Abordar sus sentimientos: cómo lidiar con la culpa

Fuente: rawpixel.com



Todos hemos experimentado la culpa en un momento u otro y, a menudo, comienza con nuestro diálogo interno. Según Psychology Today, la culpa puede paralizarnos o proporcionar el catalizador que nos impulse a actuar. Cuando la culpa es apropiada, sirve como un medio para impulsarnos a reparar los daños que le hemos hecho a otros. Sin embargo, una vez que la culpa se vuelve excesiva, puede provocar resentimiento y depresión.



Tipos de culpa

Hay varias razones por las que puede sentirse culpable. Es una emoción que a menudo se origina en la idea de que has hecho daño a alguien, incluso si no es lógico. Para aquellos que sufren frecuentes sentimientos de culpa, a menudo tienen pensamientos que les asignan responsabilidad, a veces excesiva responsabilidad, pero sin una verdadera conexión con los hechos o acciones.



Otra perspectiva de la culpa es aquella que implica culparse a sí mismo por las cosas que van mal en su vida o por no alcanzar sus metas. Una vez que te metes en el círculo de la culpa, puede ser fácil caer en un estado de culpa casi constante.

Un tipo específico de culpa está relacionado con algo que hizo mal, que podría incluir acciones que involucren a otra persona o cuando violó su código moral o su ética. Es posible que esté tratando de dejar un mal hábito, como fumar, y se sienta culpable cuando hace trampa y fuma de todos modos. Esta culpa puede ser saludable, porque puede ayudarte a hacer cambios en tus acciones y tienes la oportunidad de enmendar a aquellos a quienes puedes haber ofendido.

Otro tipo de culpa es por tus pensamientos, pero no por tus acciones. Quizás estás pensando en hacer algo mal y te sientes culpable por ello. Si bien técnicamente todavía tienes una base moral alta porque no has actuado según tus pensamientos, la realidad es que te sientes culpable por los pensamientos que tienes. Reconocer esos pensamientos y luego prometer no actuar en consecuencia, trabajando para reducirlos con esfuerzos conscientes, puede ayudar a reducir sus sentimientos de culpa.



Culpabilidad por algo que no hiciste

Si bien algunas formas de culpa son el resultado de nuestros pensamientos y acciones, también hay formas de culpa que se centran más en lo que no hicimos o en lo que podríamos haber hecho de manera diferente en una situación determinada.

Por ejemplo, puede pensar que hizo algo mal cuando en realidad no hizo nada malo. Es posible que tenga un pensamiento negativo sobre alguien o le desee mal, y luego, si le sucede algo malo, se preocupa de que usted haya sido la causa de su desgracia y se sienta culpable. Es importante recordarse a sí mismo que no tiene ese tipo de poder para impactar a alguien con solo pensar negativamente.



Además, los recuerdos son cosas defectuosas, por lo que incluso si actuó, es posible que no haya estado mal en absoluto. Antes de llegar a la conclusión de que es culpable y comenzar a castigarse, determine qué sucedió. Si parece que con frecuencia asume que tiene la culpa o se asigna un alto nivel de responsabilidad, podría considerar hablar con un terapeuta o consejero autorizado para abordar este comportamiento.

También hay ocasiones en las que puede sentirse culpable por no hacer lo suficiente por alguien. Si tiene un miembro de la familia que está enfermo, es posible que se sienta culpable por no poder estar a su lado de la misma manera debido a otras obligaciones. Los psicólogos han denominado a esta fatiga de la compasión, ya que trata de seguir haciendo todo lo que solía hacer por alguien a pesar de sus circunstancias cambiantes.



Si está lidiando con este tipo de culpa, debe separar su deseo de ayudar de su culpa. Pregúntese si está ayudando y arriesgando el agotamiento para dejar de sentirse culpable o si es por un deseo genuino de ayudar. Si es así, es posible que deba encontrar una manera de administrar su necesidad de ayudar con sus recursos para evitar el agotamiento.



Fuente: rawpixel.com

El problema de la culpa



Si bien hay muchos tipos de culpa y algunos de ellos son incluso saludables, la realidad es que toda culpa puede volverse insana si permite que la culpa se agrave. Sentir remordimiento y culpa por tus acciones es normal, pero si pasas una cantidad excesiva de tiempo pensando en ello, puedes ponerte en un patrón de pensamientos negativos.

