Una mirada en profundidad a la terapia junguiana

Hoy veremos la terapia junguiana, también conocida como psicología analítica. Creado por Carl Jung, un psiquiatra suizo, es una forma influyente de terapia.



Fuente: pexels.com



¿Qué es la terapia de Jung?

La terapia de Jung es el tipo de terapia de conversación que está diseñada para completar a una persona. Lo hace combinando partes del consciente con el inconsciente para crear un equilibrio. Por lo general, la terapia junguiana implica que los clientes profundicen en su mente y observen todas sus partes, desde el lado más claro hasta el más oscuro.

La terapia junguiana es útil para quienes sufren diversos problemas de salud mental, como depresión, fobia, ansiedad, problemas de relación o cualquier trauma. Sin embargo, no es necesario tener un problema de salud mental grave para ver sus beneficios. Puede ser bueno para aquellos que quieren comprenderse mejor a sí mismos y quieren hacer un esfuerzo para hacerlo.



psychologie des attributs

La terapia de Jung implica hablar, como la mayoría de las terapias, pero también utilizará técnicas únicas. Es posible que te pidan que escribas un diario de sueños y te pregunten qué crees que significan tus sueños. Se le puede pedir que sea creativo y haga arte. Puede haber pruebas de asociación de palabras, en las que el consejero dice una palabra y usted nombra lo primero que le viene a la mente. La idea es que la palabra en la que piensas dice mucho de ti. También puede haber sesiones programadas y pueden ocurrir varias veces a la semana.

Ideas de la terapia junguiana

Carl Jung creía que uno debería centrarse no en los síntomas del problema, sino en la fuente. La fuente tendió a ser el inconsciente y la represión de la persona. Esto podría estar relacionado con lo que Jung llamó el inconsciente colectivo, que es una serie de rasgos que todos tenemos. Cuando hay un desequilibrio, te puede afectar.

También existe un concepto conocido como totalidad o individuación. La idea es que debes encontrar la causa de tus problemas y emociones reprimidas para lograrlo. Tratar de controlar los síntomas solo hará que los problemas vuelvan pronto.



Veamos algunos conceptos y términos de la terapia junguiana.

Fuente: commons.wikimedia.org



El inconsciente

En la terapia de Jung, así como en otras terapias, el inconsciente es la parte de la mente que no puedes sentir, pero es influyente y activa. Con la terapia, puede acceder al inconsciente, y una buena relación entre el consciente y el inconsciente puede ser ideal si desea alcanzar la plenitud.

Una forma de acceder al inconsciente es a través de sus sueños. Se cree que sus sueños pueden decirle algunas emociones e ideas que no está pensando conscientemente. Los sueños son esenciales en la terapia de Jung, incluso si cree que sus sueños no significan nada. En la terapia junguiana, los sueños son la salida creativa que usa la mente para expresarse.

También está la idea del inconsciente colectivo, que mencionamos antes. Tu inconsciente personal son tus propias emociones y motivaciones. El inconsciente colectivo consta de diferentes arquetipos y otras emociones que son compartidas por los humanos. La inconsciencia colectiva puede involucrar preguntas que todos los humanos compartimos, como el significado de la vida, qué sucede cuando morimos, cómo alcanzar la felicidad y qué tememos. También hay un poco de aspecto espiritual en la inconsciencia colectiva.

Arquetipos



Los arquetipos son una parte importante de la inconsciencia colectiva. Desarrollados por primera vez en 1919 por Jung, son el marco de ciertas ideas que todos compartimos. Puede haber interpretaciones que pueda asociar. Por ejemplo, existe el arquetipo de lo que debería ser una madre. Se comparten colectivamente, pero también hay arquetipos individuales, y pueden mostrarse de varias maneras. La terapia junguiana analizará los arquetipos que todos compartimos, así como también sus arquetipos.

Autorrealización

La autorrealización es una necesidad que todos tenemos y, debido a esto, la gente tiende a mirar todas las partes para encontrarla. La individuación es cuando alguien explora quiénes son para convertirse en un individuo diferente, y así es como se logra la autorrealización.

Se cree que hay dos mitades de nuestras vidas. Durante la primera mitad, hacemos nuestra propia identidad. Por eso los adolescentes son tan rebeldes y los jóvenes corren tantos riesgos. Según Jung, los adultos llegan a la pubertad una vez que se acercan a la mediana edad. En lugar de preocuparse por las partes materiales y sexuales de la vida, comienzan a preguntarse sobre la espiritualidad y la comunidad en su conjunto.

