Cómo detener el acoso entre hermanos en su hogar

Es común que los hermanos y hermanas discutan, peleen y compitan entre ellos; sin embargo, hasta cierto punto, puede convertirse en intimidación y hay indicios de que hay algo más que rivalidad entre hermanos. Este artículo repasará algunos signos de intimidación entre hermanos y también proporcionará formas de evitar que persista en casa.



Fuente: rawpixel.com



¿Qué es el acoso entre hermanos y qué no?

A veces, la línea divisoria entre lo que se considera comportamiento normal entre hermanos y el acoso puede ser muy fina, y las actividades e interacciones deben observarse lo más cuidadosamente posible. Sin embargo, algunos casos de acoso también pueden ocultarse a los padres y ocurrirán cuando no estén mirando. No obstante, aquí hay algunos signos de intimidación entre hermanos a los que debe prestar atención. [1]

El acoso tiene una intención dañina



En comparación con las rivalidades entre hermanos ordinarios, el agresor siempre intenta ser mezquino y hiriente y, por lo tanto, no mostrará empatía ni remordimiento por sus acciones. Debido a que el acosador no ve nada malo en lo que le está haciendo a su hermano, su comportamiento continuará hasta que haya intervención.

El acoso es a menudo repetitivo

Los comportamientos que se consideran acoso escolar pueden tener patrones. Pueden suceder con regularidad e incluso pueden consistir en los mismos temas. La frecuencia de los comportamientos de intimidación conduce a más angustia que si fuera un conflicto de una sola vez.



El acoso generalmente no tiene solución

Fuente: rawpixel.com



Después de un evento en el que se sospecha de intimidación, existe una alta probabilidad de que los hermanos no se reconcilien. Las relaciones normales entre hermanos tienen calidez y conflicto en ellas: después de una pelea, las cosas generalmente estarán bien una vez más y pueden disfrutar de la compañía de los demás. Sin embargo, en la intimidación, es posible que la calidez nunca se presente.

El acoso entre hermanos siempre tiene un diferencial de poder

Según el Dr. Dan Olweus, pionero en la investigación del acoso y fundador del exitoso programa Olweus Bullying Prevention, dos personas no pueden tener aproximadamente la misma fuerza, física o mentalmente. [2] Siempre hay un desequilibrio de poder en situaciones de intimidación, y el hermano víctima suele tener dificultades para defenderse.

Los efectos del acoso entre hermanos: por qué es necesario detenerlo

Fuente: maxpixel.net

Está bien documentado que el acoso, en todas sus formas, puede conducir a un mayor riesgo de problemas de salud mental y física en las personas que han sido sometidas a él en cualquier momento de su vida.



Los niños en particular que son acosados ​​pueden correr el riesgo de tener niveles más altos de depresión y otros trastornos emocionales y del comportamiento. Además, pueden mostrar síntomas específicos como dolores de cabeza, dolor de estómago, enuresis y otros problemas para dormir, como insomnio. [3]

Además, los estudios muestran que, en comparación con los individuos que nunca fueron acosados, aquellos que fueron sometidos a él tienen algunos rasgos de personalidad en común, como baja autoestima, baja asertividad, niveles más altos de ansiedad y más retraimiento social. [3]

En algunos casos, la intimidación puede crear una sensación de desesperanza en las personas, e incluso a una edad muy temprana, muchos también expresan ideas suicidas, si sienten que no tienen ningún apoyo y no tienen a dónde acudir.

De hecho, los niños que informan haber sido acosados ​​también son mucho más propensos a describir un comportamiento relacionado con el suicidio que aquellos que no fueron acosados, lo que indica que existe una relación muy estrecha entre los dos. Sin embargo, en una nota positiva, la mayoría de las personas que son intimidadas no participarán en comportamientos suicidas; el riesgo es mayor para él. [4]

Otro factor de riesgo a tener en cuenta es el abuso de sustancias, y aunque los jóvenes no podrán comprarlas, siempre es posible que encuentren y se lleven el alcohol, los cigarrillos o los medicamentos recetados de sus padres para hacer frente a la intimidación. Esto es especialmente cierto en los casos de acoso entre hermanos, ya que también suele ocurrir en casa.

Debido a todos estos efectos del acoso escolar, es fundamental que los padres siempre se involucren y hagan todo lo posible para evitar que suceda, ya que puede tener consecuencias graves, a largo plazo y, en ocasiones, permanentes. Afortunadamente, hay muchas cosas que puede hacer en casa para detener el acoso, que se discutirán en la siguiente sección.

Estrategias para detener el acoso entre hermanos en el hogar

En esta sección, aprenderá las formas en que puede poner fin al acoso en su hogar. Como padre, tutor o cabeza de familia, todos necesitarán un enfoque activo de su parte. Sin embargo, siguen siendo prácticos y se pueden implementar de inmediato.

No ignore - intervenga

tu ne peux pas empêcher les larmes de tomber

Si nota un comportamiento inusualmente agresivo entre dos de sus hijos, no asuma que se trata de una rivalidad entre hermanos, especialmente si ha sido persistente.

Incluso si no han ocurrido durante un período de tiempo, los golpes, los insultos y otros comportamientos físicos y verbales relacionados nunca deben tolerarse, y deberá dejar eso en claro para evitar conflictos futuros.

