Cambios a esperar al final de la adolescencia

Podríamos suponer que dejamos atrás la adolescencia una vez que nos graduamos de la escuela secundaria, pero la edad adulta está todavía a un paso de distancia. Otra ronda de desarrollo ocurre entre los 18 y los 21 años, ya que nuestro el cerebro no madura hasta los 25 años. Pero aquí es también cuando comenzamos a tomar nuestras primeras decisiones importantes en la vida, como ir a la universidad. Debido a que nuestras mentes aún están creciendo, la forma en que lidiamos con la emoción y la presión de aventurarnos por nuestra cuenta puede tener un impacto duradero en nuestro éxito y bienestar futuros. Esto hace que la adolescencia avanzada sea un buen momento para aprender estrategias de afrontamiento saludables que pueden ayudarlo durante toda su vida.



Fuente: pexels.com



Los cambios que atravesamos durante la adolescencia se pueden dividir en tres partes separadas:

  • La adolescencia temprana se refiere a las edades de 11 a 14 años.
  • La adolescencia media es de 15 a 17 años
  • La edad de la adolescencia tardía varía de 18 a 21, y algunos expertos señalan un rango de 18 a 24

Para cuando llegamos al final de la adolescencia, hemos sobrevivido a la fase hormonal de nuestra experiencia adolescente. Pero mientras que la montaña rusa emocional del drama de la escuela secundaria terminó, todavía quedan algunos cambios que nuestra mente y nuestro cuerpo nos han dejado en la tienda, que discutiremos más adelante. Estos últimos cambios significativos también están sucediendo justo cuando comenzamos a asumir responsabilidades adultas que vienen con nuestros 20 años. Esto hace que la adolescencia tardía sea un momento potencialmente vulnerable para nuestra salud mental, con 75% de los trastornos comenzando antes de los 24 años.



De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, Del 10 al 20% de los adolescentes experimentan problemas de salud mental que a menudo no se diagnostican ni se tratan. Saber qué esperar durante esta fase de nuestras vidas puede ayudarnos a estar atentos a cuándo podríamos necesitar ayuda para elegir quiénes queremos que sean nuestros seres adultos.

Encontrar su identidad como adulto

Mucho de ser un adolescente se trata de probar nuestra identidad a medida que nuestras mentes y cuerpos atraviesan grandes cambios de desarrollo. La adolescencia tardía es cuando las cosas comienzan a estabilizarse y comenzamos a vivir la vida en nuestros propios términos por primera vez. Nos graduamos de la escuela secundaria y exploramos quiénes somos en el mundo al salir de casa, mudarnos a nuevas ciudades, decidir si ir a la universidad y comenzar a aprender a vivir por nuestra cuenta.

Para bien o para mal, la sociedad moderna ya no nos da un camino claro hacia la edad adulta. Depende de nosotros descubrir nuestros nuevos roles sociales a medida que cambian las normas laborales y de relaciones. Muchas de nuestras primeras costumbres provienen de cosas que están fuera de nuestro control, como las tradiciones familiares, la aprobación de los compañeros y las expectativas escolares. Durante el final de la adolescencia, tenemos la oportunidad de probar nuevas ideas por nosotros mismos y clasificar en lo que realmente creemos. Averiguar lo que valoramos influye en nuestras opciones y satisfacción a largo plazo, como si tuviéramos que sopesar las compensaciones entre los comodidad de la seguridad laboral versus el riesgo de hacer algo que amamos. A medida que asumimos nuevos desafíos, aprendemos que los errores no son un reflejo de la autoestima, sino más información que podemos usar para darnos un sentido de confianza en lo que queremos ser. La última fase de crecimiento que atravesamos durante la adolescencia tardía en realidad nos pone en nuestro mejor momento para comenzar esta aventura de autoexploración.



Fuente: freepik.com

Cambios durante la adolescencia tardía

La adolescencia tardía puede parecer un extraño lugar intermedio. Ya no eres un adolescente, pero aún no eres un adulto. También es cuando nuestros cuerpos y mentes finalmente están completamente equipados para enfrentarse al mundo.



podcasts de psychologie

Cambios físicos

Al final de la adolescencia, ya hemos experimentado nuestros mayores brotes de crecimiento y ahora estamos en nuestro pico físico para el trabajo duro y la reproducción segura. Si bien la capacidad de nuestro cuerpo para recuperarse es ahora más rápida, a veces podemos llegar a los extremos sin darnos cuenta del estrés que nos estamos imponiendo. Realizamos sesiones de estudio de toda la noche, hacemos ejercicio a pesar del dolor y festejamos como alguien que aún no ha descubierto el verdadero significado de la palabra 'resaca'. Pero los hábitos que comenzamos durante esta fase de nuestras vidas pueden tener un efecto duradero en nuestra salud futura.

