¿Qué es la terapia infantil?

¿Qué es la terapia infantil? ¿Cómo es un terapeuta infantil? Si está buscando este tipo de respuestas, es probable que tenga un hijo que esté luchando y eso puede hacer que un padre se sienta perdido y desanimado. Pero tenga la esperanza de saber que está haciendo lo correcto al dar el primer paso para obtener ayuda para su hijo.



Fuente: unsplash.com





¿Qué es la terapia infantil?

La terapia infantil es una rama de la psicoterapia centrada en las necesidades psicológicas de los niños. Al igual que con los adultos, hay ocasiones en las que los niños necesitan la experiencia de un psicoterapeuta; la terapia infantil se desarrolló para satisfacer esta necesidad.

No es raro que los maestros noten cambios en el comportamiento, el estado de ánimo o la personalidad de un niño antes que los padres. En la escuela, los niños están expuestos a estímulos sociales que no siempre experimentan en el hogar. Esta es una de las razones por las que un maestro puede ser el primero en mencionar la terapia infantil. Un terapeuta capacitado en psicoterapia para niños generalmente trata a niños de entre 3 y 11 años, pero estas edades pueden variar según las credenciales, la experiencia y los conocimientos.



También hay algunos terapeutas que están capacitados específicamente para trabajar con adolescentes. Un terapeuta infantil está capacitado en las necesidades de desarrollo específicas de los niños y podrá reconocer los indicadores de que un niño puede necesitar un apoyo adicional. Se capacitará a un terapeuta infantil específicamente en modalidades de tratamiento para niños basadas en la evidencia. Estos terapeutas trabajarán con los niños de diferentes formas para ayudar en el proceso y hacer frente a las emociones de la misma forma que los terapeutas apoyan a los adultos. Más adelante repasaremos los diferentes tipos de terapia infantil. Muchos terapeutas están capacitados en una variedad de modalidades de tratamiento y, por lo general, utilizarán una variedad de técnicas para satisfacer mejor las necesidades únicas de su hijo.



Razones comunes para la terapia infantil

Hay muchas razones diferentes por las que un niño puede beneficiarse de la terapia infantil. Los eventos traumáticos de la vida, como la muerte de alguien cercano al niño, el divorcio y la intimidación son algunas de las razones por las que puede buscar terapia para su hijo. El estrés provocado por los eventos traumáticos de la vida puede desencadenar problemas para dormir, problemas sociales, problemas de conducta y cambios de humor. Si nota alguno de estos síntomas, es una buena idea encontrar un terapeuta infantil autorizado.



los Informes de los CDC que entre los niños de 2 a 8 años, el 17,4 por ciento ha sido diagnosticado con un trastorno mental, del comportamiento o del desarrollo, pero las tasas de tratamiento son alentadoras. Más del 50 por ciento de los niños de 3 a 17 años han recibido tratamiento por sus trastornos mentales, del comportamiento y del desarrollo, y aproximadamente el 80 por ciento de los niños con depresión han recibido tratamiento.

Fuente: unsplash.com



¿Por qué es necesaria la terapia infantil?

Los niños expresan sus emociones de manera diferente a los adultos. No es raro que los niños se comporten de manera emocional o muestren trastornos del estado de ánimo, del sueño y sociales porque no son lo suficientemente maduros para expresar sus emociones de manera efectiva. Los terapeutas infantiles con licencia comprenden las necesidades únicas de los niños y tienen capacitación especializada para comunicarse con los niños de maneras que sean accesibles para ellos.



Tipos de terapia infantil



La psicoterapia para niños adopta muchas formas, según el terapeuta y las necesidades únicas del niño.



