¿Existe un vínculo entre el PTSD y el TOC?

El TEPT y el TOC son dos afecciones mentales distintas en la literatura psiquiátrica, pero ¿hay alguna similitud o conexión entre ellas? Estos dos trastornos a menudo pueden ser comórbidos entre sí y los síntomas pueden superponerse en algunos casos. Este artículo repasará cómo podrían estar relacionados y discutirá qué métodos de tratamiento pueden funcionar para ambos.



Fuente: pixabay.com



El trastorno de estrés postraumático y el TOC involucran pensamientos y desencadenantes intrusivos

Los pensamientos intrusivos son ideas, palabras o imágenes no deseadas que son invasivas para la mente de una persona. No son bienvenidos

ya menudo puede causar angustia a la persona que los experimenta. Sin embargo, dependiendo de la afección, pueden ser ligeramente diferentes.



En el PTSD, los pensamientos intrusivos a menudo toman la forma de flashbacks y se basan en un evento traumático previo. Los flashbacks son debilitantes para las personas con TEPT porque pueden ser espontáneos o pueden desencadenarse por estímulos específicos. Las imágenes mentales en los flashbacks pueden ser muy realistas y pueden hacer que una persona sienta que está reviviendo su experiencia traumática, lo que también puede llevarlos a reaccionar y a tener respuestas fisiológicas reales.

Además, también pueden ser objeto de pesadillas en una persona, lo que lleva a problemas para dormir. [1]

Para alguien con PTSD, el olor a humo y fuego puede provocar que un veterano de guerra tenga flashbacks porque le recuerda un trauma pasado en la batalla. En respuesta a ello, podría intentar esconderse o comenzar a gritar, como si el evento realmente estuviera sucediendo. El veterano puede verse visiblemente estresado con una frecuencia cardíaca y presión arterial elevadas y sudando profusamente.



Fuente: rawpixel.com

Por otro lado, los pensamientos intrusivos en el TOC funcionan de manera un poco diferente y no necesariamente implican ningún trauma en absoluto.



En el TOC, los pensamientos intrusivos pueden ser una variedad de temas que las personas encuentran inquietantes y pueden tener varios. Estas imágenes mentales pueden convertirse en obsesiones, y las personas con TOC desarrollarán compulsiones y rituales para responder a ellas y reducir la ansiedad asociada con los pensamientos. [2]

Por ejemplo, una persona puede tener un pensamiento intrusivo con respecto a la contaminación y la enfermedad, y para evitar contraer una, se lavará las manos repetidamente hasta que esté absolutamente seguro de que está limpia y libre de cualquier enfermedad.

Sin embargo, como el trastorno de estrés postraumático, algunos pensamientos de TOC también pueden desencadenarse por ciertos eventos o por escuchar algo a través de los medios de comunicación o mediante el boca a boca.

Por ejemplo, una persona podría escuchar que una casa se incendió porque la estufa se dejó encendida. Más adelante, él o ella tendrá un pensamiento intrusivo acerca de que su propia casa se está incendiando y volverá a revisar la estufa y otros electrodomésticos para asegurarse de que realmente no suceda. Esta persona sabe que no hay un incendio, pero la idea de que ocurra crea una respuesta, conocida como compulsión.

Esto puede convertirse en una obsesión recurrente y, si bien la realización de las compulsiones brinda tranquilidad, también refuerza la enfermedad y los pensamientos pueden aparecer con mucha frecuencia. En respuesta, pueden desarrollar compulsiones irracionales, como revisar una y otra vez para asegurarse de que todos los electrodomésticos estén apagados para asegurarse de que todo estará bien.



Fuente: rawpixel.com

Verificar una o dos veces es un comportamiento razonable, racional y responsable; sin embargo, repetir esta compulsión varias veces para estar seguro de que no pasará nada malo es indicativo de TOC y puede llevar mucho tiempo y ser angustioso. [2]

sagesse vs connaissance

Si bien las personas con TOC pueden darse cuenta de que sus pensamientos intrusivos son completamente irracionales, todavía están inseguros y sienten la necesidad de verificar y asegurarse de que las cosas sean seguras y normales. Esta es la razón por la que el TOC a veces se conoce como la 'enfermedad hipotética'.

Aunque estos pensamientos funcionan de manera diferente en cada enfermedad, siguen siendo intrusivos y, en última instancia, provocan ansiedad y angustia.

