18 áreas del comportamiento normal de los adolescentes

Criar hijos no es fácil y solo se vuelve más difícil cuando llegan a la adolescencia. Los adolescentes se encuentran en una etapa incómoda entre la niñez y la edad adulta que a menudo los deja de mal humor, resentidos, curiosos y, a veces, asustados o confundidos. Este es también el período de tiempo durante el cual tienden a presentarse como más maduros y capaces de tomar decisiones de lo que realmente son, así como a prestar menos atención a los consejos de los padres. Cuando se enfrentan a decepciones o fracasos, es posible que se sientan más insatisfechos o incluso hostiles. Aquí hay un vistazo al comportamiento de los adolescentes, qué es normal y anormal, y qué puede hacer al respecto.



Fuente: unsplash.com



¿Qué es el comportamiento normal de un adolescente?

Como padre, puede resultar difícil saber cuál es el comportamiento normal de un adolescente. Puede haber días en los que sienta que su adolescente es cualquier cosa menos normal. Sin embargo, si bien la adolescencia puede ser un desafío, es perfectamente normal que su adolescente se comporte mal y tenga ciertos cambios de humor y comportamiento. Un ejemplo de comportamiento normal es un adolescente que se preocupa por su apariencia. El comportamiento anormal es si comienzan a desarrollar un trastorno alimentario o hacen otras cosas peligrosas para cambiar su apariencia.

Es importante comprender qué esperar de su adolescente. Comprender la diferencia entre el comportamiento normal de un adolescente y las acciones preocupantes puede ahorrarle a usted y a su adolescente muchos problemas en el futuro. Cuando el comportamiento no es normal, buscar ayuda lo antes posible puede garantizar que su adolescente se convierta en un adulto sano y realizado.



Signos de comportamiento normal

A continuación, se ofrece un vistazo al comportamiento de los adolescentes que es normal aunque desafiante, y consejos sobre cómo reconocer las señales de advertencia.

  • Agresión verbal. La agresión verbal es un comportamiento normal de los adolescentes, especialmente en los varones. Los cambios hormonales combinados con el deseo de una mayor independencia pueden hacer que los adolescentes ataquen con palabras hirientes, gritos o discusiones. Si bien la agresión verbal es normal, cuando se vuelve abusiva o se convierte en agresión física, es hora de buscar ayuda. No quiere permitir que la agresión se salga de control. No puede quedarse al margen cuando los adolescentes se vuelven perjudiciales para ellos mismos o para los demás.
  • Falta de tolerancia a la frustración. Los cambios hormonales y la confusión sobre su lugar en el mundo también pueden causar una falta de tolerancia a la frustración en los adolescentes, al igual que los problemas ambientales como el acoso, el bajo nivel socioeconómico, la presión de los compañeros, la falta de apoyo en el hogar y la dificultad para hacer amigos. Los adolescentes se frustran fácilmente y esa frustración puede provocar arrebatos emocionales o agresivos. Los estudios han demostrado que los niveles de testosterona aumentan este tipo de comportamiento en los adolescentes.
  • Control de impulso bajo. Los adolescentes tienen un bajo nivel de control sobre sus impulsos. Los niños, en general, tienden a actuar según lo que quieren, a menudo sin pensar en las consecuencias. Los adolescentes no son diferentes, excepto que lo que quieren podría tener consecuencias mucho más graves que cuando un niño quiere helado para el desayuno. El bajo control de los impulsos puede llevar a un comportamiento adolescente normal, como deshacerse del trabajo escolar para ir a una fiesta o evento escolar, experimentar con el alcohol en casa o en una fiesta, o mentir cuando se sienten expuestos. En casos extremos, también puede conducir a pequeños robos, uso peligroso de drogas o relaciones sexuales promiscuas.
  • Retirada de la familia. Es normal que su adolescente se aparte de la familia y pase más tiempo con amigos y compañeros. De hecho, se debe fomentar una mayor interacción social con los compañeros durante la adolescencia. Si su adolescente se está alejando de toda interacción social, puede ser motivo de preocupación. Preste mucha atención a su adolescente y asegúrese de que tenga una interacción social adecuada. Si se están alejando de la familia pero tampoco pasan tiempo con sus compañeros, es posible que se estén aislando.

