¿En qué se diferencia la moral heterónoma de la moral autónoma?

Fuente: rawpixel.com



La idea de moralidad no es un concepto sólido para comprender. Hay muchas interpretaciones diferentes de la moral humana. ¿Es la moralidad solo una lista de cosas que una persona encuentra buenas o malas? ¿Existe una regla universal de moralidad? ¿Existe una regla social que mantenga la moral de la mayoría de las personas bajo control?





En esta publicación, discutiremos dos tipos diferentes de moralidad. Moralidad heterónoma y autónoma. ¿En qué se diferencian? ¿En qué se parecen? Vamos a averiguar.

La historia de estas dos moralidades

La persona que primero descubrió estos dos tipos fue el psicólogo suizo Jean Piaget, quien fue un pionero en el campo de la psicología moderna. Piaget estaba estudiando a los niños y su moralidad. La forma en que un niño piensa y razona es muy diferente a la de un humano, como probablemente sepas muy bien.



Cuando se trata de Piaget, estaba particularmente interesado en tres aspectos que determinaban cómo un niño entendía las reglas. Estos fueron la comprensión de las reglas, la responsabilidad moral y la justicia. Veamos estos tres.



Reglas

Cuando un niño trata de comprender las reglas, es posible que haga algunas preguntas al respecto. Un niño puede preguntar de dónde vienen exactamente las reglas, quién las hace y si se pueden cambiar. Estas preguntas básicas despiertan la curiosidad de los niños.



Responsabilidad moral

A medida que un niño trata de comprender las reglas, luego aprende a comprender la responsabilidad que conllevan las reglas. Es posible que se pregunten a quién se debe culpar por algo malo. Cuando sucede algo que supuestamente es malo, ¿por qué se considera malo? ¿Es por el resultado? Por ejemplo, si un niño le roba una galleta a otro niño, ¿el acto en sí es malo o el hecho de que el otro niño esté molesto hace que la acción sea mala? Además, un niño intentará descubrir la diferencia entre una mala acción deliberada y accidental.

Justicia



Fuente: rawpixel.com



Entonces, el niño comenzará a pensar en el concepto de justicia en sí. Pueden preguntar si el castigo se ajusta al crimen. A menudo, un niño puede recibir un castigo que siente que es demasiado excesivo para lo que hizo, o sentir que salió fácil de lo que hizo. Mientras tanto, pueden ver a otros salirse con la suya con delitos similares y preguntarse si los culpables siempre son castigados.



Mientras Piaget estudiaba a los niños, aprendió que la forma en que un niño veía este concepto cambiaría a medida que crecían. Esto tiene sentido. A medida que un niño crece, su pensamiento se vuelve menos gris y blanco. Piaget dividió este pensamiento en dos tipos: moralidad heterónoma y autónoma.



Como estos nombres son bastante largos, se puede hacer referencia a ellos con términos más simples. La moralidad heterónoma también se conoce como realismo moral. La moral autónoma también se conoce como relativismo moral.

Realismo moral



Veamos primero la moralidad heterónoma. Esta es una moral que se les da a los niños de una fuente externa. En otras palabras, los niños piensan que la moralidad proviene de escuchar lo que tienen que decir las personas con autoridad. Esta etapa de la moralidad se materializa alrededor de las edades de 5-9 años.

Un niño que atraviesa el realismo moral aceptará las reglas creadas por la figura de autoridad y se dará cuenta de que si las rompe, será castigado. Esto se conoce como justicia inmanente. Si alguien rompe las reglas, será castigado y la gravedad del castigo puede estar relacionado con la severidad de la regla quebrantada. Esto se conoce como castigo expiatorio.

Pocos niños cuestionan las reglas y en cambio piensan que son absolutas. No se dan cuenta de que las reglas sociales pueden evolucionar con el paso del tiempo. Creen que estas reglas son casi divinas y las dio Dios mismo, y han sido así desde los albores de los tiempos.

Mientras tanto, el mal comportamiento se considera malo debido a las consecuencias. Es posible que no se den cuenta de que algunos comportamientos 'malos' provienen de buenas intenciones. Pueden pensar que no hay diferencia entre un accidente y una acción deliberada.

No es una forma profunda de ver el mundo, pero a medida que un niño crece, ve más allá del velo y cambia su moralidad.

Fuente: rawpixel.com

Relativismo moral

Ahora, veamos la moralidad autónoma o el relativismo moral. Esta es una moral que se basa en las reglas de uno mismo. Un niño se dará cuenta de que no existe una acción que sea correcta o incorrecta. A veces, algunas motivaciones e intenciones hacen que la acción sea más o menos justificable.