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos tardan más en recuperar el equilibrio después de superar nuestros límites. Saltarse el sueño o las comidas, no hacer suficiente ejercicio y pasar por largos períodos de estrés pueden forzar los ciclos naturales de nuestro cuerpo, lo que eventualmente puede causar desgaste. Muchos estudios Al observar cosas como la salud del corazón, se ha descubierto que los buenos hábitos al final de la adolescencia (como el ejercicio regular y una buena alimentación) pueden reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en la mediana edad.

Cambios en las relaciones

Nuestras relaciones, tanto de amistad como románticas, amplían nuestra comprensión del mundo a través de nuevas experiencias y aprendiendo lo que se necesita para cuidar de los demás. A medida que envejecemos, nuestras razones para hacer amistades cambian de lo que era importante para nosotros en nuestra vida social adolescente. Comenzamos a formar conexiones basadas en ideas y valores compartidos en común en lugar de actividades. También comenzamos a disfrutar de la estabilidad, la intimidad y el apoyo entre nuestros amigos cercanos en los grupos.



Aunque muchos adolescentes comienzan a salir en la escuela secundaria, durante la adolescencia tardía, nuestras relaciones románticas se vuelven menos sobre la exploración de la sexualidad y más sobre el amor y el intercambio de experiencias personales. Aunque todavía estamos averiguando qué es lo que buscamos en nuestras parejas, la cultura de 'conectar' a veces puede socavar nuestra capacidad para aprender el apoyo mutuo y la apertura que se necesitan para mantener relaciones adultas. Idealmente, eventualmente encontramos cómo equilibrar atracción, disfrute y respeto para sentar las bases de relaciones saludables con las personas con las que queremos compartir nuestras vidas.

Cambios intelectuales

Las diferentes partes del cuerpo crecen a diferentes ritmos durante la adolescencia, y esto también se aplica a nuestro cerebro. En la adolescencia temprana o media, las áreas que guían las emociones e impulsos intensos se desarrollan antes que las partes que nos ayudan a resolver problemas y pensar en el futuro (también llamado corteza prefrontal). Esto es lo que conduce a travesuras clásicas de la escuela secundaria como comer Tide Pods. Pero para cuando llegamos al final de la adolescencia, la parte del cerebro que razona está cerca de estar completamente formada.

Esto nos permite pensar en más formas complejas. Se vuelve más fácil perseguir nuestros objetivos una vez que aprendemos a planificar las cosas, probar ideas y considerar diferentes puntos de vista. Podemos caminar fácilmente en el lugar de los demás para desafiar nuestras creencias infantiles y formar nuestros propios pensamientos y valores. A medida que rechazamos ideas que damos por sentadas, comenzamos a darnos cuenta de que, por lo general, hay más de una respuesta para la mayoría de los problemas de la vida y que pensar críticamente es la forma en que damos nuestro propio significado al mundo.

Fuente: pexels.com

Pero este es también un momento en el que la frase 'úselo o piérdalo' es cierta. Durante la adolescencia tardía, nuestras mentes están listas para adquirir nuevos conocimientos y habilidades, pero finalmente, nuestros cerebros comienzan a recortar las cosas que no practicamos con regularidad. Por eso es importante comenzar a probar hábitos de salud y estrategias de afrontamiento temprano y con frecuencia para que se conviertan en una parte normal de un conjunto de herramientas de por vida para hacer frente a los desafíos.

Aprender a cuidarse a sí mismo

Nuestra primera prueba de libertad también viene con una gran curva de aprendizaje. Para muchas personas, esta es la primera vez que somos responsables de cada parte de nuestras vidas, desde la limpieza hasta la salud y la elección de su horario. Estar lejos de casa a veces puede tentarnos a hacer lo que queramos, como comer pizza en el desayuno.