Ambas condiciones pueden utilizar la evitación y otras conductas neutralizantes

En el trastorno de estrés postraumático y el trastorno obsesivo compulsivo, las personas con frecuencia pueden evitar los desencadenantes de sus pensamientos intrusivos para poder seguir con su día sin tener que lidiar con sus síntomas.

Alguien con TEPT puede deliberadamente mantenerse alejado de personas, lugares y cosas específicas que le recuerden sus eventos traumáticos, reduciendo la probabilidad de verse inmerso en un flashback intenso. Sin embargo, algunos desencadenantes pueden ser imposibles de evitar para muchas personas.

Por ejemplo, alguien podría evitar conducir por la calle y ver la casa en la que creció porque esto desencadenará recuerdos no deseados de abuso.

De hecho, los síntomas de evitación son parte de los criterios de diagnóstico del TEPT y las personas deben mostrar al menos 1 de ellos para recibir un diagnóstico de un médico. [3]

Del mismo modo, las personas con TOC también pueden mostrar comportamientos de evitación excesivos y pueden hacer todo lo posible para hacerlo y limitar su calidad de vida.

Fuente: pexels.com

Volviendo al ejemplo anterior con respecto a la casa en llamas, una persona podría evitar el uso de la estufa por completo, de modo que sea prácticamente imposible que ocurra un evento catastrófico. Con el tiempo, también tendrán un miedo adjunto a usarlo, así como la idea original de que la casa se incendie.

Los comportamientos repetitivos y compulsivos, incluida la evitación, pueden convertirse en hábitos inculcados y, al experimentar un pensamiento intrusivo, la persona gravitará naturalmente hacia el uso de estas acciones aprendidas porque reduce la ansiedad y brinda tranquilidad al neutralizar los pensamientos. Por otro lado, esto también condiciona el miedo y la ansiedad, y la persona recurrirá a sus hábitos para encontrar una sensación de normalidad. [4]

El mismo concepto ocurre en el TEPT, y se cree que las conductas de evitación son algunas de las más perjudiciales que las personas pueden realizar porque fortalecen el miedo. Al mismo tiempo, perjudica la extinción del miedo, lo que hace que sea más difícil perder la condición física ante los factores desencadenantes. Para que se produzca la extinción, la persona debe dejar de evitar sus desencadenantes para que pueda volverse insensible a ellos. [5]

Al igual que el trastorno de estrés postraumático, el TOC también puede ser causado por un trauma

Aunque es necesario experimentar un evento traumático para recibir un diagnóstico de PTSD, no siempre es el caso del TOC; sin embargo, un evento devastador también puede contribuir al TOC y hacer que aflore.

Por ejemplo, si una persona estuvo involucrada en un accidente automovilístico que involucró la muerte de otra persona. Esa persona puede desarrollar pensamientos intrusivos relacionados con la conducción que ocurren cada vez que ingresa al vehículo. Para neutralizar estos pensamientos, esta persona intenta evitar conducir en calles concurridas durante las horas pico. A veces también revisan repetidamente para asegurarse de que no hayan causado un accidente.

Fuente: unsplash.com

En esta situación, esta persona posiblemente tenga TEPT y TOC, y los síntomas de ambas afecciones pueden superponerse significativamente.

A pesar de estar en categorías separadas en el DSM-5, investigaciones recientes sugieren que están en el mismo continuo y que existe un vínculo entre los dos, y los síntomas pueden funcionar entre sí. [6]

Los estudios muestran que cuando los síntomas de PTSD disminuyen, los síntomas de TOC aumentan y, a medida que se tratan los síntomas de TOC, los síntomas de PTSD se apoderan de ellos. Los síntomas del TOC no reemplazan los síntomas del PTSD; en cambio, son un mecanismo de afrontamiento para el PTSD y sus recuerdos. [6]

En algunas situaciones, los síntomas del trastorno de estrés postraumático y del TOC también pueden no estar relacionados, pero aun así coexisten al mismo tiempo e interactúan entre sí.

Hubo un caso que involucró a una mujer que estaba luchando por aceptar el diagnóstico de cáncer de su esposo. Sin embargo, un mes antes experimentó un derrame cerebral que afectó su calidad de vida y le hizo temerlo. Luego tuvo síntomas de libro de texto de TEPT como hipervigilancia, pesadillas, insomnio y flashbacks.

