Por qué la intelectualización no siempre es saludable

¿Las emociones parecen obstáculos cuando estás bajo presión? ¿Los excluye a favor de ser fríamente racionales? Puede que esté intelectualizando para ayudar a lidiar con el estrés de una situación. Esto puede ser excelente para superar problemas inmediatos o darse tiempo para procesar ciertos eventos. Sin embargo, si descubre que nunca sale del modo lógico, incluso durante los conflictos del día a día, es posible que, sin saberlo, esté tratando de evitar lidiar con sus emociones. El dolor emocional no resuelto puede convertirse en problemas continuos de salud mental como la ansiedad y la depresión, pero aprender a enfrentar los sentimientos incómodos nos da la oportunidad de seguir adelante de una manera saludable.



Fuente: unsplash.com



¿Qué es la intelectualización y por qué lo hacemos?

La intelectualización ocurre cuando ignoramos el significado emocional de una situación al enfocarnos solo en sus partes y explicaciones racionales. Cuando las cosas se ponen difíciles, la intelectualización puede ayudarnos a mantener la calma y la serenidad, pero no minimiza el impacto emocional que los eventos pueden tener en nosotros. Tratar todas las situaciones dolorosas como problemas a resolver en los que sus sentimientos son irrelevantes puede impedirle aprender a manejar las emociones difíciles. ¿Por qué es esto un problema? Los desafíos de la vida a veces son inesperados; puede encontrarse lidiando con la muerte de uno de sus padres u otro evento en el que ignorar o reprimir nuestras emociones puede ser peligroso para su salud física.

Los estudios han demostrado que evitar nuestras emociones puede hacernos más propensos al estrés, la ira y los problemas crónicos de salud mental, mientras que aceptarlos puede reducir incluso nuestro dolor físico y darnos más resiliencia.

Albert Bandura

Cómo nos perjudican y ayudan los mecanismos de defensa

La intelectualización es uno de los muchos mecanismos de defensa que las personas utilizan para evitar experimentar emociones desagradables. Estos son hábitos inconscientes que nuestra mente ha adquirido para protegernos de ser abrumados por el estrés y el dolor. Es completamente normal que lo necesitemos de vez en cuando. Al sacar las emociones de situaciones dolorosas, la intelectualización hace que sea más fácil lidiar con ellas. Esto no significa que alguien que intelectualiza no experimente emociones; de hecho, pueden sentir emociones muy profundamente, lo que dificulta trabajar con ellas durante una crisis cuando es necesario actuar.

Tiene sentido por qué querríamos o necesitaríamos intelectualizar durante los momentos difíciles de nuestras vidas. No siempre tenemos el lujo de sentir miedo o dolor mientras suceden las cosas. Centrarse en los hechos de una situación puede darnos una mayor sensación de control sobre circunstancias que, de otro modo, parecerían insoportables. Además, los eventos traumáticos y el abuso pueden habernos enseñado que experimentar emociones negativas es una debilidad. Para algunas personas, intelectualizar es algo que tuvieron que hacer para satisfacer sus necesidades mientras crecían.



le stress peut causer une colite

Fuente: pexels.com

Pero la conciencia de nuestras emociones no nos hace débiles ni menos racionales. De hecho, aprender a contener los sentimientos difíciles mejora nuestra capacidad para superarlos. Puede parecer contradictorio al principio, pero los estudios muestran que aceptar nuestras emociones puede ayudarnos a recuperarnos de las experiencias negativas más rápidamente. Es posible que no nos propongamos a propósito evitar nuestras emociones, pero explorar por qué puede intelectualizar y darse cuenta de cuándo sucede son pasos poderosos para aprender a procesar las emociones con más habilidad.



Cómo reconocer la intelectualización

La resolución racional de problemas por sí sola no es un mecanismo de defensa, pero cuando lo usamos constantemente para no lidiar con emociones dolorosas, podemos negarnos la oportunidad de curarnos de ellas. Hay muchas formas en las que podemos intelectualizar nuestros sentimientos. Puede parecer investigar sin cesar los detalles de una enfermedad importante para evitar la ansiedad y la tristeza de la experiencia. O puede enumerar los beneficios de volver a estar soltero en lugar de enfrentar el dolor del rechazo después de una ruptura. También puede estar ocupado con los arreglos del funeral hasta el punto en que no tenga tiempo para llorar.

A diferencia de otros mecanismos de defensa, la intelectualización puede hacer parecer que estamos tratando con la realidad de una situación. Por ejemplo, intelectualizar a veces se confunde con un mecanismo de defensa llamado racionalización. Ambos intentan usar la lógica para trabajar alrededor de nuestras emociones, pero mientras que la racionalización dobla los hechos para justificar nuestros deseos, comportamientos o emociones, intelectualizar implica mirar los hechos de manera objetiva para distanciarnos de las emociones.

