Apatía: lo opuesto al estrés


Fuente: staticflickr.com

je tombe en amour trop facilement

La palabra apatía proviene del griego pathos, que significa emoción. Cuando experimentamos apatía, carecemos de la capacidad de expresar emociones (Reekum, Stuss y Ostrander, 2005). Existe un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que la apatía es tanto un síntoma como un posible atributo de muchas enfermedades neurológicas y degenerativas como la demencia, el Parkinson y el Alzheimer (Robert et al., 2006). Estos estudios son relativamente nuevos y han dado lugar al desarrollo de nuevas escalas de apatía para medir los niveles de apatía (Radakovic y Abrahams, 2014).



Cuando nos preocupamos, nos sentimos ansiosos o experimentamos estrés por nuestro trabajo, nuestras relaciones o nuestras finanzas, puede generar otras preocupaciones relacionadas con la salud física y mental. La buena noticia es que todo esto significa que nos preocupamos; no nos hemos rendido y todavía hay lucha en nosotros. Según la investigación (David et al., 2008), nuestra corteza frontal está activa cuando nos preocupamos. Cuando somos apáticos, la corteza frontal comienza a deteriorarse o atrofiarse, y esta es una característica importante de enfermedades como el Alzheimer (Apostolova et al., 2007).




Fuente: rawpixel.com

La apatía puede ser causada por, o el síntoma de, muchos trastornos físicos y mentales (Ang, Lockwood, Apps, Muhammed y Husain, 2017). La apatía también es común en personas que están clínicamente deprimidas.



La apatía tiene clínicamente deficiencias en los aspectos cognitivos, emocionales y conductuales de la actividad dirigida a objetivos.

La apatía se manifiesta como reducciones en la motivación, los pensamientos, las emociones y el comportamiento dirigidos a un objetivo, que se parece sorprendentemente a la depresión, incluso a un precursor. La apatía también ha provocado emociones secundarias como la vergüenza, la culpa y la baja autoestima. Antes de que ocurra la depresión, se siente mucho menos comprometido, incluso temiendo levantarse por la mañana para hacer lo mismo que hizo el día anterior. La apatía en todo el espectro puede crear problemas psicosociales importantes representados por falta de motivación, disminución de la emocionalidad, disminución del contacto social y la actividad de ocio, desempleo, problemas matrimoniales y muchas veces rupturas familiares. La apatía no es una emoción que debas ignorar; aquí hay algunas señales de que puede estar cayendo en un estado apático;

papillons dans l'estomac
  • Puede encontrarse involucrado en actividades o tareas sin sentido para evitar explorar un propósito.
  • Descubres que pasas más tiempo buscando en Internet sin un propósito real, jugando videojuegos sin emoción o sentado frente a un televisor solo para distraerte.
  • Te encuentras hundiéndote cada vez más en un modo de pensar de piloto automático. El piloto automático se produce cuando te desconectas por completo de tu entorno.
  • Las personas en tu vida pasan mucho tiempo tratando de motivarte para encontrar metas.
  • Pierde su empatía por los demás y descubre que está siendo más crítico con los demás.

Si alguno de estos le suena similar, es importante encontrar la causa raíz. Determina si eres infeliz en una relación, en el trabajo, en ti mismo o incluso en un evento que ocurrió. ¿Es el pensamiento negativo lo que se interpone en el camino? Tal vez no sea solo una cosa, mientras que encontrar la causa es importante, recuerda que no te define como persona.



Otras áreas para explorar son hacer ajustes en su vida que estimulen la emoción, cambiar su horario incluso en la forma más pequeña, pasar tiempo con otros que son optimistas o crear energía positiva, elaborar una lista de todas las cosas que alguna vez disfrutó y cambiar su energía para las cosas en su vida que reavivan la motivación.

La forma más fácil de avanzar en la dirección de aumentar su compromiso es establecer pequeñas metas realistas, simples, medibles, algo que se pueda lograr fácilmente, realista para lo que se siente listo para trabajar y con un límite de tiempo para garantizar que se complete .


Fuente: rawpixel.com



Trabajar para comprometerse con el cambio requerirá mucho esfuerzo e impulso si concentra su energía, usted también puede ser una mejor versión de sí mismo.