Fuente: pexels.com



  • Dormir más y más. Los adolescentes crecen muy rápidamente entre los 14 y los 17 años. Es un comportamiento normal de los adolescentes dormir más y más durante los períodos de crecimiento intenso. Su adolescente puede ser reacio a levantarse de la cama por la mañana para ir a la escuela, irse a la cama temprano o dormir hasta 12 horas por noche los fines de semana. Si su adolescente duerme más y más durante un período prolongado sin respiro, podría haber un problema. Si comienza a notar bajos niveles de energía, falta de interés en actividades y temas que alguna vez disfrutaron y otros signos de alejamiento del mundo, podría ser una señal de que su adolescente está sufriendo de depresión.
  • Aumento del apetito. Debido a que hay tanto crecimiento físico durante la adolescencia, el apetito de su hijo también aumentará. Notará que comen mucho más durante las comidas y probablemente también comerán entre comidas. Es un comportamiento perfectamente normal de los adolescentes querer comer todo lo que tienen a la vista, y es posible que los adolescentes no elijan los alimentos más saludables. Si su adolescente está comiendo constantemente y comienza a ganar peso rápidamente, es posible que necesite que un médico lo examine para asegurarse de que no haya ningún problema de salud que deba abordarse.
  • Toma de riesgos livianos. La asunción de riesgos está relacionada con el bajo control de los impulsos y la presión de los compañeros. Es normal que los adolescentes quieran encajar con la multitud, y es poco probable que los adolescentes piensen en las consecuencias antes de tomar decisiones. Esto puede llevar a comportamientos leves de riesgo, como experimentar con el alcohol en una fiesta o saltarse una clase ocasional. Cuando las conductas de riesgo se vuelven peligrosas para su adolescente u otras personas, es posible que deba abordar el problema y buscar ayuda.
  • Preocupación por la apariencia física. A medida que los adolescentes crecen, se preocupan más por la apariencia física, preocupados por encajar con la multitud. Su adolescente puede volverse más exigente con la ropa, preocuparse por usar zapatos fuera de marca o pasar horas en el baño preparándose para una salida nocturna. Si su hijo adolescente de repente comienza a perder peso, cambia drásticamente sus hábitos alimenticios o deja de comer por completo, debe pedirle asesoramiento sobre un posible trastorno alimentario.
  • Límites de desafío y prueba. A medida que los adolescentes luchan por su independencia, es probable que se vuelvan desafiantes y pongan a prueba los límites de las reglas y expectativas. Es un comportamiento adolescente normal que su hijo ignore o discuta sobre las reglas, o se niegue rotundamente a hacer las cosas que se le piden. Si bien esto es frustrante, es una parte normal del crecimiento por la que pasan todos los adolescentes.

ne peut pas rester assis anxiété

Fuente: freepik.com

  • Baja autoestima. Muchos adolescentes tienen baja autoestima, especialmente durante las etapas incómodas en las que sienten que no pertenecen. Cuando ya no se sienten como un niño pero tampoco como un adulto, es posible que se pregunte cuál es su lugar en el mundo. Esto puede provocar una baja autoestima o una mala imagen de sí mismo. Si su adolescente se siente abatido, deprimido o retraído, podría ser una señal de que su baja autoestima se está convirtiendo en ansiedad o depresión.
  • Abandono de compromisos. Muchos adolescentes abandonarán compromisos previos mientras luchan por descubrir qué es importante para ellos. Si su hijo adolescente tocaba un instrumento o un deporte de equipo y de repente pierde interés o se retira, no se sorprenda. Este es un comportamiento adolescente normal que no debería ser motivo de preocupación. Sin embargo, si su hijo adolescente tiene poco interés en algo, podría ser un signo de depresión.
  • Egoísmo. Puede notar que su adolescente es egoísta. Muchos adolescentes piensan solo en sí mismos y rara vez consideran los pensamientos, sentimientos o acciones de los demás. Esto se debe a que los adolescentes están descubriendo quiénes son como personas y están tratando de encontrar su lugar en el mundo. Esto deja poca atención a personas o eventos fuera de sus esferas inmediatas de interés y comprensión.
  • Violaciones del toque de queda. Si bien es frustrante y, en ocasiones, aparentemente peligroso, es un comportamiento adolescente normal que su hijo pierda el toque de queda. Los adolescentes a menudo no tienen un gran sentido del tiempo. Pueden perder la noción del tiempo con facilidad, especialmente cuando pasan tiempo con sus compañeros en eventos sociales.
  • Lucha con el sentido de la identidad. Muchos adolescentes luchan con su sentido de identidad. Pueden pasar por fases en las que son 'góticos' o 'emo'. Pueden pasar por fases en las que son ratones de biblioteca y luego aborrecen los libros. Es posible que se vistan de manera diferente o se interesen en cosas completamente diferentes a las que disfrutaban en el pasado. También es común que los adolescentes lidien con el género o la identidad sexual.
  • Cambios de humor. Los cambios de humor son bastante comunes a medida que su hijo llega a la adolescencia. Los cambios hormonales masivos por los que atraviesan los adolescentes afectan la producción de dopamina y serotonina en el cerebro, provocando frecuentes cambios de humor. Un adolescente puede estar completamente en paz en un momento y llorar al siguiente. Los cambios de humor son motivo de preocupación cuando son drásticos, frecuentes y extremos. Muchos trastornos del estado de ánimo y de la personalidad se descubren por primera vez durante la adolescencia.



