Los diferentes tipos de abuso infantil y su efecto en los niños

La definición de abuso infantil ha cambiado drásticamente con el tiempo para adaptarse a una sociedad cambiante. Donde antes golpear a su hijo con un cinturón o un interruptor se consideraba la norma, ahora consideramos este comportamiento como una forma de abuso. Las nalgadas, consideradas recientemente como un método válido de castigo, generalmente (aunque no siempre) se consideran abuso por parte de padres, maestros y otros. Pero las violaciones físicas no son el único abuso que sufren los niños. Es importante poder definir no solo el abuso físico, sino también el abuso emocional y el abuso sexual, para que no afecten negativamente a un niño tanto en la niñez como más adelante en la vida.



Fuente: peoplecreations vai freepik.com





La verdad sobre el abuso físico

Si alguna vez escuchó que alguien fue abusado, probablemente pensó en violaciones físicas. Por ejemplo, ser golpeado, pateado o herido por alguien en su vida son todas formas de abuso físico. Tal abuso puede ser extremadamente dañino, no solo para el bienestar físico de un niño, sino también para su espíritu. El abuso físico no tiene que ser extenso ni tiene que ocurrir con frecuencia. Incluso si ocurre solo una vez, es un problema y se debe hacer algo al respecto antes de que se convierta en un problema más serio.

La definición de abuso físico establece que cualquier acto intencional que cause daño o trauma a otra persona es abusivo. Esto significa que cada vez que alguien te pone la mano encima intencionalmente y te causa algún tipo de dolor, es abusivo y no está bien. Especialmente para los niños, puede ser difícil detener el abuso físico, incluso si alguien fuera de la familia lo nota.



Señales de abuso físico puede incluir moretones inexplicables o extraños, huesos rotos u otras lesiones, incluidas quemaduras o rasguños. Pero también puede haber otros signos, como un comportamiento extraño en el niño. El niño puede parecer más retraído de lo habitual o puede usar ropa que le parezca extraña para el día, como camisas largas en pleno verano. Algunos jóvenes se vuelven más bulliciosos o extrovertidos en un intento de ocultar el abuso, sin importar qué tipo de dolor estén sufriendo.



La verdad sobre el abuso emocional

El abuso emocional es más sutil que el abuso físico, y generalmente hace que la víctima se sienta inútil, estúpida o inferior. Los niños tienen más dificultades para explicar este tipo de abuso o incluso para entender qué es en primer lugar. Después de todo, si te han dicho algo sobre ti el tiempo suficiente, es fácil aceptarlo como un hecho, especialmente cuando se trata de alguien que es una figura de autoridad.



Fuente: pixabay.com

La definición de abuso emocional es un poco más complicada que la de abuso físico. El abuso emocional esencialmente implica que una persona someta a otra a cualquier tipo de comportamiento o tratamiento que pueda resultar en algún tipo de trauma psicológico. Si alguien dice o hace algo con la intención de lastimarte o hacerte sentir mal contigo mismo, se considera una violación de la confianza. Cuando alguien te hace estas cosas repetidamente, se considera abuso psicológico o emocional.

Los jóvenes que son abusados ​​emocionalmente pueden reaccionar abusando emocionalmente de otros. Es posible que sean más propensos a insultar, insultar o burlarse de otros estudiantes. También pueden ser propensos a estallidos violentos o extremos a medida que envejecen. Por otro lado, pueden parecer cohibidos y retraídos o tener pocas habilidades sociales, lo que resulta en una falta de amistades. Es posible que no parezcan tener una relación cercana con sus padres o pueden buscar constantemente la aprobación de ellos y de otros. En verdad, hay muchos diferentes caminos que un niño abusado emocionalmente puede actuar, y es difícil identificar a una víctima usando solo una lista de comportamientos.



La verdad sobre el abuso sexual

El abuso sexual se define como cualquier tipo de comportamiento sexual no deseado dirigido de una persona a otra. Cuando una de esas personas es un niño, cualquier tipo de comportamiento sexual es una violación, sin importar las excusas que pueda dar el abusador. Es importante tener en cuenta que absolutamente nada de lo que un niño hace, dice o piensa es 'pedir' o 'dar permiso para' abuso sexual (o cualquier tipo de abuso, para el caso). El abusador puede intentar culpar al niño, a los miembros de su familia o incluso a los extraños.

