Aristóteles y la felicidad: una teoría sobre la felicidad

La gente ha estado discutiendo, debatiendo e intentando definir cuestiones básicas de la vida, como la felicidad, durante siglos. Los filósofos antiguos como Aristóteles, Sócrates y Platón pasaron gran parte de sus vidas tratando de comprender y explicar la comprensión básica de ciertos problemas de la vida. Sus debates han vivido a lo largo de los años a medida que se han explorado y se siguen evaluando y comparando nuevas teorías en el contexto de la sociedad actual.



menteur pathologique

Fuente: pexels.com



Cuando consideramos a Aristóteles sobre la felicidad, llama nuestra atención sobre una cuestión específica. ¿Qué podemos aprender sobre la felicidad en el siglo XXI de un antiguo filósofo griego que vivió hace mucho tiempo? Para responder a esta pregunta, debemos conectar quién era Aristóteles, lo que tenía que decir sobre la felicidad y aplicar sus enseñanzas a la emoción de la felicidad en el mundo moderno.

¿Cuál es la relevancia de las opiniones de Aristóteles sobre la felicidad en la actualidad?



Aristóteles fue un filósofo griego que vivió entre el 384 y el 322 a. C. Analizó y evaluó cuestiones complejas como la lógica, la biología, la ética y la estética, por nombrar algunos temas. Aristóteles se formó con Platón y sus escritos y enseñanzas fueron tan venerados que fue conocido como 'El primer maestro' en filosofía árabe y 'El filósofo' en Occidente.

Era hijo de padres que provenían de familias médicas tradicionales. Sus padres murieron cuando él era joven y Aristóteles se inscribió en la Academia de Platón a la edad de 17 años, donde Platón señaló que era un estudiante talentoso. Los 20 años que pasó bajo la enseñanza de Platón suscitaron mucho debate y críticas a las teorías de Platón. Algunos creen que Platón aprendió tanto de su alumno como el alumno aprendió de su maestro. Aristóteles hizo contribuciones significativas y duraderas a la ciencia y ha seguido siendo una fuerza influyente en las enseñanzas universitarias modernas.

Aristóteles sobre la felicidad: principios y teorías



Una de las obras más conocidas de Aristóteles es 'Ética a Nicómaco'. Sus opiniones sobre la felicidad estaban intrínsecamente entrelazadas con sus opiniones políticas. Aristóteles creía que los estadistas estaban preocupados por la felicidad de las personas que vivían en su comunidad. Aristóteles y la felicidad sostienen que los estadistas buenos y morales siempre tuvieron en cuenta la felicidad y el bienestar de sus electores al formular nuevas leyes.

En sus escritos, Aristóteles habló de cómo la felicidad tiene que ser un fin en sí misma y no un medio para otra cosa. Antes de que uno pueda comprender la felicidad en la sociedad, debe poder comprender la felicidad individual.

Si le pregunta a alguien qué lo haría realmente feliz, tal vez responda: 'Si me ganara la lotería'. Podemos tomar eso en un sentido literal e imaginarlos teniendo una riqueza infinita. ¿Qué significaría eso para su vida? En la mayoría de los casos, significaría una casa cómoda, un auto nuevo, la oportunidad de viajar, joyería fina y un estilo de vida más lujoso en general. Su amigo también se sentiría reconfortado al saber que ya no tendría que preocuparse por pagar los gastos básicos de vida.



En general, si bien ser rico le daría a alguien los medios para disfrutar de la vida con menos preocupaciones, la riqueza es el medio para un fin. No es un fin en sí mismo. Las riquezas y la riqueza por sí solas no hacen feliz a la gente. La raíz de la felicidad es mucho más profunda que eso.

Aristóteles asoció fuertemente la felicidad con las virtudes que la acompañan. Exploró las virtudes en relación a cómo encajan con el concepto del alma. La esencia de sus enseñanzas sobre la felicidad era ayudar a las personas a aprender a distinguir lo que pensaban que los haría felices de la naturaleza de la felicidad o lo que realmente los hacía felices.

qu'est-ce que le trouble schizo-affectif de type bipolaire

Fuente: pexels.com

Este proceso implica vincular las opiniones del bien con la relación entre el bien y el final de la acción. Razonó que el final era más valioso que el proceso de descubrirlo. La felicidad es querer el bien por sí mismo y desear el bien por encima de todo.



Al vincular la virtud con el conocimiento, Aristóteles describió que el alma tiene tres partes básicas: nutritiva, perceptiva y racional.

El alma nutritiva existe en todas las cosas, desde las plantas hasta los humanos. Esta parte de nuestra alma es demasiado básica para asociarle cualquier tipo de virtud. La parte perceptiva de nuestra alma existe en animales y humanos y se correlaciona con las virtudes del carácter. La parte racional de nuestra alma existe en los humanos y se correlaciona con nuestra virtud teórica, que podemos subdividir aún más.

Aristóteles creía que el lado productivo y calculador de nuestra alma racional está relacionado con las artes y el lado práctico y calculador de nuestra alma racional se relaciona con la prudencia. Los lados teóricos de nuestras almas racionales se relacionan con el conocimiento y la ciencia. Irónicamente, la explicación de Aristóteles de las partes del alma es bastante similar a la comprensión del cerebro de los científicos modernos.