  • Terapia de juego es un tipo de terapia infantil que utiliza el juego para ayudar a los niños a articular y expresar sus emociones y pensamientos internos. La terapia de juego está diseñada para funcionar desde la perspectiva de un niño. También ayuda al niño a sentirse cómodo y a abrirse al terapeuta. En lugar de hacer que un niño se siente y responda preguntas, la terapia de juego les permite aprender habilidades y procesar sus emociones a través de lo que hacen naturalmente: ¡jugar! Un terapeuta puede usar la terapia de juego para ayudar a los niños a sentirse más cómodos mientras hablan sobre sus vidas y emociones. La terapia de juego también se puede usar para ayudar a desarrollar la confianza o para ayudar a ilustrar las conversaciones de manera que sea más fácil de entender para los niños.
  • Cognitivo-conductual La terapia también se usa a menudo con niños. Este tipo de terapia enseña la habilidad de aprender a reemplazar los pensamientos negativos con pensamientos positivos y cómo usar técnicas de afrontamiento para controlar sus propios problemas de conducta. Este tipo de terapia trabaja para brindarles a los niños habilidades para lidiar con los estímulos que los hacen sentir incómodos y aborda problemas de comportamiento, problemas sociales y problemas emocionales.
  • El entrenamiento en habilidades sociales es otro tipo de terapia que ayuda a los niños que pueden tener dificultades para interactuar con otros en situaciones sociales cotidianas. Para algunos niños, saber cómo mantener una conversación, hacer amigos o cuándo hacer contacto visual es algo natural. Para otros niños, es posible que necesiten un poco de ayuda adicional. Algunos niños que luchan con trastornos específicos como los trastornos del espectro autista pueden tener dificultades para interpretar las señales sociales. La terapia puede desempeñar un papel crucial para ayudar a estos niños a aprender habilidades sociales y fomentar una mayor independencia.

Fuente: unsplash.com



  • Las terapias centradas en el trauma y basadas en el trauma ayudan a los niños que han vivido una terrible experiencia. Muchos terapeutas infantiles están capacitados específicamente para ayudar a los niños a procesar y recuperarse de una experiencia traumática. Algunos niños pueden desarrollar problemas de trauma después de experimentar pérdidas repentinas, como la muerte de un hermano o cuidador. El trauma también puede desarrollarse después de que un niño sufre abuso y negligencia, desastres naturales, accidentes automovilísticos o presencia de violencia.
  • La terapia de duelo ayuda a los niños que pueden necesitar apoyo para recuperarse de una pérdida. Un terapeuta infantil puede ayudar a los niños a encontrar formas saludables de expresar sus emociones y recuperarse de sus pérdidas. Debido a que los niños en ciertas etapas de desarrollo comprenden y procesan la muerte y otras pérdidas de manera diferente a los adultos, la consejería para el duelo ayuda a los niños a comprender y superar el proceso de duelo. También les da a los niños la libertad de expresar su tristeza y otras emociones sin temor a molestar a sus padres.
  • La terapia familiar ofrece apoyo a los niños, junto con sus familias. Un terapeuta infantil puede trabajar con las familias para ayudar a los padres y a los niños a superar los desafíos y las necesidades de un niño. Los niños con problemas de comportamiento a menudo escuchan más comentarios negativos que positivos, lo que puede afectar negativamente su autoestima y empeorar los comportamientos. Un terapeuta infantil puede trabajar con los padres para desarrollar planes de comportamiento y otras estrategias de refuerzo positivo para ayudar a los padres a manejar de manera más eficaz los comportamientos de sus hijos y aumentar su autoestima.
  • La terapia de grupo puede ayudar a los niños que luchan con problemas de conducta o que necesitan apoyo emocional. La terapia de grupo permite a los niños interactuar con compañeros que enfrentan problemas similares. La terapia de grupo puede ayudar a los niños a desarrollar habilidades sociales y autoestima. Puede hacerles saber a los niños que no están solos y que hay otros niños que enfrentan desafíos similares.

Fuente: unsplash.com

BetterHelp puede apoyarlo

El tipo de psicoterapia que se utilizará a menudo depende del niño y del terapeuta. El terapeuta adaptará la terapia a las necesidades únicas del niño y los problemas en cuestión. Un buen terapeuta infantil tiene varios tipos de terapia a los que puede recurrir para brindarle al niño la ayuda adecuada en el momento adecuado. Consejería para adolescentes es el sitio de BetterHelp específicamente para niños de 13 a 18 años. Debido a que TeenCounseling utiliza una plataforma en línea, puede programar sesiones telefónicas y de video para que su hijo se reúna con su consejero, por lo que nunca más tendrá que preocuparse por sacar a su hijo de la escuela para una cita de terapia. Lea a continuación algunas reseñas de otros padres y adolescentes que trabajan con terapeutas de BetterHelp y TeenCounseling.