También puede haber factores biológicos y médicos en juego, aquí hay algunas causas físicas que pueden explicar la etiología de la apatía. La enfermedad de Parkinson es una afección neurológica, pero los estudios también muestran que la progresión de la enfermedad de Parkinson aumenta significativamente en aquellos que se rinden ante lo que sienten que es la inevitabilidad de la enfermedad (Pluck y Brown, 2002).

Cuando las personas se han rendido, están desesperadas y la apatía parece ser un escape fácil, no es fácil traer de vuelta a esa persona (Ang et al., 2017). Esta reacción no es infrecuente en pacientes con enfermedades terminales o en personas que se sienten atrapadas en situaciones de la vida como la pobreza o el abuso. A veces todos sucumbimos a la apatía, o sentimos que no deberíamos o no nos importa, y nos rendimos. Es como una caída libre. Pero recuerda, cuando caemos tocamos fondo.

Se ha demostrado que la apatía es una ocurrencia frecuente después de un cambio neurológico (Razani y Lesser, 2003). El caso clásico de cambio neurológico se observó en el estudio de caso de Phineas Gage, quien proporciona el primer caso documentado de tal disfunción (Progress, Shoumitro y Glyn, 2012). A pesar de sus capacidades conservadas en la cognición básica después de su lesión cerebral, informes posteriores muestran que Gage tenía déficits socioejecutivos, incluidos algunos cambios de personalidad y aparente apatía a sus síntomas (https://en.wikipedia.org/wiki/Phineas_Gage).

se sentir triste sans raison


Fuente: pixabay.com



Es importante 'sentir' sin dejar que las emociones gobiernen su vida. Si usted o alguien que conoce carece de emociones, se ha rendido o se muestra apático, un terapeuta de salud mental con licencia puede ayudarlo. Para obtener más información y ayuda, visite Betterhelp. Aquí encontrará una red de terapeutas de salud mental con licencia que pueden brindar apoyo y recursos útiles.

Referencias

Ang, Y.-S., Lockwood, P., Apps, M. A., Muhammed, K. y Husain, M. (2017). Distintos subtipos de apatía revelados por el índice de motivación de apatía. Más uno; San Francisco, 12(1). https://doi.org/http://dx.doi.org.contentproxy.phoenix.edu/10.1371/journal.pone.0169938

Apostolova, L. G., Akopyan, G. G., Partiali, N., Steiner, C. A., Dutton, R. A., Hayashi, K. M.,… Thompson, P. M. (2007). Correlaciones estructurales de la apatía en la enfermedad de Alzheimer. Demencia y trastornos cognitivos geriátricos, 24(2), 91-97. https://doi.org/10.1159/000103914

test de bombardement d'amour

David, R., Koulibaly, M., Benoit, M., García, R., Caci, H., Darcourt, J. y Robert, P. (2008). Los niveles de transportador de dopamina estriatal se correlacionan con la apatía en enfermedades neurodegenerativas: un estudio SPECT con corrección del efecto de volumen parcial. Neurología Clínica y Neurocirugía; Assen, 110(1), 19-24. https://doi.org/http://dx.doi.org.contentproxy.phoenix.edu/10.1016/j.clineuro.2007.08.007

Erik Erikson | Etapas psicosociales | Simplemente psicología. (Dakota del Norte.). Recuperado el 17 de mayo de 2017, de https://www.simplypsychology.org/Erik-Erikson.html

Pluck, G. C. y Brown, R. G. (2002). Apatía en la enfermedad de Parkinson. Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría; Londres, 73(6), 636. https://doi.org/http://dx.doi.org.contentproxy.phoenix.edu/10.1136/jnnp.73.6.636

Radakovic, R. y Abrahams, S. (2014). Desarrollo de una nueva escala de medición de apatía: escala de apatía dimensional. Investigación en psiquiatría, 219(3), 658-663. https://doi.org/10.1016/j.psychres.2014.06.010

dichotomique

Reekum, R. van, Stuss, D. T. y Ostrander, L. (2005). Apatía: ¿Por qué preocuparse? La Revista de Neuropsiquiatría y Neurociencias Clínicas; Washington, 17(1), 7-19.

Robert, P. H., Berr, C., Volteau, M., Bertogliati, C., Benoit, M., Sarazin, M.,… Dubois, B. (2006). Apatía en pacientes con deterioro cognitivo leve y el riesgo de desarrollar demencia de la enfermedad de Alzheimer: un estudio de seguimiento de un año. Neurología Clínica y Neurocirugía; Assen, 108(8), 733-6.