Si la felicidad es difícil de definir claramente, la virtud es aún más difícil de definir. A Aristóteles le gustaba definirlo como nuestro personaje y cómo pensamos. Él equiparó las virtudes del carácter con cualquier cosa que estuviera acompañada de placer o dolor. Creía que adquirimos buen carácter estando cerca de él y podemos usar la razón al actuar o no.

En sus enseñanzas, Aristóteles también habló sobre la importancia de la virtud para permanecer en algún lugar intermedio entre la deficiencia y el exceso y dominar el intelecto y la emoción.

Aristóteles dio el mismo tiempo a la virtud del pensamiento que a la virtud del buen carácter. Decidió que la virtud del pensamiento era parte del alma racional. Aristóteles valoraba la sabiduría práctica y enseñó que implicaba tener la capacidad de razonar. Creía que el pensamiento superior requiere centrarse en lo que no cambia y factorizar cómo las virtudes están involucradas con preocupaciones prácticas y cambiantes en lo que se refiere a lo que la gente quiere y cómo actúa.

Fuente: pexels.com

En esencia, Aristóteles creía que el conocimiento está relacionado con la contemplación profunda y que ambos son necesarios para lograr la mejor vida. Al adoptar estos conceptos, podemos pensar de manera abstracta y obtener una comprensión más profunda de la causa y el efecto.

¿Cómo podemos relacionar las enseñanzas de Aristóteles con la cuestión de la felicidad en el mundo moderno?

¿Has pensado alguna vez en lo que valoras en la vida más que en nada? Esa es la base de cómo Aristóteles abordó sus pensamientos y enseñanzas sobre el tema de la felicidad.

la vie d'un joueur

Aristóteles creía que solo podíamos alcanzar la felicidad en virtud. Estaba claro al delinear la felicidad de los placeres sensuales o vicios. Si aplicamos las enseñanzas de Aristóteles al mundo moderno, él sugeriría que seríamos más felices si dedicamos menos tiempo al sexo, dinero, entretenimiento, vacaciones y nuestros teléfonos celulares y dedicamos una mayor cantidad de nuestro tiempo a aumentar nuestro conocimiento. , tener el valor de defender lo que creemos y mostrar gracia y paciencia a los demás.

Al observar la naturaleza humana, Aristóteles notó que la mayoría de las personas tienen una gran cantidad de buenos rasgos de carácter como la generosidad, la bondad, la empatía y la amistad. Nuestros rasgos de carácter entran en juego cuando hacemos juicios y decisiones morales. La teoría de Aristóteles sugiere que encontramos la felicidad sacrificándonos por la caridad de los demás.

Antes de que alguien pueda perseguir el objetivo final de ser feliz, Aristóteles enseñó que las personas deben estar 'suficientemente equipadas con bienes externos'. Eso no quiere decir que creyera que solo las personas ricas pueden alcanzar la felicidad en el sentido más verdadero. Le preocupaba que las personas que vivían sin las necesidades básicas esenciales como la comida, la vivienda y las comodidades materiales más básicas no pudieran ser lo suficientemente objetivas para alcanzar un estado de felicidad individual. Creía que teníamos que satisfacer nuestras necesidades básicas antes de que podamos estar mental y emocionalmente en un lugar donde podamos valorar placeres no esenciales como las relaciones saludables, el conocimiento práctico y la generosidad.

A veces, todos cuestionamos nuestro propio juicio y nuestras decisiones. Aristóteles animó a sus seguidores a confiar en la virtud de su carácter, así como en la virtud del intelecto y la sabiduría práctica en la búsqueda de la felicidad. Creía que las personas deberían buscar personas buenas y nobles que demuestren rasgos de carácter de calidad en todo lo que hacen. Estas son las personas a las que debemos acudir en busca de orientación cuando nos enfrentamos a dilemas morales. Es justo decir que lo mismo ocurre hoy.

Junto con la inteligencia y la sabiduría práctica, Aristóteles sobre la felicidad consideró la contemplación como la virtud más alta a la que podemos aspirar. Valoraba mucho el pensamiento filosófico y sentía que su propio viaje hacia la felicidad lo guiaba el genio dentro de su mente y su capacidad para pensar las cosas. Aristóteles les diría a los jóvenes de hoy que hay más valor en pensar y aprender que en los mensajes de texto y las redes sociales.

Fuente: pexels.com

Las enseñanzas antiguas son más que una retórica interesante. Pueden darnos mucho en qué pensar. Mucha de la información que enseñó Aristóteles todavía se aplica. Solo tenemos que aplicarlo de una manera diferente, en una época diferente y en una sociedad diferente.

En su búsqueda de la felicidad, no es necesario que haga un estudio extenso y estimulante sobre Aristóteles o cualquiera de los otros grandes filósofos antiguos. La felicidad es posible y hay ayuda disponible. Comuníquese con BetterHelp y solicite un consejero que se especialice en ayudar a las personas a mejorar el grado de felicidad en sus vidas. No tienes que entender cómo funciona la felicidad. Es más importante tenerlo en tu vida.