positivos. Si bien es importante buscar la felicidad y sentir gratitud, es igualmente importante experimentar el espectro completo de las emociones humanas. El objetivo no es eliminar toda la ira de nuestras vidas, y no eres una 'mala' persona si a veces te enojas.

La ira se convierte en un problema cuando la persona que la experimenta reacciona de una manera verbal, emocional o físicamente dañina para sí misma o para otras personas. Si te encuentras explotando por cosas pequeñas, arremetiendo con palabras crueles de las que luego te arrepientes o incluso volviéndote abusivo físicamente, hay un problema. Aquellos con trastorno de la ira no pueden controlar su ira, lo que genera arrebatos violentos y comportamiento agresivo. Estos síntomas tienen un impacto significativo en las relaciones de la persona, la capacidad para mantener un trabajo y la salud mental.



¿Qué es el trastorno explosivo intermitente?

El tipo más común de trastorno de la ira es el trastorno explosivo intermitente (IED). IED es un trastorno de control de impulsos identificado por comportamiento agresivo, hostilidad y erupciones repentinas de ira extrema. Los episodios pueden parecer no provocados o muy desproporcionados con el desencadenante aparente. Aquellos con IED describen sentir una pérdida de control durante estos tiempos.



Si bien suele haber una actitud general de hostilidad, los episodios explosivos pueden ocurrir sin previo aviso y terminar con la misma brusquedad. El individuo afectado puede no darse cuenta de que su tensión está aumentando o puede ser consciente de que se está saliendo de control pero no puede detenerlo. Una persona con artefacto explosivo improvisado solo puede arremeter verbalmente, gritando o amenazando a otros, o puede convertirse en violencia física o daños a la propiedad.

Los síntomas de la IED incluyen:



  • Agresividad física y verbal
  • Ira que es desproporcionada a la situación
  • Arrebatos con muy poca provocación
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Sentirse fuera de control o desapegado durante los episodios
  • La ira interfiere significativamente con la escuela, el trabajo o las relaciones.

Fuente: rawpixel.com



El IED generalmente muestra signos durante la adolescencia y empeora con el tiempo. Puede comenzar como rabietas o discusiones sobre asuntos aparentemente intrascendentes. La persona afectada se vuelve más agresiva, hostil e inestable cuanto más se desarrolla la afección y los episodios aumentan en intensidad. Lo que comenzó como peleas menores se convierte en arrebatos violentos que pueden poner en peligro a los seres queridos, amigos o compañeros de trabajo de la persona. Los adolescentes y adultos que muestran síntomas de artefactos explosivos improvisados ​​pueden comportarse de forma agresiva, provocar furor en la carretera, gritar, perforar paredes, arrojar objetos y golpear a otras personas.

A menudo, las voces individuales se arrepienten de estos episodios una vez que se enfrían. Este remordimiento es genuino en ese momento, pero no evita que vuelva a ocurrir. Si no se controla, los artefactos explosivos improvisados ​​pueden tener consecuencias graves, como violencia doméstica y encarcelamiento. Muchos problemas de salud mental pueden ocurrir con el IED, incluida la ansiedad, la depresión y el PTSD, especialmente cuando no se diagnostican.

¿Qué causa un trastorno de ira?

Los casos de IED están aumentando en los últimos años, especialmente entre los adolescentes, pero la investigación para identificar la causa de los trastornos de la ira aún se encuentra en las primeras etapas. La teoría predominante es que los trastornos de la ira son causados ​​por una variedad de factores, incluidos los genéticos, ambientales y emocionales. A menudo existe un trauma previo que lleva al individuo a no poder expresar su ira y frustración de manera saludable. Las personas que fueron objeto de abuso físico y otras formas de violencia cuando eran niños pueden terminar con IED en la adolescencia y en la edad adulta, ya que internalizan patrones negativos de reacción a la ira. Sin embargo, solo una pequeña parte de esta población desarrollará IED.

Existe alguna evidencia de que los cerebros de las personas con agresión impulsiva pueden tener una anomalía en la forma en que procesan el neurotransmisor serotonina. Este químico suele ser el encargado de regular la inhibición y controlar el comportamiento agresivo, entre otras tareas. Algunos estudios limitados han demostrado que la corteza prefrontal en el cerebro de las personas con IED puede comportarse de manera anormal como resultado.

¿Cómo se diagnostica un trastorno de ira?