De esta forma, intelectualizar parece basarse en la verdad, pero no en toda. La lógica tiene un papel necesario en el manejo de la vida, pero nuestra experiencia emocional también es esencial mientras navegamos por el mundo. Al igual que el dolor físico, la angustia emocional nos alerta de algo dentro de nosotros que necesita nuestra atención. Las emociones no pueden calificarse como buenas o malas, ni pueden definirse como algo que se le permite experimentar o no. Son simplemente tu respuesta a vivir algo. Es la forma en que elegimos manejar una emoción lo que determina cómo afectará nuestras vidas.

test de sociopathe

¿Qué puedo hacer en su lugar?

En momentos difíciles, la intelectualización puede ser un mecanismo de defensa útil para mantenerse unido cuando se necesita actuar. Sin embargo, si descubre que no puede detenerlo, vale la pena explorar otras formas de manejar sus emociones sin apagarlas por completo. Ser plenamente consciente de nuestras experiencias, aprender a identificar nuestras emociones y encontrar el apoyo de las personas en nuestras vidas puede ayudarnos a cambiar nuestros patrones de referencia.

Atención plena.Practicar la atención plena puede ayudarnos a tomar conciencia de lo que sentimos en el momento. Esto implica darse cuenta de sus pensamientos, emociones y cuerpo sin evaluarlos ni tratar de darles sentido. Simplemente reconoces las sensaciones a medida que ocurren. La conciencia sin prejuicios puede darte pistas sobre si la ansiedad está influyendo en tu forma de pensar. ¿Mantienes tensión en alguna parte de tu cuerpo? ¿De dónde viene esa cepa? ¿Puedes sentarte con inquietud sin apartarla?




Fuente: pexels.com

Claridad emocional.Cuando estás acostumbrado a intelectualizar las emociones, parece que hay poca diferencia entre cómo pensamos sobre un sentimiento y cómo lo experimentamos. Decirte a ti mismo: 'Estoy cansado' como sustituto de la tristeza o la frustración enturbia tu capacidad de saber lo que realmente estás sintiendo. Ser capaz de comunicar claramente una emoción, incluso si es solo para usted, puede ayudarlo a mostrar cómo aliviarla. Diferentes emociones requieren diferentes respuestas. Averiguar qué emociones están realmente detrás de etiquetas generales como 'estrés' (por ejemplo, ansiedad o dolor) mejora nuestra capacidad para manejarlas.

Solicite soporte.Los sentimientos difíciles tienden a aislarnos, pero el apoyo social hace maravillas por nuestro bienestar emocional, especialmente cuando estamos luchando. Los estudios muestran que recibir el apoyo de las personas en nuestras vidas mejora nuestra capacidad para enfrentar desafíos como la ansiedad, la enfermedad y la pérdida. Cuando pedimos apoyo, los amigos de confianza y los seres queridos pueden brindar un lugar seguro para hablar sobre nuestras experiencias. Esto puede darnos una nueva perspectiva de las cosas, señalarnos patrones de comportamiento que quizás no hayamos notado o simplemente darnos la oportunidad de sentirnos escuchados.

Sin embargo, a veces las situaciones en las que necesitamos ayuda no son algo que nos sintamos cómodos con las personas que forman parte de nuestra vida. Hablar con un profesional de la salud mental puede ser otra fuente de apoyo y ofrece los beneficios adicionales de la experiencia, el conocimiento y los recursos para aprender nuevas formas de abordar sus emociones.

Explore nuevas formas de manejar las emociones

Es posible que estemos tan acostumbrados a un mecanismo de defensa que no comprendamos completamente cómo afecta nuestras vidas. Si nunca le han mostrado cómo o le han permitido sentarse con sentimientos difíciles, es comprensible que necesite un poco de ayuda para aprender a conectarse con sus emociones de una manera que se sienta cómoda y fácil para usted.



avoir le vertige

Fuente: pexels.com

Los asesores de BetterHelp pueden brindarle herramientas y orientación para explorar nuevas formas de manejar las emociones. Los mecanismos de defensa suelen tener sus raíces en experiencias muy dolorosas. Puede tomar tiempo, paciencia y práctica cambiar los hábitos emocionales de toda la vida que hemos usado para sobrevivir a situaciones malas. Tener un experto remoto y asequible para que lo apoye le permite avanzar a su propio ritmo, probar nuevas estrategias de afrontamiento y superar las dificultades que puedan surgir en el camino. Lea las reseñas a continuación para saber cómo los consejeros de BetterHelp han ayudado a personas en situaciones similares.

Reseñas de consejeros

`` Una sesión y realmente aprecio la habilidad de Jennifer para ayudarme a comenzar a trabajar con mi ansiedad y comprender mejor los mecanismos en juego. Ella ya me ha dado una herramienta que encuentro útil. Espero seguir trabajando con ella '.


Conclusión

La resolución racional de problemas y la conciencia emocional son igualmente valiosas para una vida sana. La intelectualización puede brindarle el tiempo y el espacio que puede necesitar para continuar durante una situación dolorosa, de modo que pueda procesar sus sentimientos después. Sin embargo, también puede ser un mecanismo de defensa inútil cuando se utiliza en exceso. Aprender a atender nuestras emociones desarrolla hábilmente nuestra capacidad de recuperación general y apoya el bienestar mental a largo plazo. Da el primer paso hoy.