Fuente: pexels.com

Ahora, veamos la segunda mitad. La idea es que la gente vuelva a formar parte del colectivo y quiera contribuir. Pueden ofrecerse como voluntarios, hacer arte y observar tanto sus sentimientos conscientes como inconscientes. La creencia es que los jóvenes, especialmente los hombres, no expresan sus emociones porque no forman parte del colectivo. Están demasiado ocupados tratando de encontrarse a sí mismos.

Entonces, ¿cuál es el objetivo? Según Jung, el objetivo del colectivo es poder tener la mayor experiencia espiritual posible. Si uno no intenta lograr este objetivo, puede tener problemas neuróticos. Las fobias, la depresión y otros problemas mentales se derivan de esto.

La sombra

En la mente inconsciente hay una sombra. Estos son recuerdos reprimidos o rasgos repudiados que tenemos. Todos estamos luchando contra nuestra sombra y podemos hacerlo de diferentes formas. Una forma es que proyectemos nuestros sentimientos en otra persona. Sin embargo, la sombra no es del todo mala y hay partes constructivas además de partes destructivas.

Cuando se trata de destrucción, la sombra es un problema porque tiene cualidades que la gente simplemente no acepta. Si a alguien no le gusta ser malo, es posible que tenga deseos inconscientes de ser malo. Lo contrario también puede ser cierto, lo que significa que una persona mala puede tener un deseo inconsciente de ser bueno, y esto puede revelar que hay una luz en la propia sombra.

¿Qué se debe hacer con su sombra? Jung creía que uno debe ser consciente de en qué consiste y traerlo a la conciencia. Esto también puede ayudar a prevenir la proyección y otros rasgos indeseables.

Anima y animus

El ánima es la parte femenina inconsciente de un hombre. Para una mujer, se conoce como animus, y es la parte masculina oculta. Esta es la definición original, de todos modos. En los tiempos modernos, se cree que tenemos un poco de ambos.

Jung creía que estas dos partes nos ayudaron a guiarnos hacia lo que somos. Al poder tener una conexión con el anima o animus, puede ser una forma gratificante de crecer. Sin embargo, se considera bastante difícil y, a veces, puede suceder sin planificación. El ánima de Jung, según él, le habló de la nada sin planearlo.

Fuente: rawpixel.com

Cuando uno no escucha al anima o animus, pueden proyectarse sobre otras personas. ¿Qué significa esto? Bueno, ¿alguna vez te ha atraído alguien que no conoces? Esto puede deberse a que puede encontrar su anima o animus en esa persona. No los amas a primera vista, sino que los estás proyectando. Esto puede aplicarse especialmente a alguien que cree en los roles de género. Es posible que un hombre muy masculino o una mujer muy femenina no lo tenga fácil para ver el otro lado de ellos.

Jung dividió anima y animus en dos partes. Creía que el lado masculino era crítico y el lado femenino podía ser perceptivo. Las mujeres pueden tener un lado crítico y los hombres pueden percibir, en otras palabras.

Todos tenemos nuestro lado oculto, y somos nosotros quienes debemos encontrar lo que es.

El viejo sabio

Un arquetipo que existe en la inconsciencia colectiva es el anciano o la anciana sabios. Cuando pensamos en la sabiduría, podemos imaginarnos a un anciano que ha pasado por experiencias. Lo han visto todo y ahora quieren transmitir sus conocimientos a la próxima generación. En los arquetipos, así es como nos personificamos a uno mismo.

Psicoanálisis

Este es un aspecto importante de la terapia de Jung, así como de otras terapias como la terapia freudiana. El análisis es cómo el terapeuta toma lo conocido y lo combina con lo desconocido. Así es como buscan lo que significan los comportamientos y otras emociones. Un terapeuta puede mirar sus sueños o sus obras de arte y examinarlos en busca de su significado. Incluso si no está seguro de su significado, un terapeuta puede ayudarlo. Sin embargo, las interpretaciones pueden ser específicas y subjetivas, y un terapeuta debe darse cuenta de que describir algo es un proceso complejo.

El psicoanálisis de Jung es un poco diferente de lo que es el análisis freudiano. El análisis freudiano cree que nuestros recuerdos reprimidos están conectados con los instintos sexuales, mientras que la forma de análisis de Jung no tiene suposiciones sobre la persona. Puede haber deseos sexuales, pero una persona puede tener otras metas o temores que está reprimiendo.

¡Busca ayuda!

La terapia junguiana es una herramienta valiosa, y si está interesado en ella, o en cualquier otra forma de terapia, hable con un terapeuta hoy mismo.