Aunque todos los tipos de abuso infantil son horribles, es el abuso sexual lo que parece que vemos con más frecuencia en las noticias. Este es también el tipo de abuso al que la gente parece responder con más indignación. Es importante señalar aquí que todos los tipos de abuso pueden ser igualmente dañinos. Un niño que es abusado emocionalmente tiene muchos de los mismos factores de riesgo más adelante en la vida que uno que es abusado sexual o físicamente.





Fuente: freepik.com



El abuso sexual puede comenzar desde los primeros meses de vida y puede continuar hasta la edad adulta, o mientras el abusador pueda salirse con la suya. Puede comenzar de formas que parezcan inofensivas, como cuando un adulto brinda atención adicional a un niño o se involucra extremadamente en la vida del niño. Sin embargo, estas acciones son generalmente un tipo de 'preparación' que el abusador usa para preparar al niño para lo que va a hacer en el futuro. A veces, los familiares u otros amigos notarán esta atención adicional, pero es posible que no vean nada malo en ello hasta que el comportamiento se convierta en algo más severo.

Cuando la atención, los obsequios o la participación se convierten en caricias u otros actos sexuales, el niño puede sentir que ellos mismos invitaron el comportamiento al permitir que el abusador continúe. El niño puede sentir que tiene que aceptar estos actos sexuales porque es un 'pago' por la atención y los regalos. Los abusadores pueden incluso decirle al niño que las interacciones son un secreto que deben mantener. Muchos niños guardarán el secreto porque quieren que continúe el tipo de atención positiva, o porque quieren proteger a otros miembros de su familia o incluso al abusador.



Los abusadores de niños son a menudo miembros de su propia familia. Esta es una situación extremadamente peligrosa, ya que un miembro de la familia es generalmente alguien con quien el niño no quiere 'meterse en problemas', que es lo que un abusador le dice a menudo que sucederá si le cuentan a alguien. Luego, el niño guarda el secreto y se permite que el abuso continúe, causando aún más daño y trauma.

Señales que un niño está siendo abusado sexualmente puede incluir:

  • Comportamiento sexual manifiesto que es inapropiado y extraño para su edad.
  • Mayor abstinencia.
  • Regresión repentina, como mojar la cama.
  • Ira o tristeza extrema.
  • Apego extremo.
  • Cambios repentinos de humor o personalidad.
  • Miedos extraños a determinadas personas o lugares.

Estos son solo algunos de los muchos síntomas que pueden aparecer y, a veces, los síntomas se presentan solo después de un tiempo.

Abuso infantil en la vejez

Contrariamente a lo que muchos de nosotros nos han dicho, aquellos que han sido abusados ​​en la niñez en realidad no tienen garantizado, o incluso es muy probable que se conviertan en abusadores ellos mismos. Más bien, los niños que han sido abusados ​​tienen un 30-40% de posibilidades de convertirse en padres abusivos. No es solo por el abuso que el niño pasa a hacer cosas similares en su propia edad adulta. Más bien, la investigación ha encontrado que los niños que se sienten no queridos o no deseados tienen más probabilidades de volverse abusivos con sus propios hijos, ya sea que hayan sido abusados ​​o no.

Fuente: pexels.com

Aún más importante es si el niño (ahora adulto) entiende que lo que sus padres le hicieron estuvo mal. Si el niño es capaz de reconocer y entender que no merecía el abuso, es menos probable que continúe abusando de sus propios hijos. Estos factores ayudan a mitigar el ciclo continuo de abuso que, de lo contrario, podría convertirse en una epidemia aún peor de lo que ya es.

No es solo lo que pueden hacerles a sus propios hijos lo que impide que un niño maltratado lleve una vida adulta sana. El abuso daña mucho más que el cuerpo físico, incluso si es principalmente físico. De hecho, el abuso daña el alma y el espíritu. Hace que una persona se sienta débil, sin importancia, estúpida, inútil o cualquier otra cantidad de cosas terribles que un abusador podría haber dicho para justificar su comportamiento. Con estas distorsiones de ellos mismos que nublan su autoestima, no es de extrañar por qué los niños abusados ​​también tienen problemas durante sus últimos años.