Fuente: yanalya a través de freepik.com

  • Mayor interés en la privacidad. Los adolescentes tienen un mayor interés en la privacidad a medida que crecen, y es importante que les permita esta privacidad. Parte de su interés por la privacidad se debe a los cambios en su forma de pensar sobre la sexualidad. Su adolescente también tendrá un mayor interés en mantener en privado sus pensamientos y sentimientos. Los adolescentes pueden llevar un diario o un diario, o pueden tener amigos de confianza con los que conversan.
  • Experimentación sexual. Es extremadamente normal que su adolescente quiera experimentar con el sexo. Su experimentación puede tener que ver con la exploración de su propio cuerpo. Por otro lado, a medida que envejecen, pueden sentir curiosidad por el sexo con otras personas. Si su adolescente no solo es sexualmente activo sino también sexualmente promiscuo, es posible que deba buscar la ayuda de un profesional.
  • Cambios frecuentes en las relaciones. Su adolescente puede cambiar de relación con frecuencia. Es posible que tenga dificultades para mantenerse al día con con quién están saliendo y cuándo comienzan o terminan esas relaciones. Si su adolescente muestra alguno de los signos más preocupantes de la adolescencia cuando se trata de relaciones (por ejemplo, promiscuidad), es una buena idea ponerse en contacto con un terapeuta y hacer que lo evalúen.

¿Que puedo hacer?

Hay algunas cosas que puede hacer para apoyar a su adolescente, incluso cuando no comprenda completamente su comportamiento y por lo que está pasando. Lo mas importante es estar ahí para ellos. Cuando necesiten hablar contigo, asegúrate de que las líneas de comunicación estén abiertas.

Si su hijo aún no ha pasado por la adolescencia, empieza a hablar con ellos y prepararlos para los cambios que experimentarán a medida que crezcan. Ayudar a un preadolescente a comprender qué esperar en el futuro cercano puede generar una mayor confianza entre padres e hijos.

Quizás lo más importante que puede hacer por los adolescentes es dejar ellos cometen errores para ellos mismos. Después de todo, pronto serán adultos, y si no les permite enfrentar ninguna consecuencia negativa, puede dañar sus expectativas sobre qué esperar a medida que envejecen.

Los consejos anteriores se aplican al comportamiento normal. Si su adolescente muestra un comportamiento extremo o dañino, es hora de considerar hablar con un terapeuta y permitir que su adolescente también lo haga.



BetterHelp puede ayudarlo a superar la adolescencia

Los terapeutas de BetterHelp no solo lo ayudará a resolver sus problemas como padre, sino que también puede ayudar a su adolescente con comportamientos destructivos. BetterHelp es un recurso excelente y asequible, disponible para cualquier persona con conexión a Internet. La terapia también puede realizarse de forma discreta, directamente desde su casa. A continuación se muestran algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp de padres de adolescentes.

Reseñas de consejeros

'Tammi ha marcado una gran diferencia en mi vida. Si no hubiera tenido su ayuda, estoy bastante seguro de que habría perdido todo contacto con mi hija de 19 años que eligió vivir con su padre. ¡Entiende a los adolescentes y a las mamás de adolescentes! ¡¡Tan amable, sabia, experimentada, compasiva y sensata, no puedo decir lo suficiente sobre ella !! '

'He estado trabajando con Carolyn durante 6 meses y me he beneficiado enormemente de su asesoramiento mientras apoyo a mi hija por la anorexia. La anorexia es una enfermedad muy compleja de la mente y el cuerpo y los miembros de la familia pueden jugar un papel muy importante en la recuperación al educarnos y comprender su comportamiento. Esto me permite usar las palabras correctas con ella y observar mi propio comportamiento con ella, por lo que la apoyo de una manera saludable y no favorece más su enfermedad. Además, mi propio estrés ha sido muy difícil al ver sufrir a mi dulce hija, así que necesitaba encontrar habilidades para afrontarlo. La experiencia de Carolyn, sus pautas muy compasivas pero claras y sus comentarios me han hecho sentir más segura y capaz para lidiar con esta difícil enfermedad. Estoy encontrando mucha fuerza en su terapia y, lo más importante, estoy manejando mejor a mi hija y puedo ver la diferencia en mis interacciones con ella. Estoy agradecido con Carolyn por venir a mi vida cuando necesitaba a alguien que me guiara a través de esto. Además de nuestros chats de video semanales, puedo enviarle mensajes de texto rápidos en la aplicación BetterHelp si surge un problema y necesito sus pensamientos, y Carolyn responde muy rápidamente con más consejos para ayudarme. He recomendado BetterHelp a mis amigos, ya que el acceso a una gran terapeuta como Carolyn no hubiera sido posible para mí sin esta plataforma ... mientras que también hago esto desde la comodidad de mi tiempo y mi hogar. ¡Gracias Carolyn y gracias Betterhelp por estar aquí para mí! '

Conclusión

Vale la pena tomarse el tiempo para interpretar el comportamiento de su adolescente. Cuando nota comportamientos negativos que están fuera de la norma, es imperativo buscar ayuda lo antes posible. BetterHelp puede ayudarlo a ayudar a su hijo adolescente y asegurarse de que esté criando a sus hijos de la mejor manera posible. ¡Todos necesitamos ayuda a veces! Toma el primer paso.