Uso de aceites esenciales para el manejo de los síntomas del TDAH

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno neuroconductual caracterizado por una variedad de síntomas, siendo los más comunes la falta de atención, la hiperactividad, el olvido, la inquietud y la falta de control de los impulsos. Anteriormente conocido como trastorno por déficit de atención (TDA), tiende a afectar a los niños con más frecuencia que a los adultos, con alrededor de 6.1 millones de niños diagnosticados en los EE. UU. En 2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.



Fuente: flickr.com



Hasta el 11% de los niños sufren los síntomas del TDAH y, a menudo, se vuelven disruptivos, desafiantes y tienen dificultades para integrarse y llevarse bien con sus compañeros y compañeros de clase.

Los medicamentos estimulantes y no estimulantes se utilizan a menudo para tratar a los pacientes con TDAH, así como terapias y tratamientos conductuales. Con su reciente aumento de popularidad para la aromaterapia y otros usos, también se está considerando que los aceites esenciales ayudan a las personas que viven con TDAH a controlar sus síntomas en un nivel más holístico.



¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son líquidos concentrados que contienen los compuestos químicos o esencia de las hojas, raíces, tallos y flores de ciertas plantas. Los aceites esenciales se obtienen típicamente mediante destilación al vapor o extracción por prensa en frío, y debido a sus posibles propiedades terapéuticas, se utilizan comúnmente en aplicaciones de aromaterapia y medicina alternativa.

Se han realizado pocos estudios sobre la eficacia del usoaceites esenciales para el TDAHtratamiento. Aunque esto significa que no hay pruebas científicas de que los aceites esenciales sean un tratamiento eficaz para el TDAH, muchos afirman que el usoaceites esenciales para el TDAHlos síntomas pueden ayudar a reducir la gravedad, especialmente en los niños. Y no hay nada de malo en intentarlo: si se usan correctamente, y teniendo en cuenta las alergias y otras afecciones médicas, los aceites esenciales no le harán daño a usted ni a su hijo, y la mayoría tiene pocos efectos secundarios, si es que los tiene.

Aceites esenciales recomendados para el TDAH

Aceite esencial de lavanda: el estrés y la ansiedad pueden hacer que sea difícil para cualquiera concentrarse, y mucho menos para alguien que tiene TDAH. El aceite esencial de lavanda, destilado de las flores de la planta de lavanda, puede tener propiedades calmantes y relajantes que pueden aliviar el estrés y la ansiedad. El aceite esencial de lavanda puede ser tóxico y tener efectos secundarios dañinos si no se usa correctamente. Debe usarse con moderación, en dosis muy pequeñas. No se recomienda la ingestión, y nunca debe usarse tópicamente sin diluirlo en un aceite portador.



Aceite esencial de vetiver: el vetiver es un derivado de la hierba común en el subcontinente indio. Se dice que alivia la inflamación en los sistemas circulatorio y nervioso, y sirve como sedante, lo que lo hace ideal para tratar la ansiedad, la inquietud y el insomnio, lo que hace que el aceite de vetiver sea ideal para los pacientes con TDAH.

Aceite esencial de romero: el romero es una hierba que pertenece a la familia de la menta y el aceite se extrae de las hojas. Se dice que ayuda en la digestión, mejora la función cognitiva, reduce los síntomas de depresión y fatiga mental y alivia el estrés. Se considera un aceite volátil y debe usarse con precaución. No debe usarse en niños pequeños, ni por mujeres embarazadas o lactantes.

Aceite esencial de incienso: el incienso se extrae de la resina de los árboles de incienso, que se cultivan principalmente en África. Los defensores afirman que el aceite esencial de incienso es un calmante para el estrés y promueve la respiración profunda y la relajación. También se dice que reduce la presión arterial.



Fuente: rawpixel.com

Aceite esencial de ylang ylang: el aceite esencial de ylang ylang se destila del árbol ylang-ylang, que se encuentra comúnmente en Indonesia y el Pacífico Sur. Se cree que es un antidepresivo, reduce la ansiedad e induce sentimientos de euforia. Puede ayudar a reducir la presión arterial alta. En las dosis recomendadas, el aceite esencial de ylang-ylang es seguro, con efectos secundarios potenciales menores, como náuseas y dolor de cabeza, cuando se usa en exceso.

sentiment amoureux

Aceite esencial de bergamota: el aceite esencial de bergamota se extrae de la cáscara de una fruta cítrica de bergamota. Comúnmente se mezcla con té negro para hacer té Earl Grey. Se dice que reduce la ansiedad y el estrés, así como la presión arterial alta y la depresión. Puede estimular la producción de dopamina y serotonina. Puede volverse venenoso si se expone a la luz solar, por lo que debe guardarse en la botella oscura y almacenarse en un lugar oscuro.

Aceite esencial de eucalipto: las hojas frescas de eucalipto se utilizan para destilar el aceite esencial de eucalipto. Sus numerosos beneficios para la salud se han promocionado durante siglos, incluido el aumento del flujo sanguíneo, la reducción de la sensación de agotamiento y el alivio del estrés. Se dice que las propiedades estimulantes del aceite esencial de eucalipto mejoran la función cerebral. Consulte a un médico antes de usar aceite esencial de eucalipto, ya que puede tener efectos secundarios graves, que incluyen reacción alérgica, náuseas, vómitos y diarrea. Puede ser tóxico cuando se usa en cantidades excesivas.