Al mismo tiempo, también estaba participando en un comportamiento ritualista y compulsivo. Para evitar tener otro derrame cerebral, sintió la necesidad de toser cinco veces. De manera similar, al llevar a su esposo al consultorio del médico, la mujer contaba los pitidos del monitor en grupos de cinco para que se pudieran producir resultados positivos. [6]

Debido a estudios de casos como estos, algunos investigadores han propuesto que el TOC postraumático debe considerarse como una condición separada. No obstante, todavía se debate y hay una falta de evidencia clara en este momento.

Conclusión

Aunque el PTSD y el TOC son condiciones técnicamente diferentes, la investigación muestra que están mucho más cerca de lo que algunas personas piensan. Desde los pensamientos intrusivos, los comportamientos de evitación y la ansiedad que los acompañan, ambos pueden traer una angustia significativa a una persona.

Debido a que tienen similitudes, tratar a ambos puede implicar protocolos similares. Se ha demostrado que una clase de medicamentos antidepresivos conocidos como ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) brindan alivio para volver a experimentar síntomas como flashbacks y evitarlos una vez. [7]

Al mismo tiempo, los ISRS son un tratamiento primario para las personas con TOC. Sin embargo, la dosis efectiva puede ser diferente para ambas condiciones. Los pacientes con TOC normalmente requieren una dosis media a alta de ISRS para ser terapéuticos. [8]

La terapia cognitivo-conductual (TCC) también puede ser extremadamente beneficiosa para las personas con TOC y TEPT porque aborda el proceso de pensamiento de la persona y cómo responde a los desencadenantes y otros temas. La TCC puede cambiar los pensamientos y reacciones de miedo de una persona por otros que sean productivos y reduzcan el impacto de los mayores.

En BetterHelp, la terapia en línea siempre está disponible y los profesionales con licencia están ansiosos por ayudarlo en cualquier momento. Si tiene PTSD, TOC o cualquier problema de salud mental, la ayuda está a solo un clic de distancia. No está solo y al tener a alguien con quien hablar y que le brinde las habilidades de afrontamiento que necesita, estará viviendo la vida que se merece, sin miedo.

Referencias

  1. Asociación Americana de Psiquiatría. (2017, enero). ¿Qué es el trastorno de estrés postraumático? Obtenido el 25 de junio de 2019 de https://www.psychiatry.org/patients-families/ptsd/what-is-ptsd
  1. Asociación Americana de Psiquiatría. (2017, julio). ¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo? Obtenido el 25 de junio de 2019 de https://www.psychiatry.org/patients-families/ocd/what-is-obsessive-compulsive-disorder
  1. Instituto Nacional de Salud Mental. (2019, mayo). Trastorno de estrés postraumático. Obtenido el 25 de junio de 2019 de https://www.nimh.nih.gov/health/topics/post-traumatic-stress-disorder-ptsd/index.shtml
  1. Gillan, C. M., Morein-Zamir, S., Urcelay, G. P., Sule, A., Voon, V., Apergis-Schoute, A. M.,. . . Robbins, T. W. (2014). Hábitos de evitación mejorados en el trastorno obsesivo-compulsivo.Psiquiatría biológica, 75 (8), 631-638. doi: 10.1016 / j.biopsych.2013.02.002
  1. Sripada, R. K., Garfinkel, S. N. y Liberzon, I. (2013). Los síntomas de evitación en el PTSD predicen la activación del circuito del miedo durante la extinción multimodal del miedo.Fronteras en neurociencia humana, 7. doi: 10.3389 / fnhum.2013.00672
  1. Dykshoorn, K. L. (2014). Trastorno obsesivo compulsivo relacionado con el trauma: una revisión. SaludPsicología y Medicina del Comportamiento, 2 (1), 517-528. doi: 10.1080 / 21642850.2014.905207
  1. Lancaster, C., Teeters, J., Gros, D. y Back, S. (2016). Trastorno de estrés postraumático: descripción general de la evaluación y el tratamiento basados ​​en la evidencia.Revista de medicina clínica, 5 (11), 105. doi: 10.3390 / jcm5110105
  1. Kellner, M. (2010). Tratamiento farmacológico del trastorno obsesivo compulsivo.Diálogos en neurociencia clínica, 12 (2), 187-197. Obtenido de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3181958/.