La realidad es que tendemos a pensar mejor en nuestros pensamientos y acciones, imaginando que tienen un impacto mucho mayor que ellos. Es importante enmendar las cosas según sea necesario, pero luego tienes que dejar ir la culpa. Las acciones en el pasado no se pueden cambiar, y solo tienes control sobre las elecciones y acciones que tomas en el futuro.

Cuando se enfrenta a una culpa excesiva o inapropiada, podría estar mostrando un síntoma de depresión. La culpa excesiva también puede estar asociada con un trauma infantil o incluso con un trastorno de estrés postraumático (TEPT). Por lo tanto, si exhibe signos de culpa excesiva, podría ser un signo de un problema más profundo que debe abordar. Trabajando con un profesional, como un consejero certificado o un terapeuta con licencia, puede resolver cualquier problema subyacente potencial.

La culpa malsana impide la autoaceptación

Llevar una culpa malsana puede darte una sensación distorsionada de ti mismo, creando una sensación de baja autoestima, lo que puede afectar negativamente tu bienestar emocional con el tiempo. Este tipo de culpa es insidiosa y autodestructiva. También puede encontrar que su ira y resentimiento aumentan con usted mismo y con los demás para justificar sus acciones y evitar sentirse culpable.

Es importante tener en cuenta que no debes permitir que la culpa te arrastre y te preocupe. Cuando lo haga, con el tiempo afectará negativamente sus relaciones con los demás, porque está enfocado en usted mismo y no en cómo interactúa con los demás. Su nivel de empatía por los demás también se ve afectado, ya que es menos probable que se ponga en su lugar o muestre una disposición a ver la situación desde su perspectiva. Sin embargo, si se siente culpable con frecuencia, existen formas saludables de lidiar con la culpa, en lugar de verse paralizado por ella.

Maneras de abordar eficazmente la culpa

Si nota un patrón de sentirse culpable, hay algunas formas clave de abordarlo. Primero, busque evidencia de que no está haciendo lo suficiente o que ha hecho algo mal. Esté dispuesto a permitir que otros den su punto de vista para ayudarlo a ajustar su punto de vista.

Fuente: pixabay.com

Asegúrate de concentrarte en lo que haces por los demás y darte una dosis de gratitud a ti mismo todos los días. Este hábito puede ayudarte a poner tus pensamientos y acciones en perspectiva y a dejar de castigarte por cosas que no puedes cambiar. Al mismo tiempo, puede darse crédito por lo que puede hacer por los demás, centrándose así en lo positivo en lugar de en sus fallas.

Es importante tener en cuenta que cometerá errores y debe estar dispuesto a perdonarse a sí mismo por esos errores y aceptar la realidad de que tiene defectos. Esa autoaceptación tendrá un impacto positivo en tu autoestima, mientras que la culpa malsana podría ser con el tiempo un camino insidioso y autodestructivo para tu sentido de autoestima.

Tenga cuidado con el juicio propio. Sus sentimientos no son racionales, por lo que debe aceptar cómo se siente sin juzgar, incluso si no comprende o no sabe por qué se siente de esa manera. Tome acciones positivas para nutrirse y darse la oportunidad de reconocer sus sentimientos y pensamientos detrás de ellos.

Reconozca que lo que importa es su percepción de los eventos, que crea sus sentimientos de culpa, y no los eventos en sí. Además, cuando permite que la culpa lo abrume, tendrá un impacto negativo en su bienestar, simplemente porque se está enfocando en el pasado, en lugar del futuro.

Finalmente, debe abordar sus patrones de pensamiento. Puede haber una tendencia a pensar en blanco y negro, en lugar de reconocer que no todas las situaciones son todo o nada. Si observa los diversos aspectos de una situación, es posible que esté más dispuesto a darse un respiro en lugar de sentirse culpable. Sin mencionar que tendrá la mente abierta y podrá comprender mejor la perspectiva de la otra persona, lo que significa que descubrirá que no la lastimó tanto como pensaba.

Sin embargo, bajo su culpa, es posible que lleve un bagaje emocional que debe abordarse. Por ejemplo, podría tener sentimientos de ira, dolor, resentimiento o incluso una baja autoestima. Al trabajar con un terapeuta, puede abordar esos sentimientos y aprender formas de afrontarlos de manera eficaz.

Fuente: commons.wikimedia.org

Si se ha dado cuenta de que la culpa se está apoderando de su vida y que la culpa está eclipsando su alegría de vivir, comuníquese con BetterHelp para que lo emparejen con un terapeuta en línea con licencia que pueda ayudarlo a desarrollar diferentes habilidades de afrontamiento y abordar los problemas subyacentes que alimentan su culpa.