Thomas y el ajedrez: estudio longitudinal y hallazgos del tipo temperamento

El temperamento de uno puede moldear cómo se comportan, cómo aprenden y cómo manejan a las personas. Alexander Thomas y Stella Chess, dos psicólogos, intentaron averiguar el temperamento de un niño, y su estudio tiene algunos hallazgos interesantes.



Fuente: rawpixel.com





El estudio longitudinal de Nueva York (NYLS)

El NYLS fue un estudio de 1956 que duró décadas. Su objetivo era estudiar el temperamento en los niños e identificar los rasgos del temperamento. Al final, el estudio pudo enumerar nueve rasgos que pueden formar el temperamento de uno.



Estos rasgos se podían medir y los extremos eran raros. Sin embargo, la mayoría de los niños tienen niveles más bajos o más altos de estos rasgos, que fueron:



  • Niveles de energía. Como habrás adivinado, esto midió cuánta energía tiene un niño de forma natural. Tener poca energía es un problema, ya que dificulta que un niño complete las tareas. Demasiada energía puede hacer que el niño sea más difícil de controlar y es posible que no pueda soportar permanecer sentado durante demasiado tiempo. En la escuela, es posible que se retuerzan o quieran levantarse de su asiento.
  • Qué tan bien maneja un niño una rutina. En la vida, las rutinas son importantes. Tenemos tiempo para levantarnos, comer, ir a la escuela, volver a casa, relajarnos, etc. Algunos niños adoptan una rutina con mucha facilidad. Si un niño no tiene una rutina, puede ser inconsistente y perder actividades. Tener una rutina demasiado estricta puede molestar al niño si sucede algo que lo arruine todo.
  • Si un niño aceptará o se retirará de una nueva experiencia. Cuando un niño se enfrenta a la elección de una nueva experiencia, algunos aceptarán rápidamente. Esto puede hacer que se abran a cualquier experiencia nueva bajo el sol, pero pueden entrar sin preparación y esto puede ser problemático. Un niño que se retrae puede estar más preparado, pero el problema surge cuando no puede enfrentar nuevas experiencias por completo.
  • Cuán adaptables son a los cambios ambientales. Cuando algo en su entorno cambia, es posible que puedan adaptarse con bastante facilidad. Nuevas reglas, una nueva escuela o una mudanza pueden hacer que un niño sea más reservado o tímido. Un niño que es demasiado adaptable puede enfrentar el desafío de dejarse influenciar demasiado fácilmente por su entorno.

Fuente: rawpixel.com



  • Qué tan sensibles son a determinados estímulos. Algunos niños responderán bastante bien a los nuevos estímulos, mientras que otros no podrán manejarlos. Una respuesta intensa puede causar distracción, mientras que una respuesta menos intensa o nula puede tener sus propios desafíos.
  • Qué intensidad responden a los estímulos. Un niño que responde extremadamente a los estímulos puede mostrar más su emoción. Si ocurre un evento triste, llorarán bastante. Si pasa algo gracioso, se reirán mucho. Dicho esto, tener una respuesta demasiado grande puede dificultar que otros manejen cuando ocurren esas respuestas. Un niño con menos respuestas o en silencio puede ser más difícil de leer para los demás.
  • El estado de ánimo del niño. ¿Son propensos a ser positivos o negativos? Algunos niños son naturalmente más positivos. Demasiada positividad puede dificultar que otros sepan cuándo el niño está en peligro. Un niño con tendencia a la negatividad también puede ser difícil de leer.
  • Con qué facilidad se distrae un niño cuando se trata de ciertos eventos. Los niños que se distraen fácilmente pueden observar el mundo que los rodea, pero les cuesta concentrarse en tareas específicas. Los niños que no se distraen fácilmente pueden hacer su tarea más rápido, pero es posible que no noten un cambio que pueda afectarlos si no reaccionan a tiempo.
  • Cómo el niño puede realizar tareas a pesar de la presión. Los niños persistentes pueden terminar una tarea incluso si se sienten frustrados. Si están haciendo la tarea y se enfrentan a un problema difícil, es menos probable que se enojen y se den por vencidos. Si un niño tiene menos persistencia, puede dejar de fumar a la primera señal de problemas. Dicho esto, demasiada persistencia puede ser un problema si un niño no se da cuenta de que está por encima de su cabeza en algunas situaciones. A veces, está bien pedir ayuda o dejar algo si no va bien.

Estos rasgos se medirían y se crearía un perfil del niño. Este perfil puede funcionar para niños pequeños, incluso para niños que solo tienen unos pocos meses de edad. El estudio controló marcadores de raza, género, ingresos, trastornos mentales y cualquier otro factor que también pudiera afectar a alguien. Estos rasgos pueden constituir diferentes tipos de personalidad, aunque no todos los niños encajarían en los tipos enumerados.

Los tipos de personalidad

Fácil



El 40 por ciento de los niños que fueron estudiados eran 'fáciles'. Un niño fácil es aquel que es positivo, regulado, no reacciona intensamente y se adapta a cualquier situación nueva que pueda enfrentar. Un niño que es fácil puede establecer sus rutinas y tener diferentes horarios donde comer o dormir. Son positivos y alegres y pueden adaptarse a las reglas a medida que las aprenden. Los niños fáciles fueron referidos como tales porque es fácil criarlos y generalmente hay menos problemas que pueden enfrentar.

Niños difíciles



Los niños difíciles son exactamente lo contrario. Tienen un funcionamiento irregular, reaccionan intensamente a un estímulo, se apartan de situaciones nuevas, son incapaces de adaptarse y son negativos. Debido a estos problemas, se los calificó de difíciles debido a la idea de que son más difíciles de plantear. Tendrán horarios inconsistentes para comer y dormir, tendrán dificultades para adaptarse a las nuevas rutinas y necesitarán mucha paciencia para que sus padres los críen. Estos fueron aproximadamente el 10 por ciento de los niños en el estudio. Un niño difícil no es necesariamente uno que se porta mal, sino simplemente alguien que tiene dificultades para manejar el cambio u otros problemas que pueda enfrentar.



Calentadores lentos



Estos son niños que tardan en calentarse, y el 15 por ciento de los niños en el estudio tenían este rasgo de personalidad. Tenían poca energía, se retiraban de actividades que no les eran familiares y, a veces, les resultaba difícil mantener la positividad. Sin embargo, eventualmente se calentarían a los cambios.



Fuente: rawpixel.com

Si hace los cálculos, es posible que se haya dado cuenta de que esto solo representa el 65 por ciento de los niños en el estudio. Entonces, ¿qué pasa con los otros 35? Los otros 35 tenían una combinación de rasgos que no encajaban en los tres tipos de personalidad. A veces pueden ser fáciles, pero difíciles en otras ocasiones. Resulta que los niños pueden ser bastante diferentes entre sí. Así es como nacieron.

¿Por qué importa esto?

Conocer el temperamento de un niño puede ayudarlo a comprender mejor a su hijo e incluso a usted mismo. Es posible observar temperamentos muy diferentes incluso en niños de la misma familia.

El temperamento de un niño se considera 'innato', pero puede ser moldeado por el entorno y la crianza. La personalidad está determinada por las experiencias y la genética, y el temperamento juega un papel en el desarrollo de la personalidad.

Si desea comprender el temperamento y la personalidad de su hijo o incluso su propio asesoramiento, puede ayudarlo.