El relativismo moral parece desarrollarse alrededor de los 9-10 años cuando la comprensión de un niño continúa creciendo. Esto se debe a que el niño ha adquirido la capacidad de ver otras opiniones morales de otras personas. Por ejemplo, un niño aprenderá a observar las circunstancias que rodean las acciones de uno y determinará si una acción era justificable o no en función de sus creencias. Este es el comienzo de un niño que aprende a pensar más como un adulto.

Los adultos siguen las reglas de la sociedad lo mejor que pueden, pero también tienen su código moral. Pueden pensar que algunas de las reglas de la sociedad deberían cambiarse porque son injustas, o pueden creer que algunas acciones deberían ser ilegales cuando son legales. Esto proviene del relativismo moral, donde todos tienen su código moral.

Esto ocurre después de que un niño se da cuenta de que las reglas no son infalibles. Las reglas pueden cambiar, se pueden implementar de manera justa o injusta, y algunas reglas son necesarias para evitar el caos. A veces, cambiarán las reglas de los juegos que juegan. Por ejemplo, si juegan un juego de mesa, pueden implementar sus propias reglas de la casa, cambiando las reglas que creen que son injustas o cambiando las reglas a su favor.

Un niño considerará los motivos de alguien además de sus acciones. Por ejemplo, un niño que deliberadamente rompe todos los platos porque está enojado es diferente a un niño que intenta preparar algo de comida y accidentalmente rompe algunos platos en el camino. A veces, las buenas intenciones significan un castigo menor o ningún castigo.

Según Piaget, los niños pronto pueden descubrir la diferencia entre objetividad y subjetividad. Es posible que se den cuenta de que sus padres no son dioses, sino gente común que intenta criarlos según las reglas que sienten que son las mejores para ellos.

Incluso algunas acciones que se consideran inmorales pueden cambiar con algunos matices. A un niño se le enseña que toda mentira es mala. Sin embargo, existe el concepto de mentira piadosa, donde mientes para no lastimar a alguien. Por ejemplo, puedes decir que alguien se ve bonito cuando no crees que lo es porque no quieres aceptarlo. En esa situación, quizás sea mejor mentir.

Con la mentira también se analiza la intención. Antes, si alguien te dice algo que no es cierto, puedes pensar que es un mentiroso, un mentiroso, los pantalones en llamas. Sin embargo, es posible que la otra persona no esté tratando de mentir, pero está mal informada o simplemente tiene una opinión diferente. Mentir se vuelve malo cuando traiciona la confianza de alguien, no por alguna regla divina.

Entonces, también se analiza la idea del castigo. Al principio, un niño ve el castigo como una forma de lastimar a un niño por hacer algo mal. Sin embargo, pueden darse cuenta de que la intención no es herir, sino tratar de que el niño se dé cuenta de las consecuencias de sus acciones con la esperanza de que no repita la acción no deseada.

Con el concepto de justicia, un niño pronto se dará cuenta de que es imperfecto. No todas las personas culpables serán castigadas. A veces, la culpa puede pasar a una persona inocente que tiene que cargar con el castigo.

Fuente: rawpixel.com

También se analiza la idea del castigo colectivo. El castigo colectivo es cuando un grupo de personas es castigado por las acciones de una persona. Por ejemplo, un niño en clase habla y toda la clase tiene que escribir frases como castigo. La idea de castigar a todos por las acciones de uno es considerada ridícula para muchos niños.

Al final, Piaget observó algo que es bastante conocido hoy. Un niño pequeño no tiene poderes de observación muy fuertes y, a veces, puede ver el mundo en blanco y negro. A medida que un niño crece, también lo hace su cerebro y comienzan a ver sombras de gris en todo. Una acción no es necesariamente correcta porque todos dicen que es correcta y viceversa. Pronto desarrollan su código y principios morales, y esa es la señal de que un niño está comenzando su transición a un adulto de pleno derecho.

¡Busca ayuda!

Si tiene problemas para averiguar cuál es su brújula moral, hable con un consejero para que le ayude. A veces, nos enfrentamos a un dilema moral que dificulta descubrir qué está mal y qué está bien. Por otro lado, a veces nuestra moral comienza a cambiar y no sabemos por qué.

Un consejero puede ayudarlo a descubrir su código y principios morales. No impondrán su moralidad, sino que harán que te des cuenta de la tuya.