Los efectos psicológicos

El maltrato que sufren los niños a lo largo de sus primeros años puede causar un daño irreparable a su desarrollo personal. Pueden tener problemas para ver algo positivo en sí mismos, porque si fueran buenos, inteligentes e importantes, ¿por qué sus abusadores los habrían tratado como lo hicieron? Es importante enfatizar que nada de lo que hizo el niño causó abuso. La culpa es totalmente del abusador, sin importar lo que haya dicho o hecho para intentar excusar su comportamiento.

Aquellos que son abusados ​​en sus primeros años tienen casi el doble de probabilidades de terminar en prisión. También tienen casi 9 veces más probabilidades de involucrarse en algún tipo de actividad criminal. Tienen un 25% más de probabilidades de tener un embarazo en la adolescencia y casi el 80% cumplirá con los criterios de al menos uno. trastorno psicológico para cuando cumplen 21 años. Sin embargo, todos estos problemas se pueden evitar si el joven puede pedir ayuda. Tener a alguien en su vida que los ayude incluso después de que se conviertan en adultos puede cambiar drásticamente su vida.

Soluciones alternativas

Si ha sufrido algún tipo de abuso cuando era niño y siente que está afectando su vida, la terapia es muy recomendable. Sin embargo, si no está listo para hablar con un consejero, considere algunas de estas soluciones alternativas para recuperar el control de su vida:

Perdona a tu abusador

Perdonar a su abusador es mucho más fácil de decir que de hacer, pero puede ayudarle a reconciliarse con su pasado y seguir adelante con su vida. No tienes que comunicarte con ellos; de hecho, a menudo es más saludable cortar la comunicación. Sin embargo, si puede encontrar dentro de sí mismo el perdonarlo por el daño que causó, entendiendo que puede haber sido una víctima en su propia infancia, puede ayudar con su recuperación.

Habla con alguien

Nunca es fácil hablar de eventos oscuros que han causado un dolor y una aflicción intensos. Sin embargo, si puede confiar en alguien en quien confíe, como un amigo cercano o un familiar, puede ayudarlo a sentirse más en control y menos solo.

Fuente: pixabay.com

Identifique la raíz de su trauma

Es posible que no esté seguro de qué causó exactamente su trauma en primer lugar. A veces puede ser difícil volver a tomar ese camino, pero identificar la raíz del problema puede ayudarlo a comenzar su proceso de curación personal.

Busca ayuda

Los efectos del abuso infantil pueden causarle problemas para disfrutar plenamente de su vida. Sin embargo, con ayuda, es muy posible que pueda superar los sentimientos de depresión, soledad, baja autoestima y mucho más que pueden hacer que el abuso infantil lo persiga incluso mucho después de que el abuso real haya terminado. BetterHelp ofrece asesoramiento discreto en línea con profesionales con licencia que se preocupan por usted. No importa cuán severo sea su trauma, lo respaldamos. A continuación se muestran algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp de personas que han experimentado problemas similares.

Reseñas de consejeros

'Kristin es asombrosa. Ella está muy dedicada a ayudar a llegar a la raíz de mi ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático. Ella es la primera consejera que continúa motivando y acomodando mi agenda extremadamente agitada. ¡Ella realmente es un salvavidas! Ella me ha dado fuerzas para creer en mí y querer seguir haciéndome más fuerte. Si eres alguien que siente que te has topado con todos los obstáculos posibles, ¡te recomiendo que trabajes con Kristin!

'El Dr. Baggs ha sido de gran ayuda para ayudarme a lidiar con la ansiedad y, en general, estoy satisfecho con la experiencia. Ella me ha ayudado a superar y comprender el trauma de mi infancia, así como a darme cuenta de que estoy en el camino correcto para obtener ayuda y mejorar mi vida. En general, una muy buena experiencia.'

Conclusión

El abuso infantil es hiriente, traumatizante y malo. Sus efectos en los niños pueden durar décadas, por lo que es importante buscar ayuda profesional lo antes posible. Aunque es posible que haya tenido poco control cuando era niño, hoy tiene todo el poder del mundo para comenzar su camino hacia la recuperación. Todo lo que necesita son las herramientas adecuadas. Toma el primer paso hoy.