Reseñas de consejeros

'He estado trabajando con Carolyn durante 6 meses y me he beneficiado enormemente de su asesoramiento mientras apoyo a mi hija por la anorexia. La anorexia es una enfermedad muy compleja de la mente y el cuerpo, y los miembros de la familia pueden jugar un papel muy importante en la recuperación al educarnos y comprender su comportamiento. Esto me permite usar palabras correctas con ella y observar mi propio comportamiento con ella, por lo que la estoy apoyando de una manera saludable y no permitiendo su enfermedad más. Además, mi propio estrés ha sido muy difícil al ver sufrir a mi dulce hija, así que necesitaba encontrar habilidades para afrontarlo. La experiencia de Carolyn, sus pautas muy compasivas pero claras y sus comentarios me han hecho más segura y capaz de lidiar con esta difícil enfermedad. Estoy encontrando mucha fuerza en su terapia y, lo más importante, estoy manejando mejor a mi hija y puedo ver la diferencia en mis interacciones con ella. Estoy agradecido con Carolyn por venir a mi vida cuando necesitaba a alguien que me guiara a través de esto. Además de nuestros chats de video semanales, puedo enviarle mensajes de texto rápidos en la aplicación BetterHelp si surge un problema y necesito sus pensamientos, y Carolyn responde muy rápidamente con más consejos para ayudarme. He recomendado BetterHelp a mis amigos, ya que el acceso a una gran terapeuta como Carolyn no hubiera sido posible para mí sin esta plataforma ... mientras que también hago esto desde la comodidad de mi tiempo y mi hogar. ¡Gracias, Carolyn, y gracias, Betterhelp, por estar aquí para mí! '

“Sara es una oyente paciente, empática y amable. Ella te hace sentir comprendido y validado, mientras te coacciona gentilmente para que veas tus problemas de manera diferente. Su ética de trabajo y compromiso con sus pacientes es admirable. Toma tiempo, es puntual y está disponible. Incluso a pesar de la enorme distancia de tiempo entre nosotros, encontró formas de hacer que funcionara de manera increíblemente eficiente. Era la primera vez que buscaba terapia y Sara me acompañó durante el proceso y pudo entender mis problemas a pesar de nuestras diferencias culturales. Creo que Sara es una terapeuta maravillosa y la recomiendo encarecidamente a cualquier adulto joven '.

Conclusión

Algunos niños pueden tener dificultades para adaptarse a las pérdidas y los cambios de vida, como mudarse a un nuevo vecindario o escuela. Otros niños pueden experimentar desafíos con su comportamiento o estado de ánimo, mientras que otros niños pueden tener dificultades para interactuar con sus compañeros y en otras situaciones sociales. Los niños que pueden necesitar el apoyo de un consejero pueden experimentar cambios de humor, irritabilidad, o pueden dormir o comer más o menos de lo normal. Algunos niños pueden comportarse mal mientras que otros pueden volverse retraídos y experimentar menos placer en actividades que normalmente disfrutan. Un terapeuta puede ayudar a un niño a sobrellevar estas y otras circunstancias con las que luchan para que pueda disfrutar de su infancia como debe ser: feliz, saludable y sin preocupaciones.

La crianza de los hijos es satisfactoria, compleja y, a veces, abrumadora. Además de ayudar a su hijo a crecer de la manera más saludable, un terapeuta autorizado puede apoyarlo mientras busca cómo ser el mejor padre posible. Con el herramientas adecuadas, puede disfrutar de una relación satisfactoria con su hijo, en la que se priorizan tanto su salud como su felicidad.

Compartir Con Tus Amigos: