¿Qué es el Inventario de depresión infantil?

Todos hemos escuchado mucho sobre la depresión y lo extremadamente peligrosa que puede ser. Hemos escuchado sobre cómo está afectando a más y más de nuestros niños y cómo las tasas de suicidio están alcanzando nuevos niveles. Eso puede llevarlo a preocuparse por si su hijo puede estar deprimido. Si lo ha hablado con su médico, es posible que le hayan presentado el Inventario de depresión infantil (CDI). Pero, ¿qué es el CDI y cómo puede ayudarlo a ayudar a su hijo?

se marier pour de l'argent
Fuente: pixabay.com

Para quien es



El CDI es para niños y adolescentes. Se le da a los jóvenes que tienen entre 7 y 17 años y les ofrece a los niños la oportunidad de responder una serie de preguntas en una escala móvil. Eso significa que pueden clasificar los diferentes síntomas que están experimentando en una escala específica para saber cuáles los están afectando mucho, poco o nada. Cada pregunta es completamente separada y está escrita de una manera que un niño de primer grado puede leer y comprender.



Cómo funciona

Si le dice al médico de su hijo que le preocupa que pueda estar experimentando depresión, es probable que realice una evaluación para determinar si es necesario realizar más estudios. Si deciden que existe la posibilidad de que su hijo esté sufriendo de depresión, pueden sugerirle que hable con un psiquiatra o le dé la primera versión del CDI. El primero es corto, con solo 10 elementos, y el niño tarda aproximadamente 15 minutos en completarlo. Solo después de que hayan completado este formulario, se les dará potencialmente el inventario completo de 27 artículos. En este punto, si aún no lo ha hecho, es probable que lo envíen a un psicólogo para que administre el inventario.



A los niños se les da el inventario para que lo completen por su cuenta y se les pide que respondan las preguntas basándose únicamente en las últimas dos semanas. Cada una de las preguntas les ofrecerá tres opciones diferentes que pueden elegir, y que consideren que describen mejor cómo se sintieron o sintieron durante ese período de tiempo. Estas preguntas se centran en una variedad de áreas diferentes, desde la autoestima, la disminución de la alegría y los problemas interpersonales hasta la ineficacia y el estado de ánimo negativo.

¿Funciona?

Comment oublier

La respuesta corta es que este inventario parece ser muy eficaz. Diagnostica a los niños pequeños con depresión de forma precisa y eficaz, siempre que se utilice correctamente. Un área, por ejemplo, que no se recomienda, es para los niños que tienen dificultades para leer. Es posible que no comprendan o respondan las preguntas de manera eficaz. También es importante que un profesional sea responsable de leer los resultados y que no se establezcan correlaciones directas entre una puntuación numérica en el inventario y el estado mental del niño sin una interpretación adicional.



Fuente: pixabay.com

Hay algunas áreas en las que muchos niños también pueden tener dificultades con este inventario. Hay varias razones para esto, que pueden variar desde que el niño no comprenda completamente sus emociones o no las informe de una manera similar a los adultos, hasta que intente proporcionar las respuestas 'correctas', independientemente de si son ciertas. Los niños son más propensos que los adultos a intentar dar la respuesta que creen que alguien está buscando en lugar de la respuesta que realmente creen o sienten que es verdad. Por eso, es sumamente importante que un profesional capacitado sea quien administre el inventario y también que evalúe al niño junto con la interpretación de los resultados.

Preparando a su hijo

Lo más importante para hablar con su hijo cuando lo está preparando para hacer este inventario es que no es una prueba. Hágales saber que se les proporcionarán respuestas y que ninguna de ellas es correcta o incorrecta. Es importante que su hijo comprenda que cualquier respuesta que dé es la mejor respuesta y que debe elegir la que considere más verdadera. También es importante que comprendan que los ama y los apoya sin importar las respuestas que den en el inventario.



¿Qué pasa después?

Si a su hijo ya se le ha administrado el CDI, es posible que se pregunte cuáles deberían ser sus próximos pasos. Lo primero es asegurarse de que un profesional capacitado lea los resultados y de que pueda sentarse con esa persona para discutir los resultados. Tenga en cuenta que un resultado negativo o positivo en el inventario no es necesariamente definitivo. Se puede recomendar que el inventario se complete nuevamente en unas pocas semanas. Un niño que recibe una puntuación positiva generalmente será referido a un profesional de salud mental, pero también se lo recomendará para una segunda prueba dentro de 2 a 4 semanas.

psychologie de la projection

Si su hijo recibe un resultado negativo, aún querrá vigilar cualquier comportamiento que le haya hecho creer que puede tener depresión. Puede ser una buena idea que hablen con un profesional de la salud mental. Esta prueba también puede distinguir entre diferentes tipos de depresión y trastornos similares, lo que garantizará que su hijo reciba el tipo de tratamiento que realmente necesita de su profesional de salud mental. Esto es extremadamente importante cuando está tratando la depresión porque la falta de tratamiento o un tratamiento inadecuado podría empeorar los síntomas. Con la ayuda de este inventario, un profesional de la salud mental podrá ayudar a su hijo no solo a comprender mejor sus propios sentimientos, sino también a expresarlos de manera positiva y constructiva.

Fuente: pixabay.com

Terapia Continuada

Es importante que su hijo tenga la oportunidad de asistir a la terapia y que la terapia también continúe. Su hijo puede afirmar que no quiere ir a terapia o que la terapia no lo está ayudando. Asegúrese de haber encontrado un terapeuta capacitado y calificado y anime a su hijo a seguir asistiendo a la terapia y a darle una oportunidad. Los niños que padecen depresión o cualquier otro trastorno de salud mental pueden necesitar un poco de ayuda adicional para ver la terapia como algo bueno y para asegurarse de que están recibiendo la ayuda que puedan.



Eso no quiere decir que deba obligar a su hijo a seguir viendo al primer profesional de salud mental con el que hable. Es posible que su hijo no se conecte con su terapeuta o que no esté dispuesto a hablar con él. Si su hijo no habla con el terapeuta, no recibirá los beneficios de la terapia, que está dirigida a ayudarlo con su depresión. Asegúrese de estar trabajando en equipo para encontrar a alguien con quien realmente puedan trabajar y para asegurarse de que estén progresando con la terapia.

Fuente: pixabay.com