25 ejemplos de comportamientos de estimulación

Muchas personas practican algún tipo de estimulación, pero puede que no les parezca tan obvio a algunos como a otros. El comportamiento incluye participar en movimientos o sonidos creados de forma repetitiva relacionados con la autoestimulación. El comportamiento es común en personas con autismo, excepto que puede provocar problemas si se sale de control. Las personas autistas pueden participar en la estimulación que es diferente de la estimulación típica porque las acciones varían según la cantidad y el tipo, mientras que son más obvias que otras conductas relacionadas. Cuando se vuelve perturbador, puede afectar la forma en que uno vive a diario y debe abordarse lo antes posible.



Fuente: pixabay.com



Las acciones asociadas con la estimulación relacionada con el autismo pueden incluir acciones que se notan, como mover los dedos, caminar o agitar las manos. Estas acciones pueden parecer extrañas, pero difieren porque están asociadas con el comportamiento de una persona. Las formas típicas de estimulación pueden incluir golpear con un lápiz sobre un escritorio, retorcer el cabello alrededor de su dedo o morderse las uñas. El siguiente contenido analiza ejemplos de comportamiento de stimming y opciones de gestión.

Los comportamientos o acciones que forman parte del stimming se conocen como stims. Los expertos dicen que cuando una acción se considera inaceptable o no tolerada culturalmente, se conoce como estimulo. Morderse las uñas es bastante común, pero probablemente sea más aceptable que caminar moviendo las manos. Si está sentado en una silla balanceándose hacia adelante y hacia atrás de manera suave durante un breve período, puede ser más aceptable que balancear todo el cuerpo hacia adelante y hacia atrás, lo que se definiría como un estímulo.



je déteste que tu ne me quittes pas

Técnicamente, ninguna de estas acciones debería recibir atención negativa, pero debido a los estándares que tiene la sociedad sobre cómo deben actuar las personas, una acción puede recibir más atención negativa que la otra. En este caso, es posible que se pase por alto el morderse las uñas, ya que muchos lo hacen a menudo debido a los nervios o al hábito. Alguien que agita las manos puede tener miradas inusuales porque la acción es menos tolerada que morderse las uñas.

Algunos estímulos hacen que otros se preocupen por la seguridad o el bienestar de alguien. Pueden crear miedo en los demás y hacer que otros se sientan legítimamente molestos, especialmente si las acciones se vuelven extremas. Algunos estímulos son problemáticos por la forma en que ocurren. Por ejemplo, una persona autista puede hacer ruidos fuertes con la boca que suenan amenazantes, golpearse la cabeza repetidamente contra una pared o usar sus manos para golpearse a sí misma.

Estos son los tipos comunes de estimulación que debe tener en cuenta:



  • Silbido
  • Crujido de nudillos o articulaciones
  • Usando las yemas de los dedos como un tambor
  • Girando el cabello alrededor de los dedos
  • Mordiendo las uñas
  • Golpeteo de lápiz
  • Moviendo tu pie

Las personas autistas pueden participar en estimulantes durante horas a la vez y pueden incluir estar obsesionadas o preocupadas con objetos, palabras o un aspecto de un tema en particular. Estos comportamientos incluyen lo siguiente:


Fuente: pixabay.com

  • Jalando el pelo
  • Parpadeando repetidamente
  • Reorganizar o mover cosas
  • Balanceo
  • Caminar o caminar de puntillas
  • Rascarse o frotarse la piel
  • Acariciar, frotar o lamer ciertos objetos.
  • Mirar fijamente objetos en movimiento o giratorios como una rueda o un ventilador
  • Saltar, rebotar o girar repetidamente
  • Aletear, mover o chasquear las manos o los dedos
  • Repite frases o palabras
  • Oler objetos o personas

Es importante tener en cuenta que existen comportamientos repetitivos que pueden provocar daños físicos, como:



  • Colocarse artículos peligrosos en la boca o tragarlos
  • Rascarse o frotarse la piel en exceso
  • Mordiendo
  • Puñetazos
  • Picarse llagas y costras
  • Headbanging

Diferencias en la estimulación con autismo

Se están realizando investigaciones para comprender por qué las personas autistas se dedican a la estimulación. Las acciones que experimentan son difíciles de detener y algunos pueden participar en el comportamiento durante ciertos momentos del día. Ocurre con más regularidad para las personas con autismo, pero para la mayoría de las personas, las ocurrencias son de vez en cuando. La mayoría de las personas que se estimulan pueden hacerlo porque alivian la tensión, se sienten nerviosas o aburridas.

Fuente: rawpixel.com

Hay varias razones por las que las personas con autismo se estimulan. Pueden hacerlo cuando están abrumados, emocionados, ansiosos, felices o una forma de consolarse a sí mismos. Algunos se involucran en el comportamiento cuando se encuentran en una situación estresante o para ayudarse a sí mismos a sentirse cómodos en un nuevo entorno. En muchas circunstancias, es posible que un individuo autista no pueda controlar su estimulación como la mayoría de las personas.



La mayoría de las personas que estimulan son conscientes de que lo están haciendo o saben que no lo harían durante las situaciones. Por ejemplo, muchos no se comerían las uñas en la mesa si estuvieran en una cita. Una persona puede tener un hábito de adelgazamiento y no darse cuenta porque cree que es inofensivo. En muchos casos lo es, y la mayoría sabe cuándo es apropiado hacerlo. Es posible que esté sentado entre sus compañeros imitando un movimiento o sonido, pero observe que sus acciones irritan a los demás, por lo que se detiene.

Una persona autista puede girar, balancearse hacia adelante y hacia atrás o agitar las manos de manera obvia durante períodos prolongados. Su comportamiento puede perturbar a los demás, pero es posible que no lo entiendan debido a la falta de conciencia social.

amour vs attachement

Las personas con autismo que estimulan pueden no experimentar comportamientos que causen un problema. Puede convertirse en una preocupación si crea una interrupción en la vida diaria, interfiere con el aprendizaje o deja a una persona socialmente excluida. En situaciones raras, puede causar peligro o estar asociado con una condición médica como una convulsión.

¿Puedes controlar la estimulación?

Si el comportamiento está causando problemas, puede controlarse con orientación profesional. Existen técnicas de manejo para otras formas de estimulación según cómo afecten al individuo. Para comprender si se necesita manejo para la estimulación, estas son preguntas a considerar:

  • ¿El aislamiento o la reclusión social son el resultado del stimming?
  • ¿Es el comportamiento perturbador en entornos sociales como la escuela?
  • ¿La capacidad de aprender se ve afectada por la estimulación?
  • ¿Los miembros de la familia están experimentando problemas debido a la estimulación?
  • ¿El comportamiento ha provocado peligro o destrucción?

Si la autolesión es inminente, comuníquese con su médico o personal de emergencia de inmediato. Es posible que un médico desee examinar y evaluar las lesiones existentes. Intentar controlarlo es diferente a tratar de manejarlo. El objetivo puede ser animar a uno a tener autocontrol de sus acciones en lugar de intentar controlarlas.

Técnicas para ayudar a controlar la estimulación

El manejo de la estimulación puede variar de persona a persona, incluso si el autismo no es una causa relacionada. Existen técnicas para personas con autismo que incluyen terapia, análisis de comportamiento aplicado, medicación y cambios en su entorno o entorno para limitar el estrés. Comprender qué hay detrás del comportamiento es importante y puede dar una idea de qué métodos considerar para lograr resultados efectivos. Evalúe la situación antes de que ocurra la estimulación para notar los desencadenantes. Aquí hay otras cosas a considerar:

  • Busque formas de eliminar los desencadenantes.
  • Cree un ambiente tranquilo para reducir el estrés. Haga que los entornos sean más silenciosos o más pequeños reduciendo las cosas que causan distracciones.
  • Establece una rutina diaria para completar las tareas.
  • Fomentar el autocontrol y el comportamiento aceptable.
  • No se recomienda castigar a alguien por hacer stimming. Dé una razón al abordar el comportamiento, para que estén menos inclinados a reemplazarlo por otro.
  • Dé el ejemplo enseñando comportamientos que sean aceptables para reemplazar el stimming. Se puede fomentar una pelota antiestrés cuando se involucran en aletear con las manos.
  • Busque la orientación de un especialista que trabaje con personas autistas. Pueden evaluar su situación y proporcionar el razonamiento detrás del comportamiento.
  • Obtenga información sobre las opciones de terapia, como la terapia conductual de análisis de comportamiento aplicado (ABA) o trabaje con un terapeuta ocupacional. Las opciones de terapia pueden ayudar a reducir o modificar los actos de estimulación.
  • Los problemas de ansiedad relacionados con la estimulación pueden beneficiarse de los medicamentos diseñados para ayudar a reducir la ansiedad.

Después de comprender mejor la situación, queda claro qué técnicas de gestión se deben considerar. Otras cosas a considerar como parte del proceso de manejo pueden incluir saber cuándo intervenir, para que una persona no se lastime, saber cuándo decir algo o responder a un acto de stimming y saber cómo aconsejar a otros, como los miembros de la familia de cómo ayudar a su ser querido cuando se estimula. Sea consciente de cuándo buscar atención médica si es necesario.

Fuente: pixabay.com

Detalles adicionales que debe saber sobre la estimulación

sorte d'amour

Si bien se sabe que el acto se destaca en las personas autistas, generalmente no es una amenaza o peligro. Puede crear vergüenza para los seres queridos cuando está en público durante situaciones sociales, pero esos sentimientos no deberían dictar cómo alguien se comporta o reacciona ante el comportamiento. A veces se trata de concienciar si el autismo es el resultado del comportamiento. Ya sea que el autismo sea un factor o no, es posible que el comportamiento no se elimine. Es importante establecer la aceptación del comportamiento al darse cuenta de que su ser querido actúa de manera diferente a los demás. Puede que le lleve un tiempo aceptar si se siente sensible cuando otros expresan su juicio.

Los episodios de estimulación pueden aparecer y desaparecer, y se sabe que comienzan durante la niñez. Algunos niños superan el comportamiento mientras que otros experimentan el comportamiento con más frecuencia durante momentos de estrés. El comportamiento es manejable en muchos casos, pero requiere paciencia. Las situaciones sociales y la vida en el hogar pueden mejorar con el tiempo al lograr métodos de autocontrol.