Empezando bien cuidados personales Los hábitos son ahora algo que puedes elegir hacer por ti mismo y por las cosas que quieres lograr en la vida. Cuanto más practicamos estas cosas, más naturalmente suceden sin tener que pensar en ellas. Esto no significa que nunca podamos divertirnos. De hecho, tener una vida social saludable y hacer las cosas que amamos son excelentes formas de lidiar con el estrés.

se marier pour de l'argent

Sepa lo que necesita para seguir adelante

Aprender a reconocer y satisfacer nuestras propias necesidades es la forma en que evitamos quemarnos cuando las cosas se ponen difíciles. Es fantástico trabajar duro para alcanzar nuestras metas, pero una de las habilidades para la vida más útiles es equilibrar la productividad con hacer lo que necesita para mantenerse feliz y saludable, tanto emocional como físicamente.

Ejercicio

Haga al menos 30 minutos de ejercicio al día, incluso si es algo fácil como tomar descansos para caminar, usar escaleras o ir a una clase de yoga. Hacer que sus actividades físicas sean sociales lo ayudará a seguir adelante.

Dormir

Trate de hacer tiempo para dormir 8 horas, o al menos descansar cuando lo necesite entre el trabajo, las clases y pasar el rato con amigos. Practica bien higiene del sueño al no desplazarse por su teléfono justo antes de acostarse. En su lugar, intente hacer otra cosa que disfrute, como leer su libro favorito.

Fuente: freepik.com

Mindfulness y autocuidado

Agregue un poco de tiempo para atención plena en tu día. Esto solo significa notar sus pensamientos, emociones y cuerpo sin ningún juicio. Piense en ello como un pequeño control consigo mismo que incluso puede hacer mientras se ducha o se cepilla los dientes. Centrarse en cómo nos sentimos en el momento puede mantener el estrés en perspectiva y permitirnos enfrentar sentimientos difíciles sin alejarlos. La atención plena es especialmente útil si se ha sentido deprimido o ansioso. También puede hacerle saber cuándo podría necesitar ayuda adicional si hay algo con lo que ha estado luchando.

Busque ayuda profesional

douleur thoracique après le café

La ansiedad y la depresión se encuentran entre los problemas de salud mental más comunes al final de la adolescencia. Estamos descubriendo muchas cosas por nosotros mismos por primera vez, y puede ser complicado saber si lo que sentimos es estrés normal o no. Si siente que algo anda mal, la mejor decisión que puede tomar para su salud mental es buscar ayuda. No nos pediríamos caminar con un esguince de tobillo sin que nos lo revisen, y deberíamos tratar nuestra salud mental de la misma manera.

Esté atento a cosas como dificultad para dormir, sentirse inusualmente irritable o enojarse fácilmente y tener poca energía. Cuanto antes detectemos las condiciones que nos puedan estar preocupando, más podremos reducir su impacto potencial en nuestro futuro. Verificar con un consejero autorizado remoto en BetterHelp le brinda una opción fácil para adaptarse a los horarios ocupados del trabajo y la escuela. Para las personas de 13 a 18 años, BetterHelp ha dedicado Consejería para adolescentes para servir a este grupo de edad. Lea a continuación algunas reseñas de consejeros de TeenCounsling y BetterHelp, de personas que experimentan problemas similares.

Reseñas de consejeros

'Tammi ha marcado una gran diferencia en mi vida. Si no hubiera tenido su ayuda, estoy bastante seguro de que habría perdido todo contacto con mi hija de 19 años, que eligió vivir con su padre. ¡Entiende a los adolescentes y a las mamás de adolescentes! ¡¡Tan amable, sabia, experimentada, compasiva y sensata, no puedo decir lo suficiente sobre ella !! '

'Mi adolescente ha tenido una experiencia extremadamente positiva con Amanda. Ella ha sido genial ayudándolo en algunas luchas. Ella es capaz de conectarse con él de una manera que es eficaz y significativa para él, y él valora sus conocimientos y orientación. Es un alivio como padre saber que tiene a alguien en quien confía para que lo ayude a superar las cosas ''.

Avanzando

La adolescencia tardía es cuando finalmente tenemos la oportunidad de ser los escritores de nuestra propia historia. No temas brindarte el apoyo que necesitas para explorar nuevas ideas, conectarte con personas y aprender las habilidades que te ayudarán a dar forma a la vida adulta que deseas crear. Toma el primer paso hoy.