Hacer cumplir la acción disciplinaria

Si las advertencias verbales no fueron suficientes durante sus intervenciones iniciales, es posible que sea necesario disciplinar al agresor, y debe ser responsable de sus acciones.

Deberá usar su mejor criterio sobre cómo disciplinar a un acosador doméstico, pero castigarlo o quitarle sus privilegios son un par de formas comunes pero efectivas de hacerlo. Es importante destacar que el hermano agresor también debe disculparse con la víctima.

Usar supervisión adicional

Fuente: rawpixel.com

La intimidación rara vez ocurre una sola vez, y en los hermanos, es más probable que ocurra una y otra vez porque viven bajo el mismo techo; por lo tanto, el potencial para participar en el acoso es mayor que el de sus compañeros de la escuela.

Incluso si ya ha abordado el mal comportamiento y ha aplicado la disciplina, deberá estar atento a las nuevas situaciones que puedan surgir. El acoso puede volver a suceder, y depende de usted detectarlo si ocurre.

Enseñe empatía y respeto

Como jefe de familia, usted es un modelo de cómo debe ser el buen comportamiento de sus hijos y, si el acoso escolar es un problema, deberá demostrar cuáles son estos valores para que puedan ser aprendidos.

Mostrar empatía hacia el hermano víctima puede mostrarle al agresor que sus acciones pueden causar dolor a su hermano o hermana, lo que puede ayudar a evitar que se presenten eventos futuros. Enseñarles el significado del respeto también será de gran ayuda no solo para sus hermanos sino también para todos los demás con los que se encuentren a lo largo de la vida.

Presénteles técnicas de resolución de problemas

Además de la empatía y el respeto, los niños pueden aprender nuevas habilidades para ayudarlos a reemplazar el acoso con comportamientos más adaptativos.

Algunos acosadores atacan debido al estrés y los sentimientos de insuficiencia y, en consecuencia, atacan a los demás como una forma de sobrellevar la situación. Al abordar estos sentimientos y encontrar formas de reemplazarlos por otros productivos, el acoso puede disminuir. Además, se pueden presentar ejercicios de formación de equipos a los hermanos para ayudarlos a aprender a colaborar en lugar de estar en conflicto.

Trate siempre a sus hijos por igual

Al brindarles a los hermanos el mismo cuidado y atención, puede reducir la necesidad de intimidación porque ellos sentirán que sus necesidades están siendo satisfechas y no tendrán que encontrar reconocimiento o validación al dominar a otra persona.

Para evitar los celos, también es fundamental que evite hacer comparaciones entre hermanos, así como el uso de apodos como 'el inteligente'. Categorizar es malo y, en cambio, elogie a cada uno de sus hijos por igual y déjeles saber que son valorados.

Conclusión

Debido a los efectos del acoso, siempre será un problema de salud pública y es posible que nunca se elimine por completo. Sin embargo, todos pueden hacer su parte para ayudar a mantener el acoso al mínimo y reducir su impacto en la sociedad.

El acoso en la escuela se discute con frecuencia, pero otras formas de acoso pueden existir en cualquier lugar, incluso en su hogar y en línea, y dado que no hay personal disponible, es su responsabilidad detener el acoso en seco cuando surja.

El acoso entre hermanos es una de las formas más comunes en que el acoso puede manifestarse en su casa, y este artículo le ha dado formas de distinguirlo entre las rivalidades normales. Además, se espera que las estrategias enumeradas aquí sean efectivas para eliminar cualquier problema de acoso en su hogar.

devrais-je m'inquiéter

Si su hijo muestra alguno de los efectos del acoso que se enumeran en este artículo, puede beneficiarse de la terapia y, en BetterHelp, hay disponibles sesiones de asesoramiento en línea de terapeutas con licencia para ayudarlo a sanar. Las situaciones de acoso persistente también pueden ser estresantes para los padres y tutores, y la terapia también puede proporcionar formas de controlar el estrés y la ansiedad y enseñarles cómo afrontarlo.

Incluso si difundir el acoso entre hermanos es más desafiante de lo que anticipaba, es esencial que les haga saber a sus hijos que los cuida y los apoya sin importar qué. Las víctimas de acoso escolar, especialmente, necesitarán que se les asegure que tienen aliados, que no están solos y que todo irá bien a su debido tiempo.

Referencias

  1. Malecki, C. K., Ph.D. y Demaray, M. K., Ph.D. (2014, 1 de diciembre). 5 señales de que las peleas entre hermanos pueden ser acoso. Obtenido el 7 de julio de 2019 de https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-wide-wide-world-psychology/201412/5-signs-sibling-fighting-may-be-bullying
  2. Olweus D. (1994) Intimidación en la escuela. En: Huesmann L.R. (eds) Comportamiento agresivo. Serie Plenum en Psicología Social / Clínica. Springer, Boston, MA
  3. Fekkes, M. (2004). Bullying: ¿Quién hace qué, cuándo y dónde? Implicación de niños, profesores y padres en conductas de intimidación.Investigación en educación para la salud, 20 (1), 81-91. doi: 10.1093 / her / cyg100
  4. Centro Nacional de Prevención y Control de Lesiones División de Prevención de la Violencia. (2014).La relación entre el acoso y el suicidio: lo que sabemos y lo que significa para las escuelas[Folleto]. Obtenido el 7 de julio de 2019 de https://www.cdc.gov/violenceprevention/pdf/bullying-suicide-translation-final-a.pdf