Miedo a ser enterrado vivo: comprensión de las fobias

Un caso de condicionamiento clásico

Las fobias se presentan en muchas formas y tipos, pero todas se caracterizan generalmente como una reacción de miedo excesiva o irracional. A diferencia del trastorno de ansiedad general (que se considera relacionado con las fobias), los síntomas suelen estar relacionados con algo específico, como un lugar, una persona, un objeto o una situación, en lugar de solo sentimientos generales de malestar. Los efectos de las fobias pueden variar en severidad desde una simple molestia hasta una discapacidad debilitante.



Para algunos, los efectos pueden ser tan extremos y omnipresentes que el miedo se apodera de ellos. Identificar sus miedos mientras toma medidas palpables para cambiar sus reacciones puede darle una sensación de control y propósito. El miedo es una emoción que puedes regular con una práctica atenta, que puede convertirse en una segunda naturaleza con el tiempo.



Entendiendo las raíces de las fobias

Muchos factores diferentes influyen en el desarrollo de las fobias, incluidos factores biológicos y ambientales. Los eventos angustiantes, la exposición a un padre o familiar con fobia o ansiedad y cambios en la función cerebral, como una lesión cerebral traumática, están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar fobias.



Para muchas personas, diferentes factores influyen en el desarrollo de una fobia o miedo fisiológicamente reactivo. El condicionamiento es una forma en que nuestras reacciones y sentimientos se moldean tanto en formas que podemos señalar como en formas que no podemos. Muchos miedos o fobias pueden haberse desarrollado como reacción a algo que les sucedió en el pasado a través del condicionamiento. Cuando una experiencia negativa está vinculada con un determinado evento u objeto, y esos eventos u objetos se presentan nuevamente, se puede desencadenar una respuesta de miedo extremo.


Fuente: rawpixel.com

Miedo a estar en público



Hablar con un profesional puede ser una forma de aprender a superar y calmar sus miedos y ansiedades. Para aquellos con agorafobia o miedo a estar en público, ponerse en contacto con un terapeuta digitalmente puede ser un cambio de juego. BetterHelp es un recurso diseñado para conectar a profesionales de la salud mental con licencia con aquellos que necesitan atención específica y asequible.

Vale la pena el proceso de establecer un cambio duradero. El condicionamiento es un proceso de aprendizaje que puede llevar tiempo repensar y volver a aprender. Trabajar con un profesional de salud mental con licencia es una buena manera de comenzar ese viaje. Comenzar es una de las partes más difíciles, y en el proceso de trabajo se puede derivar esperanza para descubrir la raíz de sus problemas.



Fuente: rawpixel.com

Un miedo anormal de ser enterrado vivo se llama tapofobia, de la palabra griega 'taphos' o tumba y 'phobos' que significa miedo. Esta fobia no era irracional en el pasado. Hasta el 18thsiglo, había un miedo real de ser enterrado vivo. En ese momento, hubo muchos casos registrados de alguien que fue declarado incorrectamente muerto y casi enterrado. Se difundieron muchas leyendas urbanas de personas que fueron enterradas vivas accidentalmente o que recuperaron la conciencia en el momento de un funeral. Las historias sobre ataúdes que se abrieron años después del entierro para descubrir un cadáver con sus manos arañando los revestimientos fueron suficientes para asustar al público en general. Las historias aterradoras escritas por Edgar Allan Poe no hicieron nada para calmar los nervios de los temerosos creyentes de estas historias y leyendas.



Durante el 18thEn el siglo XX, los médicos comenzaron a enseñar y practicar la 'reanimación boca a boca' y lo que ahora llamamos RCP porque habían descubierto que estas técnicas eran efectivas para revivir a una persona inconsciente o que no parecía tener latidos del corazón. Hubo un despertar a la posibilidad de la animación suspendida y el coma, lo que inspiró a las personas a aprender cómo revivir a una persona de un aparente ahogamiento o esperar a que una persona despertara del coma. Por el 20thsiglo, la gente empezó a tener más confianza en la profesión médica, pudiendo diagnosticar la muerte. La tapofobia se convirtió en una ocurrencia rara en los países desarrollados, pero todavía existe entre personas en países subdesarrollados o áreas de aislamiento severo.

La tapofobia es un miedo irracional que se relaciona con otros miedos, como el miedo a la muerte, lápidas, cementerios y espacios cerrados (claustrofobia). Para la mayoría de las personas, la muerte es aterradora. Las personas que ya sufren de depresión o ansiedad son más propensas a desarrollar tapofobia o cualquier fobia, de hecho. Las personas que han tenido experiencias aterradoras cercanas a la muerte, como quedar atrapadas en una mina o atrapadas por una avalancha, pueden desarrollar posteriormente tapofobia. Este miedo puede ser inculcado sin saberlo por los padres que les cuentan historias de miedo a sus hijos o les permiten ver programas de televisión grizzly. Algunos juegos de computadora pueden torcer la mente de los niños y adolescentes para que tengan pensamientos poco saludables, que pueden convertirse en tapofobia.



Síntomas de la tapofobia:

  • Respiración fuerte, aumento de la frecuencia cardíaca, temblores incontrolables y sudoración.
  • Evitar espacios cerrados: armarios, sótanos, cuevas
  • No estar dispuesto a visitar cementerios
  • Tener un ataque de pánico con llanto, gritos o el deseo de huir.
  • Hacer arreglos para no ser enterrado durante 3 o más días después de la muerte

Las fobias pueden deberse a un trauma. Casi ahogarse, sufrir un accidente grave, vivir en coma o sufrir una lesión cerebral a menudo pueden cambiar las funciones mentales de una persona y provocar ansiedad. Si no se trata, el miedo puede causar depresión, que puede convertirse en fobia.



El abuso crónico y prolongado de sustancias (drogas o alcohol) puede cambiar la capacidad de una persona para pensar de manera lógica. Los químicos pueden causar cambios en las células del cerebro. La mayoría de las veces, la persona que está sufriendo ni siquiera es consciente de que ha desarrollado una fobia y no se trata. Lograr que las personas que abusan de las drogas y el alcohol acepten el tratamiento es un problema social grave.


Fuente: rawpixel.com

Una fobia puede conducir a otras fobias. Enfrentarse a una situación por la que una persona tiene ansiedad puede resultar en un ataque de pánico que puede ser debilitante y causar síntomas, incluido un dolor físico que es insoportable. Cuando esto sucede, el único recurso es la intervención médica. La Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión afirma que una de cada tres personas que han experimentado ataques de pánico se retirará de la sociedad, quedará confinada en casa y desarrollará una fobia.

El tratamiento de la tapofobia es el mismo que el tratamiento de cualquier miedo irracional: busque ayuda profesional. Hable con su médico si su miedo está interfiriendo con su vida diaria o con sus interacciones personales o sociales. Es posible que pueda recibir tratamiento para la ansiedad severa, lo que puede aliviar su miedo. Los médicos suelen recetar antidepresivos, betabloqueantes y benzodiazepinas (medicamentos contra la ansiedad). Su médico puede derivarlo a un terapeuta, un psiquiatra, un consejero o un hipnotizador. Lo único que no necesita hacer es ignorar sus miedos y dejar que controlen su vida. Un profesional puede sugerirle que adopte un cambio de estilo de vida, que podría incluir ejercicio físico, yoga, tai chi o meditación. Estas prácticas de mente sobre cuerpo son bien conocidas por superar el estrés, la ansiedad, las fobias y la depresión.