La prueba de un trastorno de la ira no es como hacerse un análisis de sangre o una resonancia magnética. Implica ser evaluado por un médico, quien comenzará por entrevistarlo sobre sus inquietudes e historial. Su médico también querrá descartar otras afecciones de salud mental u otros problemas, por lo que pueden realizar un examen físico y realizar análisis de sangre. También se tendrán en cuenta sus registros médicos para ayudar a formar una imagen completa.

poèmes d'amitié

Su médico seguirá las pautas del último DSM (el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) para llegar a un diagnóstico. Si califica para un diagnóstico de trastorno explosivo intermitente, puede estar seguro de que hay muchos tratamientos disponibles para ayudarlo a controlar eficazmente sus síntomas y evitar que dañen sus relaciones y otras áreas de su vida.

Fuente: verywellmind.com

Es normal tener sentimientos encontrados acerca de recibir tratamiento, incluso después de haber sido diagnosticado. Sin embargo, los intentos de manejar los IED por su cuenta pueden ser peligrosos y pueden tener consecuencias graves. Recibir un diagnóstico es un primer paso positivo para recuperar su sentido de control. Cuanto antes se identifique y se trate un trastorno de la ira, antes podrá trabajar para mejorar sus relaciones y su vida.

¿Qué tratamientos están disponibles?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede enseñarle técnicas y habilidades para lidiar con la ira sin importar la situación a la que se enfrente. Podrá identificar los factores desencadenantes y patrones que hacen que su enojo se encienda y desarrollar estrategias de afrontamiento alternativas y más saludables. Una vez que conozca las situaciones que pueden provocar un arrebato, puede evitarlas o estar más alerta en el momento. Un terapeuta también le enseñará habilidades de comunicación efectivas para ayudarlo a expresar sus frustraciones y preocupaciones de una manera productiva a quienes lo rodean.

Aprender a manejar su ira es como desarrollar una nueva habilidad. Se necesita tiempo y determinación. Cambiar sus patrones arraigados puede ser una lucha, especialmente al principio. Durante el tratamiento, aprenderá diferentes ejercicios de manejo de la ira que pueden ser muy efectivos para ayudarlo a controlar sus síntomas y evitar que arremeta. Estos pueden incluir técnicas de respiración, relajación muscular progresiva y ejercicios de atención plena que pueden calmar la respuesta fisiológica de su cuerpo, reducir su estrés y ayudarlo a ser más consciente de sus emociones. Tener listo un ejercicio de manejo de la ira cuando reconozca un desencadenante puede ayudarlo a mantener el control.

Fuente: rawpixel.com

El estrés continuo puede dificultar el manejo de los IED y otros trastornos de la ira. Si bien no se pueden eliminar todas las fuentes de estrés, es vital tomar medidas para reducirlo de cualquier manera que pueda. El cuidado personal es una parte importante del tratamiento, que incluye hacer ejercicio con regularidad, abstenerse de consumir alcohol y sustancias ilegales y dormir lo suficiente por la noche.

Algunas personas encuentran que hablar sobre sus luchas con otras personas que saben lo que están experimentando puede ser beneficioso. Hay grupos disponibles para el manejo de la ira que permiten a los participantes desahogarse y recibir apoyo de otras personas que saben de primera mano cómo es tener un problema de ira. Otros pueden sentirse más cómodos recurriendo a una línea directa de manejo de la ira o un terapeuta en línea para obtener apoyo de inmediato cuando más lo necesitan de una manera discreta.

Trabajar con un terapeuta

Es importante encontrar un terapeuta con el que se sienta cómodo, con quien pueda abrirse y que le haga sentir escuchado. Al principio, puede ser difícil compartir cosas sobre las que podría haber guardado silencio por temor a la vergüenza o al juicio. Si no hace clic con el primer terapeuta con el que habla, no se desanime. A veces se necesitan algunos intentos para encontrar el ajuste correcto. Una vez que lo haga, usted y su terapeuta pueden desarrollar juntos una estrategia general de manejo de la ira para mantener sus síntomas bajo control.

La terapia en línea conecta a quienes luchan con ayuda inmediata, incluso si la persona se siente incómoda o no puede buscar tratamiento en otro lugar. Si le han diagnosticado un trastorno de la ira como el IED, o simplemente desea apoyo para ayudarlo a manejar mejor su ira, los asesores profesionales de BetterHelp están aquí para ayudarlo.

Fuentes

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/intermittent-explosive-disorder/diagnosis-treatment/drc-20373926

https://www.psychologytoday.com/us/blog/evil-deeds/200904/anger-disorder-what-it-is-and-what-we-can-do-about-it