Aceite esencial de limón: el aceite esencial de limón se extrae de la cáscara de la fruta del limón. Tiene propiedades calmantes y desintoxicantes y reduce la ansiedad, el nerviosismo y la fatiga mental. Se cree que aumenta el enfoque y la concentración. Debe evitarse la luz solar directa inmediatamente después del uso tópico. Si se usa según las instrucciones, el aceite esencial de limón es inofensivo.

anti stress techniques

Aceite esencial de cedro: se cree que el aceite esencial de cedro, destilado del árbol de cedro, reduce la inflamación, alivia la tensión y calma la ansiedad. También promueve un sueño reparador y profundo. En altas concentraciones, puede ser irritante para la piel y nunca debe ingerirse. Las mujeres embarazadas deben evitar el aceite esencial de madera de cedro.

Aceite esencial de mandarina: también conocidas como mandarinas, las mandarinas prestan su piel al aceite esencial de mandarina. Actúa como sedante y reduce la ansiedad. Evite la luz solar directa durante aproximadamente 12 horas después del uso tópico. El aceite esencial de mandarina es seguro en su mayoría, pero puede causar irritación de la piel en algunas personas. Se recomienda una prueba de alergia.

Aceite esencial de albahaca: cuando se inhala o ingiere, la albahaca puede reducir la fatiga mental y la depresión, aliviar las migrañas y mejorar la concentración y la claridad. Las mujeres embarazadas o lactantes deben evitar el aceite esencial de albahaca.

Fuente: pixabay.com

Aceite esencial de mirra: la mirra se deriva de la resina de la planta de mirra, originaria de Egipto. Se cree que estimula el cerebro y el sistema nervioso, además de promover el estado de alerta y mejorar la circulación sanguínea. Puede ser tóxico cuando se usa en cantidades excesivas y las mujeres embarazadas deben evitarlo por completo.

También puede considerar experimentar con la mezcla de aceites esenciales para crear mezclas que combinen las propiedades de varios aceites esenciales. Por ejemplo, la lavanda o el ylang-ylang se mezclan idealmente con aceite de vetiver para el TDAH.

Cómo utilizar los aceites esenciales

Las formas seguras de usar aceites esenciales incluyen:

  • Dispersión en el aire mediante difusor de aromaterapia.
  • Añadir unas gotas al agua del baño o en las paredes de una ducha caliente.
  • Aplicar sobre la piel, utilizando aceites portadores como aceite de coco, oliva, girasol, aguacate, almendra dulce o semillas de uva.
  • Respire profundamente para inhalar los aceites directamente de la botella, o agregue unas gotas a un recipiente con agua hirviendo.
  • Agregar unas gotas a las bolas de lana para secadora o las toallitas para secadora para infundir la ropa.
  • Mezclar en una botella rociadora con agua y rociar una habitación, ropa de cama o alfombras.
  • Aplicar dos o tres gotas en una pinza para la ropa y fijar a las rejillas de ventilación de su casa o automóvil.

Otras cosas a considerar sobre los aceites esenciales

Una advertencia: aunque muchos son completamente seguros, ciertos aceites esenciales no están exentos de peligros potenciales. Dado que, por naturaleza, los aceites esenciales están altamente concentrados, deben usarse con moderación y con cuidado. El uso inadecuado de aceites esenciales puede provocar irritación cutánea dañina o reacciones alérgicas y, en algunos casos extremos, el uso inadecuado o excesivo de aceites esenciales puede tener efectos tóxicos. Nunca use aceites esenciales tópicamente sin antes diluir el aceite esencial con un aceite portador. La ingestión de aceites puede ser peligrosa. Investigue la forma adecuada y segura de administrar cada aceite esencial y comprenda la dosis y los posibles efectos secundarios.

Además, algunos expertos advierten contra el uso de ciertos aceites esenciales, como eucalipto, menta y romero, en niños menores de 10 años. Debe consultar a un médico antes de usar aceites esenciales, con respecto a cualquier inquietud y posible interacción con medicamentos u otros peligros potenciales. También es posible que desee hablar con el médico de su hijo antes de usar aceites esenciales si su hijo sufre de asma grave, alergias o irritación de la piel.

También es aconsejable realizar una prueba de alergia antes de usar cualquier aceite esencial por vía tópica, aplicando una pequeña cantidad del aceite diluido en un área pequeña del cuerpo, como el dorso de la mano. Antes de usar aceites esenciales, es importante hablar con su proveedor de atención médica de confianza para asegurarse de que no haya contraindicaciones para usted o para otras personas en su hogar.

Fuente: pixabay.com

Además, sepa que los aceites esenciales y la aromaterapia no deben considerarse una cura para el TDAH. Se pueden usar junto con otros tratamientos como complemento de la medicación, la terapia y la modificación del comportamiento, pero no en lugar de dichos tratamientos. Los aceites esenciales pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes con TDAH, pero no están destinados a reemplazar la intervención médica profesional.